Actor de Reparto Masculino – Capítulo 27 – Arco 3: Fantasía Occidental

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


A pesar de haber sido hecho prisionero, con Osmund allí, el trato que recibe puede ser considerado bueno.

Además de estar atado por las cadenas santas durante su confinamiento, ninguna otra cosa le molesta puesto que, desde hace tiempo, está acostumbrado a las miradas de desprecio dirigidas hacia su persona. Se le permite descansar en una cómoda y acogedora cama, comer buenas comidas y, mientras no sean objetos peligrosos, cualquier otra cosa que solicite le será entregada sin demora.

¡Lo único que le molesta es ser abrazado y besado por Osmund todos los días! Afortunadamente, en el segundo mundo, se acostumbró a este nivel de intimidad, de lo contrario, desde hace mucho, habría perdido la paciencia.

Pero, por supuesto, todavía se lamenta por la trama…

Como lo demuestran los protagonistas, el que se convirtieran en una pareja era algo que existía sólo en su cabeza. Por esta razón, la euforia de Sui Yuan es arrastrada y arrojada cruelmente al abismo. Que, una vez más, sus planes se vean destruidos por este protagonista masculino, hace que sienta un nudo en la garganta.

En este momento, sólo una cosa lo consuela. A pesar de haber tomado la dirección equivocada en el camino y esto lo llevó, directamente, a ciertos puntos de la historia en lugar de recorrer los vías sinuosas, salvo por haberse saltado algunos eventos de la trama, llegó al mismo final del texto original. Encarcelamiento…

En la historia, como Nardred secuestra a la heroína e invade el país más cercano, arrebatando un gran pedazo de tierra, por lo que atrajo el resentimiento de las razas más importantes y la ira del protagonista masculino.

Quien, después de fallar en el rescate de Aurora por su cuenta, señala a Nardred como el enemigo común, sumando a esto su carisma, logra reunir un enorme ejército. Donde esta formidable fuerza se abre paso, masacrando a las fuerzas oscuras, llegando así, al castillo del villano donde se desarrolló un enfrentamiento entre reyes.

Sin embargo, a pesar de lo poderoso que se había vuelto Nardred, no era rival para Osmund. Tras rescatar a la heroína, éste arrastra al elfo, encadenado, para ser enjuiciado.

Sus crímenes son extremadamente graves, por lo que, naturalmente, lo que le espera es la muerte. Sin embargo, antes de ser ejecutado debe ser purificado, para evitar que su alma regrese como un lich siniestro[1].

Pero, antes de que esto finalice, Nardred apostó todo lo que tenía en un último intento de escape, no queriendo renunciar a la oportunidad de sobrevivir. Sin embargo, es decapitado limpiamente por Osmund, quien todo el tiempo mantuvo su guardia en alto, esperando a que el villano hiciera su movimiento. Al final, el BOSS malvado, tuvo un final apropiado. Esta escena final de Nardred, es el rayo de luz que alumbra a Sui Yuan en la oscuridad.

Incluso si Osmund no tiene planeado asesinarlo, después del proceso de purificación, como el villano que es, él no está dispuesto a que le quiten todo lo que ha logrado ganar hasta ahora, ¿verdad? Por lo tanto, definitivamente, debe escenificar su resistencia remanente y, durante ese corto período de tiempo, forzar la mano de Osmund. De este modo, ¡el suspenso en el clímax de la trama se desarrollará a la perfección!

Pensando así, las emociones erráticas de Sui Yuan se calman. A pesar de que su Reino Oscuro no se ha expandido lo suficiente, y falló en secuestrar a la heroína, la trama principal de la historia sigue en marcha. Así que, tiene que asegurarse de que la escena de su muerte no se descarrile. Todavía está a tiempo de obtener, el puntaje positivo mínimo… ¿cierto?

Sui Yuan siente que sus aspiraciones en la vida han disminuido considerablemente…

Durante el viaje de la Ciudad Obsidiana a la capital del reino, los subordinados de Sui Yuan intentaron, una y otra vez, rescatar a su rey. Sin embargo, son vencidos, constantemente, por Osmund y el pequeño grupo de miembros de la raza Celestial bajo su mando. Para el momento en el que el gran grupo llega a la ciudad, Sui Yuan sigue siendo prisionero. El día siguiente, a su arribo a la capital, es el día de su juicio.

Cuando está a punto de entrar en el carro para prisioneros, Aurora, repentinamente, corre hacia él y lo agarra del brazo con fuerza. Él se tensa y se gira, sólo para verla con lágrimas en sus ojos, abrumada por las emociones.

—Lo siento, lo siento mucho, Nardred. Obligándote a soportar tanto sufrimiento…pero, por favor, aguanta un poco más. Definitivamente, estarás bien. Osmund y yo, siempre estaremos a tu lado. Creemos en ti, creemos que sigues siendo bueno y de corazón bondadoso. Por eso, ¡no tienes que preocuparte por lo que otros piensen de ti!

Sui Yuan frunce el ceño, incapaz de entender lo que quiere obtener al decir eso.

—Los demás, nunca me han importado —dice, no pudiendo permanecer callado.

—Eso está bien —Aurora le sonríe de manera suave y amable, haciendo caso omiso a la frialdad e indiferencia en sus palabras. Acercándose, lo abraza con fuerza —regresarás. Estoy segura de que volverás a ser el Nardred con el que viajamos, junto al que luchamos y con el que reímos alegremente. Te esperaremos…

Sui Yuan deja caer su mirada a sus pies, por lo demás, permanece inmóvil, aparentemente insensible, incluso ante la feroz resolución del abrazo emocional de Aurora. Esto continúa por quién sabe cuánto tiempo, antes de que los guardias, viendo que se demoraban en exceso, los separaron impacientemente, para luego empujar al elfo dentro del vehículo.

Una vez que atravesaron las puertas de la capital, finalmente entiende por qué la heroína se veía tan angustiada.

Como el BOSS malvado que es, ha ordenado la muerte de un sinfín de inocentes, ha matado a muchos “soldados de la justicia” y ha destruido innumerables hogares. Naturalmente, sus acciones han provocado la ira y la furia de los ciudadanos. Llenando ambos lados de la carretera, lo bombardean con maldiciones.

Atado por las cadenas santas, es incapaz de resistirse, siendo sólo capaz de alzar su barbilla de forma altiva, soportando el insulto verbal. Sus ojos escarlata se estrechan, mientras echan chispas venenosas, el desprecio que se aprecia en ellos es afilado como una navaja. Si las miradas mataran, todos los ciudadanos de aquí estarían muertos.

Con músculos tensos y una sonrisa de suficiencia adornando sus labios, Sui Yuan verdaderamente se asemeja a una pantera salvaje. Habiéndose sumergido en el rol de BOSS malvado durante un largo periodo de tiempo, tiene una firme comprensión de las expresiones que un villano necesita endosar.

Desfilar, como un prisionero, por las calles en la víspera de su sentencia es algo que todo gobernante ama hacer. Por un lado, funciona como una declaración de su victoria, hacia el público y, por el otro, le da al pueblo un objeto sobre el que descargar sus emociones para evitar la implicación de un gobernante incompetente.

Observando en silencio el texto original, descubre que después de esta caótica escena, todo regresará a su calma habitual. Mientras continúe recorriendo el camino correcto, no hay necesidad de temer nada.

Es sólo que…junto a su carro y montando un unicornio, el rostro de Osmund es extremadamente frío, sin rastros de su habitual naturaleza amable, haciendo que Sui Yuan ansíe recordarle, constantemente, que no actúe de forma impropia.

Probablemente, suponiendo que sólo maldecirlo no es suficiente, piedras, vegetales podridos y objetos similares, comienzan a ser lanzados contra la carreta.[2] Inconscientemente, quiere evadir lo que le lanzan, pero después de darse cuenta de que el espacio es demasiado estrecho para hacerlo, deja de tomarse la molestia. Sólo permanece frío e indiferente. A pesar de haber sido derrotado, pisoteado y sufrido abuso, sigo siendo alguien orgulloso e inflexible. ¡Este es el porte adecuado y digno de un BOSS malvado!

— ¡Basta! —Una voz, llena de agonía y dolor resuena, y la visión de Sui Yuan es cubierta abruptamente de blanco. Seguido de esto, es llevado hacia un abrazo, y escondido bajo túnicas blancas.

El Santo Hijo de la raza Celestial, tiene al elfo oscuro en sus brazos, usando su cuerpo como escudo para obstruir el humillante ataque. La prenda, originalmente, blanca es, rápidamente, manchada con barro y basura, pero éste no se inmuta en lo más mínimo, permaneciendo firme como una pared, protegiendo a la persona en sus brazos.

Por un momento, una expresión de sorpresa se logra ver en el rostro de aspecto frágil del elfo, para luego regresar al estado apático y frío. Levanta su cabeza, pero una mano, en la parte posterior de ésta, lo presiona gentilmente, haciendo que su frente descanse contra el pecho de Osmund.

Conmocionados por este espectáculo, un silencio sofocado y lleno de desconcierto se arraiga en la multitud. Todo brazo levantado con la intención de lanzar algo a la carreta es bajado lentamente.

El Santo Hijo de la raza Celestial es su tesoro, las palabras no son suficientes para expresar el respeto y amor que sienten hacia él. Proveyendo ayuda desinteresada a quien la requiera, extendiendo su gracia a cada rincón de la tierra. Gentil y cálido, noble y honorable…en los corazones de la gente común, es un Dios viviente. Y hoy, esta misma persona usó su cuerpo como escudo para proteger a un ser maligno, abandonando su dignidad por el elfo.

— ¿Qué está pasando? ¿Por qué Lord Osmund…? —Conversaciones susurradas comienzan a surgir de la masa reunida, llenas de duda, preocupación y pánico.

—He oído que este elfo malvado era el amante de Lord Osmund, antes de sucumbir a la oscuridad…

— ¡Cielo Santo! ¡¿Cómo es posible?! ¡Lord Osmund nunca se enamoraría de una existencia tan vil!

—Pero viendo esta escena, ¡¿quién puede decir que este rumor es falso?

—Se dice que este elfo también ama a Lord Osmund. La razón por la que fue capturado se debe a este persistente afecto. Lord Osmund se usó a sí mismo como carnada para atraer al elfo, forzándolo a someterse a la purificación, sacrificando a su amor…

—Quizás, el elfo también es una víctima. Después de todo, la fuente de la oscuridad borra la personalidad original de la víctima. No creo que Lord Osmund ame a un ser genuinamente malvado…

—Incluso aunque no sea naturalmente malvado, y sólo estuviese siendo controlado por la oscuridad, sus subordinados ya han reclamado la vida de innumerables personas. No hay otra alternativa. ¡Una deuda de sangre debe ser pagada con sangre!

—Wuu…pobre Lord Osmund… ¿Cómo puede soportar algo así…?

Como un elfo con un oído naturalmente agudo, las orejas puntiagudas de Sui Yuan tiemblan débilmente, el rostro, escondido en el pecho de Osmund, se llena de líneas negras[3].

En realidad, siento que deberías estar acostumbrado a este tipo de situación —le dice 5237.

Incluso estando acostumbrado, todavía me hace sentir una inmensa preocupación… —le contesta Sui Yuan.

—En, entiendo…


[1] En la fantasía moderna, un liche (o lich) es una especie de no muerto, resultado de la transformación en la que un mago poderoso se transforma a sí mismo en un Lich mediante hechizos o rituales para alcanzar la inmortalidad.

[2] Imagino que se ve como algo así:

[3] Algo como esto:

Shiro
Pues Sui Yuan sí que debería irse acostumbrando a estos malentendidos ya que seguirán ocurriendo. ┐( ̄ヮ ̄)┌

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *