Solo soy la hija “normal” de un duque – Capítulo 18: Enfrentémonos a “mí misma”

Traducido por Lugiia

Editado por Yonile


 

Eventualmente, las felicitaciones por la protección espiritual y la fiesta de cumpleaños llegan a su fin.

Intento preguntarle a mi padre sobre lo que da vueltas en mi mente.

—Pade, ¿qué sucedióh con Rosalia?

—¿Hm? No hay cambios en su poder mágico. Parece que su alma todavía no se ha fusionado con la tuya.

En otras palabras, el alma de Rosalia aún reside en este cuerpo.

—¿No puedesh hablar con ella?

—Ella me tiene miedo…

Oh no, padre, no te sientas mal. ¿He pisado una mina? Ahhh, se ha puesto en cuclillas. No puedo evitar darle palmaditas en la espalda al verlo encogido en una bola.

—Sobre la condición de Rosalia hasta ahora, ¿no se debe a que es tímida?

—Así es, Rosalia es tímida con los extraños…

Mi hermano mayor y mi madre dan sus opiniones.

Pensar que es tímida con los extraños… De alguna manera, al buscar en sus recuerdos, tengo una ligera sensación de que es así.

—No sería posible para Rosarin… para Rin, ¿hablar con ella?

Mi hermano me respalda con una suave sonrisa y le respondo riendo.

—Lo intentaréh…

Rápidamente dejo el lugar y llego a mi habitación. Sui y Hal se encuentran sobre mi cama.

Ah, también está el espíritu de oscuridad. Hoy es un día importante, así que al decirle que se interpondría en el mismo, ignorando sus palabras después de eso, se va llorando.

Por experiencia, puedo decir que volverá mañana completamente indiferente, así que me disculparé en ese momento. Además, tengo la intención de decirle que no pienso recibir protecciones espirituales innecesarias hasta que mi poder mágico se estabilice. Debería decir las cosas claras en momentos como éste.

Ahora bien, vayamos al grano. Miro a Hal.

—Hal, ¿puedesh usar magia de los sueñosh como la que usó la bestia sagrada?

—¿Eh? Fui yo quien usó esa magia hoy. La bestia sagrada lo pidió…

—Casualmente, la bestia sagrada tiene muy poca magia de oscuridad, así que no puede usar magia relacionada con los sueños.

—Eh, ¿fue así? Graciash, Hal.

—Oh~ Entonces, ¿vas a buscar a Rosalia en el sueño? Sus sueños están conectados a los tuyos, así que deberías ser capaz de ir allí desde tu sueño, Rin.

—Po favo, cuida de mí.

Cuando los tres nos acomodamos entre las sábanas como de costumbre, debo haber estado muy cansada, ya que aparezco en un sueño en un abrir y cerrar de ojos.

—Oye.

Me despierta la voz de Hal.

—Se siente raro despertarse inmediatamente después de irse a dormir, ¿verdad?

Otra vez, el cuerpo en el que me encuentro es el de Rin. Sui y Hal me guían de la mano. Sui también está en su forma grande.

—Creo que es por aquí.

Siendo guiada por Hal y pasando por un bosque tranquilo que se extiende ante mis ojos… Aparece un castillo como si fuera del señor de los demonios.

—¡¿Qué demonios es esto?!

¿Un castillo? Creo… —responde Hal mientras inclina su cabeza. Esto no es bueno. ¡Hal es, por naturaleza, un cabeza hueca!

—Claramente estoy siendo rechazada, ¿no es así?

Un castillo del señor de los demonios cubierto de espinas… Aunque, lo más probable es que no haya ningún señor de los demonios dentro de él. Rosalia debería estar allí. Sin embargo, siento una negación interminable. Un trueno ruge cerca de nosotros y el aire se siente estancado.

—El sueño de Rin es el bosque, así que el sueño de Rosalia debería ser el castillo.

—Obviamente es sombrío, ¿no? Comparado con el sueño de Rin.

Un rayo cae justo después de que Sui dice eso.

—¿Nos está oyendo…? —pregunta Sui.

—El aire también está estancado. Es difícil deshacerse de un personaje deprimente y melancólico.

Tres rayos caen nuevamente. Con ello, estoy segura que nos escucha.

—Sí, parece oírnos.

—¡Oye! No pienses en métodos horribles para confirmar eso…

¡Oh Dios! Ya que soy cobarde en muchos aspectos, ¡mi corazón, está latiendo muy rápido!

Sui sonríe ampliamente. Tu naturaleza es bastante mala, Sui.

—Apurémonos, puedo decir que no hay malicia en sus acciones, así que no es peligroso. Rosalia no tiene intención de lastimar a otros…

Sui me hace un gesto. Mientras me hace tocar una espina, grita en voz alta.

—¡Actualmente, Rin toma la forma de su alma, así que puede ser su alma la que se lastime!

Después de eso, las espinas comienzan a evitarme. Cuando intento tocarlas, se retiran aún más.

Parece que no estoy siendo odiada…

—En ese caso, ¿tiene miedo de algo e intenta protegerse?

Pero, en un lugar tan sombrío, creo que su mal humor empeoraría aún más, ¿verdad?

—¿Tal vez la razón por la que mi sueño es un bosque es por la protección de ambos?

Ellos asienten.

—Entonces, ¿podría llegar hasta aquí? La protección que ustedes me dieron no fue sólo para Rin, sino para “Rosarin”, ¿verdad?

—Si Rosarin lo desea…

—Por favor.

—Lo estableceré en mi magia. Rin, imagina lo que quieres hacer.

—Déjame el control del poder mágico a mí, tú concéntrate en la magia, Hal. Rin, haz lo que quieras.

Los tres nos tomamos de la mano. Siento mi poder mágico ser absorbido por mi mano derecha mientras se libera de mi mano izquierda. Cierro los ojos para que sea más fácil imaginarlo.

Primero, me deshago de las nubes oscuras. Imagino un cielo azul, sin nubes, con un arcoíris y un cálido sol.

Tejiendo las espinas, imagino un arco. También podría crear un jardín de flores alrededor del castillo. Como nuestro jardín.

Imagino el oscuro castillo como uno blanco y hermoso, parecido al del cuento de hadas de Cenicienta.

—Rin, está listo.

Cuando abro los ojos, la escena de un cuento de hadas se extiende ante mí. Un viento ligero y suave con olor a verdor fluye a nuestro alrededor.

—Es completamente diferente de lo que era antes.

El castillo se ha iluminado con colores brillantes y la imagen del señor de los demonios ha desaparecido por completo.

—Ahora entonces, ¿vamos?

Debido a la intromisión en el sueño, puedo ver con precisión dónde se encuentra Rosalia.

Está en la torre del castillo, en el último piso. Toco la puerta para ser educada y la abro. Ante mis ojos, se encuentra una belleza fascinante con un cuerpo glamuroso. Esperando dentro de la habitación, está la joven Rosalia de 16 años.

Echo un vistazo a mi decepcionante pecho.

—Tengo mucha envidia.

¿En serio? ¡¿Eso es lo primero que dices?! —interviene Sui, encontrando mis palabras algo inesperadas.

Sabes, debido a lo sorprendida que estaba, fue lo único que pude decir.

Hal solo se puso rígido.

—Rosalia, hace mucho tiempo que no nos… ¿vemos?

—¿Para qué has venido?

—Si tuviera que decir, entonces he venido a hablar.

—No hay nada de qué hablar. Soy inútil. No puedo volver como tú. Te entregaré mi cuerpo. Voy a desaparecer de todos modos, así que haz lo que quieras —dice ella, sin mirarme ni un poco. Le toco suavemente las mejillas.

—Gracias por salvarme.

—¿Qué…?

Ahh, finalmente me mira. Aunque al principio me sentía incómoda, al mirar sus ojos amatista, me doy cuenta que me he acostumbrado a verlos en este último mes, y digo con claridad.

—Gracias por salvarme. Sólo podía esperar la muerte con arrepentimiento.

—Eso es…

La apariencia de Rosalia vuelve a como se suponía que debía ser originalmente: una niña.

—Quería agradecerte todo este tiempo. Gracias por darme un lugar donde quedarme. He sido aceptada por tu familia y me has hecho extremadamente feliz.

—¿Te salvé?

—Así es. Por lo tanto, esta vez me toca a mí.

—¿Eh?

—Rosalia, quiero salvarte. Siempre seré tu aliada. ¿Qué deseas?

—Y-Yo… Quiero convertirme en alguien que ayude a las personas.

Las lágrimas comienzan a derramarse en el rostro de la pequeña Rosalia.

—Yo también quiero ser alguien que ayude a las personas. Sabiendo que sólo me quedaban unos años de vida, decidí no hacer nada importante. Sin embargo, al final me arrepentí. Me arrepentí de la vida sin sentido que llevé. Quería hacer algo por alguien. En ese momento, me llamaste…

—Rin…

Las lágrimas siguen cayendo por su rostro.

—No hables acerca de desaparecer, cumplamos juntas nuestro deseo. Dime, ¿no te convertirías en “Rosarin” conmigo? Quiero que estemos juntas.

—¡Sí! ¡Y-Yo también! ¡Quiero estar con Rin! ¡Lo haré! ¡¡Me convertiré en Rosarin!!

Ella me abraza con fuerza. Sí, definitivamente es muy hermosa.

Rin… tu rostro…

—Estás haciendo una cara lamentable, Rin.

No puedo evitarlo frente a Rosalia, es muy linda y amorosa.

Y así, en este momento, nos convertimos finalmente en “Rosarin”.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *