Apagar las Luces – Capítulo 13 (II)

Traducido por Nidhogg

Editado por Sakuya


Poco después de que Noah dejara el salón de banquetes, la gente comenzó a beber como loca, ya fuera porque él iba a pagar por todo o porque habitualmente eran de esa manera. Y no solo champaña, incluso licores extremadamente costosos comenzaron a llegar a las mesas y, al final, todos estaban tomando bebidas como Royal Salute, Macallan y Glenfiddich.

La gente en la industria del cine era realmente aterradora. Mason pensaba que cuando tu superior te decía “chicos, ordenen lo que quieran”, usualmente significaba, “ordenen lo más baratos y coman muy poco”. Sin embargo, aquí la atmósfera era de pura festividad y de “vamos a beber algo que jamás podríamos comprar con nuestro propio dinero”.

La productora Gloria e incluso el educado y extrovertido Chase, estaban bebiendo con emoción.

Vick, quien estaba bebiendo una o dos copas de champán, ni siquiera pudo saborear el costoso alcohol y acabó muy borracho. Caminaba tambaleándose, por lo que cayó sobre una mesa y derramó las bebidas.

—……

Mason, quien estaba de pie a un costado pensando “Uh, eso luce bastante inseguro”, terminó oliendo fuertemente a alcohol, a pesar de que no bebió Macallan o, siquiera, una copa de champán.

Vick cayó, empujando la mesa, todas las copas sobre esta, cayeron sobre él.

Mason, quien había llegado vestido de gala y ahora estaba empapado en champán desde el pecho hasta la cintura, miró a Vick. Pero Vick ya no estaba en su sano juicio. Ni siquiera se disculpó. Solo se arrastró debajo de la mesa como si no supiera si era humano o insecto.

Mason miró a Vick, quien estaba en el lugar perfecto para ser pisado o jugar con las piernas de las personas y, luego, miró alrededor.

Caminó hacia la productora Gloria, quien siempre había cuidado de él, y le dijo —No creo que Vick esté en su sano juicio… —Ella bajó su copa y miró a Mason.

—Ese chico nunca está en su sano juicio.

—…Eso es cierto, pero…

Mason observó su mirada perdida, deseando que solo estuviera cansada, pero ella dijo de manera honesta —Solo deshazte de él, ese tipo. —y tomó de nuevo su copa.

Mason intentó encontrar en el salón de fiestas a quien entregarle a Vick, pero no pudo dar con nadie. Todos estaban bebiendo como locos a excepción de él.

Todos bebían como si no hubiera mañana, peor que los mercenarios que, de hecho, podían morir cualquier día. Mason los miró con respeto y llamó a Vick, quien permanecía debajo de la mea.

No quiso salir, así que Mason lo tomó del cabello y lo jaló.

—Ughh… —Vick gimió y fue sacado.

Mason hizo que Vick, quien era mucho más pesado, se pusiera de pie y se recargara en él antes de caminar hacia el elevador en el que se había montado Noah hace un momento.

Sus ropas estaban ligeramente húmedas y el olor a alcohol era fuerte. Arrastrar a Vick unos diez metros lo empapó en sudor.

—Si hubiera sabido que esto pasaría, también habría bebido.

Habría sido mejor si hubiera dejado ir su consciencia, pero ya era demasiado tarde para arrepentirse.

Presionó el botón del elevador y mientras esperaban, Vick murmuró en un gemido. —Gran éxito… gran éxito… mi gran éxito… —Mason pensó que en serio quería abandonarlo e irse, pero solo suspiró.

¡Ding! Ante el sonido de la llegada del elevador, Mason sostuvo a Vick y levantó la cabeza. Se congeló justo en ese momento.

Sintió como si su corazón se detuviera.

Dentro del elevador estaban Aaron y Ashley, de pie ahí, disfrazados. Usaban pelucas, sombreros, gafas y pecas. Como estaban usando dientes postizos frontales exagerados, lucían como personas completamente diferentes, pero Mason estaba totalmente seguro.

Eran ellos.

♦ ♦ ♦

— ¿No vas a subir?

Preguntó Aaron mientras lo miraba.

—Ah… perdón. Por nuestro olor a alcohol.

Pese a que su mente estaba en pánico, su boca escupió una excusa creible. Mason tragó, con su garganta seca, cargó a Vick y entró.

Dio dos pasos dentro del elevador que se sentía largo y estrecho. Mason hizo que Vick se apoyara de un lado y rodó los ojos cuando lo hizo sobre él.

Aaron y Ashley.

Tan pronto como vio a Aaron, como era muy raro en él, el cerebro de Mason dejó de funcionar como si se hubiera evaporado. Su corazón que se había detenido, había empezado a latir muy rápido.

Era una reacción natural cuando te encontrabas con el hombre que te había matado.

Mason sintió que su cuerpo se tensaba, al encontrarse con esas dos personas inesperadas en un lugar mucho más inesperado. Era difícil de decir si su cuerpo temblaba por el miedo o la rabia.

Mason contuvo el aliento y controló su expresión. Sintió que automáticamente cambiaba sus rasgos faciales en una expresión de indiferencia, pero no podía estar seguro. Mason bajó la cabeza, de modo que sus ojos se centraron solo en Vick tanto como le fue posible. Pero sintió una mirada, por lo que levantó la cabeza.

Ashley lo estaba mirando. Debido a esa mirada de “Te conozco”, Mason entró en pánico por un segundo, pero recordó que era Haley ahora y una celebridad, así que sonrió de manera brillante.

Vio el rostro de Ashley sonrojarse ligeramente. Aaron la miró y luego le preguntó a Mason.

— ¿Debería presionarlo por ti?

Él hablaba del botón del elevador. Probable pensó que Mason lucía incómodo debido a Vick, así que puso su mano en los botones.

—Ah. Gracias. Tre…..ce.

Mason notó que el botón del doceavo piso ya había sido presionado. ¿Piso doce? ¿Qué hay en el piso doce? Cuando revisó el diagrama del piso en la pared, decía suites y sala de negocios VIP.

Mason intentó averiguar qué era lo que hacían. Ashley y Aaron no deberían estar paseando en ese momento. No estaba seguro respecto a Aaron, pero especialmente Ashley. Comparado a intentar encontrar el cuerpo sin identificar de Mason, era natural el concluir que Ashley, quien también había desaparecido, era un objetivo y, por lo tanto, toda el área debería estar plagada de agentes cazándola.

Chicos, podrían ser atrapados incluso en una horrible habitación comiendo pizzas ¿por qué están merodeando de este modo?

Incluso si se disfrazaban, era bastante fácil distinguirlos para las personas que los conocían. Probablemente lo sabían y por eso se veían bastante tensos. ¿Cuál era su asunto en este hotel? No había manera que estuvieran tratando de conseguir un lugar para quedarse. No en un lugar lleno de CCTV como este.

¿Qué están haciendo? En serio. La cabeza de Mason rápidamente comenzó a trabajar.

—……

Alguien vino a la mente de Mason, pero no tenía sentido.

Noveno piso, décimo piso, onceavo piso… El elevador subió hasta su piso y Mason, mordiendo sus labios, de repente se giró hacia Vick, a quien sostenía, y preguntó — ¿Qué dijiste? ¿Tan de repente? ¿Un baño? No, espera. No seas así, director. ¡No puedes hacerlo aquí! —Mason sacudió a Vick con desesperación, gritando, y Vick, quien se estaba quedando dormido, gimió un “Ughh…..” y se sacudió dolorosamente.

Tan pronto como el elevador llegó al piso 12 y las puertas se abrieron, incluso antes de que alguien dijera algo, Mason arrastró a Vick y salió, delante de Ashley y Aaron, diciendo — ¡Ah, no el grande! ¿No tienes algo de decencia y orgullo como adulto? —Pretendió que dejaba caer a Vick delante del elevador. Durante ese momento, Aaron y Ashley también salieron y se fueron a algún lado. — ¡Director, director! —Mason lo llamó en silencio y prestó atención a sus movimientos.

— ¿Estás seguro de que Raynoah está realmente aquí?

Escuchó a Ashley preguntar a Aaron, con un tono de molestia. Mason, quien pretendía abofetear a Vick, se sobresaltó.

¿Buscan a Noah? ¿Por qué?

Mason los miró y al mismo tiempo, vio a un hombre mayor y a Noah, saliendo desde la sala.

—…

Mason miró a Aaron y Ashley de nuevo. No dudaron cuando encontraron a Noah. Mason los vio caminando hacia él con ligero nerviosismo y tragando con sus gargantas secas.

Cuando en el elevador estaba pensando en el por qué esos dos habían venido al hotel, solo una persona vino a su mente.

Noah.

Pero pensó; Es una conclusión apresurada, podría ser cualquiera de las muchas personas que se quedan en el hotel, así que no debe ser Noah”, y dejó de pensar en ello.

Pero esos dos, de hecho, se estaban acercando a Noah.

Parecía que Noah estaba terminando su conversación con el hombre mayor. Se despidió y caminó solo hacia el elevador. Los ojos de Mason vagaron rápidamente y notó que hoy no había guardaespaldas escondidos. Incluso Phil, quien siempre estaba con Noah, no estaba.

Mason mordió sus labios.

Los rostros y ojos de Ashley y Aaron eran peor de lo que pensaba. Podías notar fácilmente que vivir huyendo los tenía completamente agotados. Lo hacían porque fueron tentados por la gran cantidad de dinero, cincuenta millones de dólares, pero en ese momento, no podían hacer nada con ellos. Probablemente, ni siquiera habían logrado abrir la caja fuerte.

Mason recordó cómo apretó el gatillo cuando el último número de la contraseña salía de la boca de Alta y se mordió los labios.

Ellos, quienes estaban siendo perseguidos por Zii sin poder hacer nada, siendo perseguidos hasta una esquina, ahora intentaban reunirse con Noah.

¿Qué debería hacer? ¿Debería dejar que ocurra? Mason estaba atrapado en un conflicto interno.

—…

Mason mordió sus labios. Solo ignorémoslo. ¿No escuché que estaba siendo entrometido durante nuestro último encuentro?  No tengo que interferir. Ni siquiera estoy seguro de que realmente estén intentando secuestrar a Noah y tomarlo como un rehén para resolver su situación o no. 

En realidad, podrían tener algunos asuntos personales con Noah.

Mason ignoró sus labios secos e intentó pensar. Los vio acercarse a Noah y frunció el ceño. Su corazón latía con más fuerza que cuando se había topado con Aaron hace un momento.

¿Ni siquiera sabes lo que está ocurriendo, pero estás intentando interferir, Mason Taylor? ¿Estás loco? Mason se preguntó a sí mismo y en ese momento, Ashley tocó la parte posterior de su cintura, como si estuviera intentando encontrar algo. Ahí era donde ella siempre ponía su arma y, cuando se dio cuenta de eso, Mason se puso de pie.

Mason levantó a Vick, lo empujó dentro del elevador y presiono cualquier el botón de cualquier piso al azar antes de despacharlo. Corrió tan rápido como pudo.

Mierda, después de todo el esfuerzo que he puesto en protegerlo…

Ya había probado la fría muerte que se derramaba del arma, el arma de Aaron, cuando bajó la guardia en el búnker de Alta. No podía dejar que le pasara eso a Noah. No podía permitir que el niño, que había liberado de una maleta de equipaje oscura y dolorosa, sufriera de ese modo.

—Disculpa…

Cuando Ashley trató de hablarle a Noah, Mason agarró a Noa y lo arrastró a toda prisa.

— ¿Haley?

Noah preguntó, sorprendido, pero en lugar de responderle, Mason miró hacia atrás. Una sobresaltada Ashley estaba de pie ahí, como en estado de shock, e hizo contacto visual con Aaron.

—Atrapalo.

Vio a Aaron murmurar y sus pasos se hicieron más rápidos. Ashley gritó algo a Aaron, pero la ignoró y comenzó a correr tras Mason.

Mason escuchó a Noah, molesto. —Hey, tú… —Pero no le prestó atención. Arrastró a Noah con urgencia y buscó dentro de su bolsillo. El número de la habitación que Tony le había dado era definitivamente…

—Número mil doscientos dieciocho.

¡…!

Mason contuvo el aliento ante el número de habitación que aparecía justo frente a sus ojos y rápidamente insertó la tarjeta llave. Abrió la puerta, empujó a Noah dentro, como si lo estuviera secuestrando, y cerró la puerta con fuerza.

Los rostros preocupados de Ashley y Aaron desaparecieron inmediatamente frente a la puerta.

Mason rápidamente puso el seguro e inhaló profundamente. Pensó que se le iba a salir el corazón. Sintió el sudor frío en su espalda y jadeó. Había estado muy cerca, tuvieron mucha suerte. Si el número de la habitación que le había dado Tony no hubiera sido la mil doscientos dieciocho, definitivamente habrían sido atrapados.

Ashley y Aaron, quienes eran mercenarios debidamente entrenados, no eran iguales a los mafiosos con los que se habían topado la última vez. Probablemente no podría haber mantenido a salvo a Noah de ellos.

Mason respiró rápido y trató de escuchar los sonidos que venían desde fuera. Estaba bastante tranquilo, pero podía notar que había una extraña tensión en el ambiente.

¿Qué debería hacer ahora?… Mason estaba limpiando el sudor de su rostro cuando sintió una mirada punzante a su espalda. Levantó la cabeza y se giró.

—…Ah…

Noah, quien había sido arrastrado sin saber nada, lo miraba con frialdad.


[1]  Royal Salute, Macallan y Glenfiddich: Todos son tipos de whiskys que van desde los 20 a los 756 dólares, según el año y maduración.

[2]  CCTV: Abreviación para televisión de circuito cerrado. Son cámaras de seguridad.

| Índice |

7 thoughts on “Apagar las Luces – Capítulo 13 (II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *