Violet Evergarden – Capítulo 13: Violet Evergarden (2)

Traducido por Maru

Editado por Nemoné

Eran exactamente las siete horas y dieciséis minutos de la noche. ¿Por qué no había nadie alrededor?

Uno de los secuestradores gritó al ver el estado de coche comedor 2. Miró a su alrededor. El interior del vagón oscuro se sacudió con el silbido de la locomotora.

El tren, que se había detenido, finalmente comenzó a moverse de nuevo. El Ferrocarril Nacional de Leidenschaftlich respondió a las demandas de los secuestradores y envió personal de reemplazo al ingeniero lamentable, Samuel LaBeouf. Actualmente intentaba conducir mientras otro secuestrador le arrojaba un arma.

Las cosas se habían expandido hasta un punto en el que era imposible comprender muchos aspectos de los diversos acontecimientos. Uno de los aspectos era el vagón comedor vacío que el hombre estaba mirando. No solo se encontraban a los pasajeros, sino también a sus compañeros, que habían tenido el control del coche comedor 2.

El hombre recordó una críptica historia de fantasmas transmitida en la tierra natal del norte en la que solía vivir. Declaró que cuando uno estaba en el extranjero con un vehículo a alta velocidad en el medio de la noche, no deberían mirar hacia afuera desde otro lado que no sea su frente, ya sea era un carro, un coche o incluso un tren.

La razón por la cual es…

Puso una mano en el marco de la única ventana que había quedado abierta.

Porque los no humanos son guiados por la luz de la luna y la siguen.

Luego abrió la ventana para ver la parte trasera del automóvil.

Un fantasma aterrador podría estar descubriendo sus colmillos y corriendo detrás de nosotros.

Sin embargo, lo que perseguía al tren no era más que la luna flotando en el cielo nocturno. El olor a praderas durante la noche solo le otorgó al hombre atrapado dentro del  llamado frío de un tren en lugar de terror.

—Ah… —El hombre acarició su pecho. Las apariciones no existían, pudo confirmar eso. Más bien, lo que quedó sin confirmar fue la causa de la desaparición de los pasajeros y sus camaradas.

—Voy a tomar esto. —Las palabras que el hombre escuchó vinieron de una dirección que nunca hubiera imaginado. En el momento en que captó y entendió su significado, su cuello fue agarrado simultáneamente y fue arrojado afuera.

El tren estaba en movimiento. No iba demasiado rápido, pero nadie sobreviviría ileso si se caía. Antes de que el hombre chocara con el suelo, lo que vio fueron unos ojos azules que lo miraban desde lo alto del tren y una luz dorada que brillaba contra la noche iluminada por la luna. Mientras se tragaba el aliento ante tanta belleza, el hombre rebotó en el suelo como una pequeña pelota.

Violet preparó su posición en el veloz tren. Sus caderas llevaban un sable militar que le había prestado el hombre cuando lo echó. Su cuerpo ya estaba equipado con numerosas armas arrebatadas a otros secuestradores.

Después de experimentar el sable, la daga y la espada-pistola que no le quedaban bien a su adorable vestido con lazo de una sola pieza, regresó al sable. Parecía que su pesadez aún no era abrumadora, y ella lo guardó en porta armas que también parecía haber sido robado.

El estilo de lucha de Violet era similar al de una araña. Al principio, ella simplemente había derrotado a un secuestrador cuando se topó con él, ya que había percibido el extraño estado del vagón de carga y había venido a revisarlo, pero como otros vendrían a buscar a su compañero que no había regresado, concluyó que esta era una buena oportunidad y se escondió mientras estaba en espera, eliminándolos uno por uno. Justo antes de perder interés, los secuestradores veían la figura al revés de una mujer que aparecía desde fuera de la ventana y soltaban un grito antes de desmayarse. Había tendido los hilos y estaba cazando las presas que había dibujado con éxito en su telaraña.

Había cuatro personas monitoreando a los rehenes en coche comedor 1. El único secuestrador restante había seguido vigilando mientras estaba rodeado de personas. Cuando se volvió incapaz de manejar la inquietud de dicho vagón, fue a buscar el apoyo del vagón que tenía delante.

Aunque los pasajeros del coche comedor 2 habían sido liberados durante la parada del tren, no había nada que se pudiera hacer para rescatar de alguna manera a los que estaban en el coche comedor 1, aun si los ojos del guardia pudieran ser evadidos. Violet miró hacia adelante mientras pensaba. Decidió que su siguiente tarea era tomar el control de la sala de máquinas y hacer que el tren se detuviera de nuevo.

Violet avanzó mientras caminaba hábilmente sobre el andamio. Su resolución no tenía signos de desmoronarse mientras se dirigía, silenciosa y solitaria, hacia una batalla. Ella ya no era una niña soldado. No había oficiales comandantes a su lado. Estaba pisando una vida en la que no tenía respaldos, sin otra opción que tomar decisiones por su cuenta. Como resultado de eso, estaba tomando medidas sin las instrucciones de nadie para ayudar a los pasajeros. Intentaba hacer lo que podía como Violet Evergarden.

Comandante.

El tren en el que viajaban había sido tomado. Si tuviera la capacidad de ayudarlos a escapar, simplemente lo haría. En retrospectiva, en caso de que su señor estuviera realmente vivo y en el ejército, ella tenía la mayor confianza en que él definitivamente estaba pensando en un método para salvar ese tren, incluso si dicha persona no sabía lo que estaba haciendo.

¿Sonidos de turbinas? Violet de repente levantó la vista hacia el cielo nocturno vacío. Un ruido diferente al del sprint del tren se mezcló en sus oídos. Podía ver varios objetos voladores que se cernían sobre el tren.

— ¡Allí! ¡Ese es el culpable!

Una bala atravesó el cielo nocturno. Un disparo resonó junto con la voz de un hombre. Desde el interior de la locomotora, un arma apuntó hacia ella. Uno de los secuestradores, que había estado en un frenesí mientras buscaba a los pasajeros que no estaban a la vista, así como la persona que probablemente había causado tal situación, finalmente encontró a Violet corriendo por encima del tren.

Violet apartó los ojos de los objetos que volaban en el cielo nocturno y se concentró en la batalla. Ella aceleró en la locomotora mientras bajaba su postura. Después de tomar un poco de distancia, obligó a los criminales dentro de la locomotora a dispararle, luego continuó corriendo. La mejor idea era entrar al vagón lo antes posible, pero no parecía que pudiera hacerlo de inmediato.

— ¡¿Quién eres tú?! El que ayudó a los rehenes del vagón trasero a escapar fuiste tú, ¿no?

Los hombres salieron de la ventana del vagón de pasajeros para deshacerse de Violet. Tanto por detrás como por delante de ella, los hombres que llevaban el emblema del Norte se acercaban gradualmente con la intención de atacar desde ambos lados.

— ¡Responde! ¡¿Quién eres?!

—Soy un simple viajero.

— ¡Mentirosa! ¿Sabías sobre nuestros planes? No… no es como si hubiera alguien tan tonto como para subir solo si lo supiera. ¡Ven acá! Te interrogaremos sobre los detalles. Baja las armas.

Violet volvió a colocar el arma en el soporte.

— ¡Incorrecto! ¡Deja las armas a tus pies!

Sin escuchar la orden de restricción, dio un gran paso.

—Quién… —Mientras lo decía, Violet aterrizó en el pecho del que la había estado amenazando, su puño se clavó en su rostro.

El puño que venía de una mujer tan hermosa era mucho más pesado de lo que parecía. El hombre rodó y se llevó a otros.

— ¿Quién… dijo algo sobre cumplir contigo? —Con su bajo gruñido, la batalla comenzó.

Los hombres la atacaron por detrás y por delante. En primer lugar, cruzó los combates con cuchillos de un hombre que había venido por detrás. Ella se defendió con su mano izquierda, agarró su rostro y lo empujó hacia atrás. Cuando él vaciló, ella lo levantó y, de esa manera, le dio una patada para dejarlo caer del tren.

Un enemigo que corrió hacia ella desde el frente intentó golpearla con sus propias manos. Era un hombre alto y ancho. Probablemente tenía confianza en su fuerza física. Felizmente, apuntó a la cara de Violet. Al recibir una serie de patadas con ambos brazos, Violet buscó una abertura, colocó una mano sobre el casco del tren y giró sus largas piernas. Mientras él era alcanzado por su patada, ella hundió el puño de su mano libre en su estómago. Pero el hombre parecía tener una tabla de protección dura escondida debajo de su ropa. Sintió que algo se había doblado, pero no había sonidos de huesos rotos.

— ¡Te aplastaré la cara! ¡Muere! —Después de una pausa, el hombre levantó el puño hacia ella una vez más.

Violet lo aceptó con una mano, sacó el arma de la funda y disparó a su muslo a corta distancia.

—Tú… eso no es…

No había nada de cobardía en Violet, que había sido criada en los campos de batalla. Ella presionó suavemente el hombro del hombre que se derrumbaba, y él desapareció en la oscuridad con un grito. Como Violet estaba sola una vez más, el traqueteo del tren resonó en sus oídos.

Ese era el poder de la mujer llamada Violet Evergarden. Era una prueba real de la fuerza del arma cuyo nombre no figuraba en los registros del ejército de Leidenschaftlich.

El plan de secuestro del tren estaba fallando de manera progresiva. Los perpetradores en su mayoría llevaron a cabo un comportamiento imprudente, pero esa no fue la causa directa. Tenían suficiente fuerza militar para controlar a los pasajeros débiles. Sin embargo, la Muñeca de Recuerdos Automáticos, que se enorgullecía de tener la fuerza de una guerrera inigualable, terminó mezclándose con dichos pasajeros.

La luna en el cielo había estado encerrada en nubes nocturnas y había desaparecido temporalmente, pero la luz de la luna comenzó a brillar lentamente sobre el mundo de nuevo. Cuando la luz de la luna guió a Violet una vez más, había un enemigo diferente frente a ella. Incluso sin ser invitada, Violet se mostró a ellos.

— ¿Eres… un soldado de Leidenschaftlich? —Se oía la voz baja de un hombre. Era una forma tranquila de hablar. Tenía características que daban una impresión de transparencia y estabilidad. Aunque su color era opaco en la oscuridad nocturna, vestía un abrigo azul. El emblema nacional de Rohand estaba bordado en él. Por alguna razón, tenía un largo caso en las manos.

—No, ya no soy un soldado. Tengo una pregunta también. ¿Eres la persona más fuerte entre los responsables de esta adquisición? Si es posible, me gustaría luchar contra quien sea esa persona.

El hombre agarró su estuche firmemente. Mientras lo hacía, su exterior se desprendió y cayó sobre sus pies, revelando una bayoneta. Con una etiqueta impecable, se inclinó ante Violet.

—Soy el líder de la orden caballeresca de Rohand… en cuanto a mi nombre, ya lo he abandonado. Soy el más fuerte que buscas. Te he… visto en el campo de batalla. Eres la bruja de Leidenschaftlich, ¿verdad? —El líder de la orden caballeresca de Rohand observó a Violet bajo la luz de la luna con una mirada indescriptible. Denotaba su miedo e ira por el hecho de que el joven demonio de los campos de batalla había crecido tanto y se había presentado ante él una vez más. Sin embargo, ella no era más que una mujer hermosa, sin importar cómo la mirara, por lo que estaba perplejo—. Tu forma de lucha era… como un dios feroz… No he oído rumores sobre ti después de que terminó la Guerra Continental, pero… ya veo, así que has estado haciendo este tipo de trabajo oscuro.

El aire que salía del líder era diferente a los otros hombres con los que ella había luchado.

—Pido disculpas por no cumplir con tus expectativas, pero la bruja de la que hablas ya se ha ido de este mundo y ya no es un soldado. Ahora solo soy un viajero. Tampoco estoy haciendo nada parecido a un asesino. Les di un trato duro a tus camaradas, pero seguramente estarán vivos. Aunque esto es arrogante de mi parte, como pasajero de este tren, tengo una solicitud. Libera a todos los rehenes.

—Eso no se puede hacer.

—Supongo que sí… Estamos siendo utilizados como material para algún tipo de comercio. Incluso yo puedo entender eso. ¿Por qué haces tal cosa?

—Es recuperar las cosas… y la persona… que pisotearon.

— ¿Quieres decir comenzar otra guerra?

El líder caballeresco se rió entre dientes. Su voz se convirtió en risa, pero no llegó a sus ojos.

—Lo siento, pero quiero preguntarte algo. ¿Se acabó la guerra para ti?

¿No creía que alguna vez le harían una pregunta así? Violet se puso rígida.

—No te puedo leer muy bien porque no tienes expresión, pero el hecho de que no respondas significa que tienes una pista, ¿verdad? De eso se tratan los soldados. Por siempre y para siempre… nuestros recuerdos de crueldad permanecen con nosotros como restos de marcas de quemaduras y no desaparecen. Nunca se acabará para mí.

El intercambio tuvo un sentido de déjà-vu.

—Sin embargo… en verdad, ya ha terminado.

—Aun así, la guerra sucederá una vez más.

Tales palabras eran el antiguo yo de Violet en esencia.

—Los rostros de mis compañeros fallecidos. El olor a cadáveres. El peso de una pistola arrebatada del cadáver de un enemigo, la noche que pasé con dolor después de ser golpeado por un oficial de alto rango sin saber el motivo. Pude soportar todo esto… porque creía que, algún día, la guerra terminaría y supuestamente algo brillante me esperaba en el futuro. ¿Pero cómo fue en realidad? Mi amigo, que había estado yendo por el mismo sueño que yo, fue encarcelado, los superiores que comenzaron la guerra viven sin prisa y ahora nuestra nación se está convirtiendo en nuestro enemigo. Los soldados que protegieron a los ciudadanos con sus vidas en juego son etiquetados como inútiles y los campesinos les arrojan piedras. Mi ciudad natal desapareció sin dejar rastro cuando el país victorioso colocó una vía férrea para sus trenes sobre la patria que intentamos proteger. También intenté olvidarlo. Pero, en mi corazón, por los siglos de los siglos, incluso ahora… —Había bolsas profundas y oscuras debajo de los ojos del líder caballeresco—. Aunque me despierto por la mañana, duermo por la noche y respiro, una furia que no puedo suprimir, quemaduras dentro de mi cuerpo en momentos inesperados. Para resolver esto, no tengo más remedio que matar a tu país, el que me hizo de esta manera. No solo el sur. Occidente, que también conspiró con él. Esto sigue siendo solo un pequeño comienzo. A partir de este momento, nuestras vidas originales comenzarán. ¿Estás satisfecha? Si tengo que hablar, dado que no soy tan bueno en las conversaciones, lo haré con los puños.

Había una razón por la que había dicho “nuestro”. Una, dos, tres personas más que llevaban el mismo abrigo azul que él aparecieron y sacaron la bayoneta de sus propios estuches largos y apuntaron a Violet. En la parte superior del tren en movimiento, la antigua orden caballeresca con sus bayonetas y una ex niña soldado empuñando varios tipos de armas se colocaron en posición y se enfrentaron.

Era como la ley de la respuesta causal. El pasado de Violet la perseguía sin importar cuánto tiempo pasara, nunca la dejaba ir.

Violet se aferró al broche en su pecho solo una vez.

¿Por qué… las cosas salieron así? Era una pregunta que surgió en la mente de todos cuando sucedían cosas crueles, pero no en la de ella. Eso era porque el que solía ser su señor le había dicho: “sin culpar a nadie, sigue viviendo”.

—Yo también soy taciturna, así que eso sería de ayuda.

Violet desenvainó el sable y se inclinó como una dama.

♦ ♦ ♦

A las siete horas y treinta y cuatro minutos, Hodgins se dirigía a una sucursal de la Agencia Nacional de Compra de Bienes de Leidenschaftlich. Era el lugar que había sido seleccionado y en el que había confiado para la construcción de la sede del Servicio Postal de CH. Al afirmar que tenía una negociación que discutir con la persona a cargo, con quien tenía una relación cercana, la recepcionista le dio una respuesta positiva de inmediato. Separados por un escritorio en una habitación privada a la que lo habían llevado, los dos se miraron el uno al otro.

—No, incluso si dice eso, presidente Hodgins… —En comparación con antes de haber escuchado a Hodgins, el responsable, John Wishaw, mostró signos de incomodidad en su rostro.

Era un hombre de treinta y tantos años que parecía lo suficientemente joven como para tener veintitantos. A menudo era despreciado por su aspecto, trabajando como gerente de esa sucursal independientemente.

— ¿Hay algún problema? —Frente a él, la forma de hablar de Claudia Hodgins estaba de acuerdo con sus edades, pero estaba uno o dos niveles por encima de este último en ser un dandy. Normalmente, uno podía ser testigo de una actitud que se burlaba de las personas como él, pero la expresión de seriedad que mostró en los momentos críticos podría conmover los corazones de las personas, incluso si son del mismo sexo.

John retrocedió ante la mirada de ataque de Hodgins.

—Como dije, su solicitud es extremadamente difícil de aceptar. Sobre la compra de la propiedad de la tierra de la aldea que pediste, Ritorno, solo adquirir una sección ya es difícil, y mucho menos todo…

—La verdad es que solo su estación de tren está bien, pero nos dará más ganancias para comprar todo el pueblo mientras estamos en eso.

—La estación es propiedad pública de la aldea y no puede ser objeto de negociaciones generales de bienes.

—No, eso está mal, ¿no? Me puse en contacto con la Oficina de Asuntos Legales de Leidenschaftlich antes de venir aquí. La estación es una propiedad privada. Es uno de los grandes terrenos que la cabeza del pueblo, la señorita Ian, heredó de sus antepasados. El ferrocarril que se estableció por el bien de la industria minera que dijo que sus antepasados ​​habían comenzado, y la estación que se construyó por la misma razón es del pueblo de Ritorno. El Ferrocarril Nacional de Leidenschaftlich utiliza la estación como punto de suministro de agua para que los trenes hagan paradas, pero los pasajeros no pueden bajarse allí. Porque es una propiedad privada. Vería eso si verifica el registro de la herencia. ¿Puede abrir el archivo en tus manos?

Aunque de mala gana, John abrió los documentos sobre los datos territoriales de Ritorno. El propietario era el jefe de las minas de carbón de Ritorno.

—Seguro… estás bien informado.

Lo que Hodgins había dicho era cierto.

—Es bastante famoso. La estación donde la gente no puede bajar, eso es. Es romántico, ¿verdad? Pero no es que nadie pueda hacerlo. Aquellos que tienen el certificado laboral de la mina de carbón de Ritorno y sus residentes pueden hacerlo. Es porque es una propiedad privada que los extraños solo pueden entrar y salir de un lugar que no sea el pasaje exclusivo de aquellos que tienen permiso después de someterse a procedimientos problemáticos… Ahora, volvamos al problema. Solo quiero la tierra que tiene el ferrocarril donde se cruzará el tren intercontinental.

Te persuadiré. Te persuadiré. Te persuadiré. Definitivamente te persuadiré.

Hodgins hizo gestos y atrajo a John Wishaw a su propia historia, casi como un actor de teatro. Sus ojos se estrecharon suavemente, pero no había amabilidad en ellos.

— ¿Debo explicar la utilidad de esta transacción de una manera fácil nuevamente? El pueblo de Ritorno actualmente está experimentando una disminución continua de la población. Solía ​​ser famoso por sus minas, pero la minería se hizo imposible debido a un accidente ocurrido hace varios años. Aunque los ferrocarriles permanecen, el número de trabajadores está disminuyendo y los jóvenes se van. Tampoco es un lugar para el turismo. Está claro que se convertirá en ruinas. Parte del pueblo se alquiló cuando se instaló el ferrocarril. La economía de la aldea proviene de aferrarse al dinero ganado con todas sus fuerzas. ¿Cuántas personas hay en el pueblo ahora?

—Alrededor de noventa…

—Eso es aproximadamente el mismo número que unos pocos hogares de diez personas en una reunión familiar. ¿Pueden soportar el invierno de este año? ¿Pueden vivir sin chupar de los jóvenes que trabajan fuera de casa?

—Deben estar… pasando un mal momento.

—Puedo ver el final de este cuento. Pero hay algo que puede convertirlo en una “Historia interminable”. Actualmente, nuestra empresa presta servicios postales y despacha Muñecas de Recuerdos Automáticos, pero hay un proyecto en el que recientemente comenzamos a trabajar. La industria manufacturera. En este momento, pedimos cartas, sellos y cera de sellos de otras compañías, pero estamos planeando fabricar y vender los nuestros en el futuro. Contrataré a todos los aldeanos para eso, desde ancianos hasta niños, siempre que sus manos puedan moverse. —Hodgins se levantó y se sentó en el sofá en el que estaba John.

Aunque había una distancia entre los dos, era corta. El nerviosismo de John aumentó, pero se sintió algo aliviado en comparación con cuando Hodgins estaba frente a él.

Psicológicamente era menos amenazante hablar lado a lado que tener una conversación cara a cara. Cuanto menos tuviera que mirar a la cara del otro, más aliviaría la tensión. A Hodgins nadie le enseñó ese hecho, sino que actuó por su propia experiencia.

— ¿Qué te preocupa?

— ¿Hay algún agente de bienes y raíces que pueda cerrar un trato instantáneamente después de que le digan que la tierra que se comprará se transformará en un campo de batalla?

—Ya veo… Hay una resistencia… Lo entiendo, lo entiendo. Lo entiendo totalmente. Por supuesto, no te obligaré —Repitió las palabras que empatizaban con la situación, luego bajó las condiciones ya presentadas—. Si no puedo comprar el pueblo de Ritorno, compraré el sitio propuesto. Lo compraré de todos modos. Le expliqué el motivo desde el primer momento. Quiero resolver el incidente de secuestro que ocurre ahora más rápido de lo que el ejército está tomando para hacer un movimiento. Para eso, necesito un lugar donde pueda haber disparos. Quiero comprar no solo la estación sino todo el pueblo y presentarle los negocios como garantía. Ya sabes, estoy en la misma posición. —Luego, presentó las condiciones una vez más en una dirección que apelaba a las emociones—. Una chica que es como una hija para mí y que fue dejada a mi cuidado por el amigo más preciado de mi vida está en ese tren. Quiero salvarla. Tengo conexiones con el ejército de Leidenschaftlich. Intenté preguntar al respecto, y como están las cosas ahora, parece que sería difícil ejecutar un rescate si el tren no se detiene. La mejor idea es apuntar a un punto de suministro de agua, atacar, ayudar a los pasajeros a escapar y provocar el campo de batalla, pero las fuerzas militares no pueden prepararse de inmediato solo con anticipación. No se convertiría en el apoyo de nuestro propio país, sino en un ataque de emboscada en una tierra ocupada por el ejército del Norte. Incidentes como ese están fuera del alcance del manejo del ejército, y el que se moviliza es la Unidad Especial de Ataque de Armas de Fuego.

La Unidad Especial de Ataque de Armas de Fuego consistía en tropas ofensivas enviadas cada vez que había casos que serían demasiado para la policía militar para tratar en territorios nacionales y extranjeros propiedad de Leidenschaftlich. Como Leidenschaftlich, que había luchado contra las invasiones durante su larga historia, siempre había tenido éxito en sus interceptaciones, construiría bases militares nacionales en los países invasores como una compensación parcial. Durante la Guerra Continental, también tomaron el papel de áreas de existencias. La Unidad Especial de Ataque de Armas de Fuego seguramente estaría presente en las divisiones militares y mantenía la paz y la seguridad de sus alrededores. La que se movilizaría esa vez no era la tropa de la división cerca de la estación que el tren ya había dejado atrás, sino la tropa de la división que estaba más adelante.

—Por eso compraré el terreno donde se encuentra un punto de suministro de agua por el que se espera que el tren pase pronto.

John tragó ruidosamente las palabras de Hodgins.

—Lo compraré y destruiré los rieles. Crearé un lugar en el que el ejército podrá moverse fácilmente. También será ventajoso para la Unidad Especial de Ataque de Armas de Fuego, que llegará antes que ellos. La conclusión de esta situación será mucho más rápida si vienen, ¿verdad? De todos modos, quiero hacer que el objetivo deje de moverse. No se trata de poder hacerlo o no. Lo haré. Mi empleada está a bordo. John, ¿estás casado? No lo estás, ¿verdad? Entonces, ¿tus padres están bien? Ya veo. Me pregunto qué pensarías si tus padres estuvieran a bordo de ese tren secuestrado con armas apuntando hacia ellos en este mismo momento. Creo que el número de muertes será mucho menor si me ayudas aquí y ahora. Por otro lado, si te niegas, aumentará el riesgo de que quién sabe cuántas personas mueran. Podrías ser un héroe o un segador.

—P-Pero, estaríamos haciendo eso sin la autorización del gobierno, ¿verdad?

Hodgins sonrió.

—La responsabilidad no es tuya. Después de todo, el contratista soy yo. Si lo que estamos a punto de hacer funciona, sería solo yo haciendo lo que sea con mi propia tierra.

—Eso es… inconcebible. ¿Estás diciendo que tienes tropas personales o algo así? Incluso si logras detener el tren por casualidad, rescatar a los pasajeros sería imposible…

Hodgins no mostró frustración frente a ese joven, que estaba completamente asustado por el miedo. Por el contrario, puso una mano sobre la rodilla de este último y habló con un enfoque aún más suave y dulce que antes:

—Yo soy el que decide si es imposible o no —Sin embargo, estaba vestido con un aura contundente—. Yo tampoco soy idiota. No hay forma de que sea un extraño en los campos de batalla. No estoy orgulloso de ello, pero solía liderar tropas en el pasado.

Un aroma que había sido desconocido para John durante toda su vida llegó desde Hodgins hasta la punta de su nariz. Cuando miró a su lado, sus ojos se encontraron. Los ojos azul grisáceo de este último, buen físico, hombros anchos y pecho cálido estaban a la vista.

—Yo… el poder de lucha que tengo… no quiero llamarlo “poder de lucha”, pero aun así… ahora sigo confiando en el poder de las personas que me prestan su fuerza. —Su mano que había descansado sobre la rodilla de John agarró la mano de este último sin su previo aviso.

En lo que respectaba a Hodgins, su campo de especialización, que era muy hábil con las palabras, era uno que podía capturar a otros, pero su verdadero valor no estaba allí.

— ¿No eres solo un intermediario? Solo hay una cosa que quiero que hagas.

En cualquier caso, su capacidad para mezclar veneno y miel para engañar a la gente no tenía comparación.

—Quiero que le propongas este trato al jefe de la aldea. Eso es todo, John. —Mientras John permanecía en silencio, Hodgins puso otra mano sobre su rodilla—. Quiero conocer… tu franqueza humana.

Lo siento, joven de corazón hermoso.

A un paso de su próximo movimiento en el tablero de ajedrez, Hodgins sintió que le dolía la conciencia.

Realmente lamento haberte arrastrado a algo como esto. Pero hay alguien que quiere convertir ese lugar en un campo de batalla.

Su jaque mate en John Wishaw fue acompañado por una sonrisa.

—Entonces, ¿te convertirás en uno de los rescatadores? Si no puedes hacerlo, no me importa contactarme con el pueblo. Eres un gerente y yo soy un comerciante. Los dos somos expertos en hablar, pero si fuera yo, podría obtener el acuerdo de un cliente en cinco minutos. Te mostraré esa habilidad mía.

♦ ♦ ♦

Sobre las líneas dobles en el contrato de arrendamiento de tierras escrito en pergamino, se imprimió el nombre del nuevo contratista, Claudia Hodgins. Cuando los procedimientos del documento se terminaron de manera sólida, Hodgins le dio unas palmaditas sin reservas en el hombro de John mientras este último bajaba la cabeza depresivamente como si se preguntara si realmente no habían hecho algo escandaloso. Hodgins luego llamó a su compañía, el Servicio Postal de CH, después de que se le permitiera pedir prestado el teléfono.

Gilbert y Hodgins no fueron los únicos angustiados por la lucha actual. Después de un tono de llamada, Lux respondió.

—Pequeña Lux. ¿Todos se mueven de acuerdo con mis instrucciones?

—Todos han sido enviados. Si me da permiso, presidente, puedo llamar y hacer que se muevan ahora mismo. Sin embargo, son principalmente los carteros…

—Solo has reunido a los fuertes entre los hombres, así que está bien. ¡Una secretaria que trabaja rápido es lo mejor…!

— ¿Ya ha puesto en marcha el plan?

—Las tierras pobres se compran a menudo, después de todo. Es más fácil que seducir a una chica. Más importante aún, la estación de la aldea que estoy a punto de mencionar, la aldea de Ritorno… diles a todos que la destruyan, sin importar el método que usen. Hemos hablado con los aldeanos. De todos modos, tiene que llegar a un punto en el que el hecho de que el tren no pueda pasarlo sea claramente visible desde la sala de máquinas. No dejes que se olviden de usar un paño rojo para que otros puedan distinguirlos de los enemigos. Además, diles que disparen una bomba de humo como señal de que el plan se está ejecutando.

—Podría ser tarde para esto, pero, incluso si es por el bien de un rescate… ¿las personas influyentes de este país no se enfadarán con nosotros o algo así…?

—Así es. Incluso si es de mi propiedad, la gente probablemente estará molesta. Después de todo, una empresa privada, una empresa postal, nada menos, tomará medidas que traerán un gran daño a las actividades económicas de la administración estatal.

— ¿Está bien con esto?

—Lo que haremos será destruir el ferrocarril y proteger a las personas que escaparán del tren cuando de repente se detenga. No interferiremos con los militares… siempre y cuando los muchachos que están allí no se vuelvan desenfrenados… lo más probable… sí. Incluso si lo hacen, que me griten, es mi trabajo. Tengo un conocido de una compañía de periódicos. Si este incidente trae algo bueno, les pediré que escriban un artículo que dificulte culparnos. Todos los involucrados estarán furiosos, pero las grandes organizaciones son débiles contra la opinión pública a la que se une el ejército, y hay asuntos que podrían ser utilizados en nuestra contra, por eso haré algo al respecto. No dejaré que nadie haga nada que termine contigo varada en las calles, así que mantén la calma. De todos modos, solo diles a todos que, una vez que la locomotora se detenga, deben concentrarse en rescatar a los pasajeros y huir si creen que las cosas son peligrosas. Eso es todo. Estoy a punto de ir al Chotacabras que mi amigo arregló para mí.

—Presidente Hodgins.

— ¿Qué pasa, pequeña Lux?

—Yo quiero ir también.

—No puede hacerse eso. Necesito a alguien patrullando la oficina en mi lugar. Confío y cuento contigo.

— ¡Violet fue mi primer amiga! Yo… tal vez no pueda hacer nada, pero… ¡quiero ir a ayudarla aunque no haga nada!  —dijo Lux con una voz llorosa.

—Pequeña Lux. No es que no puedas hacer nada. Es porque puedes hacerlo, estoy dejando la empresa a tu cuidado. Lo que puedes hacer ahora es dejarme quedar libre. Hay mucho trabajo que se puede hacer mientras me muevo. Eso está relacionado con ayudar a la pequeña Violet. Definitivamente la salvaré y volveré, así que solo espera.

— ¿De verdad…?

—De verdad. Siempre te estoy causando problemas, pero ten fe en mí.

—Lo hago. Lo hago, así que por favor vuelva pronto… lo más rápido posible… con todos, quiero decir.

—Volveré. Para todos, que están protegiendo mi lugar para regresar, eso es.

♦ ♦ ♦

A las ocho de la noche, la hora en que los días de las personas llegaba a su fin y llegaban a sus hogares. En cierta ciudad de cierto país, Cattleya Baudelaire estaba discutiendo con el taxista de un carruaje compartido. Parecía que las luces de la calle que la iluminaban casi significaban revelar su ansiedad sólo por lo poco confiables que brillaban.

—El carro arreglado para hoy ha sido completamente ocupado, así que no puedo dejar que subas. —La explicación del taxista se mezcló con un sincero consejo.

— ¡Como dije, te lo ruego!

La nariz y las mejillas de Cattleya estaban teñidas de rojo. Tal cosa sería un hecho cuando se exponía al clima frío o peleas, pero estaba rosada hasta los ojos como si estuvieran inyectados en sangre debido a la supresión de la necesidad de llorar.

— ¿Sabes, cierto, que el tren intercontinental fue secuestrado? ¡Tengo que ir ahí! Mi… mi… mi colega es… mi amiga… y es… yo… lo supe, y luego… y luego…

Cattleya, que había venido a enterarse de las circunstancias, había estado viajando con mucha prisa después de terminar el trabajo. Ella ya había pasado por las instalaciones de transporte de dos ciudades. Al hacerlo, se había puesto en contacto con el Servicio Postal de CH y finalmente estaba cerca del pueblo de minas de carbón al que Hodgins le había ordenado que fuera. El último vehículo que se dirigía a ese pueblo estaba a punto de partir.

— ¡No digas cosas tan egoístas, jovencita! Solo muévete ya. El mundo no gira a tu alrededor. Estás causando problemas a los clientes que han pasado por los procedimientos adecuados.

— ¡Haría los procedimientos si pudiera! ¡Pero Violet podría morir! ¡Yo… yo… tengo que ir a ayudarla! Esa chica… es súper fuerte, pero ahora que las cosas han llegado a esto, ¡no sé si está bien! Si ella muere, entonces… ¡Por eso quiero ir! Por favor, incluso podría ir aferrarme al andamio, ¡así que déjenme entrar!

Al ver a Cattleya derramar lágrimas de exasperación, el taxista se quedó sin palabras.

—Me gustaría hacerlo si pudiera… —Miró hacia el carruaje. La gente que estaba adentro lo miraba irritada, diciéndole que se apurara y se fuera. Sin embargo, había un solo hombre que se puso de pie sin mirarlo.

Las puertas del carruaje, que habían sido cerradas, se abrieron. Desde adentro, un hombre de cabello oscuro con un aura gentil asomó la cabeza.

—Oye, me bajaré. Déjala tomar mi lugar. —Tenía un tono de voz distintivo.

—Maestro… pero… usted…

—No me importa. Me quedaré en esta ciudad por una noche más. ¿Puedes prepararme el primer carruaje de mañana por la mañana? —El hombre esbozó una sonrisa edificante.

El taxista estaba extremadamente conmovido por su desbordante amabilidad. Aquellos que trabajaban en la industria de servicios se encontraban principalmente con clientes con problemas. Encontrar a alguien tan compasivo fue el primero en su larga vida trabajando como taxista. Su pecho se calentó debido a haber escuchado sobre la situación de Cattleya también.

— ¡Hola, señorita! Agradezca a esta amable persona… maldita sea. Amo, estoy descargando su equipaje. Jovencita, dame la tuya.

— ¿E-Eh?

—Alguien se está bajando para que puedas reemplazarlo. Así podrás subir e ir a donde está tu amiga que está a punto de morir. Bien por ti…

— ¿En serio…? Gracias. ¡Muchas gracias!

—Al que deberías agradecer es a ese joven —dijo el taxista mientras tomaba su equipaje.

Aún incapaz de creer la suerte que le había sucedido, se enfrentó al hombre mientras seguía sorprendida e inclinó la cabeza.

— ¡G-Gracias! ¡Gracias de verdad! Pagaré la tarifa por su estadía; ¡gracias de verdad!

El hombre soltó una risita ante el aspecto de Cattleya y extendió la mano. Le limpió las lágrimas que le recorrían las mejillas con la punta de los dedos. El acto fue tan natural que Cattleya no pudo reaccionar negativamente. Más bien, abrazó una sensación de éxtasis que era casi como se sentiría con Hodgins.

—H-Hum… esto…

—No me importa, señorita.

Los orbes del hombre de alguna manera tenían un poder cohesivo. El lunar bajo su ojo avellana era encantador.

—Habías dicho “Violet”, ¿no? ¿Violet Evergarden?

—Sí, esto… ¿la conoces?

—Así es. Le pedí que me escribiera una carta una vez. Supongo… —Después de estar en silencio por un breve momento como si pensara, habló con profundo significado—. Eso se podría decir… tenemos una relación profunda que no podemos contarle a la gente. También somos viejos amigos. Tenía la intención de ir a verla en un momento, pero parece que Leidenschaftlich se está involucrando en cosas que apestan a fuego. Dejaré pasar un poco más de tiempo para ir a verla. ¿Puedes enviarle mis saludos? —Con una capa negra puesta, el hombre comenzó a alejarse como si se derritiera en la noche.

— ¡¿C-Cómo te llamas ?! ¡Le daré… tu nombre!

Cuando Cattleya lo dijo, el hombre se dio la vuelta y se echó a reír. Su piel pálida lo hacía parecer un fantasma contra el camino nocturno.

—Edward Jones. —El hombre agitó la mano y Cattleya le devolvió el saludo con una gran sonrisa.

El hecho de que nadie se dio cuenta de que en realidad era un fugitivo que antes estaba en el corredor de la muerte fue uno de los acontecimientos de esa noche.

♦ ♦ ♦

También a las ocho en punto, Gilbert Bougainvillea estaba mirando al suelo después de sacar su cuerpo del Chotacabras. Era una vista que podía hacer que uno se sintiera mareado. Volaban bastante alto, para no ser vistos por el enemigo.

—Lo encontré; está en el noroeste.

—De acuerdo, coronel Bougainvillea. Lo copio.

Al noroeste había un objeto resplandeciente que se precipitaba a través del terreno completamente negro a través de las grietas entre las nubes. Era el tren intercontinental Femme Fatale.

—Esta es la Unidad 1. Hemos encontrado a Femme Fatale. Comienza a descender.

Con la señal de la radio del piloto, el total de siete Chotacabras apuntaron sistemáticamente a la tierra. En el proceso, presenciaron una bola de fuego que se elevaba ruidosamente entre las montañas en dirección a la vía del tren.

—Esa es la bomba de humo lanzada desde el punto de suministro de agua del que habló el Coronel.

—Cambia a la estrategia número tres. La unidad 5 se retirará. Únete a la Unidad Especial de Ataque de Armas de Fuego, que está esperando la llegada del tren, e informales de la situación. Digamos que, afortunadamente, el objetivo se ha detenido debido a un repentino incendio forestal o algo por el estilo. En orden, desde la Unidad 1 en adelante, la primera mitad del equipo combatiente aterrizará en el campo de batalla. Nos apoderaremos de las locomotoras 1, 2 y 3, que son las cabezas de este tren de trece vagones. Actuad después de la parada de emergencia. Después del descenso de la primera mitad del equipo combatiente, la segunda mitad dará apoyo y comenzará un ataque sorpresa desde el exterior después del aterrizaje. Habrá civiles que nos ayudarán a proteger a la tripulación. Quien tenga una tela roja alrededor del brazo es un cooperador. No los ataquen por error. Muy bien, escuchar, todos. El resultado de esta estrategia podría determinar el resultado de la continuidad de esta unidad. Si son ustedes, probablemente podrán resolver las cosas donde sea que vayan, pero quiero que se queden en un lugar que mis ojos puedan alcanzar un poco más.

El piloto de la Unidad 1 soltó una risita. Fue porque Gilbert había dicho algo fuera de lugar.

—Rezo por nuestro éxito. Bueno, primera mitad, prepárense para descender.

Con un total de seis unidades, salvo la quinta, que ahora se había retirado, y un personal de doce personas, la tropa de Gilbert, la Fuerza de Ofensa Especial Leidenschaftlich, estaba en formación y actualmente intentaba desafiar el tren intercontinental secuestrado.

En primer lugar, las seis personas en los asientos traseros aterrizarían en la parte superior del tren y comenzarían la represión. Las Locomotoras 1, 2 y 3 del tren, que operaban de forma conectada, serían controladas por dos personas. Divididos en los que entrarían y los que se quedarían afuera, comenzarían su lucha contra los secuestradores. Posteriormente, las seis personas del grupo piloto se alojarían cerca del lugar programado como la próxima parada del tren. Era un plan que les permitía dar cobertura a las seis personas que se infiltraban en el tren y proteger a los pasajeros del exterior.

Gilbert dirigió a los miembros de la Fuerza de Ofensa Especial, que era una compilación de unas pocas personas elegidas, no con la conducta del ejército de un equipo que seguía la forma habitual de liderazgo, sino como miembros del escuadrón ordinario que participarían en una batalla coordinada, después de hacer que memorizasen las instrucciones de su meticuloso plan. Incluso si fueran cortos en una persona, alguien más lo compensaría asumiendo su tarea.

Junto con los miembros del primer grupo, Gilbert saltó del Chotacabras cargando hacia adelante y cayó sobre la parte superior del tren en marcha. Los vuelos a baja altitud no podían durar mucho. Había apostado por el momento, saltó y, después de agarrar desesperadamente el casco, fijó su postura en el tren.

Evidentemente, las personas en el interior notarían que había sonidos de turbinas de aviones en lo alto. Salió un hombre que parecía ser un secuestrador de la locomotora 1. Gilbert estiró su brazo izquierdo artificial y lo golpeó en la cara, y cuando el hombre retrocedió, agarró la nuca del cuello de este último, arrastrándolo fuera de la ventana por el torso. Aunque un secuestrador de la cercana locomotora 2 disparó su arma contra Gilbert, terminó golpeando al desafortunado hombre cuyo cuerpo estaba medio afuera.

—Coronel, seguiré adelante.

Uno de los miembros de la tropa de Gilbert, que había saltado y aterrizado detrás de él, retorció su pequeño cuerpo y pateó a un secuestrador de la locomotora 2 que tenía a Gilbert a punta de pistola, subiéndose al tren en el proceso. Gilbert arrojó al hombre derramando sangre de la locomotora y también se coló en ella.

— ¡Por favor ayuda! ¡No me mates! ¡Si muero, también lo harán los pasajeros y esta locomotora! —El que gritó como si suplicara por su vida fue el lamentable Samuel LaBeouf.

Sus asistentes estaban muertos. Un joven sustituto asistente de ingeniero se estaba poniendo pálido mientras intentaba no pisar un cadáver, y no había señales de otros secuestradores.

—Por favor, quédate tranquilo. Soy coronel del ejército de Leidenschaftlich, Gilbert Bougainvillea. Ahora estamos iniciando la operación de rescate de los pasajeros de este tren.

— ¿Un aliado? ¿Alguien del ejército? —Probablemente se había estado preparando todo el tiempo, ya que derramó una sola lágrima con una expresión claramente aliviada.

Gilbert le tocó suavemente el hombro.

—Eres bastante valiente. Hubiera sido la peor situación posible si te hubieras angustiado. Eres digno de una medalla.

La sinceridad en los rasgos faciales de Gilbert y el aura que lo rodea provocó un efecto persuasivo diferente al que tendría Hodgins. Cualquiera se sentiría abrumado por la emoción al ser dicho por un hermoso soldado que les había tendido una mano durante circunstancias críticas. Extremadamente conmovido, Samuel comenzó a temblar.

—Ingeniero, ¿cómo te llamas?

—Sa-Samuel, coronel.

—Señor Samuel. Al verte como un héroe de Leidenschaftlich, quiero pedirte un favor. ¿Cuál es el próximo punto de suministro de agua?

—Es Ritorno.

—Hay otro de nuestros batallones en ese lugar. Habrá una gran señal, así que haga una parada de emergencia antes de ingresar a las instalaciones de la estación.

—Una señal, ¿dices?

—Sabrás la señal cuando la veas. Después de la parada, por favor evacúa de aquí y corre hacia la aldea.

Samuel y su asistente se miraron.

—Pero, los pasajeros… y también… mis otros compañeros… —Samuel miró los cuerpos de sus antiguos compañeros de trabajo.

—Incluso si ya no están vivos, quiero entregarlos a sus familias —dijeron los dos al unísono.

—Todo estará bien. Se supone que llega otra unidad del ejército además de la nuestra. Una vez que todo haya terminado, los que hayan fallecido y ustedes dos serán devueltos a nuestro país. Sin embargo, quiero que aquellos que aún pueden mover sus piernas evacuen temporalmente por su cuenta. Las personas con paños rojos en los brazos supervisan la evacuación. Por favor, sigue con ellos.

Quizás debido a sentirse consolado, Samuel lanzó un gran suspiro. Sin embargo, como para librarse de su alivio, se escucharon disparos desde algún lugar.

¿Hay alguien… en medio de una pelea?

Gilbert había ordenado a sus subordinados que se mezclaran con la agitación de la parada de emergencia y aplastaran a los enemigos después de volar bombas de humo dentro de los vagones. Si hubiera ataques desde dentro de la locomotora 3 en adelante, sería el mayor obstáculo posible. Actualmente, el número de miembros que habían llegado primero era de seis personas. De los reclutas seleccionados para esa tropa de élite, cada uno tenía un poder de combate igual a diez soldados ordinarios.

—Creo que… esto es probablemente de afuera. Dado el sonido.

Cuando Samuel se lo dijo, Gilbert intentó asomar la cabeza por la ventana. Su cara fue golpeada por las ramas de los árboles.

—Desde hace un tiempo, algo ha estado mal. He estado escuchando gritos. Yo… he sido elogiado desde que era pequeño solo por mis buenos oídos, así que incluso si es muy lejos, puedo escuchar a la gente maldecir.

—Deberías estar más orgulloso de ti mismo. Si lo que dices es cierto, debemos ayudar a quien no esté del lado de los delincuentes. Lo siento. Voy arriba. De nuevo, no olvides tu misión.

Ante las palabras de Gilbert, Samuel asintió mientras mostraba una sonrisa que denotaba deleite y nerviosismo.

A pesar de la resistencia del aire, Gilbert se subió a la parte superior del tren una vez más. La tierra en la que se había construido el ferrocarril probablemente solía tener un jardín de flores en el pasado. A pesar de haber sido pisoteados, los pétalos de las flores que aún mantenían la vida se dispersaron en el viento que se oponía al curso del tren. En el mundo de la oscuridad pura, volaban colores como el blanco, el azul, el amarillo, el rojo y el naranja que aún no se habían cortado en otoño. Aunque eventualmente serían reducidos a polvo, crearon una vista impresionante que decoraba parte del mundo hasta su final. Mucho más allá de los tonos ricos, Gilbert encontró a quién estaba buscando.

—Coronel, ¿la situación requiere refuerzos? —La sexta unidad descendió después de las demás, y la pareja de Gilbert acababa de aterrizar como si fuera una señal.

Gilbert lo detuvo con una mano.

—Idris. Parece que un civil está luchando contra los secuestradores… Deberíamos haberlo notado antes.

—Después de todo, estábamos frenéticos por nuestra caída durante el aterrizaje. Tampoco vi nada. Bien entonces…

—Voy a ir. Te nominaré como el próximo comandante. Si por casualidad no regreso, tú te haces cargo.

— ¿Te refieres a esto en serio?

—Así es.

—Tengo suficiente talento para obtener promociones y superarte pronto. Por favor, regresa con seguridad y continúa parado frente a mí. Si no tengo a alguien a quien perseguir…

En lugar de responder, Gilbert le golpeó el hombro con el puño.

El grupo de personas con abrigos azules borró la figura de la persona que buscaba. Además, tendría que ir desde el coche más importante para llegar a ella. Llevaría tiempo.

Gilbert se echó a correr sin dudarlo.

♦ ♦ ♦

Todavía alrededor de las ocho en punto, las balas volaron desde las bayonetas de los caballeros. Aunque arañaron el cuerpo de Violet, ella esquivó los golpes directos y cargó hacia adelante.

Pelear por encima de un vehículo en movimiento contra tanta gente se estaba probando. Quizás la otra parte estaba al tanto de eso, ya que alguien que no era el líder caballeresco atacó primero. Violet corrió como si fuera succionada por él. Se defendió del sable que se lanzó hacia él con la bayoneta, pero Violet pudo evitar varios disparos al tomar una gran distancia, y luego comenzó a correr hábilmente una vez más.

— ¡Por nuestros camaradas de guerra que asesinaste!

Violet arrojó la vaina a la cara del hombre que soltó eso y le dio una patada en lugar de cortarlo. El hombre, cuyas piernas habían perdido el equilibrio, parecía estar a punto de colapsar, pero logró quedarse quieto. Él sonrió y apretó el gatillo de la bayoneta.

Se disparó una bala. Con los ojos muy abiertos, Violet la evitó moviendo rápidamente su cuello. Sus cintas se fueron volando. La sangre brotó de su paquete de trenzas y su cabello se soltó. Le habían rozado la oreja. El sangrado brotó, pero ella no dejó escapar ningún sonido agonizante.

Violet pateó al hombre en el pecho con la punta de su bota. Gritó mientras caía. Sin embargo, la siguiente persona en caer fue Violet misma. A pesar de que recibió los repetidos golpes de bayoneta que caían sobre su espalda con el sable, perdió el equilibrio. El sable mismo había desaparecido de sus manos después de que le dispararan.

El hombre que había atacado la espalda de Violet la encontró cuando de alguna manera logró aferrarse al marco de una ventana. Cuando un pasajero sorprendido intentó abrir dicha ventana, introdujo una mano en el espacio y la abrió con su brazo mecánico. Así como así, ella entró en el coche de pasajeros 2.

—¡¿Qué pasó?!

—Esa mujer, ella entró…

Los enemigos restantes se dieron cuenta de que las luces del vagón de pasajeros 2, que había estado brillando por debajo de sus pies, desaparecieron repentinamente. Los pasajeros gritaron.

— ¿Debemos volver?

—Espera.

Los otros dos hombres fueron silenciados por la orden de restricción del líder.

Eventualmente, ya no podían escuchar ningún grito desde la ventana en la que Violet se había desvanecido. No pudieron captar un solo ruido.

El líder estaba sumido en sus pensamientos. ¿Qué tipo de desorden haría después la ex niña soldado bruja?

— ¿Quién… está ahí abajo?

—Alguien de la organización armada de despliegue que contratamos.

—También había personas en el coche panorámico de asientos y el coche comedor 1. Pero, las personas posicionadas en estos dos últimos autos persiguieron a esa mujer hasta aquí… y fueron derrotados. Sin embargo, supuestamente, están siendo reemplazados.

Cuando las luces se apagaron de nuevo, los gritos se intensificaron desde el coche panorámico de asientos y el coche comedor 1, respectivamente. Y luego, se callaron.

El líder enemigo sintió la piel de gallina bajo su capa azul ante acontecimientos tan extraños como fenómenos.

—Se está moviendo.

Femme Fatale era un tren de trece vagones compuesto, de adelante hacia atrás, de locomotoras 1, 2 y 3, vagones 1 y 2 para dormir de una habitación, vagones 1 y 2 para dormir simples, vagones de pasajeros 1 y 2, vagones panorámicos, vagones comedor 1 y 2, y un vagón de carga. Violet había subido al carro de pasajeros 2. Y luego, probablemente se había mudado al carro panorámico de asientos y al carro comedor 1. Ella misma había vaciado el vagón comedor 2. ¿Qué haría ella corriendo a un lugar que no tenía nada?

—Líder, quizás deberíamos entrar… —Intentó decir uno de los hombres, pero su rodilla se derrumbó y se dejó caer. Se había excavado un agujero en él.

Más disparos siguieron su ejemplo.

— ¡Al suelo!

Las balas rozaron sus cabezas.

El hombre ileso extendió una mano al herido. La palma que se había extendido para ayudar recibió un disparo.

— ¡Retirada! ¡Entrar y pedir refuerzos!

—Pero, líder…

— ¡Trae una pistola de mayor calibre!

Los subordinados se arrastraron hacia la concatenación mientras presionaban sus nuevas heridas.

La dirección de donde había venido la bala era, sin duda, desde el último vagón. El tiroteo se había hecho en sucesión, pero cesó una vez más. Los ojos del líder enemigo podían ver algo floreciendo desde la oscuridad.

— ¿Entonces han escapado? Los perseguiré más tarde. Bueno, entonces, una vez más. —Lo llamó y esperó a que se pusiera de pie.

La mujer era directora del campo de batalla. Tocaba melodías a través de ataques inventados, realzando las emociones de sus espectadores con abrumadoras artes marciales, asombrándolos con acciones inimaginables y dominando el área por completo. No importa lo húmedo que estuviera su cabello con sangre, cuán desgarrada estuviera su ropa o cuántas heridas había ganado…

—Bueno, entonces, una vez más.

… Ella no dejó de pelear. El líder enemigo había llegado a comprender claramente por qué la apodaron la Doncella Guerrera de Leidenschaftlich.

—Aquí voy, comandante.

Era probable que Violet se hubiera quedado sin balas. Descartó el rifle que le había robado a un enemigo abajo. Luego sacó una daga. El arma de su oponente, el líder enemigo, era una bayoneta. El peso de su swing era diferente.

Los dos se enfrentaron sin decir nada. Ella le dio golpes consecutivos con el filo de su cuchillo, pero al final, la daga perdió contra el peso de la bayoneta y se rompió. Violet se deshizo del arma que no podía usar y la arrojó con su brazo protésico sin siquiera mirarla. Le arañó la cara del líder enemigo, pero él también, indomadamente, balanceó la bayoneta desde un lado y golpeó el cuerpo de Violet con ella.

A medida que su postura se derrumbaba con el impacto, se produjeron más golpes. Cuando Violet esquivó la punta de la hoja de la bayoneta, le cortaron el pecho. Instantáneamente extendió su mano, balanceando su peso así, volteando su cuerpo y tomando algo de distancia. Quizás porque él era de hecho superior a los demás, los ataques del líder eran diferentes a los de ellos en agilidad.

Violet buscó armas a la mano. Metió la mano en su falda y sacó un cuchillo balístico del portacuchillas sujeto alrededor de su muslo.

Las agujas una vez ocultas en su cabello habían desaparecido cuando su peinado se había deshecho. El cuchillo balístico era la última arma. Después de eso, solo tenía sus puños.

— ¿Cuántas armas tienes escondidas dentro de tu persona?

—Son para la defensa propia. —Con su respiración entrecortada como la de una bestia, Violet dio un paso atrás. Sabía que el próximo ataque sería un golpe importante para determinar el resultado de la batalla. Aunque se enfrentaba a alguien inferior a ella en poder de combate, cualquiera estaría respirando pesadamente después de ponerse de pie y luchar continuamente hasta ese punto. De todos modos, ella no tenía ni una cucharadita de voluntad para perder.

Eso fue hasta que se dio cuenta de que algo que se suponía que estaba en su cuello expuesto había desaparecido. Su respiración agitada se detuvo. Su línea de visión se disparó cuando ella se retiró.

—Aunque soy tu enemigo, admiro tu sed de victoria. Sabes que no debes rendirte.

No era algo de lo que debía preocuparse en tales circunstancias. Sin embargo, sus ojos buscaron el broche. No pudo encontrar de inmediato el objeto que centelleaba, no coincidía y era hermoso, encima del tren.

—No es… como si quisiera ganar. Al ganar esta pelea, no hay una sola cosa que ganaría. —Violet habló inconscientemente rápido. No debería dejar que se diera cuenta de que estaba buscando algo.

—Entonces, ¿qué buscas a través de la lucha?

—Nada, es solo que se ha creado una situación en la que tengo que luchar. Por eso lo hago. Para mí, pelear es vivir. Si pierdo, solo significa que moriré.

— ¿Estás diciendo que no hay emoción en eso?

—No lo sé. Yo… no sé nada de mí misma. Soy un ex soldado, pero no recuerdo nada de antes de convertirme en uno. Puede que sea tarde en este punto, pero me pregunto… si no es extraño para mí no recordar algo así. No sé dónde nací, de quién soy hija o cuál era mi nombre. Pero, si algo de eso me ha preocupado o no, diría que nunca lo hizo. Eso… eso…  —Mientras hablaba, Violet encontró el broche. Chocó contra los pies del líder caballeresco.

Él también lo notó.

—Eso es porque… he estado esperando algo que lo cancele todo.

Empujó hacia abajo y mató la sensación de que quería correr y agarrarse.

—Justo cuando pensaba que la conversación se estaba alargando… ¿así que esto es todo? —El líder le indicó que se detuviera con la palma de su mano mientras la levantaba. Era la primera vez que veía que pertenecía a alguien—. ¿Es algo importante?

¿Lo tiraría si ella asintiera con la cabeza? ¿O lo devolvería? Violet no lo sabía. Sin embargo, si ella estuviera en su lugar y tuviera a alguien a quien salvar y cosas que debía hacer sin importar lo que sucediera después de esa batalla, sin duda, tendría que intentar imaginarse en su posición para comprender su pensamiento.

Si ella fuera él…

— ¡Ven por él!

Ese objeto se convertiría en un mero cebo para atraer a su enemigo, independientemente de qué tipo de sentimientos estuviera lleno.

El broche fue arrojado al aire. Violet se echó a correr al instante. La bayoneta del líder caballeresco vino hacia ella. Violet apuntó a sus pies y arrojó el cuchillo balístico. Quizás había anticipado eso, ya que lo rechazó como si lo estuviera superando. Mientras tanto, Violet agarró el broche. La gema que flotaba en el cielo nocturno era la misma que los ojos de su señor, que ella había definido como la cosa más hermosa del mundo.

— ¡¡Idiota!!

Ella evitó un ataque con su brazo izquierdo, que no era el que agarraba el broche. Cuando perdió su centro de gravedad debido a golpes consecutivos, retrocedió uno, dos, tres pasos. Y luego, finalmente, el brazo izquierdo de Violet se rompió, escupiendo muchas de sus partes. Fueron aplastados y separados de ella de una manera que los hizo parecer pétalos dispersos.

Un golpe, otro y otro. Violet sintió que los latidos de su corazón resonaban desagradablemente en sus oídos.

Por alguna razón, el tiempo fluía lentamente. El líder enemigo bajó el sable mientras alzaba la voz y le lanzó una especie de insulto. Su espalda golpeó el andamio del tren. Cuando él pisó su estómago con su zapato militar, ella no pudo moverse. Unos segundos después, ella estaría ensartada. Todo se estaba desarrollando, pero era como si todo estuviera en cámara lenta.

En lugar de que la punta de la hoja se acercara a ella, Violet miró el broche de esmeraldas que no había soltado hasta el final. Estaba firmemente agarrado dentro de su mano derecha. Ella había querido mirar ese verde durante sus últimos momentos con los ojos abiertos mientras aún estaba viva.

Su brillo era esa persona misma.

Comandante.

Ya no iría a ningún lado.

Comandante.

Ya no estarían separados.

Comandante, yo… viví.

Eso la hizo extremadamente “feliz”.

Comandante, ¿recuerdas… que me abrazaste cuando nos conocimos? Me habías temido durante mucho tiempo. Las bestias pueden sentir ese tipo de susto muy profundamente. Aun así, me mantuviste a tu lado. Lo más probable… yo… definitivamente… había sido desechada porque me conformaría con las manos de cualquiera. Aun así, quería ser útil porque me necesitabas. Los días en los que no pude verte eran de falta continua, así como las experiencias que parecían dar lugar a más. Siempre me había preguntado por qué les había dicho a otros que dijeran que había fallecido. Un día, si hubiera logrado encontrarte, quería responder a tu pregunta de “por qué no puedes entender mis sentimientos” y a las palabras “Te amo”. Comandante, ¿era yo… era tu Violet… todavía amada por ti?

En lugar del sonido de huesos y carne siendo cortada, se produjeron disparos que parecieron cortar el viento. La bayoneta desapareció de la línea de visión de Violet. El brazo del líder enemigo se agitó bruscamente como si fuera un juguete, y lo patearon en la dirección opuesta.

Alguien estaba luchando.

El líder enemigo preguntó en gritos quién era la tercera persona, pero no recibió una respuesta. El otro silenciosamente sacó su sable y protegió a Violet. Luego comenzó a atacar. Violet se tragó el aliento de tal manera que manejaba una cuchilla mientras la preparaba y la espalda con la que ella siempre había caminado.

—Violet, ¿estás viva?

Esa voz era exactamente la que Violet repetiría en su cabeza para no olvidarla. Sus latidos reverberaron intensamente. Aunque con fuerza, ella levantó su cuerpo.

El hombre cortó al líder del escuadrón con su sable y giró sobre sus talones hacia ella con una expresión frenética. Ante sus ojos había una persona diferente a como solía ser en los días en que ella tenía contacto con él. Su apariencia había cambiado mucho desde que los dos se conocieron. Sin embargo, había una cosa que permaneció intacta: el hecho de que una vez que las esferas azul y verde se unieron, el tiempo se detuvo por un momento. Era como si quisieran decir: “Tiempo, quédate quieto. Eres hermosa.”

Así fueron las cosas desde el principio.

— ¡Comandante!

Desde el principio, los dos habían nacido para encontrarse por casualidad de esa manera.

Gilbert corrió hacia Violet, apoyando su cuerpo.

—Ven, Violet. —Se arrodilló y, después de levantar su cuerpo acuclillado y llevarla de lado, se quitó el cinturón de la espada y se lo envolvió en el brazo. Luego lo envolvió alrededor de Violet—. Voy a… explicar las circunstancias más tarde. Hay muchas cosas por las que quiero disculparme. Pero por ahora, perdona lo que voy a hacer… Nunca te sueltes.

Violet recordó lo que había estado agarrando firmemente: el broche de esmeralda que había recuperado rápidamente durante la pelea. Lentamente descubrió sus dedos y se lo mostró a Gilbert. Luego lo miró directamente. Si bien sólo él se reflejaba en ese azul, sus labios temblaban, no pudo pronunciar ninguna palabra. Simplemente deseaba informarle que se había quedado con el artículo.

Al ver el broche esmeralda, los ojos de Gilbert se distorsionaron amargamente.

— ¿Tú… todavía tenías esto? —Su comportamiento mientras tomaba el broche de la palma de Violet y se lo volvía a poner como si fuera a coser la blusa, que había sido rasgada en el área del pecho, era la misma que en el pasado.

—…dante. —Ella intentó decirle algo, cualquier cosa haría—. ¡Comandante!

Sin embargo, el líder enemigo, que se suponía que estaba acostado, intentaba ponerse de pie. Apoyado por uno de sus subordinados heridos, les apuntó con una escopeta de gran calibre.

— ¡Tú, perro de Leidenschaftlich…! —Su cuello sangraba con el golpe de la espada de Gilbert. Escupió burbujas de sangre—. ¡Te borraré! ¡Los borraré a los dos a la vez! ¡Eres innecesario en este reino! ¡Desaparece de nuestro mundo! ¡Desaparece! ¡Desaparece! ¡Desaparece!

Cualquiera de las partes sería incapaz de luchar sin recibir asistencia. Era demasiado tarde para convencer a la otra parte de que pusiera fin al conflicto. Ninguno de los dos podía retroceder.

—Comandante, por favor, déjeme atrás —dijo Violet sin dudarlo. Si soltarla y dejarla caer al suelo facilitaría las cosas, ya que era él, definitivamente sería capaz de superar la situación. Eso era lo que ella creía.

—Te dije que no te sueltes. —Gilbert sacudió la cabeza. Su agarre en el brazo y el torso de Violet se hizo aún más fuerte. Luego levantó su otra mano protésica desde arriba del tren.

El líder enemigo se echó a reír. Lo más probable era que haya llegado a la conclusión de que la pareja abrazada había elegido morir juntos.

—Comandante… entonces, por favor —Violet miró a su Señor, que era mucho más hermoso que la gema que había estado protegiendo sin cesar—, no vayas a ningún lado.

La escopeta estaba dirigida a ellos.

—Por favor, quédate a mi lado… No me importa cómo me trates. Simplemente quiero estar contigo. Eso es todo. Nada más… es necesario. Comandante, yo…

Había aprendido a escribir y podía pronunciar innumerables palabras, sin embargo, no saldrían correctamente delante de la persona que realmente apreciaba.

—Quiero estar contigo.

La que estaba parada allí no era una muñeca. Era una chica que anhelaba el amor de un solo hombre.

—No voy a ninguna parte… te necesito. Estaré de tu lado… —Gilbert Bougainvillea respondió a la súplica como si gritara.

Fue porque algo más que una bala había volado en su línea de visión.

♦ ♦ ♦

A las ocho y veinte en punto, Samuel LaBeouf, que trabajaba como ingeniero en el desafortunado tren intercontinental, obedeció la orden del coronel de Leidenschaftlich que había aparecido como una descarga eléctrica y continuó su tarea mientras esperaba la señal.

¿Qué demonios sería esa señal? A pesar de que le habían dicho que lo sabría de inmediato una vez que la viera, ¿qué debería hacer si se lo perdía accidentalmente?

Sin embargo, su preocupación era innecesaria. Después de todo, un hecho que supuestamente rompería la situación actual en el punto muerto lo esperaba.

Surgió una explosión ostentosa, las luces de explosión se dispersaron en la oscuridad de la noche. En ese momento, una terrible catástrofe estaba sucediendo en el pueblo de Ritorno.

— ¡¿Qué es eso?! ¡Para, para! ¡Parada de emergencia!

La estación estaba en llamas.

 ♦ ♦ ♦

De vuelta a las siete horas y cincuenta minutos, un joven atractivo con cabello rubio arenoso y ojos celestes colgaba el teléfono con un “Lo tengo”. Su atuendo no coincidía con el pequeño lugar de reunión de un pueblo desolado.

—Benedict, ¿qué dijo el presidente Hodgins? —preguntó un hombre fornido y equipado con piel negra y un peinado muy afeitado en forma de crucifijo, vestido con una camisa a rayas y fundas para los hombros.

—El viejo viene aquí. Nos dio tres órdenes. Uno: arrasar la estación de esta aldea de manera llamativa, para que sea visible desde el tren que se dirige hacia ella. Dos: para ayudar a los pasajeros y, en consecuencia, rescatar a V. Tres: para suprimir a ese grupo armado, ya que probablemente opondrán resistencia. Un contrato ya ha sido sellado por ley. Esta tierra pertenece a nuestra empresa. Dijo que está bien destruirlo sin dudarlo. ¡Todos, vamos a salvar a V!

Durante la convocatoria de Lux, que estaba en el cuartel general, ella intentó que los empleados de CH se congregaran allí para tomar armas. En respuesta a eso, todos habían comenzado a divertirse ruidosamente como si estuvieran en un festival.

Cada uno de ellos tenía diferentes edades y colores de piel. Eran las personas que Hodgins había reunido y descrito como “todos los bichos raros con sus propias circunstancias”. Los que habían sido llamados y trasladados a ese lugar de reunión eran ellos, los carteros que hacían entregas en todo el continente. Era impensable que estuvieran a punto de participar en una peligrosa operación de rescate por orden de emergencia de su jefe. Su actitud era más cercana a los borrachos en un bar.

En contraste con ellos, una atmósfera de funeral se cernía sobre los aldeanos de Ritorno. Era solo lo esperado, ya que un extraño personal de una agencia postal que portaba armas les había informado de repente que la estación de su aldea sería destruida.

Benedict se acercó a la mujer más vieja en medio de ellos, que estaba sentada en una silla.

—Abuelita, haremos un poco de alboroto. Si hay personas entre los aldeanos que pueden tratar a los heridos, quiero que los traigas si puedes.

— ¿Ya me vas a hacer trabajar? —Era una forma de hablar acusadora.

Benedict frunció el ceño.

—Todos fueron convencidos por las palabras del presidente que no sirven para nada y vendisteis esto, ¿verdad? ¿No estás bien, ya que cada persona en esta aldea será empleada por nuestra oficina? Abuelita, tú también eres nuestra colega. Ahora eres una empleada de la compañía, por lo que te haremos trabajar. Si sospechas que te estamos engañando, estás equivocada. —Con el chasquido de sus tacones en forma de cruz resonando, se paró frente a la jefa de la aldea, abruptamente acercando su rostro al de ella—. Estás confundiendo eso con estar protegido. Si ese viejo piensa en hacer algo, puede usar algunos métodos bastante horribles. Pero no lo hizo y en su lugar hizo las negociaciones adecuadas, y también cumplió con las discusiones de precios, ¿verdad? El viejo… el presidente trata a las personas con rudeza, pero atesora a sus trabajadores. En este momento, estamos en movimiento por el bien de un empleado al que está súper apegado como si fuera su hija. Ella es como una hermana pequeña para mí también. La apreciamos. Así que no tengas tanto miedo. Ten la cabeza bien alta.

—Así es. El presidente definitivamente premia el trabajo duro con el pago y el apoyo. La industria funcionará aquí solo en el futuro. Al principio, salvar vidas será nuestro deber, jefa —agregó otro cartero, como para ayudar a la áspera persuasión de Benedict.

— ¿Realmente vas a hacer esto?

—Sí. Una vez que se dice que lo haremos, definitivamente lo haremos. Y si nos golpean, lo haremos de nuevo. De eso se trata nuestra agencia.

—No lo odias, ¿verdad?

— ¿Oh, qué es eso? ¿También puedes poner una cara fuerte?

—Soy una mujer nacida y criada en minas de carbón. Qué pregunta más tonta.

Aunque estaba a punto de comenzar un gran incidente, el aire que los rodeaba era ligero, y todos caminaron uno tras otro hacia la estación en una atmósfera algo tranquila. A pesar de haberse enfrentado al problema de cómo destruir la estación, la jefa ofreció los explosivos de mina de carbón restantes que ya no se usaban.

—Abuelita, te estás metiendo en eso, ¿eh? —Benedict levantó el pulgar a la jefa de la aldea para mostrar su gratitud.

Sin embargo, parecía haber varias personas con traumas prevenidos por detonaciones, por lo que la mayoría de los aldeanos simplemente observaban desde lejos y los carteros fueron los que instalaron los explosivos.

—Yo… cuando nací, la mina ya estaba cerrada, ¡así que es la primera vez que veo una explosión!

Los niños que se alegraron fueron los únicos espectadores que se acercaron a la zona.

Cuando lo obligaron a retroceder, Benedict comentó:

—Bien por ti.

—Soy malo tratando con adultos, ¡pero esto es increíble!

— ¿Eres malo con los adultos?

—Antes de que yo naciera, hubo una explosión en nuestra mina de carbón y todavía está ardiendo incluso ahora. Y se dice que muchas personas murieron en él. Nunca he visto a mi abuelo. Ambos murieron por eso.

—Mmmmmm…

—Ya está enterrado, pero es el único lugar que no se cubre de nieve durante el invierno. Hace mucho calor. Sin embargo, no puedo burlarme demasiado de eso cuando pienso en cómo mis abuelos probablemente están allí abajo. Es mejor no ser minero de carbón, pero tampoco me gusta ser pobre.

— ¿Es eso así…? —Benedict puso una mano sobre la cabeza del niño que intentó seguir hablando y le revolvió el cabello. Miró una vez más al jefe de la aldea, que estaba sentado en una silla que alguien había arreglado para ella.

— ¿Se hicieron los preparativos?

—Sí.

—Esto es importante para mí, pero su presidente realmente nos compensará mucho por este asunto, ¿no…? Me he preocupado. Aunque esto salva vidas… nuestra estación podría ser solo uno de los puntos de paso del tren, pero si se destruye, lo más probable es que Leidenschaftlich no se quede callado.

—Te estoy diciendo que no te preocupes, ¿no? —Benedict puso una mano sobre su cadera y, después de un breve momento, se rió burlonamente. Probablemente era porque la persona en cuestión había surgido en su mente—. Es increíble. Cuando tiene que hacer algo, lo hace. Él es un buen hombre. Así que relájate —dijo tranquilizador.

— ¿Es eso cierto…? Vendí el pueblo porque sobrevivir nuestro invierno nos costaría mucho… Quiero que los niños que abandonen este lugar como inmigrantes también construyan sus propias vidas. Su trabajo será el colmo de este favor. Probablemente podré encontrarme con su presidente eventualmente, pero usted también se lo dice.

—Está bien. Hablaré con él también.

—Cuento con usted. —Una sonrisa apareció en su rostro cubierto de arrugas. Seguramente, había arrugas que había adquirido no solo por el envejecimiento, sino por numerosas dificultades.

—Abuelita —Benedict levantó un pulgar—, eres una mujer de las minas de carbón, ¿verdad? No te asustes de algunos grandes fuegos artificiales. Me gustan las mujeres fuertes.

—Los niños no deberían hablar con tanta arrogancia. —La jefa del pueblo se echó a reír. Quizás debido a reír demasiado, las lágrimas se formaron en las esquinas de sus ojos.

Poco después, se encendió un parpadeo en la línea de mecha. La forma en que bailaba en medio de la noche era como una serpiente ardiente.

A la llamada de Benedict, todos comenzaron la cuenta regresiva.

— ¡Cinco, cuatro, tres, dos, uno!

El calor, el viento y los resplandores aumentaron y abrumaron a las personas presentes. Las ráfagas calientes y las ondas de choque estallaron, las mujeres soltaron gritos. El riel se fue volando y el edificio de la estación se derrumbó, cubierto de llamas. Fue una vista espectacular. Aun así, qué acontecimiento. Como una flor que florecía en la noche, la destrucción era algo hermosa. Acostumbrados a las explosiones, los ancianos aplaudieron, los niños lloraron y el personal del servicio postal de CH aplaudió mientras silbaban. Cada uno retiró sus armas.

—Puede que sea tarde para decir esto, pero eso no parece un trabajo que los carteros deberían estar haciendo.

—Bueno, está bien de vez en cuando, ¿verdad? Teniendo en cuenta mi ocupación anterior, nunca rechazaría una solicitud del presidente, ya que él me devolvió a la decencia.

— ¿Pero somos decentes? Por cierto, ¿vamos a recibir alguna bonificación por pasar por este peligro?

—Es sofocante. ¿No deberíamos extinguir ese fuego antes del rescate? Benedict, hola, líder.

—Todos son ruidosos. Escucha. Asegúrate de no ser confundido y disparado por el ejército. Tampoco disparos accidentales. El fuego amigo es lo peor. No te dejes llevar y no hagas nada radical. Además, pon el identificador. Si alguno encontra a V, dígamelo de inmediato. Ella recibirá una reprimenda por darnos este problema. De todos modos, ¡nuestro objetivo principal es V!

Los sonidos del tren se podían escuchar en la distancia.

Benedict envolvió un paño rojo alrededor de su brazo.

—Bueno, después de los fuegos artificiales, llega el festival.

Con sus pistolas listas, se lamió los labios.

♦ ♦ ♦

A las ocho y veinte, las secuelas de la explosión masiva también llegaron a Violet y Gilbert. La luz y las llamas dispersas se elevaron como flores desde el interior de la oscuridad total que se avecinaba. Una parte del techo de la estación, que había sido pulverizada, salió volando y golpeó directamente las espaldas del líder enemigo y su subordinado. Se apretó el gatillo, pero la bala desapareció en la dirección equivocada. Como los dos no estaban preparados para sostenerse en su lugar, con expresiones de sorpresa, golpearon el marco del vagón y rodaron hacia abajo. Violet había intentado instantáneamente ofrecerles su mano mientras cruzaban su costado, pero ese brazo era el dañado.

— ¡Violet, no te sueltes!

Gilbert soportó el impacto hasta que el tren se detuvo por completo mientras apoyaba a Violet. Podía escuchar los gritos de los pasajeros. El tren se detuvo sin darse la vuelta, apenas a punto de chocar con la estación.

Sin demora, se escucharon disparos. Una cortina de humo se escapaba de la parte delantera del tren. Los miembros de la Fuerza de Ofensas Especiales de Leidenschaftlich estaban comenzando a tomar el control aprovechando la oportunidad, como lo había hecho Gilbert. Además, evitando obstáculos en la estación, no solo una, sino varias motocicletas saltaron hacia el tren. Decir que estaban saltando era una forma extraña de hablar, pero no se podía evitar ya que estaba sucediendo en sentido literal. Venían como jinetes individuales y en parejas, pero había una cosa que todos tenían en común.

— ¡Todos los que quieran huir, vengan aquí!

Eran empleados del Servicio Postal de CH. Aprovechando la conmoción, viajaron en motocicletas que normalmente se usaban para entregar cartas y comenzaron a guiar a aquellos que intentaban escapar hacia la dirección de la aldea. Entre ellos había un hombre fuerte que atacó a los secuestradores que disparaban intensamente a través de los vidrios de las ventanas. Era el compañero de Violet, Benedict. El otro batallón de Leidenschaftlich, que actuó como refuerzo al rescate, también hizo su aparición.

Gilbert exhaló un suspiro al verlo delante de él. Igual que Violet. Parecía que todas las medidas para proteger a los pasajeros estaban funcionando.

En su tranquilidad, los dos quedaron petrificados por un tiempo. Después de todo, la escena era terriblemente caprichosa. Cenizas, chispas y destellos de fuego se disiparon a través del viento en la oscuridad del cielo, bailando mientras llovía.

Gilbert se quitó el cinturón de la espada que había atado a Violet. Luego rayó la chaqueta de su uniforme de batalla y se la puso sobre los hombros.

—Violet.

Parecía peligroso bajar en tales condiciones. La siguiente acción que se suponía que Gilbert debía tomar era contornear la agitación y confiar a Violet al equipo de rescate de carteros. También tenía que regresar a la batalla y ayudar a reprimir el caos.

—Comandante.

—Violet, escucha.

“Te conseguiré una mano, así que tienes que levantarte”. Era lo que había estado a punto de decir, pero las palabras se retiraron al fondo de su garganta mientras la miraba.

Los ojos de Violet parpadearon. Las lágrimas que había acumulado parecían inundarse incluso ahora.

—Comandante… —Ella sostenía firmemente su área del pecho, donde descansaba su broche.

Gilbert Bougainvillea estaba justo en frente de sus ojos. Solo ese hecho hizo que los latidos de su corazón sonaran de una manera que ni siquiera el campo de batalla podía manejar.

—Yo también pelearé. Has venido a salvar a los civiles, ¿verdad? —Quizás porque siempre se había estado disciplinando para ser una máquina, Violet intentó serle útil a Gilbert, incluso en tales circunstancias.

—Eres parte de ellos.

—Soy… la herramienta… del comandante.

—No eres una herramienta. Tú, a quien protegeré, no deberías pelear. Ese deber es mío como el coronel del ejército de Leidenschaftlich, Gilbert Bougainvillea. También es el trabajo de mis subordinados. Violet, te llevaré a un lugar seguro ahora.

La cara de Violet era de alguien que había recibido un golpe.

—Coronel… Comandante…  Coronel… Gil… bert.

—No me importa que me llames “comandante”.

—Coman… dante Gilbert… —Violet terminó ocultando su rostro con su mano derecha. Las lágrimas recorrieron los huecos entre sus dedos.

Actualmente estaba “triste”.

—Si… no soy una herramienta, ¿por qué… dijiste que no me soltarías…?

Que le dijeran que no la dejaría ir la había hecho “feliz”. Sin embargo, ser negada por su propia razón de existencia era “triste”. Si se hubiera mostrado a ella una vez más, ¿por qué no le permitiría volver a ser una herramienta? En la perspectiva de Violet, era consciente de que su valor radicaba solo en la violencia.

—Violet.

Mientras siempre se balanceaba entre ser una herramienta y una persona, en ese momento, Gilbert intentó una vez más transmitirle algo a la chica que no conocía el amor.

—Hice tu vida un desastre. Te dejé ir a la guerra. Te lastimé. Lo lamenté tanto que pensé en suicidarme. Sin embargo, sabía que siempre me habías estado buscando. Aunque había decidido protegerte desde lejos, hoy no pude contenerme y terminé viniendo. Soy… no soy el tipo de hombre que me consideras. No soy un señor magnífico, ni un individuo honorable. Definitivamente no soy digno de ti.

Que su amor no se acabaría, sin importar lo que ella fuera, donde fuera que viviera o incluso si fuera una tonta.

—Aun así, incluso ahora, te amo como persona. Para mí, no eres una herramienta.

—Incluso… si yo… no soy… ¿una herramienta…?

—Ya no soy tu maestro tampoco. De todos modos, quiero que me dejes quedarme a tu lado.

Silencio.

— ¿Violet?

Violet dejó pasar algo que parecía quemarle la garganta con ferocidad. Sus lágrimas eran febriles. Eran pruebas de sus sentimientos, que solo había derramado tan pocas veces que podían contarse con una mano en su vida.

La primera vez que había llorado había sido cuando solía ser una niña soldado. Era una joven herramienta femenina con hermosos ojos de iris azules como gemas y pestañas doradas.

—Yo…

Su yo actual ya no tenía la misma estatura que cuando ella y Gilbert se conocieron. Tampoco su apariencia era la misma que cuando había estado en los campos de batalla. Su cabello se había vuelto más largo y se había convertido en la joven elegante y digna que ahora estaba frente a él. Con la figura adulta de la chica a la que había amado, como la existencia de cuya mano había soltado, ella ahora estaba ante Gilbert.

—Yo…

Después de unos años, finalmente había llegado al lugar donde podría transmitir sus sentimientos.

—Al principio no había entendido… el significado de que el comandante me dejara, me entregara a la pareja Evergarden y me confiara al presidente Hodgins. O la razón por la que me dijiste que fuera libre. Simplemente… me preguntaba todo el tiempo por qué no me habías descartado, a pesar de que no era necesario. No entendí… ninguno de tus sentimientos, comandante. Incluso ahora, a pesar de que me dijiste esto, me encuentro pensando que estoy mejor como herramienta. Yo… yo soy la… que no es digna de ti, comandante… Mi existencia es… como una especie de producto fallido que fue creado por error. Es por eso que los pensamientos de las personas también… Pero…

Grandes lágrimas brotaban de sus ojos azules. Se arrastraron por la barbilla y se vertieron sobre su broche de esmeralda.

—Me he vuelto capaz de sentir algo. Con esta nueva vida, que el comandante me otorgó, fue solo poco a poco, pero he podido entender. La tristeza y la alegría… orgullo, miedo, todo lo… que alguien puede sentir hacia otra persona… Sin embargo, no los entiendo como míos. Pero al escribir en nombre de los demás, y a través de las personas que conozco, puedo sentirlos. Comandante, yo… gradualmente… también he llegado a comprender… las cosas que dices.

Las cosas que había dicho. Las cosas que le había contado.

—Si yo… hubiera hecho más por ti cuando eras más joven, me pregunto si te interesarían estas cosas.

—Incluso si… crees que… para mí, eres…

— ¿Quieres… mis órdenes tanto? ¿Por qué… piensas en todo como una orden sin importar qué? ¿Realmente crees que te veo como una herramienta? Si ese fuera el caso, ¡no te habría sostenido en brazos ni me habría asegurado de que nadie te molestara mientras crecías! Independientemente de cualquier cosa, no te das cuenta… cómo me siento… acerca de ti. Normalmente… cualquiera… seguramente lo entendería. La razón por la que estoy enfadado y por qué estoy sufriendo eres tú. Aun así, no comprendes una sola fracción de eso. ¿No tienes sentimientos? Eso no es todo, ¿verdad? No es como si no tuvieras ninguno. ¿No es así? Si no tienes sentimientos, ¿cuál es esta expresión? Puedes hacer una cara así, ¿no? Tienes sentimientos Tienes… un corazón como el mío, ¿verdad?

—Amar es… pensar que tú… quieres proteger a alguien más en el mundo.

—Eres importante… y preciosa. No quiero que te lastimes nunca. Quiero que seas feliz. Quiero que estés bien. Por eso, Violet… deberías vivir y ser libre. Escapa del ejército y vive tu vida. Estarás bien incluso si no estoy cerca. Violet, te amo. Por favor vive.

—He venido… para entenderlo. —Antes de darse cuenta, su voz se había desinflado como si se marchitara. Su campo de visión también era borroso. Las lágrimas continuaban cayendo de los ojos azules de Violet. Los labios que solían decir que no entendía los sentimientos reunían palabras diferentes:

—Entiendo… Te amo… un poco también.

Ella no entendía todo todavía. Sin embargo, sin negar nada de eso, quiso entenderlo a partir de entonces. El motivo detrás de su intención de hacer tales esfuerzos fue que le dijeron que Gilbert Bougainvillea la amaba.

El pecho de Gilbert estaba apretado con las emociones que se desenfrenaban en él. Una fina película de lágrimas se extendió en sus ojos por el dolor y el deleite.

—Violet. —Gilbert extendió la mano.

Las yemas de sus dedos se detuvieron a medio camino. De repente tuvo miedo de tocar su cuerpo, algo que no había tenido tiempo de sentir solo un momento antes desde que él, para protegerla, la había abrazado con una desesperación mortal.

¿Lo aceptaría ella? Ella ya no era la herramienta de Gilbert. Tampoco era una niña pequeña. No podía tocarla tan fácilmente.

Violet Evergarden, un ser vivo, la única mujer que amaba en el mundo, estaba allí. Era la primera vez que Gilbert amaba a alguien. Solía ​​no conocer las complejidades de amar y ser amado.

Dentro del sonido de la batalla que les convenía a los dos, algo finalmente estaba comenzando.

Gilbert adoraba tanto su figura llorosa que no pudo evitarlo.

—Violet, quiero limpiarte las lágrimas.

A pedido, Violet escondió su rostro dentro de su mano aún más. Seguramente no le gustaba que la vieran llorando. En su propio razonamiento, temía la posibilidad de ser odiada por el hombre frente a ella a través de todas y cada una de sus acciones. Instintivamente asumió que, aunque el amor era algo gentil, también era frágil.

—Violet, por favor. Muéstrame tu cara. No importa qué forma adoptes, mis sentimientos hacia ti no cambiarán. —Como ella no miró en su dirección, Gilbert dijo mientras reía tímidamente—: Mira, yo también estoy a punto de llorar.

En realidad, sus lágrimas ya estaban bajando por sus mejillas. No pudo equilibrarse. No había forma de detenerlas. Las lágrimas se formaron y cayeron, se formaron y cayeron. Así como sus sentimientos por ella, no podían ser impedidos.

—Violet.

El cuerpo de Violet se estremeció cuando su nombre fue llamado, solo llamado, por él.

—Está bien si es poco a poco. Si… vienes… a entenderlo, esperaré cualquier cantidad de tiempo. Poco a poco está bien. No voy a… buscar una respuesta de inmediato. Hasta que digas “entiendo”… esperaré el tiempo que tarde… solo para ti. Hoy, quería decirte “Te amo” una vez más, pero no es como si hubiera deseado algo de ti a cambio.

Sus lágrimas terminaron derramándose una vez más.

—Yo… ya no te robaré más, y no deseo hacer nada más que dar. Si algún día piensas que “entendiste”, quiero que aceptes mi amor. Violet. — El hombre le dijo a la sollozante, que intentó reprimir sus lágrimas con su brazo artificial—. Te amo. Déjame secar tus lágrimas.

Quien estaba detrás de la muñeca que agarró y se alejó no era una Muñeca de Recuerdos Automáticos taciturna, inexpresiva y verdaderamente mecánica. En cambio, era una chica humana que lloraba de leve felicidad y miedo al recibir la forma de amor “número uno” de alguien por primera vez.

Gilbert abrazó a Violet, quien derramaba lágrimas mientras temblaba, luego de acariciar lentamente sus mejillas.

—Siempre he querido hacer esto —susurró mientras más lágrimas se desbordaban—. Violet, te amo.

♦ ♦ ♦

“Muñeca de Recuerdos Automáticos”. Había pasado mucho tiempo desde que ese nombre había causado un escándalo.

El creador fue el investigador de muñecas mecánicas, el profesor Orland. Su esposa, Molly, era novelista, y todo había comenzado una vez que ella perdió la vista posteriormente. Después de convertirse en una mujer ciega, Molly estaba extremadamente deprimida por no poder escribir novelas, que era el significado de su vida, y se había debilitado cada día. Incapaz de soportar ver tal cosa, el profesor Orland había construido la primera Muñeca de Recuerdos Automáticos. Estaba destinada a procesar todo lo dicho por la voz de su maestro establecido, así como a escribir palabras dichas por voces humanas, en otras palabras, una máquina que servía para “amanuense”.

Aunque solo había tenido la intención de hacer una para su amada esposa, más tarde se hizo conocida con el apoyo de una gran cantidad de personas. Actualmente, las Muñecas de Recuerdos Automáticos se vendían a un precio razonablemente bajo, y había tipos que podían alquilarse o prestarse.

Aquellos que trabajaron con amanuenses fueron referidos como “Muñecas de Recuerdos Automáticos” en todo el mundo. Era una profesión venerada por muchos desde la antigüedad.

En la industria que se ocupaba de las Muñecas de Recuerdos Automáticos, había un individuo particularmente famoso. Su voz sonaba dulce y combinaba con su belleza. Era una muñeca femenina con cabello dorado y ojos azules.

Su lugar de trabajo era CH Postal Service de un grandioso país del sur, Leidenschaftlich. Era una compañía notoria, que había recibido premios del Ministerio del Ejército por su cooperación en la resolución del incidente de secuestro de un determinado tren. El joven presidente del Servicio Postal de CH apareció en los periódicos de la época llevando suministros a la escena. Los carteros habían trabajado para rescatar a los pasajeros. Una morena de belleza impresionante había llorado mientras abrazaba a los heridos y los envolvía en mantas.

La compañía había publicado varias fotos, pero no era como si tuvieran alguna conexión con su popularidad. En todo caso, decir que la compañía era conocida porque ella era parte de eso era más precisa. Los sellos con el nombre de la flor que le había dado el nombre eran los artículos más vendidos de los producidos por el Servicio Postal de CH. De una persona a otra, los rumores sobre ella no sabían dónde detenerse.

¿Exactamente qué tipo de ser era ella, preguntas? Las impresiones de quienes la habían conocido en realidad eran muchas. Algunos dirían que su voz era agradable. Algunos dirían que su letra era bonita. Algunos dirían que sus corazones fueron salvados por ella. Algunos elogiarían sus encantos alegando que habían sido hechizados por ella.

¿Te has interesado en solicitar sus servicios? Te diré cómo contratarla. Si deseas conocerla, todo lo que debes hacer es llamar. Si buscas en una guía telefónica una compañía postal a nombre de “Hodgins”, deberías poder encontrarla de inmediato. Lo más probable es que una mujer joven con una forma de hablar aún infantil e intelectual escuche de inmediato tus requisitos a través del teléfono. Cuando se te pregunte si tienes preferencia por alguna Muñeca de Recuerdos Automáticos, di su nombre. Puede que te quedes en la lista de espera, pero una Muñeca de Recuerdos Automáticos que vale la pena esperar te será enviada en el futuro. Mientras un cliente lo desee, aparecerá en cualquier lugar en cualquier momento.

—Me apresuro a donde mis clientes deseen. Soy del servicio de Muñecas de Recuerdos Automáticos, Violet Evergarden.

Ella no era más que una chica un poco extraña.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *