Juego otome yandere – Vol 3 – Capítulo 16

Traducido por Devany

Editado por Sakuya

Corregido por YukiroSaori


Esa noche, tuve un sueño.

Te maldigo. 

Con aquellas persistentes palabras resonando en mi cabeza, era imposible disfrutar de un sueño agradable. Inevitablemente, lo que tuve fue una pesadilla.

En ese sueño, “Lycoris Radiata” era una mujer repulsiva que se había vuelto loca de celos.

Aun sí Wolf repitiera incansablemente las palabras: “Por favor, confía en mí”. Aunque Lily, derramando lágrimas dijera:

—Nunca te traicionaría. 

Incluso cuando esas serias palabras bastaron para hacerme doler el pecho al contemplar tal escena, “Lycoris” nunca creyó en ellas.

—Qué crueles. ¡Te amaba! ¡Confié en ti!  

Con tales palabras llenas de traición, no hizo nada más que culpar a la pareja.

Para vengarse de esos dos, “Lycoris” hizo todo lo que se le ocurrió. No le importaba nada, no le importó sufrir en el trayecto, mucho menos le importó no solo lastimarlos a ambos, sino a todos los que la rodeaban.

Si no podía tenerlo, quería destruirlo lo más cruelmente posible. No podía permitir un futuro donde ellos fueran felices sin ella.

A pesar de que, con el tiempo, terminó alejando a todos de su lado, “Lycoris” nunca lo admitiría. Al final, ella nunca amó a nadie. Nunca confió en nadie.

Incluso después de despertarme, durante varios minutos, permanecí abrumada por la sorpresa.

—Eso no es. Yo… no haría eso. Definitivamente no lo haré. Estoy diciendo la verdad, realmente…

Me puse de pie sobre la cama, y continúe susurrando, sin saber exactamente con quién me estaba excusando.

Se supone que al despertar de un sueño te sientes aliviado, o eso escuché. Si es un buen sueño sentirás que fue genial haber tenido un sueño tan agradable. En caso de una pesadilla, es normal pensar que es genial que algo tan espantoso no es real.

Pero en este momento, pensé que todo eso era mentira. Al menos, con respecto a este mal sueño en particular.

Volví a tener un sueño.

En ese sueño, me encontraba jugando el juego real. La ruta de Wolf.

Jugué con el objetivo de conseguir el verdadero final. El grado de dificultad era lo suficientemente alto como para que siempre tuviera que evitar cometer un error en las elecciones, pero, como era una historia comparativamente feliz, incluso en el juego, era mi favorita.

Debido a su odio hacia las mujeres, en un principio tenía una mirada adusta y perpetua. El discurso y la conducta del Wolf en el juego y del Wolf actual eran demasiado diferentes. Tal vez fue porque parecía que se estaba esforzando demasiado en aparentar algo que no era, o porque parecía que estaba levantando un muro para protegerse, sentí que no podía dejarlo solo.

Pero, al ir profundizando la relación con él, gradualmente se fue manifestando su verdadero ser.

Superaríamos juntos el trauma que lo afligía. Cuando lo vi hablando de su difunto padre, sentí como si mi corazón fuera a ser arrancado. Y así, la historia se iba acercando hasta llegar a un final feliz. Donde el escenario final, del otro lado de mi pantalla, los amantes (Lily y Wolf) se sonrieron alegremente e intercambiaron un beso.

—Soy una tonta —murmuré, cuando volví en mi. Siento que mi corazón estaría destrozado si no lo hubiera atribuido a un delirio salvaje e idiota.

Así que decidí, ahora sí muy segura, que no me quedaría dormida de nuevo.

Aun así, cuando mi resolución era tan firme, cerca del amanecer, tuve otro sueño.

Ese sueño fue más corto y aterrador que los anteriores.

Una mujer soltera estaba ahí de pie. Cabello largo y oscuro. Ojos morados. Aunque hermosa, su expresión, de alguna manera, era fría.

No recordaba haberla visto antes, pero sentía que la conocía.

—Pobre niña.

Su voz, una que no se supone que deba conocer, resonó. Una voz muy parecida a la mía.

—Nunca serás capaz de amar realmente a alguien. Eres mi hija, definitivamente eres igual a mí. Rota. Somos un linaje que se vuelve loco de celos.

Ella extendió una mano hacia mis mejillas. Esa mano, que estaba viciosamente fría, me aseguró que no era parte del mundo de los vivos.

—No debes enamorarte de nadie. Después de todo, eso acabará conduciendo a su desgracia… y a la tuya.

—¡Basta! —grité—. ¡Madre, detente!

Con el sonido de ese grito, volví en mí. Cubierto de un pesado sudor, el vestido de noche que se aferraba a mi piel se sentía incómodo.

Más que eso, fue aterrador el hecho de que sentí como si la niebla negra se aferrara a mi cuerpo. Considerando la causa de las pesadillas, ¿no era esto evidentemente la “maldición”?

Aunque ayer recibí el diagnóstico del médico, que descartó daño alguno, no logró darme tranquilidad. Eso es porque Gift era un genio raro, incluso en el juego, la verdadera naturaleza de su niebla negra nunca fue descubierta al final.

Jadeé, levantándome de la cama.

¡Wolf!

Me preocupa que Wolf se haya expuesto a la niebla negra al protegerme.

Me dirigí hacia el dormitorio masculino a toda prisa, pero al final no pude reunirme con Wolf. Después de todo, él mismo se negó firmemente a reunirse conmigo.

Devany
El capítulo de hoy fue más corto pero igual de intenso… que le habrá pasado a Wolf 🙁

| Índice |

9 thoughts on “Juego otome yandere – Vol 3 – Capítulo 16

  1. UsagiKotomi says:

    Muchas gracias por el capítulo 💙
    Todos los que quedaron expuestos a esa niebla van a enloquecer… el despertar de los yanderes se acerca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *