Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 38: Comiendo con todos

Traducido por Lily

Editado por Sakuya


—Ahh, hay viene…

El sonido de las espadas de madera chocando entre sí se fue alejando cada vez más. Al mismo tiempo, sentí mis propios sentidos agudizarse. Retrocedí un poco, mi cabeza estaba despejada, y simplemente me concentré en el enemigo que tenía enfrente…

Los rápidos movimientos del oponente disminuyeron hasta el punto en que podían verse fácilmente. La audición de mis oídos se agudizó hasta que era fácil escuchar la respiración del oponente, así como los movimientos de todos y cada uno de mis músculos.

Mi cerebro se movió de manera óptima para procesar toda esa información, unificándola y uniéndola.

Justo en el medio de la batalla… o quizás en el momento en que me dijeron que peleara, me sumergí en ese sentimiento. Así ha sido desde el día en que mi padre me reprendió y renové mi determinación.

Cuando caigo en este sentimiento, mi propia existencia se siente distante, y hay momentos en que siento que es extrañamente aterrador, pero… al mismo tiempo, me da una sensación de satisfacción. No es como antes, cuando mi visión se llenaba solo de colores negro y rojo.

De ninguna manera me fascina estar en batalla, pero… ahora colores brillantes y vívidos inundaron mi visión, coloreando el mundo que ven mis ojos.

Esa vista era tan increíble, y a la vez, muy dulce.

— ¡El ganador es Mel! —Ante la voz del árbitro, finalmente pude volver a mis sentidos.

—Perdí… hmm tu estado actual es bastante bueno. ¿No están tus movimientos en un nivel completamente diferente ahora?

—Muchas gracias, Kuroitsu-san. —Intercambié un apretón de manos con Kuroitsu-san, quien era mi oponente.

— ¿Te pasó algo bueno?

—Algo bueno… respondiendo a tu pregunta, es porque esto es divertido.

— ¿Divertido?

—Hasta ahora, sentía la obligación de tener que volverme más fuerte.

Era por el bien de mi venganza. Ganar contra la irracionalidad de este mundo, para no perder nada nunca más. Me decía a mí misma que tenía que volverme más fuerte. Sin importa cuán fuerte me volviera, eso no me satisfacía.

…Siento que seguí culpándome a mí misma, diciendo que simplemente no era suficiente.

—Mi razón para volverme más fuerte desapareció por completo… Eso era todo lo que tenía. En el momento en que me di cuenta de eso, caí en la desesperación por un período de tiempo.

Simplemente me aislé en mi habitación y rechacé el mundo. Estaba triste por mi vacío y quería apartar los ojos del mundo, deseando que el tiempo se apurara y pasará rápidamente. Pero al mismo tiempo, ver el tiempo pasar hora tras hora mientras no hacía nada, era aterrador.

—Pero Kuroitsu-san y todos los demás que participaron en esta capacitación y las muchas otras personas a mi alrededor, me enseñaron la importancia de mirar hacia adelante, hacia el futuro. Si esto es todo lo que tengo, entonces debería refinarlo a fondo… mientras me enfrento a un nuevo objetivo. Esta vez, no es que tenga que volverme más fuerte, sino que deseo ser aún más fuerte. Una vez que pensé eso, sentí como si una carga desapareciera de mis hombros… en este momento, es simplemente divertido. Aunque podría ser imprudente de mi parte pensar que entrenar es divertido.

—Ya veo… Entiendo, si Mel está dando un nuevo paso, aceptaré completamente.

Ante esa amable sonrisa que siguió de esas cálidas palabras, también sonreí.

—Bueno, entonces, ¿saldremos a comer para celebrar tu nuevo comienzo?

— ¡Por supuesto!

♦ ♦ ♦

Después de que terminó el entrenamiento, fui invitada por Kuroitsu-san, junto a todos, para ir a comer.

—Nosotros fuimos los que te invitamos, pero… realmente comes mucho, Mel.

— ¿Eh?

Mi estómago estaba vacío después del entrenamiento, así que estaba comiendo con toda libertad.

Me pregunto si esto me descalifica como mujer… aunque es demasiado tarde para eso.

Por cierto, la única que comía con tanto gusto era yo, mientras que todos los demás comían poco a poco mientras bebían.

—Es porque mi estómago está vacío después del entrenamiento. Normalmente como una cantidad de comida normal… Por supuesto, si como demasiado y engordo, los movimientos de mi cuerpo se volverán lentos, así que todavía tengo que contenerme un poco.

—No, no, no es eso a lo que me refería. Quise decir que es increíble que puedas comer tan enérgicamente después de completar ese menú infernal del General.

—Eso es correcto~ ¡Si no estuviera acostumbrada, seguro vomitaría!

—No, para empezar, estarías vomitando mientras entrenas.

Cuando los alrededores estuvieron de acuerdo, hice una sonrisa amarga.

—Al principio en el pasado fue así.

Todos parecían sorprendidos por mis palabras. Durante un rato, nadie se movió, nadie dijo nada, era como si el tiempo se hubiera detenido en esta mesa.

—Hmm, ¿dije algo extraño? —Cuando pregunté eso, el tiempo de todos finalmente se reinició.

—N-No, eso fue un poco inesperado…

—S-Sí, eso mismo. Ni siquiera puedo imaginar a Mel-chan en ese estado.

—Así es. Pensar que Mel-chan, quién siempre entrena con un aire tan indiferente, tiene una gran cantidad de tiempo en esto…

—Fui admitida como discípulo del general desde una edad relativamente joven después de todo. Al principio fue tan intenso que mi cuerpo ni siquiera podía aceptar la comida, por lo que fue bastante duro. Pero, bueno… los humanos son seres que se adaptan.

—Heeh… en palabras simples, ¿has estado entrenando tan duramente desde que eras joven?

—Como se esperaba, hacer todo ese entrenamiento desde el principio es imposible.  Eso solo es el resultado de aumentar lentamente la cantidad de entrenamiento poco a poco. Me tomó bastante tiempo para que la cantidad de entrenamiento que hice hoy se convirtiera en una normal.

—Así que para ti es normal…

Todas las personas en la mesa tenían una mirada inexpresiva.

—Aun así, chicos, ¿está bien beber a plena luz del día?

No solo era el hecho de traerme a un bar, me sorprendió que comenzaran a beber a plena luz del día. Bueno… el hecho de que me invitaran me hizo sentir feliz por el simple motivo de que mi relación con todos se estaba acortando.

Por supuesto, solo estaba bebiendo jugo por el hecho de ser una niña.

—Ahh, bueno. Hoy estamos fuera de servicio después de todo, creo que está bien.

—Heeh… incluso en tus días de descanso estás entrenando. Como se esperaba de ti.

—El entrenamiento del general… entre los miembros del ejército, las lecciones privadas en la Casa del Marqués Anderson, en particular son increíblemente populares. Para empezar, somos los que nos comprometemos en el entrenamiento de las tropas personales de la Casa Anderson, por lo que el número de participantes es limitado. Independientemente de si somos o no parte de la misma unidad, es bastante difícil que se nos permita participar, por lo que siempre hay una competencia feroz~

—Así es. Los miembros atípicos, como nosotros, solo pueden intentar participar cuando el General está de buen humor durante nuestras vacaciones.

—Si es para participar en su entrenamiento, entonces estoy dispuesta a renunciar a cualquiera cantidad de días festivos. Pero gracias a eso, estoy rodeada de hombres incluso en mis descansos… así que no puedo conocerlos a todos.

—No digas eso… Pero, realmente es cierto. Me pregunto cuándo llegará mi oportunidad…

De repente, sus ojos parecían estar mirando hacia el futuro. Su cara parecía emitir dolor, e incluso un poco de tristeza.

—No seas tan pesimista. —Kuroitsu-san también lo miró con lástima.

— ¡Como una persona casada, puedo entender tus sentimientos!

─ ¡Eso es correcto! Como siempre estoy aquí, todo el tiempo, sin importar si me veo bien o mal, donde sea que miro, solo veo hombres sucios… ahh, que deprimente…

Veo, la razón por la que solo Kuroitsu-san podría mantener su compostura, era porque es un hombre casado…

—Como mínimo, no creo que yo sea uno de esos hombres sucios o lo que sea…

Me molestó que, por alguna razón, me contaron como si fuera algunos de los hombres que están aquí.

—No, recuerda que Mel-Chan no es un hombre, pero…

—Sí… entiendo lo que quieres decir… —Al decir mis palabras, los ojos del hombre al que los dirigí a empezaron a temblar.

Por cierto, parecía que las personas que lo rodeaban entendían lo que quería decir.

—Mel-chan es más varonil que un hombre común.

¿Eh?

Incliné mi cabeza ante sus palabras.

—Hacer una cantidad de entrenamiento, que ni siquiera un hombre común podría soportar sin soltar una sola queja, y a la inversa, tener la capacidad y la perseverancia para hacerlo con alegría.

—Tu manera de actuar mientras entrenas de forma independiente, buscando así conseguir una fuerza aún mayor…

—Es increíble y aún más de poder salvar a una joven en peligro.

—Ahh… Ante ti, hemos perdido completamente.

Hizo un pequeño grito débilmente, pero después de dejar salir un suspiro, comenzó a reírse a carcajadas.

— ¡Vamos a beber!

— ¡Sí! Como compañeros solteros, ¡bebamos hasta que nos caigamos al piso!

— ¡Qué nuestros lazos en la alianza de solteros sean eternos!

—Incluso si dices eso, ¿no nos traicionarás después?

— ¡De ninguna manera! ¡No hay forma de que pueda retirarme de esta alianza!

—Bueno, bueno… no pelees. ¡Todos somos camaradas!

A medida que se emocionaban, bebían bebida tras bebida.

—Los lazos de los soltero son eternos e irrompibles… ¿Aunque eso signifique que su amor verdadero nunca llegará? ¿No sería mejor ir en busca de ese amor?

—No digas eso. En este mundo, hay algunas cosas que nunca se deben tocar. Solo hay que mantenerse alejado.

Todos escucharon el murmullo en voz baja de sus palabras. Kuroitsu-san dijo eso mientras miraba a todos con ojos cálidos.

Incapaz de hacer más réplicas, yo también decidí que cuidaría mi corazón.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *