No confío en mi hermana gemela – Capítulo 4

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Sus gestos eran diferentes de los que se titulaban cabeza de una familia militar. Se podían ver sus maneras refinadas y suaves en sus hábitos de conversación. La gente era como loros charlando junto a Ian con sus plumas artificiales. Uno podría describirlo como un pavo real.

Emitía el sentimiento como si fuera la única persona en este mundo. Por eso muchas de las mujeres parecían lamentables a su lado.

Un fondo con inmensa autoridad, junto con una apariencia que daba una impresión favorable y una personalidad que hacía que las mujeres confiaran en él, lo convertían en objeto de envidia. Sin embargo, debido a que era gay, la atención de todos se dirigió hacia el hombre que hablaba a mi lado: Barrett

—Hoy también estás muy encantadora, señorita Laurentia. La última vez que me invitaste a la mansión no parecías estar bien. Parece que hoy te encuentras mejor.

Es por ti que no me siento bien, de hecho. Sería genial si te perdieras.

Si hubiera perdido el control de mis nervios o me hubiera distraído, esas palabras se habrían escapado de mi boca. Para evitar decirlo en voz alta, me obligué a pensar en otra cosa de forma repetitiva.

—Estoy administrando —respondí sin mirar su rostro a diferencia de lo que un noble haría normalmente. Como si fuera un bastardo o alguien que no aprendió modales, lo rechacé sin la cortesía que uno tendría como noble.

Sin modales, uno no puede vivir en este mundo aristocrático debido a la reacción violenta que recibiría. Barrett era un noble de un fondo increíblemente poderoso. Todos estaban concentrados en nuestra conversación.

Sin embargo, a pesar de que ese era el caso, las palabras delicadas no salieron de mis labios. Seguí pensando que sería genial si se fuera antes de que comenzara a brotar maldiciones.

—Ja, jaja… Parece que la condición corporal de la señorita Laurentia tampoco está bien hoy.

—Estoy en deuda con alguien por eso.

Al oír mi voz escalofriante, Barrett cerró la boca. No importaba qué tan buena fuera la máscara que usara, todavía era basura. Esto no cambiará.

—Señorita.

—Si no hay más palabras que quieras decir, me iré primero.

Tenía la sensación de que Barrett me siguió después de dejar mi asiento. A toda prisa, atravesé la multitud de nobles y salí. Ya no quería estar en el mismo espacio que él.

Originalmente, no me gustaba mucho participar en fiestas. Ya era agotador interactuar con personas con una sonrisa falsa para obtener conexiones para mi negocio. No quería hacer más esfuerzos para mantener las apariencias. Incluso si era una fiesta agradable, siempre sentía que estaba trabajando.

Sin embargo, había venido a la fiesta del duque Veridian para rechazar al marqués Acpencia, pero debido a que continuamente me hablaba, el plan fracasó.

Las familias Aztane y Acpencia habían acordado este matrimonio hace mucho tiempo, pero ahora todos se habían enterado. Habían pasado cuatro días desde que Barrett llegó a la mansión, pero era ahora se difundieron rumores gracias a alguien de boca floja: el marqués mismo. Quería eliminar mis relaciones con él conversando con otros nobles, pero no pude porque él seguía hablando conmigo.

¿Quién coquetearía con la chica a la que el marqués de Acpencia tenía en la mira, arriesgándose a vivir resentidos por la corte? Otros hombres evitaron tener conversaciones conmigo.

Era consciente de lo horrible que era Barrett debido al hecho de que otros hombres me evitaban por miedo.

—¡No hay forma de que esto funcione, maldita sea!

Han pasado cuatro días desde que llegué al pasado. Pensé que podría cambiar mi destino, pero todavía estaba atada a Barrett. Su codicia posesiva se centró sobre mí. Para ser honesta, no era yo, sino las posesiones que tenía la familia Aztane.

Era un personaje que tenía mucha codicia. Si absorbiera todas las posesiones de la familia Aztane, sería lo suficientemente próspero como para convertirse en duque. En realidad, había usado a mi hermana menor para hacerlo.

Pero ahora todo era diferente. Había una oportunidad para deshacerme de él y protegerme a mí y a mi familia.

Por eso necesitaba poder. El poder de deshacerse del contrato sin tener miedo de la familia Acpencia. Necesitaba ese tipo de poder.

Sin embargo, en esta tierra, no había muchos que pudieran ignorar a la familia Acpencia.

—Veridian, Safeldric y la familia imperial.

Para empezar, el actual príncipe heredero era un aliado cercano de Barrett. Entonces, rechazado.

La familia Safeldric ahora solo tenía cuatro hijas. Entonces, rechazado también.

El último era el jefe de la familia Veridian, Ian.

—… ¿Qué curso debo tomar para persuadir a un hombre homosexual?

Incluyéndome a mí misma, no habría posibilidad incluso para la mayor belleza del continente. A él le gustaban los hombres.

Sin embargo, su libertinaje podía ser inesperadamente útil. Si tuviera que apoyar sus fondos, podría estar bajo su protección.

No, antes de eso, las posesiones de la familia Veridian debían secarse. No importaba cuán pródigo pudiera ser, todavía eran nombrados como una familia ducal. ¿Cuánto era su presupuesto anual? Ni siquiera podía imaginar la cantidad.

Así que consideré que era imposible establecer un contrato basado en dinero.

Después de debatir esto o aquello, mi única opción era elegir otra familia marquesa pero…

Si tuviera que mirar a mis candidatos, en su mayoría eran hombres mucho mayores que yo, o niños muy pequeños. No puedo encontrar ninguno de mi edad, no importaba cuán duro busque.

Respiré profundamente mientras paseaba por el jardín pensando; podía escuchar que alguien me llamaba por detrás.

Una voz que te pondrá la piel de gallina con solo escucharla. Arrugué la cara y giré la cabeza hacia la figura de Barrett que se acercaba rápidamente.

—¡Señorita Laurentia! ¡Entonces estaba aquí!

La imagen de él gritando mi nombre con breves respiros no era honesta. No había sudor en la cara del hombre que supuestamente estaba sin aliento.

Después de ser condicionada para detectar una cara mentirosa, no caería en su actuación.

Lo miré con ojos patéticos y me di la vuelta. No valía la pena tener una conversación. Si hacía esto, él debería comprender y perderse.

Sin embargo, era más persistente de lo que pensaba.

—¡Señorita, por favor espérame!

Barrett gritó alto y claro, a diferencia de alguien que estaba sin aliento. No me iba a engañar para dejar de moverme por su voz y capacidad pulmonar.

Me fui como si no pudiera escucharlo, pero Barrett me siguió y agarró violentamente mi muñeca.

—¡Te dije que dejaras de moverte!

—¡Aaaah!

¡Es realmente doloroso! ¿Dónde en este mundo encontrarías a alguien que agarre la muñeca de una persona de este modo? 

Lo fulminé con la mirada después de mirar mi muñeca que estaba dolorosamente agarrada.

—¿Qué hace, marqués? ¡Suéltame!

—No puedo hacer eso. Desde el principio, has estado actuando como si no pudieras escuchar nada de lo que digo. Necesito saber la razón por la que me ignoras.

—Nunca hice tal cosa. ¡Déjame ir rápidamente! ¡Es doloroso!

—¡Por favor, dime la razón!

Mi cuerpo comenzó a tambalearse en respuesta a la acción de él sacudiendo bruscamente mi muñeca. No importaba cuán delgado era Barrett, el yo que nunca había entrenado no podía vencerlo en términos de fuerza.

—¿Cuál es tu razón para ignorarme?

¿Estás preguntando porque no lo sabes, bastardo basura? ¡Tuviste una aventura con mi hermana y me traicionaste! 

Esas palabras se me subieron a la garganta. Sin embargo, si lo dijera, claramente parecería que me había vuelto loca, así que me mordí los labios y lo fulminé con la mirada.

—Estas no son las acciones de un caballero. Por favor, déjame ir.

—Si me dices la razón, te dejaré ir. Porque, ¿no huirías una vez que te suelte?

Sus reacciones eran rápidas. Era incómodo ver a Barrett actuar cortésmente con una máscara puesta a pesar de la ira que podía estar sintiendo. Era consciente que su verdadera naturaleza era cuando me dijo fríamente que me perdiera y se rio de mi desgracia.

—¡Por favor, responde!

—¡Aaah!

Me mareé cuando agarró mi otra muñeca y me sacudió. No hubiera venido aquí si hubiera sabido que sería atrapada por la única persona que no quería ver o conocer. Como estaba oscuro, nadie vendría a ayudarme sin importar cuánto gritara.

—Señori…

—¿Qué es esto? ¿Están teniendo una pelea de amantes en el jardín de otra persona?

Giré la cabeza hacia la voz del hombre que habló por encima de la voz de Barrett. Una voz que escuché por primera vez. ¿Quién era este?

—¿Oh? ¿A quién tenemos aquí? ¿La vizcondesa Aztane y el marqués Acpencia que están enamorados hasta el punto de la muerte? ¿Qué están haciendo aquí? ¿Una conversación privada? ¿O… una relación más avanzada que eso?

El hombre que había aparecido era el anfitrión de la velada, el archiduque Ian Veridian.

¿Por qué está este hombre aquí…? No, antes de eso, ¿qué?

—¡¿Qué… qué estás diciendo ?! ¿A quién dices que amo hasta la muerte?

—Oh, ¿eso no es correcto? Porque eso es lo que todos decían. Además, los dos estuvieron juntos durante toda la fiesta. Cualquiera pensaría de esta manera.

Tropezó como si estuviera borracho. Al escuchar su voz y ver sus ojos lúcidos, entendí que actuaba así a propósito.

Había actuado borracho para intervenir en la situación. En la fiesta, había mostrado una apariencia perfecta, pero ahora comenzó a tropezar.

¡Cielos! Ahora no es el momento de pensar en esto.

—¡Por favor, ayúdame!

—¿Huh? ¿Ayudarte? ¿Estás en una situación peligrosa en este momento?

—¡Es peligroso!

—¿Para quién?

—¡Para mí!

—Ah, ¿es así? No lo sé.

¿No lo sabes? ¿Es así?

—¡Por favor, ayúdame!

—Señorita, ¿qué estás diciendo ahora…?

—Entonces, ¿necesitas ayuda?

Evadí la mano de Barrett que trató de cubrir mi boca y asentí. Este chico, con una sonrisa divertida que decía que entendía, extendió su mano.

¿Para qué es esta mano?

Con una cara extraordinariamente desvergonzada, habló.

—Soy una persona bastante cara.

¿Qué dijo este tipo justo ahora?

Al ver su acción que no se ajustaba al estado de ánimo, lo miré sin comprender. Incluso Barrett sintió lo mismo…

Ian miró inexpresivamente su mano extendida. Me observó e inclinó la cabeza.

—¿No la quieres? Si no quieres, está bien.

¿Qué rayos…? Al verlo alejarse, rápidamente dije algo. No, mientras intentaba decir algo, Barrett me tapó la boca y solo pude dejar escapar ruidos amortiguados.

¡Solo déjame ir! 

Barrett me había sujetado mientras luchaba por salir y abrió la boca para decir palabras despreciables.

—¡Laurentia! ¿Vas a seguir actuando de esta manera? Si sigues así experimentarás desgracia…

Verlo riéndose suavemente hizo que me pusiera febril. No podía replicar al bastardo del que no podía escapar, y odiaba a la yo que tontamente se había enamorado de él.

—¡Mmmm!

Pateé su pie con todas mis fuerzas. Apunté su espinilla con mi tacón afilado y él gritó, sostuvo su lesión y saltó.

—¡Aaaaaaah!

Qué horrible grito. Le queda bien. 

No pude encontrar la manera de escapar ya que él todavía se aferraba a mí mientras ambos caíamos al suelo.

—¡Esta maldita zorra!

Me agarró del pelo cuando me levanté rápidamente para alejarme.

—¡Aaaah!

—¿Basura, cómo te atreves a pegarme?

¡Sentí que me arrancarían el pelo! Barrett sonrió tortuosamente cuando me vio agarrar mi cabello para evitar la tensión.

Sentí como su mano bajaba lentamente por mi espalda para sostener mi costado. En ese momento, escalofríos atravesaron mi cuerpo. Tener ratones y bichos arrastrándose por todo mi cuerpo sería mejor que esto.

—Deberías arreglar firmemente tus acciones desde hoy.

Cerré los ojos cuando vi su mano subir para golpearme.

—Ah, podría ser que…

La mano de mi cadera ya no subía. Ian que se había ido sin preocuparse había regresado y hablado. Luego me miró sin comprender mientras lentamente abría la boca.

—Puedo bajar un poco el precio, ¿tienes alguna idea?

En serio, ¡este chico!

—No me importa el precio, ¡ayúdame! ¡Te pagaré!

—¿Es así?

| Índice |

3 thoughts on “No confío en mi hermana gemela – Capítulo 4

Responder a Ana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *