El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 41: Paseando por la Ciudad Real


Ahora bien, hoy es el día que daré un paseo alrededor de la Ciudad Real. Recibí un mensaje de Mimosa diciendo que ella será capaz de venir, así que he estado esperando con interés.

—… Ojou-sama, ya es hora de hacer los preparativos.

Mientras practicaba yoga en mi lugar habitual, oí la voz de Tanya que venía por detrás. Oh, ya es hora. Y así, me apresuré a tomar una ducha y comencé a prepararme. Porque hoy voy a ir a la ciudad, he cambiado a mi habitual ropa de “Alice”.

—Mimosa-sama ya ha llegado.

—Entonces, por favor, haz que espere en la habitación de al lado. Estaré ahí pronto.

Cuando terminé de prepararme, me dirigí a la habitación contigua a la mía. Aunque el cuarto de al lado también es parte de mi habitación, si el lugar en el que me estaba vistiendo recién, es un espacio privado, entonces el cuarto de al lado se siente como una sala de estar.

—Buenos días, Mimosa. Siento haberte pedido que vinieras tan temprano por la mañana.

—Buenos días, Iris. Oh mi… lo que estás usando te queda muy bien.

—A Mimosa también.

Porque Mimosa también va a ir a la ciudad de incógnito hoy, lo que está vistiendo la hace más dócil de lo usual. Supongo que se podría describir su apariencia actual como la hija de un comerciante.

—Y también, cuando llevo este tipo de ropa, soy Alice.

—¿Qué es eso?

Mimosa parecía estar más fascinada.

—Un alias, es un alias. No es que pueda anunciar mi nombre al público… Así que lo primero que tendría que hacer es cambiar la apariencia, ¿verdad? Cuando te das un alias, da una sensación muy diferente.

¿Cómo debo decir esto?, es una sensación de ser una actriz. Cuando alguien me llama con ese nombre… Me haría entrar más en el papel o algo así.

—Ya veo… Siendo ese es el caso, mi nombre será Misha.

—Entiendo. Pues bien, Misha. Vamos a estar saliendo ahora… O mejor, voy a hacer algunas presentaciones primero. Esta es Tanya, supongo que ya la conoces, y estos dos, Ryle y Dida, servirán como guardias hoy.

Las dos personas que estaban esperando detrás, cuando los presenté, inclinaron ligeramente sus cabezas. Aunque era normal que Ryle lo hiciera, pero Dida suele ser más despreocupado, así que me sentí bastante incómoda.

—Encantado de conocerlos… Sin embargo, he escuchado sus nombres antes, así que no siento que esta sea la primera vez que los conozco. Por favor, cuídenme hoy. Por otro lado, estos dos son mis guardias, Harry y Dan.

Harry y Dan, que estaban de pie junto a Mimosa, hicieron una reverencia respectivamente.

—Harry, Dan. Por favor, trátenme bien.

También saludé a los dos. Harry y Dan tienen una atmósfera de “¡Yo soy un guardia!” alrededor de ellos y se siente algo pesado. Por ahora, ya que están usando ropa sencilla, supongo que no es tan malo.

—Pues entonces, ya que no tenemos mucho tiempo, vamos.

Primero lo primero, nos dirigimos a la cafetería en la Ciudad Real. Aquí, uno puede comer pasteles de chocolate y varios otros postres. Me pregunto cómo lo están haciendo las ventas del té de hierbas.

Cuando di una mirada, parece que está prosperando. Las personas que están haciendo fila parecen haberse formado por largo tiempo. Debido a que hemos mantenido el precio lo más bajo posible, no sólo los aristócratas lo compran, sino también la gente común en la ciudad.

—Ahora, vamos a la fila.

—… Disculpe por ser grosera, Alice-sama. ¿No sería aceptable que use su nombre aquí?

Tanya hizo una propuesta silenciosamente. Todo el mundo probablemente está pensando lo mismo, y los signos de interrogación se iluminaron por encima de sus cabezas.

—Sobre eso, ¿no crees que no habría ningún punto si supieran que estoy aquí? Qué tipo de servicio ofrecen, la calidad de los productos que sacan y cómo tratan a las personas que visitan la tienda; Uno no experimentará estas cosas si no viene uno como huésped. También he incluido cuánto tiempo debemos alinearnos en el horario de hoy.

—Fui demasiado atrevida, por favor, disculpe.

—Misha. Cómo va a ser así, ¿estás bien con caminar y esperar mucho?

—Sí. Cuando uno camina mucho, es agradable que el estómago se sienta más vacío.

—Si ese es el caso, entonces me alegro.

Después de eso, esperamos mucho tiempo antes de que pudiéramos entrar en la tienda… Me pregunto si debo ampliar esta tienda. Pensemos en eso después de mirar su apariencia.

La tienda está dividida en dos secciones, uno de los espacios es para llevar. Y el otro espacio se ha convertido en una cafetería.

Hmmm… Me pregunto si ya es hora de construir una tienda individual para órdenes a pedido. Debido a que ocupa mucho espacio, y sus ventas son casi lo mismo que la tienda de confitería.

Dicho esto, “vamos a comprar algunos para llevar a casa después de terminar de comer”… también hay personas que tienen esas ideas. ¿Debemos mantener la tienda dividida pero moverlos a una tienda más grande? ¿O deberíamos establecer una sucursal? Hmmm, estoy insegura.

—Hola, bienvenidos a nuestra tienda. ¿Para cuanta gente?

—Siete personas.

—Lo siento mucho. Si es aceptable que su grupo se divida en dos, seré capaz de guiarle a sus asientos en seguida.

—Está bien con nosotros.

Y por eso, nos sentaron por separado. Debido a que la otra mesa está relativamente cerca, decidimos dividirlo de esta manera: Mimosa, Ryle, Tanya y yo en una mesa, y Harry, Dida y Dan en otra mesa.

Al principio, quería que Tanya se sentara en la otra mesa para mantener el equilibrio, pero ella expresó su desaprobación. Ella dijo, en realidad sentarme en una mesa diferente de la suya…

Y así, le pregunté si estaría bien que Mimosa y Harry cambiaran de lugar. ¿Y qué si fueran sus guardias? Mimosa dijo que mientras Ryle o Dida estuvieran aquí, estaría tranquila… Por alguna razón, parece que realmente confía en nuestros dos guardias.

Pedí una selección de pasteles, mientras Mimosa pidió el surtido de frutas con salsa de chocolate. Después de que terminamos de ordenar, mientras esperábamos que nuestra orden llegara, Mimosa y yo comenzamos una charla ligera.

El sistema de este café: el camarero vendrá a tomar la orden y lo escribirá en un pedazo de papel, y luego pasará la orden a la cocina. El número de la mesa se escribirá en esa hoja de papel y se pasará al contador que hace la contabilidad.

El número en el papel es el mismo al número de la cuenta de la mesa. Y en cuanto a la cuenta sobre la mesa, su parte de atrás está pintada de blanco.

Cuando todas las órdenes han sido entregadas, usarán la parte blanca, pero si se hace otra orden, la volverán a hacer. Por supuesto, cuando se hace otro pedido, se agregará al papel que se ha pasado al contador antes de que se entregue el pedido… Ése es el tipo de sistema que el café usa.

Debido a que podría ser difícil calcular la cantidad cuando llegue el momento, se introdujo un ábaco. Cuando todavía vivía en Japón… estoy muy contenta de haber aprendido a usar un ábaco en la escuela primaria.

Los empleados estaban desconcertados por él al principio, pero se han acostumbrado a ello, por ahora. Fue bien recibido y su cálculo mental se ha acelerado. No sólo en la cafetería, pero me pregunto si debería ser introducido en la división de escuelas primarias del feudo… pondré esto en consideración.

Mientras pensaba ese tipo de cosas y hablábamos, antes de que lo supiera, nuestra orden había llegado.

—¡Waa… parece delicioso…!

Mimosa parecía encantada solo por mirarlo e inmediatamente comenzó a comer. En cuanto a mí, como Mérida siempre me deja probar sus prototipos o cuando realiza los nuevos productos sin falta, no se siente nuevo para mí. Dicho esto, comerlo aquí en la tienda y comer en la casa da una sensación totalmente diferente.

—… ¡¡Hmm ~!! ¡Sabe bien!

Mimosa lo dijo mientras parecía muy satisfecha. De alguna manera, me hace sentir feliz, como si yo fuera la que está comiendo.

—Estoy feliz, si ese es el caso.

Aunque estaban ocupados y había muchos clientes esperando, su servicio no era descuidado. Estoy realmente feliz de que todos los empleados están trabajando duro.

—Por cierto, ¿por qué decidiste empezar con la cafetería?

Preguntó de pronto Mimosa. Antes de que lo supiera, el plato frente a ella había sido limpiado.

—No tenía ninguna razón en particular por la que decidí venir aquí primero. Es que tienen muy buenas materias primas aquí… eso es todo.

—Sin embargo, se ha convertido en algo muy popular, estoy sorprendida.

—En cuanto a mí, me siento bendecida sólo por estar aquí.

Podría ser natural que Tanya y los demás se sientan así después de crecer en ese tipo de ambiente… realmente se siente como una bendición.

—… Ahora bien, ya es hora de que nos pongamos en marcha.

Después de que terminamos de comer y hablar, pagamos nuestra cuenta y salimos de la tienda.

—Luego, nos dirigiremos a mirar los productos de belleza. Vamos lentamente mientras exploramos la Ciudad Real.

Debido a que hay una gran distancia entre la cafetería y la tienda que vende los productos de belleza, tenemos que caminar por un tiempo. En el camino, no me olvidé de mirar más o menos las tiendas en la ciudad real y los precios de sus artículos.

—… ¿Oh?

De repente, mis pies dejaron de caminar.

— ¿Qué pasa, Alice?

—Justo ahora, pensé que había visto a la señorita Yuri o algo así…

Como la persona desapareció entre la multitud, no pude verla bien. Además, porque siempre se destacó bien en su entorno, no era tan difícil de reconocer… pero antes, pareció que no la acompañaban sus dos o incluso uno de sus seguidores que siempre estaban con ella.

—¿Estás segura de que no te equivocas? No hay manera de que venga aquí sola.

—…Puede que tengas razón.

Me pregunto si es por lo que Mimosa dijo sobre ella el otro día, así como mi conversación con Tanya. Parece que no puedo sacar su existencia de mi cabeza.

Me tranquilicé y me dirigí a la siguiente tienda.

♥ ❤ ♥

                

| Índice |

2 comentarios en “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 41: Paseando por la Ciudad Real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.