Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 32: Mi Mundo

Traducido por Tomoe

Editado por Sakuya


Balanceo mi espada.

…Sintiéndome ligeramente fuera de lugar, fruncí mis cejas mientras peleaba. Como pensé, mi espada fue repelida y perdí.

— ¿Ha pasado algo? Repentinamente desapareciste también.

Mi oponente de pelas, Kuroitsu-san, me cuestionó de una manera perpleja.

—Sentí un poco de vacilación en tu espada.

—De hecho. Probablemente significa que no he terminado de poner en orden mis emociones.

Kuroitsu-san no parecía muy convencido por mis palabras, pero no me siguió cuestionando.

Al final, regresé a entrenar. Porque, eso era todo lo que tenía.

Desde entonces, lloré mucho.

Lloré mucho y pensé.

Pero como esperaba, la actual yo no era capaz de venir con una meta o un significado de la vida.

No he estado mirando nada más después de todo.

Sin quitar mis ojos hacia nada más que la venganza, simplemente perseguí esa simple meta.

Ese es el porqué, la actual yo, no tiene nada para emitir un juicio.

Qué decisión debería tomar… para empezar, no sabía ni siquiera qué tipo de opciones tenía.

Sin tener nada en que basar mi juicio, no sabía nada. Pero no podía quedarme quieta. No podía esperar sin descuido que el tiempo pase.

Me debo abstener de dejar el tiempo por el bien de madre. Ese es el porqué de mi regreso.

Aunque quizás no me traiga nada, es todo lo que tengo. Otra cosa más que esto, no tengo nada, pero no quería quedarme quieta.

Siendo ese el caso, en vez de estar teniendo pensamientos extraños y vacilar, siento que lo mejor es regresar a entrenar como si nada hubiera cambiado.

Parece que, para mí, en vez de pensar con mi cabeza, soy del tipo más adecuado para mover mi cuerpo.

Aunque no he terminado de poner mis emociones en orden, desde que regresé a entrenar y balancear mi espada, siento que he empezado a calmarme poco a poco.

En lugar de decir algo, Kuroitsu-san revolvió mi cabello.

—AAhh… los chicos que están aquí hoy van a salir a comer después de esto. ¿Qué tal si vienes también, Ojou-chan?

Mi cabeza se congeló momentáneamente ante la repentina invitación. Pero después de pensar un poco, asentí.

—Claro que sí.

—Ya veo. Entonces iré a preguntarle al General.

—Muchas gracias.

Quiero ver varias cosas.

Quiero tratar varias cosas.

Eso es lo que pensé.

Aunque aún no puedo ver mi meta… no, precisamente porque no puedo verla. Quería cambiarme a mí misma, quien, hasta ahora no había girado su mirada hacia nada más que la espada.

Ese es el porque es una buena oportunidad. De este modo, después de entrenar, fui al pueblo.

Cuando pienso sobre eso, es la primera vez que voy a las tiendas del pueblo. En un sentido, yo también soy noble, siendo una hija protegida.

Mientras miraba nerviosamente alrededor de la tienda, seguí a Kuroitsu-san.

— ¡Kuroitsu-saaaan!

Miembros de la Armada, sentados en una esquina de la tienda, llamaron a Kuroitsu-san.

—Oh, ¡los he hecho esperar! —Kuroitsu-san también respondió mientras sonreía.

—En serio. Porque… espera, ¡uwahh! Kuroitsu-san, ¿has secuestrado a Mel-chan?

—No seas estúpido. No hay manera de que sería capaz de secuestrar a Ojou-chan, ¿verdad? Tendría una lápida encima mía.

—Eso es verdad.

Todos los que estaban escuchando por curiosidad la conversación, asintieron al mismo tiempo.

Parece que todos ellos participaron en el entrenamiento de la Casa del Marqués Anderson, ya que podía reconocerlos a todos.

—Nah, es solo que no pensé que ella vendría aquí. Me alegro de verte, Mel-chan. Te damos la bienvenida.

—Gracias.

Repentinamente, alrededor se volvió ruidoso.

—Es bueno que hayas venido.

—Estoy feliz de que hayas venido.

—Kuroitsu-san, ¡bien hecho! Has iluminado este rancio lugar lleno de hombres.

Sorprendida ante las varias palabras de bienvenida, con indecisión miré alrededor, causando que la mirada de Kuroitsu-san se dirigiera hacia mí.

— ¿Qué está mal?

—Um, después de venir abruptamente, me estaba preguntando porque era tan bien bienvenida…

— ¡Es natural! Todos hemos estado sudando juntos en el mismo lugar, entrenando con esmero en el mismo lugar. Ojou-chan es nuestra camarada.

— ¡Eso es verdad! Te admiro Mel-chan. Porque eras tan fuerte, aunque eres tan joven. Cuando yo tenía la edad de Mel-chan, todo lo que hacía era jugar~

—Aunque todos al principio pensamos “¿Qué es lo que la apreciada niña del General puede llegar a representar?” ¿No es así~?

—Los celos se los llevó el viento hacía tiempo. Estaba sorprendido cuando escuché sobre la cantidad de práctica independiente que Mel-chan hace.

—Ahh, lo tengo. Eso sería imposible para mí.

Me quedé perpleja ante las palabras que salían de la boca de todos.

—…Todos tienen una gran opinión de Ojou-chan. Es solo que ellos nunca han tenido la oportunidad de decirlo. No se puede evitar, desde que todos ellos sintieron una pared alrededor de Ojou-chan, que les decía que no se acercaran.

— ¿…Es así?

—Es correcto. No deberías sólo enfocarte en la espada, mirar alrededor un poco por ti misma.

Ante las palabras directas que golpearon la verdad del hecho, quedé brevemente sin palabras.

Es verdad que, hasta ahora, yo era así… es de lo que me di cuenta.

Cuando pensé eso, Kuroitsu-san palmeo mi cabeza.

Poniendo esta comprensión junto a las palabras de todos, me sentí ligeramente arrepentida, además de delicada, así que dirigí mi mirada al suelo.

—Kuroitsu-san. ¿De que estas hablando con Mel-chan~? Ven y habla con todos.

—Seguro. Vamos, tú también Ojou-chan.

— ¡…Sí!

Después de eso, tomamos nuestros asientos y todos ordenaron bebidas y comidas como querían.

Mientras me sentía un poco emocionada comiendo comida de otro lugar fuera de casa por primera vez, escuché la conversación de todos.

— ¿…Por qué todos se volvieron soldados?

Cuando el ambiente se había animado, pregunté la duda que había estado pensando.

—Porque nos volvimos soldados, preguntas… bueno, por dinero. Desde que tengo muchos hermanos.

Sin entender lo que tiene que ver tener muchos hermanos con la razón, incliné mi cabeza inconscientemente.

—Ahh, bueno. En otras palabras, con el fin de reducir los gastos de comida. Para alguien como yo, que no tiene educación, era la forma más fácil y mejor con la que podría elevarme era en la Armada, la cual tiene un sistema de méritos. Bueno, el hecho de que también tengo un poco de confianza en mi habilidad también juega un rol.

Las palabras “con el fin de reducir los gastos de comida” me dio una considerable cantidad de conmoción.

…Después de todo, yo no sabía sobre algo así.

Porque pensé que era natural que una comida caliente apareciera siempre y cuando lo desearas.

¿No era una cosa natural?

—Aunque esa confianza fue rota pronto por el General.

Mientras mis pensamientos estaban girando alrededor de mi cabeza, las otras personas empezaron a molestarlo.

No mostraron una expresión de sorpresa como yo. Más bien, era como si lo que él había dicho era sentido común.

—Cállense. Entonces qué hay sobre ustedes chicos.

— ¿Yo? ¡Porque es genial! Cuando vi al General regresando triunfante al país, sentí que definitivamente debía volverme un soldado en el futuro.

—Ahh, lo tengo. Yo inconscientemente pensé que siempre y cuando esa persona estuviera aquí, nosotros, y este país estaría bien. Yo también era así.

—Eso es verdad. La existencia del General es grande… durante la guerra, el General salvó mi pueblo. Esa es la razón del porque quería seguir a esa persona, y decidí que también quería volverme alguien que podía proteger a otros.

—Yo no soy como ustedes chicos, con ciertas circunstancias que les dieron un motivo y una resolución. Es solo que yo de alguna manera lo sentí~. Entiendo esos sentimientos. Cuando entré a la Armada, fui afortunado y asignado a la unidad del General, pero lo que esa persona lleva en su espalda es inmenso, y me hizo sentir que quería seguirlo donde fuera que él vaya. Antes de que lo supiera, empecé a sentir que seguir la espalda de esa persona es algo de lo que sentirse orgulloso.

Desapercibidamente, el tema de discusión cambió a los contenidos del entrenamiento de padre, y las historias militares de padre.

Aunque ellos tienen apariencias serias, sus ojos brillaban como la de los niños cuando hablaban de padre.

Diciendo que se sentían orgullosos de seguir la espalda de padre.

De que ellos querían ser como padre, volverse protectores de alguien. Hablaban con una extremadamente ardiente emoción.

— ¿…Porque todos… sienten que quieren proteger a otros?

Repentinamente, levante esa pregunta a Kuroitsu-san quien estaba sentado a mi lado.

—Proteger, ¿lo es? Al principio, quienes sostienen esas grandes intenciones son probablemente sólo aquellos, como el chico que fue afectado por la guerra. Dinero, honor… todos aquí tienen sus propias razones porque tocaron la puerta de la Armada. Proteger es una noble intención, pero no es como si ellos la tuvieran desde el principio. Sin embargo, antes de que nos diéramos cuenta, para nosotros, ser capaces de trabajar bajo el General se volvió nuestro más grande orgullo. Todos han sido encantados por el General. Cuando pensamos como queremos ser como él, nuestros cuerpos se mueven naturalmente. Y eso está conectado con proteger a otro, volviéndose una cosa de la que nos sentimos orgullosos… dando vueltas y vueltas, nosotros creemos que estará bien mientras siempre y cuando podamos proteger al país y las personas que son importante para nosotros.

—Dando vueltas y vueltas, dices…

—Bueno, un día probablemente Ojou-chan lo entienda.

Kuroitsu-san fue llamado por otra persona, así que la conversación fue cortada, pero la difusa sensación que sentí en mi corazón en ese momento, continuó ardiendo en lo profundo de mi pecho.

| Índice |

One thought on “Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 32: Mi Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *