Apagar las Luces – Capítulo 11 (III)

Traducido por Nidhogg

Editado por Sakuya


—Oh, Dios mío ¿cómo puedes hacerme esto? —Pensó que Dios siempre había estado de su lado, pero esta vez lo trató de traicionar. No, no. El único que lo había traicionado ha sido él mismo. Al no reconocer las buenas intenciones de Dios y, en su propia arrogancia, lo había decepcionado.

¿Quizás fue una de las disposiciones de Dios el que él estuviera parado ahí en ese momento? Sí, podría serlo. No, ciertamente lo fue. De otra manera, no habría habido forma en que saliera en medio de la filmación y terminara presenciando semejante escena en medio de la calle.

Cuando Vick vio a Haley corriendo por la calle hacia los ladrones, tuvo una premonición.

Algo. Veré algo asombroso. Todos sus sentidos se detuvieron por una razón. Como un sexto sentido que solo los genios pueden sentir.

Justo como esperaba. Haley pateó con precisión la mano del ladrón y atrapó el arma, que voló por el aire. ¡Oh, joder! Vick sintió la piel de gallina en su columna vertebral. Click, Mason apuntó el arma al flacucho y habló como una mala persona, mientras se reía. Fue bastante impresionante verlo golpear la parte posterior de la cabeza del tipo. Sus movimientos, perfectamente agudos, no tenían precedentes, algo que nunca había visto que hicieran, ni siquiera los directores de películas de artes marciales.

¿Qué es esto? Los hombros de Vick se estremecieron por la emoción. Miró duramente a Melisa, que gritaba, esperando que se callara y luego, regresó su mirada a Haley.

Cuando uno de los tipos sonrió y dijo “Esa es un arma vacía.” Vick tragó saliva en seco. Uno contra tres, incluso si Raynoah, quien estaba parado a un lado con una expresión fría, lo ayudara, seguiría siendo dos contra tres. Era una situación en la que debería ayudarlos o llamar a alguien más, pero Vick no se movió ni un centímetro.

Conteniendo la respiración, tenía curiosidad acerca de cómo Haley saldría de esa situación. ¿Qué vas a hacer con esa pistola vacía, Haley? Vick siguió mirando, como si se tratara de una emocionante escena de alguna película, con sus puños sudorosos y apretados con fuerza. Haley dijo sonriendo “¿En serio?” y entonces ¡Bang! Escuchó un disparo.

Los ojos de Vick se abrieron con sorpresa mientras los miraba. A lo que Haley le había disparado había sido la manga del tipo gordo, que estaba intentando sacar un cuchillo de su bolsillo. No estaba seguro de si fue a propósito, pero no solo le había disparado a la manga, si no que en un instante cargó de nuevo el arma y disparó al mango del cuchillo en el suelo. El cuchillo voló como una daga giratoria y fue a parar cerca de los pies de Vick.

Haley no se inmutó, ni una sola vez. Cargó el arma de inmediato y le apuntó a la cabeza del tipo delgado, como si nada hubiera sucedido.

Dios……

Vick sintió como si la palabra “Dios” estuviera saliendo de su boca de manera involuntaria. Escalofriante, Vick abrazó sus propios hombros y se estremeció.

Haley sonrió burlonamente al tipo que le estaba apuntando con el arma. Con esa bonita cara, sonrió como el bastardo más despreciable en el mundo; Vick le miró, con sus ojos bien abiertos.

“He matado antes. Muchas veces” La expresión de Haley cuando susurró aquello, no era visible. Pero los ojos del tipo delgado, que lo escuchó, temblaron y se estremecieron. Vick podía imaginar la expresión de Haley por aquellos ojos aterrorizados y la imagen lo tenía emocionado.

Esa era una escena en su película. Eso era “Real”, la película que tenía que filmar. Sintió como si el título “Real”, que inventó sin pensar demasiado, había sido dispuesto por Dios. Oh, Dios.

Vick sintió que eso era el destino.

Caminó hacia Haley. Pequeños ángeles daban vueltas sobre ellos. Felicidades, la mejor película de su vida, jackpot, sonó la fanfarria de la alegría. Incluso podía sentir un halo justo tras Haley. Esto es mío. Se sentía desesperado por el hecho de que otros directores pudieran averiguar acerca de Haley y se lo arrebataran. Las razones de por qué no debería usar a Haley como personaje principal se desenrollaban como un papel higiénico, pero Vick lo volvió a enrollar, lo puso en el tacho de la basura y lo quemó.

Vick hizo lo mejor que pudo para parecer menos loco y dominar su expresión antes de tomar las manos de Haley quien solo estaba ahí de pie.

— ¡Haley! ¡Oh, Haley! —El director le llamó con voz temblorosa. Mason frunció ligeramente el ceño y retrocedió medio paso. Había algo extrañamente desagradable en todo eso, pero el director avanzó nuevamente y le llamó de nuevo, haciéndolo más incómodo. — ¡Haley!

Su expresión era pura emoción, como un hombre declarándose, Mason sintió escalofríos y se encogió de hombros. Ah, supongo que no soy gay después de todo. Incluso teniendo ese aterrador pensamiento, el director le tomó ambas manos firmemente.

— ¿No harías un jackpot conmigo?

Preguntó el director emocionado, como si dijera “¿Te gustaría hacer un bebé conmigo?” y Mason lo miró desconcertado. — ¿Perdón? —Melisa, quien estaba de pie a cierta distancia, lloraba y luchaba frenéticamente como si quisiera atacarlos, pero su manager la arrastró hacia el auto. Incluso en medio de todo eso, el director seguía mirando solamente a Mason.

—Filmemos una película ¿qué piensas? bien ¿verdad? —Preguntó con sus ojos brillando y Mason frunció el ceño. ¿Qué pasa con este tipo? ¿Comió algo en mal estado?

— ¿De qué está hablando? ¿No acabamos de terminar de filmar?

—Ah, sí. Sí. De hecho, estábamos filmando. Estoy hablando de que, mientras estás en ello ¿por qué no hacemos las escenas más largas? —El director estaba emocionado. —Haremos las escenas más largas e iremos con más personajes geniales ¿qué te parece?

— ¿Por qué?

¿Por qué haría eso? Se preguntó Mason con una expresión de descontento. Hacer las escenas más largas significaba que tomaría más de un día y Mason conocía muy bien esa técnica. Su superior de Zii, Beretta, ese hijo de puta, siempre hacía eso. “Mason, hay un trabajo que se terminará dentro una semana ¿quieres hacerlo? Esta vez es muy simple ¿Mason? Confías en mí ¿verdad, Mason?” Vick era aterradoramente similar a ese desagradable bastardo. En poco tiempo, le convencerían para que aceptara: “Quizás, podría hacerlo solo esta vez” y pronto se vería obligado a pensar “Joder, no de nuevo”.

— ¿Por qué? ¿No quieres? Te gustará, con un personaje genial te convertiremos en una gran estrella y a mí, en un hombre rico ¿Si?

— ¿Gran actor? ¿Rico?

Maso entrecerró sus ojos y miró a Vick, quien hablaba exactamente como Beretta. Entonces, Vick gritó. — ¡Si! — En tono confiado y sacó su celular. —Oh ¿dónde está tu manager? ¿Ese tipo gordo que me mira con ojos brillantes? No… ¿servirá si hablo con tu agencia? ¿Cuál es el número?

—Oye, espera un minuto.

En la agencia de Haley, Haley era el jefe y Tony el único empleado. Mason se sentía mareado y el director llamó a otro sitio.

—Hola ¿Gloria? Envía al manager de Haley aquí inmediatamente. Estamos justo al otro lado de la calle. Sí, detén el rodaje.

Vick estaba ardiendo en pasión, así que inmediatamente entró en acción. Mason intentó interrumpirlo. — ¿Director? ¿Hola? Disculpe. — ¿Llamar a Tony y detener el rodaje? Era obvio lo que pensaría. Solo pensar en el pobre Tony, mirando cuidadosamente alrededor y corriendo a su lado, le dio dolor de cabeza.

El director colgó el teléfono y lo volvió a poner en el bolsillo. Entonces, empezó a hablar en serio.

—Entonces, ya que el mayor inversor está aquí, hablemos apropiadamente ¿Si? —Dijo mientras miraba a Noah, quien estaba de pie ahí, con mirada indiferente. Noah había estado observando la plática con diversión y sonrió una vez recibió la atención del director.

—No lo sé. No es por lo que vine aquí. —Noah miró el fino reloj de cuero en su muñeca. —Si quiere hablar conmigo, por favor, haga una cita, señor Procter.

Noah sonrió gentilmente, pero se lo dijo al director con firmeza, quien, a su vez, frunció el ceño como si hubiera sido golpeado por un balde de agua fría mientras estaba de buen humor.

—Hey, discúlpame. ¿No estamos hablando de la persona que salvó tu vida?

—No, um, Director. —No salvé su vida… Mason se apresuró para detenerlo. Él más o menos había interferido en los asuntos de otra persona en vez de salvar su vida.

Noah se rio en la parte de “salvó tu vida” y dijo. —De cualquier forma, acerca de la película, por favor escribe un nuevo informe y envíalo a mi secretaria. Dime cómo harás una película en la cual Haley Lusk tendrá un papel protagónico, el cómo la película tendrá éxito y pagaré los costos de producción.

—Ah… ¿Escribir un informe? —El director preguntó con una sonrisa y Noah sonrió de vuelta.

— ¿Quién sabe? Honestamente, pienso que es una locura, pero al menos puedo escucharlo.

El director le sonrió a Noah, quien sonreía educadamente. Sabiendo lo loco que era lo que estaba a punto de hacer y comprendiéndolo, Noah le había dado una respuesta bastante positiva.

—……

Estaban hablando de él, pero, extrañamente, no lograba encontrar un modo de unirse. Mason vislumbró a lo lejos a Tony, corriendo hacia ellos con una expresión aterrorizada. Tenía una expresión como si estuviera pensando “¿Qué demonios hizo ahora? Por supuesto, se metió en problemas otra vez. La amnesia es solo una enfermedad, no una cura que lo solucione todo. Fue un buen sueño, aunque duró poco.” El director se acercó a Tony, listo para arrodillarse en el suelo y pedir perdón, incluso si no sabía lo que Mason había hecho.

Mason vio a Vick hablando con Tony con un aire de importancia, mientras sostenía sus hombros, y se giró para mirar a Noah, quien, por otra parte, había estado evitando su mirada hasta ahora.

—Um, ¿dijiste que tenías algunos asuntos conmigo?

¿Qué asuntos podría tener Noah conmigo? Mason se preguntó con cautela y Noah sonrió con sus ojos ligeramente curvados. Mason pensó que, bajo sus párpados, los ojos de Noah parecían fríos. Su mirada lentamente viajó desde su cabeza a sus pies y Mason rodó los ojos.

—Tenía algunos asuntos contigo…

Noah se detuvo por un momento e inclinó su cabeza mientras miraba a Mason. Le miró fijamente a los ojos, como si buscara algo, ocasionando que Mason frunciera el ceño. Entonces sonrió inescrutablemente.

—Es todo por hoy. Me temo que he perdido mucho tiempo debido a un alboroto innecesario. —Dijo Noah mientras miraba su reloj y, efectivamente, una limusina negra se detuvo a un costado de la calle como si le hubiera estado esperando. La puerta del vehículo se abrió y Phil, usando un traje de color azul marino, salió y permaneció ahí. Noah entrecerró sus ojos cansado y rio, logrando que Mason desviara rápidamente la mirada, después de haber mirado sus labios. La saliva se juntó en su boca y se deslizó por su garganta.

—Nos vemos… la próxima vez.

— ¿Eh?

¿Verlo la próxima vez? Mason parpadeó ante la trivial despedida y Noah sonrió con sus ojos medio cerrados. Poco después, caminó hacia Phil, quien esperaba por él, y subió al vehículo.

Mason permaneció mirando su espalda, como si estuviera hechizado. Hasta que Tony se hubo desmayado después de hablar con el director y tuvo que atraparlo.

| Índice |

2 thoughts on “Apagar las Luces – Capítulo 11 (III)

  1. Lirio Alicia says:

    Jujuju Mason ya estás atrayendo mucha atención
    de Noah 🤣🤣🤣🤣🤣
    Debb-sama muchas gracias por patrocinar la droga 😆😆😆😆
    Gracias por la droga 😆😆😆😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *