Solo soy la hija “normal” de un duque – Capítulo 17: Mi nuevo cumpleaños

Traducido por Lugiia

Editado por Yonile


Mientras abro un poco los ojos, siento una mano acariciando suavemente mi cabeza. Es bastante cómoda.

—Oh Dios~ Buenos días, dormilona.

Madre, luces encantadora incluso si estoy medio dormida. Tu belleza es perfecta sin importar cómo te encuentres.

—Madreh, buenosh días…

Espera… ¡¿Eh?! ¿Lloré hasta quedarme dormida? ¿Me llevaron a otra habitación? Madre, dormí sobre tu regazo, ¿verdad? ¿Te encuentras bien físicamente?

—¿Por cuánto tiempoh dormí?

—¿Como por una hora? Soplemos las velas delante de todos y tengamos un feliz cumpleaños.

—Mi cumpleañosh… Digo, el cumpleañosh de Rosalia, ¿es diferenteh al mío?

—Fufu, es el cumpleaños de ambas. Hoy te has convertido en Rosarin, así que vamos a celebrarlo.

—Shí…

Tomando la mano de mi madre, me dejo llevar obedientemente al comedor. En este último mes, de verdad ha incrementado bastante su fuerza. No parece la misma del pasado, que se agotaba por completo antes de llegar al vestíbulo.

—Oh, está aquí. La protagonista ha llegado~

Arc nota mi entrada y le instruye a Dan que traiga el pastel.

—Ven aquí —dice mi hermano, escoltándome hasta mi asiento.

Al llegar al asiento que parece ser el de la cumpleañera, soplo las velas.

—¡Felicidades! —dicen todos al mismo tiempo.

—Rosarin, este regalo es de mi parte. Fue tan repentino que sólo pude conseguir esto, pero es mi regalo de cumpleaños.

Mi hermano mayor me entrega un marca-páginas adornado con lirios de los valles. ¿Está hecho a mano?

—Eshtoy muy feliz. Lo usaré.

Abrazo su regalo con una gran sonrisa en mi rostro.

—Esto es de mi parte.

—¡Qué lindoh! Gracias, madreh.

Su regalo es una nueva cinta roja, con un bordado blanco de lirios. Claramente es un artículo hecho a mano. Después de mirarla durante mucho tiempo, ella habla algo avergonzada.

—Es vergonzoso, así que no la mires mucho. Hice lo mejor que pude, pero hay muchas partes que no quedaron muy bien.

—¿Eh? Madreh, es increíbleh. La estaba mirandoh porque es muy hermosah. La voy a atesorar.

Aquí tienes, esto es de mi parte —dice Sui, entregándome una flor dentro de una maceta. Al verla, me doy cuenta que emite una luz gentil. Si no me equivoco, ¿es una planta mágica inusual…?

—¿No es estah Magchelia?

—En efecto.

Una flor que disipa las maldiciones. La cultivaré con cuidado.

—Po favo, enséñame a cultivarlah, ¿de acuerdo?

—Déjamelo a mí.

Sui acepta gustosamente mi petición. Y mi hermano mayor parece celoso. Lo mejor será cultivarla juntos. Hmm… Parece que el viejo Tom también quiere unirse al grupo. Está bien, ¡cultivémosla todos juntos!

—¡Toma, esto es de mi parte!

Lo que Hal me entrega es una hermosa piedra azul. A los chicos parecen gustarles bastante las piedras azules, ¿verdad?

—Graciash, Hal.

Arc echa un vistazo a la piedra en mis manos.

—¿Puedo mirarla de cerca?

Cuando asiento con la cabeza, empieza a inspeccionarla con una lupa de cristal. Devolviéndome la piedra, dice—: Señorita, este es un zafiro sin cortar.

¿En serio? Me decido por convertir la piedra en un accesorio en el futuro.

—En cuanto a mí, toma. Es algo lamentable si lo comparamos con los regalos de los espíritus… —continúa Arc, entregándome un diccionario. Hm… práctico.

—Graciash. Trabajaré con diligencia.

No quise decir eso, pensé mientras él se reía. Estaba segura de que me estaba diciendo sutilmente que trabajara. Lo lamento.

—He preparado esto para ti —dice Martha con una piedra brillante en sus manos. El poder mágico emanando de ella es algo aterrador.

—Es la piedra de poder mágico proveniente de la “Tortuga Incent”.

¡¡Un material de rango S!!

La piedra de poder mágico es un poder mágico que se cristaliza dentro del cuerpo de un monstruo.

—Ohh… Lo atesoraréh.

Vamos a guardarla por ahora… No tengo idea de cuánto cuesta una tan grande… menos aún cuál es su uso.

—Esto es de mi parte —dice Dan, entregándome un paquete de dulces.

—Wow~ graciash.

¡Vamos a comerlo luego con los espíritus! ¡También podría compartir un poco con la bestia sagrada!

—Este es mi regalo —dice Tom, con un hermoso ramo en sus manos. El lirio de los valles está colocado propiamente en medio de las otras flores. Lo exhibiré en mi habitación más tarde.

—Graciash.

—Oh sí~ Este regalo es de mi parte~

De Manya… Un contenedor oscuro con un conjunto de… ¿abrojos [1]?

Oh no… Arc y Martha están sacando a relucir sus puños.

—¡Eso duele! ¿Qué están haciendo…? ¡No están usados!

Hmm, me preocuparía si estuvieran usados… Bueno, en realidad, lo haría incluso si no lo estuvieran. Me pregunto si es mejor tenerlos a mano para aumentar mi fuerza física.

—¿Por qué intentas hacer que la señorita vaya en una dirección tan peligrosa?

—¡Es verdad! Ya tenemos las manos llenas con el señor, ¿estás intentando manchar también a mi hermosa señorita?

Después de decir eso, Manya es arrastrada por Martha…

Espero que logres vivir.

En ese momento, mi padre se coloca frente a mí y se postra en el suelo.

—¡Lo siento, Rosarin!

¿Eh? ¿Por qué estás intentando pegar tu cabeza del suelo?

—¡¿Ehhhh?!

—¿Querido?

—¡¿Padre?!

Todos en la familia se asustan por sus acciones, pensando que se ha vuelto loco. Arc está retorciéndose de la risa en una esquina. Serás castigado más tarde.

Después de evitar que mi padre pegue la cabeza del suelo, habla con tristeza.

—Lo siento, no sabía qué regalarte para tu primer cumpleaños. Prepararé cualquier cosa, sólo dilo. Por favor, discúlpame por ser tan inservible.

Padre, no. No tienes que estar tan desanimado. Sólo tus sentimientos son suficientes para mí.

—¿Puedesh hacer no sólo una, sino dos cosash por mí?

—No me importa.

—Entonches… Cuando logres tener un día libreh, me gustaríah ir de picnic con todos.

—Lo prometo.

—Y, me gustaríah ver la práctica de los caballerosh.

—Lo arreglaré inmediatamente.

—Sí~ ¡Graciash, pade!

Me mira algo desconcertado mientras aplaudo con ambas manos alegremente.

—¿Estás bien con eso? Joyas, vestidos, puedes elegir lo que quieras.

Niego con la cabeza.

—Eshtoy muy feliz por los sentimientos que tuvisteh para preparar del mejor presente para mí, pade. Provocaré un castigoh divino si deseo más cosas.

Él sonríe gentilmente. No tienes avaricia. Voy a pretender que no lo escuché murmurar eso.

No necesito regalos más caros que estos. Después de todo, hay algunas cosas extravagantes entre ellos. Soy una plebeya de corazón, así que no puedo sentirme cómoda con todos estos artículos caros.

Mi primer cumpleaños en este mundo resultó ser algo maravilloso.


[1] Abrojos o Makibishi (en Japón) es un término utilizado en las artes marciales para referirse a un abrojo o a una fortificación espinosa. Eran objetos con puntas afiladas que, plantados o clavados en el piso, obligan a vigilar el paso a un oponente con la amenaza de producir heridas en los pies.

| Índice |

2 thoughts on “Solo soy la hija “normal” de un duque – Capítulo 17: Mi nuevo cumpleaños

Responder a Ivy Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *