Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 36: Mi vida diaria

Traducido por Lily

Editado por Sakuya


—Parks-sama, bienvenido.

Cuando regresé a la mansión, me topé con mi hermano mayor. Por el momento, ya que estábamos a la vista de otras personas, lo saludé de forma respetuosa.

—Creí que habíamos quedado que te quedarías aquí ¿no? Saliste a la ciudad otra vez, ¿verdad?

—Hmm…

Debido a que me encontré con él, aún manteniendo mi apariencia disfrazada que uso para ir a la ciudad, me fue difícil poder engañarlo. Tampoco pude poner alguna excusa.

Aunque precisamente por eso elegí una ruta en la que no me encontraría con nadie… ¡Qué mala suerte tengo!

—Aunque te dije tantas veces que no salieras a la ciudad descuidadamente sin llevar soldados contigo. Como nuestro padre posee el título de “Héroe”, es probable que haya muchos nobles envidiosos de él. Sé que eres fuerte, y puedes cuidar de ti misma, pero no sabemos qué pasaría si un montón de asesinos fueran enviados para asesinarte. Si tú, como guardia, cayera por algo como eso, sería como una burla hacia los soldados del reino… Bueno, lo que está hecho, hecho está, al menos trata de salir sin que te descubran.

—Bueno… ya he sido descubierta por Gazelle-sama.

No sabía cómo decirlo, pero al hacerlo, su mirada se volvió atónita.

— ¿Qué?

Al escuchar mis palabras, la mirada de mi hermano mayor se volvió aguda.

—Había un enorme escándalo, porque al parecer desapareció la hija de un noble cuando fue a la ciudad… y cuando me la encontré mientras buscaba, pensaba enviarla de vuelta y me topé con Gazelle-sama.

Últimamente cuando tengo tiempo libre, suelo ir a la ciudad.

En el pasado hubo momentos en que fui al pueblo por mi cuenta, pero solo estaba usando la calle principal para llegar a la torre.

En este momento, no hice eso, sino que también deambulé por todos los rincones de la ciudad.

Cuando Kuroitsu-san me llevó, hubieron varias cosas que miré, también fue la primera vez que las vi, y por eso, sentí que quería aprender sobre muchas más cosas… esa fue una de las razones por las que estaba vagando por la ciudad…

Y la razón más importante fue para que la determinación dentro de mí no se debilitara.

Solo puedo mirar desde la cima de la torre… para mí eso no es suficiente.

Quería aprender más sobre sus formas de vida y sentir e experimentar más de cerca a esos ciudadanos que siempre habían estado a la distancia.

Al experimentar las cosas de cerca, mi determinación se hizo aún más firme. Deseo que nadie más experimente el mismo tipo de sufrimiento que yo tuve.

Cuanto más cerca estoy de ellos, más fuerte siento ese deseo grabado en mi corazón.

Dicho esto, el incidente de hoy fue una completa coincidencia.

Cuando estaba explorando la ciudad, hubo una pequeña conmoción en una esquina de la calle.

Solo por curiosidad sobre lo que estaba sucediendo, asomé la cabeza y, bueno, parece que una niña había desaparecido.

No solo eso, sino que como era hija de un noble, no podía evitarse que la conmoción se hiciera aún mayor.

Cuando decidí buscarla, traté de adivinar los pensamientos de una chica a la que nunca había conocido antes… Si somos iguales, chicas que no sabemos mucho sobre el mundo exterior, entonces los lugares que atraerían mí interés podrían también ser de su interés… Usando ese pensamiento, al final di con ella.

Para cuando llegué, la linda joven que vestía ropa sencilla y cómoda, ya estaba siendo perseguida por hombres con los que probablemente no querría entrometerse.

Ahora que lo pienso, esa chica estaba completamente en silencio cuando la acompañaba de regreso. Como se esperaba, ella probablemente tenía miedo de mi apariencia debido a la forma como trate a esos hombres.

Mi hermano mayor dejó escapar un profundo suspiro. Ver su estado me hizo pedir disculpas, pero incluso cuando sentí eso, la sensación de satisfacción, de poder rescatar a esa chica, continuó ocupando mi corazón.

—Aunque nuestro padre sea un general, le gusta estar en la escena del accidente… así que cuando secuestraron a esa chica noble de clase alta, probablemente pensó que sería mejor que saliera él mismo. Bueno, ya sabes. Solo ríndete y prepárate para ser regañada.

—Aunque ya me han regañado…

—Fue muy suave. Probablemente te esté esperando un duro entrenamiento para evitar que salgas a la ciudad.

—Bueno, ese castigo no está tan mal.

—La única que pensaría en ese castigo como una recompensa eres tú.

Mi hermano mayor se echó a reír, acariciando mi cabeza mientras comenzaba a caminar una vez más.

♦ ♦ ♦

Luego de eso, regresé a mi habitación y me cambié.

—Mel, el maestro te está llamando.

Cuando terminé de cambiarme, Granny entró en la habitación y me dijo: —Mel… Por favor, no vuelvas a hacer cosas tan peligrosas de nuevo. Con este viejo cuerpo mío, no resistiría perderte.

Justo cuando pensaba que estaba haciendo una expresión extrañamente severa, dejó escapar un suspiro extra grande y dijo eso.

Hmm, siempre estoy causándole preocupaciones a Granny.

—Lo siento mucho, pero, por favor, entiéndeme ¿sí?

Cuando dije eso exageradamente, Granny parecía haberse dado por vencida mientras dejaba salir otro suspiro.

—Bien, anda no debes hacer esperar al Maestro. Date prisa y ve.

—Okay. —Escuché obedientemente las palabras de la abuela y comencé a caminar.

Parecía que Granny no iba a venir conmigo, ya que permaneció de pie en su posición original.

—Es porque actúas de tal manera que estoy preocupada por ti. Para mí, quien se supone que debe estar enseñándote, cada vez que te miro caminar hacia adelante, pienso en las miles de idea locas que alguien como tú, pensaría.

Tales palabras se podían escuchar viniendo atrás de mi espalda. Era realmente una pequeña voz, histérica. Sin embargo, ante esas palabras que pude escuchar claramente, involuntariamente solté una sonrisa.

Cuando fui a la habitación de padre, él estaba sentado en una silla en medio. Al igual que Granny, estaba haciendo una mueca severa. Sin embargo, como se esperaba, había una notable diferencia en comparación con ella

— ¿Hay algo que quieras decirme?

—Pido disculpas por hacer las cosas de manera egoísta. —Lo primero que salió de mi boca fue una disculpa. Porque el hecho de que lo había preocupado era una verdad innegable.

Sin embargo, por alguna razón, padre dejó escapar un gran suspiro ante mi disculpa.

—Honestamente, no estuvo mal, hiciste bien al proteger a la hija del conde McCain. Estoy agradecido por eso.

Bajé la cabeza ante las palabras de mi padre.

—No obstante, es cierto que fuiste en contra de mis instrucciones y te fuiste a la ciudad por tu propia cuenta. A partir de mañana, durante una semana, realizarás un entrenamiento estricto como castigo. Y no pienses que podrás volver a la ciudad por un tiempo.

—Entiendo.

Como dijo mi hermano mayor, era un entrenamiento especial.

Últimamente, he estado yendo mucho a la ciudad y he disminuido la cantidad de entrenamiento que he estado haciendo. Esta es una buena oportunidad para reanudar mi entrenamiento…

Al pensar eso, me volví hacia mi padre y bajé la cabeza una vez más.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *