Actor de Reparto Masculino – Capítulo 25 – Arco 3: Fantasía Occidental

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Cuando Sui Yuan sintió que su daga penetraba el pecho de Osmund y vio que estaba a punto de cortarle el cuello, ¡casi le dió un ataque al corazón!

Por suerte, se las arregló para detenerse a tiempo, resultando en una pequeña herida. En estos pocos minutos de inmovilidad, auto-inducida, Sui Yuan hizo acopio de su sensatez y recuperó su alma[1] antes de que ésta ascendiera. Tan pronto como logra confiar, nuevamente, en sí mismo para funcionar normalmente, salta hacia atrás, colocando tanta distancia entre ellos como sea posible. ¡El casi matar al protagonista masculino es una experiencia demasiado aterradora! ¡Siente que podría tener pesadillas toda la semana!

Sólo después de calmar su corazón palpitante, con gran dificultad, es que se pregunta qué debería decir ahora. Por temor a que el hombre se dé cuenta de que algo no va bien con él y comience otra pelea, decide lanzar una última y despiadada línea, antes de retirarse de la escena, lleno de impaciencia por finalizar este arco de la historia, tan pronto como sea posible.

— ¡Nadred! ¡Sé que todavía recuerdas! ¡Sé que aún albergas sentimientos por Osmund! ¡¿Estoy en lo cierto?! —La abatida voz de Aurora le dice desde atrás, ocasionando que Sui Yuan se tambalee y casi caiga de bruces, al no estar preparado mentalmente para escuchar esas palabras. Lágrimas de sangre bajan por su rostro, agiliza el paso y desaparece rápidamente.

¡¿Qué sentimientos albergo hacia Osmund?! ¡¿No matarlo equivale a que me gusta?! ¡¿Qué clase de lógica es esa?! Sui Yuan, realmente, quiere caer de rodillas ante la protagonista femenina, ah.

—Para bien o para mal, al menos te las arreglaste para finalmente deshacerte de esa escoria —5237 lo consuela complacido —en cuanto a que alguien o algo te guste, espera a que se enfrenten un par de veces de acuerdo a la trama, entonces, este rumor definitivamente desaparecerá.

Supongo —suspira largo y tendido, rezando por que todo salga bien, antes de empezar a reflexionar su siguiente movimiento.

Tras absorber la fuente de la oscuridad, no hace falta decirlo una segunda vez, el sufrimiento por el que acaba de pasar es peor que morir. ¡No hay segunda vez! Ahora es un BOSS malvado. Ahora, necesita establecer su Reino Oscuro.

Justo como el personaje original estaba destinado a hacer, Sui Yuan viaja a través de las Tierras Oscuras buscando un lugar adecuado para establecer su cuartel general. Simultáneamente, somete a algunos seres al acecho con los que se topa, enviándolos para que monitoreen a los protagonistas como sus ojos y oídos, asegurándose de que salgan de allí sanos y salvos. Ya que si éstos terminan muertos por haber apuñalado a Osmund, ¡las consecuencias serían inimaginables!

El primer punto de su lista de cosas por hacer avanza sin problemas. Con este formidable poder a su disposición, Sui Yuan conquista fácilmente la totalidad de las Tierras Oscuras. Con eso, su ejército se crea con naturalidad, sus filas se encuentran llenas de plantas, animales y seres humanoides violentos. Después, experimenta el fusionar sus poderes oscuros con el arte de la necromancia, la cual aprendió de forma autodidacta.

Quién sabe cuántos esqueletos y otros seres, tanto grandes como pequeños, han sido enterrados bajo el terreno húmedo de las Tierras Oscuras. Por lo tanto, con tantos cadáveres y esqueletos abandonados, es el lugar perfecto para practicar necromancia. Mientras que ésta resucita a los muertos y les permite moverse libremente, su recién adquirida magia oscura imbuye a estos seres con más poder y fuerza que la del no muerto común, haciendo de ellos, un enemigo intimidante de enfrentar. Sin embargo, como el control sobre su magia oscura no es muy bueno aún, sólo puede controlar alrededor de diez de estos muertos vivientes reforzados al momento. Así, con el fin de practicar y entrenar el control sobre sus nuevos secuaces, Sui Yuan llega a una decisión; que estos diez y pico de seres, construyan casas para él.

Cuando 5237 escucha su declaración, golpea su cabeza contra la pared más cercana durante un par de minutos continuos.

Al manejar a este grupo de no muertos para llevar a cabo estas tareas todos los días, la comprensión y habilidad de Sui Yuan sobre su magia oscura, mejora a pasos agigantados. En la actualidad, el número total de muertos vivientes que puede controlar es de más de cien. Gradualmente, comienza a reunir criaturas de alto nivel, convirtiéndolos en tropas de élite y comandantes de su ejército. En cuanto a su castillo, poco a poco, se está construyendo bajo los esfuerzos colectivos de los no muertos.

Después de completar las preparaciones básicas, planea afilar su espada atacando pueblos y aldeas cercanos. Tal como se describe en el texto original, primero necesita ampliar su territorio. Esta acción obligará a todas las razas a unirse contra un enemigo común: ÉL. Así, mientras la guerra progresa, eventualmente se enfrentará contra los protagonistas por quienes alberga, tanto amor como odio; no, espera, debería ser sólo odio.

En cuanto a si debe o no secuestrar a la heroína, Aurora, por el momento, Sui Yuan decide poner eso en espera. En primer lugar, su personaje no ha desarrollado sentimientos románticos por ella, y en segundo lugar, planea darle a los protagonistas más tiempo para interactuar. Podrían haber avanzado en términos románticos, quién sabe…

Haciendo todo esto a un lado, hay un asunto que le está dando cantidades monumentales de problemas. Aunque Sui Yuan envió a algunas criaturas para que los protegieran mientras abandonaban las Tierras Oscuras, asegurándose de que llegaran sanos y salvos a Ciudad Obsidiana para que se recuperaran, las noticias que llegan a sus oídos son terribles, poniendo fuera de su alcance un sueño tranquilo durante varias noches seguidas.

Estas noticias están relacionadas con el hecho de que él apuñaló a Osmund ese día. Debido a que la daga estaba hecha de oscuridad pura, un fragmento de magia negra penetró en el cuerpo del protagonista masculino cuando éste fue apuñalado en el pecho. A pesar de que el poder natural sagrado del Santo Hijo puede proteger su cuerpo de sucumbir al poder erosivo natural de la magia negra, no puede expulsarla por completo si ésta ha penetrado en el cuerpo. Ahora, Osmund se debilita más y más, precipitándose al borde de la muerte.

Durante estas noches de insomnio, Sui Yuan experimenta episodios de pesadillas; donde el protagonista masculino muere debido a la magia oscura en su cuerpo y al regresar al espacio entre mundos, se encuentra con grandes letras rojas que muestran una puntuación negativa. Siente cómo la inquietud lo carcome incluso antes de recibir esa calificación atroz…

Deseando, de todo corazón, evitar que esta pesadilla se convierta en realidad, decide colarse en secreto en la ciudad y echarle un vistazo a Osmund, eliminar la magia oscura en su cuerpo, para devolverle al mundo un protagonista masculino fuerte y saludable.

Naturalmente, con la fuerza que posee en este momento, no puede dirigir a su ejército, imprudentemente, hacia las puertas principales de Ciudad Obsidiana. Después de todo, esa, es la ciudad más grande que colinda con las Tierras Oscuras y también la que se encuentra a cargo de la seguridad de los pueblos en los alrededores. Con el fin de alejar a la mayoría de las tropas de Ciudad Obsidiana, Sui Yuan dirige a su ejército para asediar algunas de las aldeas aledañas, obligándolos a pedir ayuda a la ciudad. Como tiene un deber que cumplir, las tropas son enviadas como refuerzo para hacer retroceder al ejército oscuro, permitiéndole pasar a través del muro perimetral.

Su plan funcionó de maravilla. Con menos soldados estacionados en la ciudad, logra infiltrarse sin ser detectado, dirigiéndose directamente a la mansión, más específicamente, a la habitación en la que el protagonista está descansando.

El, inhumanamente hermoso, Santo Hijo de la raza Celestial yace inmóvil en la cama, la piel enfermizamente pálida enfatiza su débil condición. Su aliento parece salir en exhalaciones débiles e intermitentes. A pesar de que la herida en su pecho ha sido envuelta en vendas con sumo cuidado, supura sangre de color negro, incesantemente. Claramente, en los últimos días, Osmund ha sido forzado a soportar un intenso dolor.

Consciente del hecho que su compañero de escoria reside en este cuerpo, Sui Yuan se siente un poco culpable. Aunque le desagradan los impedimentos deliberados de éste en las misiones de cada mundo, no lo resiente al punto de odiarlo. Por lo que no puede soportar pensar que Zhao Xihe sufre debido a sus acciones. A pesar de haber terminado luchando para poder escapar de los protagonistas, está herida fue infligida, personalmente, por sus manos, esto hace que su corazón se llene de remordimiento y culpa.

Caminando con lentitud hacia la cama, se queda de pie al borde de la misma y coloca una mano sobre el pecho de Osmund. Cerrando sus ojos, extiende su consciencia para buscar el fragmento de magia oscura en el cuerpo del hombre.

En el corto período de tiempo que estuvieron separados, su control sobre la oscuridad que reside en su interior se ha fortalecido, por lo tanto, le permite realizar este pequeño tratamiento sin ninguna complicación. Con un pequeño movimiento de Sui Yuan, los rastros de magia negra incrustados en los huesos, sangre y carne del protagonista se retiran, condensándose obedientemente en una pequeña esfera debajo de la herida. Con otra orden mental, el globo salió del cuerpo y se detuvo sobre su palma cóncava.

Haciendo un último chequeo rápido, se cerciora de que su colega esté libre de cualquier rastro de magia oscura; tras lo cual, finalmente, exhala profundamente y abre sus ojos. Un rojo opaco se encuentra con un azul claro, el elfo se paraliza.

Superando la sorpresa que esto le ocasionó, Sui Yuan retira su mano, pero su muñeca termina siendo atrapada por Osmund. Quien guía su mano para que descanse nuevamente sobre su pecho; siente el constante y fuerte latido del otro.

—Sabía… que regresarías… —dice Osmund, mostrando una suave sonrisa en su pálido rostro. Un destello de felicidad baila en sus ojos, mientras mira fijamente a Sui Yuan.

Ser observado de forma tan intensa lo hace sentir incómodo. Baja su mirada hacia el pecho del otro, hala con fuerza para separar sus manos unidas, rompiendo fácilmente la unión  entre ambos.

—Sabes por qué lo hice —murmura a su vez, dándole una respuesta vaga. Puesto que su tarea está completa, y el otro ya no corría el peligro de perder la vida, no tiene intenciones de permanecer por más tiempo. Enderezándose para partir, su muñeca es atrapada nuevamente.

Mirando sobre su hombro, sacude firmemente la mano del hombre. El brillo en los ojos de Osmund se apaga, la felicidad se transforma en rechazo y dolor. Al ver esto, Sui Yuan desea agarrarlo por los hombros y sacudirlo vigorosamente, para luego rogarle que no se sumerja tanto en su actuación. Además, si quiere actuar, que lo haga frente a la heroína, ¡ah!

¡Es imposible que el protagonista y el actor de reparto tengan un futuro juntos! Por favor, ¡apiádate de este joven actor!

Ignorando la apariencia alicaída de Osmund, Sui Yuan se apresura a salir de la habitación. El universo, claramente, disfruta el burlarse de él, porque se topa con la protagonista femenina que ha estado de pie afuera de la habitación por quién sabe cuánto tiempo.

Aunque su rostro se ve, aparentemente, calmado, su mirada revela la tristeza que siente por dentro. Evidentemente, lo que ha experimentado la ha hecho madurar rápidamente. Ella no se mueve para defenderse, simplemente, lo observa en silencio. Después de que la mirada de ambos se cruza por un breve segundo, él pasa a su lado sin decir una palabra.

—Aunque no sé por qué insistes en transitar ese camino…Osmund y yo siempre seremos tus compañeros —le dice finalmente.

Sui Yuan toma una pausa, preguntándose si debería conversar con ella o no para mejorar la opinión de ella sobre él.

—También sé que no eres tan insensible como te gustaría hacerle creer a todos, ¿no es así? —Aurora continúa con un tono inusualmente ligero pero seguro —piensas que no lo sabemos, pero lo entendemos.

Se gira para mirarla, su rostro expresa desconcierto.

—Osmund y yo estábamos gravemente heridos, sin posibilidad de defendernos de haber sido atacados. Ser capaces de dejar las Tierras Oscuras sanos y salvos fue debido a que nos protegiste desde las sombras, ¿cierto? —Las comisuras de su boca se elevaron ligeramente formando una tenue sonrisa, temerosa de destruir este momento de paz poco natural —siempre estabas preocupado por nosotros, monitoreándonos desde lejos. Que es como llegaste a saber de la condición crítica de Osmund. No deseas verlo sufrir y, absolutamente, no puedes soportar el verlo morir. Te preocupas tanto por él que no te importa arriesgarte al punto de poder ser capturado por infiltrarte en Ciudad Obsidiana. Lo entiendo todo.

Sui Yuan abre su boca para replicar pero la cierra de nuevo, ya que se encuentra perdido. Aparentemente…todo lo que Aurora ha dicho, hasta el momento, es cierto. Pero lo interpretó mal, ¡ah!

¡Por favor, no lo deduzcas de la forma que creas conveniente!

—Cree lo que quieras…sólo espero que entiendas que ahora vivimos en mundos muy diferentes —Finalmente, Sui Yuan sólo es capaz de lanzar estas heladas frases, antes de disiparse en una nube de niebla negra.

Desplazando su mirada del espacio vacío al interior de la habitación, Aurora suspira cuando ve los ojos opacos de Osmund, fijos en el lugar exacto donde Nardred se encontraba hace unos momentos.


[1] Por lo que entiendo, Sui Yuan fue dominado por la negatividad contenida en la fuente de la oscuridad, lo que hizo que perdiera la consciencia brevemente y luego reaccionara justo antes de asesinar a Zhao Xihe. (o_O) !

Shiro
Adoro cómo Aurora con su subjetividad tergiversa todo. XD

Capítulo 26 ya disponible en la edición 38 de Kovel Times~

| Índice |

2 thoughts on “Actor de Reparto Masculino – Capítulo 25 – Arco 3: Fantasía Occidental

  1. Kate says:

    Gracias por el capitulo amo como todas las protagonistas, creen que Sui Yuan esta enamorado de el, pobrecito el solo quiere una buena nota en los mundos que visita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *