Reencarné, pero creo que el príncipe, mi prometido, se ha rendido

Autor: Kouduki Kitou

Género: Fantasía, Romance, Shoujo

Sinopsis: El primer ministro del Reino de Noin, el Duque Zariel tenía una única hija. Ella era una belleza que poseía cabellos plateados y ojos tan claros como la amatista, Christina. Su prometido era su amigo de la infancia quien resulta ser el primer príncipe del Reino de Noin, Alberto.

Habiéndose enamorado enseguida después de que fueran comprometidos, ella demostró su amor, pero antes de que nadie lo notara que agotó su cortesía, y sin siquiera presentarse en su decimoquinto cumpleaños, sólo llegó el regalo.

Cuando vio el adorno de pelo que le regaló, de repente se dio cuenta. Este mundo diferente era de un juego de simulación de citas que jugaba, y ella llevaba el papel de rival de amor. Y ahora, donde estaba en este momento, estaba en medio de la ruta donde su querido príncipe fue robado por la protagonista del juego de simulación de citas, Clara.

La intersección de los celos y el orgullo conduce a la agonía, un romance desgarradoramente ingenuo entre una doncella enamorada y un joven muchacho.


La hija del Duque

El príncipe

14 thoughts on “Reencarné, pero creo que el príncipe, mi prometido, se ha rendido

  1. Lady 💗🌸 says:

    Me encanto ❤❤❤😭 amo esta novela!!! Aunq soy nueva en este sitio, leí casi inmediatamente algunos de sus proyectos :’3 Esperó q continúen, yo no me aguante las ganas y lo busque en inglés (*q parece q esta terminado*) pero me di cuenta q mi inglés es malo :”v. Aún así espero su actualización. Las amo ❤ 😎🌸 gracias por su trabajo y esfuerzo. 🙇🙋💗

    • Shisai says:

      La mayoría de los miembros del staff están con exámenes, el capitulo 3 ya esta traducido y solo falta editarlo, esperamos que pronto se desocupe alguno de nuestros editores para que se ocupe de ello.
      Pido disculpas por la demora m(_ _;m)三(m;_ _)m

  2. Arnializ Braavos says:

    Ash pensé que habían puesto solo los que estaban actualizado 🙁 no que habían puesto las historias sin los links. Me ilucioné, mi kokoro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *