El vampiro solo quiere una siesta – Capítulo 73: Gremio comercial

Traducido por Lucy

Editado por Tanuki


Y así, Fumitsuki aceptó guiarnos al gremio comercial.

—Prefiero guiarlas a ustedes de todas formas. Es más divertido caminar juntas que hacerlo sola.

Parece que a la gente de esta cafetería les gusta mucho ayudar a los demás.

De camino al gremio comercial observé el paisaje. En realidad, no podía hacer esto cuando iba en el carruaje.

Había flores plantadas aquí y allá, y había muchos demi-humanos caminando.

Como era de esperar, no había vampiros como yo, ya que era de día, pero seguía habiendo bastantes razas distintas a la humana en comparación con Arlesha.

La República parecía haber sido formada originalmente por muchos países pequeños reunidos, y había mucha gente aquí para hacer turismo. Esa era probablemente la razón.

—Disculpe.

Después de caminar durante decenas de minutos, llegamos al gremio comercial.

Fumitsuki abrió la puerta del edificio con una actitud digna. El lugar era de un estilo japonés, y la puerta del frente era una puerta corrediza.

Cuando entramos, todas las miradas se clavaron en nosotras inmediatamente.

Esos son los ojos de…

Valoración.

A simple vista, parecía que todo el mundo había dirigido su mirada hacia nosotras porque habíamos entrado. A simple vista, eso parecía.

Si su línea de visión convergía en nosotras de esa manera, tendría esa sensación aunque no haya sido su intención. Esa sensación de ser juzgada.

En mi vida anterior, la gente me miraba con los mismos ojos.

—Arge, ¿qué pasa?

—Nada.

Es algo que tuve en el pasado, me sentí nostálgico.

Es un poco diferente de Iris juzgando a los demás.

Ella me miró directamente hablando, así que no oculté nada. Lo declaré con actitud y me sinceré. Ella podría ser un poco como Aoba.

La gente de esta sala no tenía esa mirada.

No creo que sean desagradables. Era obvio que no valgo tanto.

Me había dado cuenta de que nada en mí ha cambiado desde que reencarné. Aunque mi raza sea diferente y me haya convertido en una chica, sigo siendo la misma de antes.

Kuzuha no es consciente de su línea de visión. En cambio, estaba ocupada mirando alrededor de la habitación.

No se separó de mí, pero parecía que estaba interesada en su entorno. Ella estaba moviendo su cola y sus ojos estaban en todas partes.

—Aquí tienes.

Con Fumitsuki siguiéndome, me dirigí al fondo.

Había asientos en el mostrador como los que se veían en una tienda de Soba o en un local de Sushi. Al otro lado había varios hombres charlando en sus asientos.

Un hombre de cabello rubio con barba del mismo color y ojos azules.

Tenía un cuerpo con mucha musculatura por lo que no se podía pensar que sea un comerciante, su ropa es japonesa. Tenía un aspecto un poco extraño, como si un americano se vistiera como un Yakuza.

—¿Fumitsuki?

Incluso frente a una mujer alta como Fumitsuki, seguía siendo muy grande. Supongo que medía casi dos metros. Debido a que tenía un rostro profundamente tallado, tenía una considerable sensación de intimidación.

Fumitsuki no tenía nada que temer de tal oponente, asintió una vez y sacó el papel de su pecho.

—De mi hermana.

—Ya veo. Lo aceptaré.

Había oído que Satsuki era de confianza, pero ¿aceptarlo sin siquiera comprobar el contenido?

Me pregunto quién es realmente. Debía ser famosa si era tan conocida, debía ser longeva como vampiro.

—¿Qué hay de la dama de allí?

—Ella fue referida aquí por mi hermana. Parece que tiene algo que hacer aquí.

—Encantado de conocerte…, uhm… Macho Mullido Holgado?

—¿Macho mullido holgado?

—Oh, ¿es mejor Gamuchi holgado esponjoso?

—Ambos son interesantes, ¿no?

—No puedo decir si está siendo odiosa o simplemente honesta con estos apodos…

Pensé que el apodo era perfecto para él, con su pelo rubio y suelto y su cuerpo musculoso. La gente a mi alrededor se congeló y se tapó la boca, ¿estaban comiendo algo malo o algo así?

—Soy Shishizaki Kirigiri…, estoy a cargo de la recepción del gremio comercial, ¿qué quiere, señorita?

—Uhm… Zeno… ¿Esta la persona registrada como Zeno Kotobuki aquí?

—Ah, Zeno, es un miembro de aquí, ¿hizo algo?

—Él me ayudó antes, así que me gustaría pagarle como pueda.

En cuanto lo dije, los alrededores se volvieron ruidosos.

Incluso cuando mencionamos que Satsuki nos había remitido, se relajó considerablemente, pero seguían mirándome como siempre.

Pero ahora, en los alrededores, los vendedores ambulantes estaban hablando entre ellos. No podía escuchar todo, pero escuché una conversación desde un mostrador cercano.

—Zeno, bastardo, estás vendiendo cosas escandalosas.

—Oh, hizo algo para vender un favor a una hermosa chica…

—Va a haber una purga más tarde…

—No, supongo que sería mejor tener las semillas de sus negociaciones para sumar lo que ha hecho en sus relaciones con mujeres hasta ahora. El negocio de ese hombre hasta ahora es: roca de sal y especiales, demasiado para mantener.

¡Genios…!

El significado de la conversación era desconocido, pero de alguna manera parecían emocionados.

Como todavía eran comerciantes, parecía que la pérdida de beneficios todavía les preocupaba. Tal vez ese compañero pensaba que Zeno fue un poco extraño al ayudar a una niña que no tenía nada útil como yo.

Mientras se acariciaba el bigote, Shishizaki echó un vistazo a los vendedores ambulantes, luego, volvió a dirigir su vista hacia mí y habló.

—Debe estar en Sakuranomiya, es el pago de cuotas, porque hay mucho tiempo en el plazo, debe haber estado haciendo negocios aquí y allá, pero diría que volverá en una semana. ¿Qué le digo cuando vuelva?

—Gracias. Soy Argento Vampear.

Argento Vampear, no Kuon Ginji.

Es un nombre que creé después de llegar a este mundo. Últimamente no siento casi ninguna molestia cuando me llaman por ese nombre.

Shishizaki escribió mi nombre en el memorándum que tenía a mano y lo dejó a un lado. Después me avisará si Zeno vuelve.

Pareciera que volvería en tres días, así que quizás me pase por allí ese día.

—Bien, entonces, gracias.

—Ah, déjalo en mis manos.

—Si has terminado tus asuntos aquí, ¡vamos a comer algo!

—Eh, pero…

—Está bien. No puedo disfrutar de los bocadillos sola, por favor, sal conmigo un rato.

¿La gente de esa cafetería se volverá pobre si no hago algo al respecto?

Incluso el gerente de esa tienda dice lo mismo que el dependiente.

—¿Está bien?

—Aunque vuelvas pronto, mi hermana no podrá concentrarse en su trabajo.

—Ah, ya veo.

Satsuki es ciertamente una persona que querría venir, pero tiene que prepararse para la tienda. A partir de mañana será indeseable que Futmisuki saliera porque tenía que preparar el funcionamiento de la cafetería de nuevo.

Mientras Fumitsuki no sea atrapada y no le importe, aceptaré su oferta y la seguiré obedientemente.

Vamos a comer un tentempié y a pensar dónde echarnos una siesta.

Esta ciudad está llena de olor a flores. No importa dónde duermas, deberías poder hacerlo cómodamente.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *