¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 68: Cazando demonios (5)

Traducido por Shröedinger

Editado por Ayanami


Parece que, de alguna manera, logramos aplastar a los demonios en el bosque. Entonces, los dos ninjas aparecieron silenciosamente.

—Señorita Lillina, parece que no hay más demonios en el bosque. Ah, me olvidé de dártelo… Oh, aquí. Es una medicina para la parálisis, es famosa entre los ninjas. Úselo en personas con síntomas graves. … ¡Ah, está bien! No es un veneno, ¿De acuerdo?

—Está bien, no estoy preocupada por eso, pero… me pregunto por qué eres tan amable conmigo.

—Ah, eso no… está bien. Normalmente, pensarías eso, ¿no? Nuestra princesa es un poco… No, es considerablemente rebelde, y ~, quizás, es ciertamente increíble, pero le gusta mucho la señorita Lillina. Ah, es la verdad, en serio. De lo contrario, no nos enviaría aquí. De todos modos, parece que la señorita Lillina no está herida.

Mientras el señor Hanzou estaba hablando, Sasuke, quien se mantuvo en silencio durante mucho tiempo, abrió la boca.

—Hanzou, tú, hablas demasiado. Princesa, se enojará.

—Ah, eso es correcto. Había dicho que te salvara en secreto. Sin embargo, eso era imposible. Porque hubo una persona que notó lo que estábamos usando. Bueno, dado que ha sido expuesto, pudimos ayudarlo así.

—¿Crimen de conciencia?

¿Le gusto a la señorita Sumire? 

De ninguna manera, de ninguna manera, ¿Verdad? ¿Sasuke entendió lo que estaba pensando?

—Princesa, gustas, tú.

—Uh, ¿Qué debería decir? Es un poco difícil de creer.

—Bueno, ¿Podemos dejar esa discusión para más tarde? Sería malo si no nos apresuramos a llegar al pueblo.

Ese es un buen punto. Debemos asegurar la aldea.

—Entiendo. No estoy convencida todavía, pero ¿Vendrán de todos modos?

—Sí, eso es correcto. Pero nos esconderemos y luego te seguiremos. Bien, entonces… —Habiendo dicho eso, el señor Hanzou y Sasuke desaparecieron.

Sana estaba observando nuestra interacción sin interrumpir. Era porque sabía que me habían ayudado al menos una vez. Pero, parece que sus sentimientos son diferentes.

—Por una vez, por una vez, me ayudaron, así que decidí guardar silencio, pero ¿A la princesa Sumire le gusta la señorita Lillina? Es demasiado tarde para bromear así. Los ninjas son buenos para decir tonterías. En serio, ¿qué querían decir con eso? Sé que es fácil que a los demàs les guste la señorita Lillina porque es una persona maravillosa, pero es cuestionable pensar en los eventos hasta ahora.

—Por ahora, esperemos y veremos. Si tenían la intención de atacar, tenían una oportunidad fantástica. Hicieron lo contrario y ayudaron, quizás, es cierto que ella quería ayudar.

Todos dicen lo que quieren, pero creo que los dos ninjas están escuchando desde algún lado. Me pregunto si comprenden que los están escuchando.

Entregué la medicina de Hanzou a los caballeros que aún no podían moverse. Quienes lo bebieron se sorprendieron de cómo la parálisis desapareció en un abrir y cerrar de ojos. La medicina de los ninjas es aterradora. Pero, francamente, estoy agradecida.

Pudimos salir del bosque a salvo y nos dirigimos directamente a la aldea Sai. A medida que avanzábamos, la aldea empezó a aparecer. Sin embargo… la puerta del pueblo está abierta, aunque es difícil verla desde la distancia.

En nuestro territorio, las aldeas están encerradas para mantener alejados a los demonios, las únicas entradas son las puertas. Que la puerta esté abierta…

Con un mal presentimiento nos apresuramos a llegar al pueblo.

El pueblo… está vacío. Sí, no hay nadie aquí. Sin embargo, no hay personas muertas.

¿Qué está pasando?

Aproximadamente, cincuenta personas deberían vivir en el pueblo.

¿Se escaparon?

Pero no pudieron haber pasado por ese bosque. Entonces… Un hombre inesperado apareció mientras buscábamos pistas.

—Llegas tarde.

El que dijo eso… ¡Abuelo!

Nos acercamos al abuelo.

—Ya veo, Ricardo y Lillina, vinieron los dos. Aun así, ese bosque parecía problemático. He pensado en despejarlo si llegabas un poco más tarde, pero parece que se hizo sin que yo tuviera que hacer nada.

Mi abuelo se rió. Como se esperaba del abuelo, él podría limpiar ese bosque. Ah, pero sobre los residentes de la aldea Sai…

—Ha pasado mucho tiempo, abuelo. Perdón por el breve saludo, pero ¿Podrías decirnos qué pasó con los habitantes de la aldea Sai?

—Ah, estás preocupada. Todos los aldeanos están bien, no te alarmes. Han sido evacuados por el momento.

—Evacuados… ¿Porqué?

—Aquí también aparecieron muchos demonios. Mientras estábamos cazando demonios, le dije a Leafia que evacuara la aldea, ya que sería peligroso incluso si un demonio herido se alborotara dentro.

Leafia… ah, la abuela. Debido a que es raro llamarla por su nombre, no me di cuenta por un momento.

—Entonces, ¿Dónde está la abuela?

—El país Occidental está en deuda con nosotros. Como sabían nuestras circunstancias, así que aceptaron de buena gana.

Fueron evacuados al país Occidental. Bueno, sería malo si el abuelo hubiera pasado por alto a un demonio durante su alboroto y atacara la aldea.

—Creo que volverán pronto. El príncipe Chris debería haber eliminado la causa ahora. Con esto, no debería haber más ataques de demonios en masa por el momento.

—¿La… causa?

—Ah, todavía no te he hablado de eso, pero hay una razón detrás de la aparición de los demonios. Regresemos a la mansión para un informe detallado. Mira, están aquí.

Mirando la dirección hacia donde apunta el abuelo, puedo ver a los aldeanos caminando. Me siento aliviada, todos parecen estar bien.

| Índice |

One thought on “¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 68: Cazando demonios (5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *