Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 26: 00J.

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Ese no fue el final de la diversión, las cosas se estaban volviendo más interesantes.

Después de darle el dinero, el Pecoso Yuan sacó un arma de algún lugar y la puso en la mano de Shi Jin. Dijo persuasivamente:

—Esto es para tu defensa personal. Xiao Yuan, para ser honesto, mis amigos están involucrados en un negocio sucio. Querían que me uniera, pero no estuve de acuerdo. Como resultado, amenazaron despreciablemente a mi familia…

Su tono estaba lleno de vicisitudes de la vida. Mientras hablaba, levantó la mano y se limpió las lágrimas inexistentes de las comisuras de sus ojos.

Shi Jin pensó: ¿Qué coño? ¿Acaso te graduaste de la escuela de teatro? Pero su rostro se llenó de incredulidad y justa indignación. Él dijo:

— ¿Amenazas? ¡Esos no son amigos!

—No es importante, de todos modos no tuve otra opción. Pensé que dejarían ir a mi familia si los ayudaba. ¡No esperaba que planearan matarme en su lugar! Todo es culpa mía, si no hubiera hablado contigo en la estación y quisiera ayudarte a ganar dinero, no me hubieras seguido a esta guarida de lobos…pero también quiero agradecerte. Si no hubieras escuchado su conversación, me temo que ni siquiera sabríamos cómo morimos. Oh, Xiao Yuan, el Hermano Liu realmente lo siente, el Hermano Liu no debería haber tratado de ser amable contigo, de lo contrario no estarías involucrado en este desastre…

El Pecoso Yuan suspiró, su expresión estaba llena de miseria. Agarró las manos de Shi Jin y las frotó con comodidad, ya sea queriendo aprovechar y sobrepasarse un poco, o tratando de representar una escena emocional.

A Shi Jin se le puso la piel de gallina, pero se obligó a aguantar. Sin embargo, no pudo soportarlo por mucho tiempo y agarró las manos del Pecoso Yuan, apretándolas con fuerza. Sus grandes ojos, de aspecto inocente, se llenaron de determinación y aliento, y le dijo con toda la seriedad que podía reunir:

—Hermano Liu, ¡no tenga’ miedo’! ¡Tenemos p’oblemas, llamamo’ a la po’icía! ¡La po’icía atrapará a tus asque’osos amigos!

El Pecoso Yuan se atragantó con la saliva y dejó escapar una tos seca. Quería retroceder, pero sus manos estaban atrapadas en un doloroso agarre, así que sacudió frenéticamente la cabeza y mintió entre dientes.

— ¡No podemos! No sabes, nosotros, mis amigos, estamos protegidos por alguien poderoso, y tienen armas, lo viste tú mismo. ¡Si llamamos a la policía, moriremos aún más rápido!

— ¿E-es verdad? —La determinación en el rostro de Shi Jin desapareció, reemplazada por la apariencia cobarde de la firma “Xiao Yuan”. Aflojando las manos, preguntó con voz aterrorizada: —E-entonces, ¿qué ha’emos, Hermano Liu? ¿Correr? Sí, ¡vamos a correr!

Marcas de dedos cubrían las manos del Pecoso Yuan. Con las cejas crispadas por el dolor, esbozó una sonrisa torcida y respondió:

—Por supuesto que correremos, pero, antes de eso, necesito robar cierta información de mis amigos. Mientras tenga la data, puedo obligarlos a dejar ir a mi familia.

¿La data?

Los ojos de Shi Jin se iluminaron, pero enmascaró la emoción en su mirada, con una expresión temerosa. Dijo débilmente.

—Pero roba’ no está bien…deberíamos llamar a la policía, hay que confía’ en los tíos de la policía…

— ¿Entonces no, confías en mí? —El Pecoso Yuan mostró una expresión de dolor en su rostro y, nuevamente, sacó unos fajos de dinero de Dios sabe dónde. Los empujó a los brazos de Shi Jin y dijo: —Xiao Yuan, ¡eres el único que puede ayudarme! Si llamamos a la policía, matarán a mi familia, ¿tienes el corazón para ver eso? Mi nieto solo tiene un año. ¡Solo un año de edad!

Shi Jin se sorprendió por su exagerada actuación y movimiento de “arrojar dinero como un jefe”. ¿De dónde demonios salió eso? ¡No vi ni un centavo cuando le quité el abrigo antes!

El Pecoso Yuan pensó que Shi Jin se sorprendió al ver tanto dinero a la vez, y su expresión se volvió triste. Tomó la mano de Shi Jin y dijo:

—Xiao Yuan, esto no es robar, ¡es autoprotección! ¡Mientras me ayudes esta vez, te daré el doble de dinero! ¿No dijiste que la pierna de tu hermano está rota y que tenía prisa por casarse con su prometida? Si haces esto, su familia ya no tendrá que preocuparse por el dinero.

Shi Jin fingió vacilar, mordiéndose los labios y golpeándose el pie. Pareció decidir y asintió con determinación.

— ¡Bueno! Hermano Liu, me dice’ como ayuada’te ¡y corremos!

El Pecoso Yuan sonrió aliviado y le tocó la cabeza.

—Buen chico. Xiao Yuan, eres mi estrella de la suerte…

Oh sí, soy tu “estrella de la suerte”, eso es seguro.

Shi Jin lo dejó acariciar su cabeza y esbozó una sonrisa de confianza, sus dientes blancos destellando en la oscuridad.

♦ ♦ ♦

Todavía era antes del amanecer, así que después de que terminaron de planificar, cada uno de ellos ocupó la mitad de la cama y se durmió.

Tal vez, debido a que había algo en su mente, o porque planeaba usar a Shi Jin más tarde, el Pecoso Yuan se portó bien esa noche y no intentó tocar el trasero de Shi Jin nuevamente.

El efecto de la cena drogada aún no había desaparecido y el traficante pronto se durmió. Shi Jin abrió los ojos, encontró el teléfono en miniatura que había escondido en la colcha y le envió un mensaje de texto a Xiang Aoting.

00J: [Lucha interna en Werewolf. El patrocinador de P. Yuan lo engañó con su jefe. El marido escoria y la amante se unieron y planean matar a la esposa legítima.]

Xiang Aoting permaneció mudo después de leer el mensaje de texto de Shi Jin por primera vez.

— ¿Capitán de equipo?

Preguntó un miembro del equipo que estaba sentado al lado de Xiang Aoting y lo vio mirando su teléfono.

Xiang Aoting regresó a sí mismo, pero ignoró la pregunta. Él respondió: [¿Estás en peligro?]

00J: [No. Acepté cooperar con la esposa. Mañana, planeamos robar la evidencia del adulterio. La esposa me sobornó con 80,000 y me dio una pistola.]

Xiang Aoting se quedó sin palabras una vez más.

— ¿Líder?

El miembro del equipo se preguntó, una vez más, acerca de por qué su superior seguía contemplando su teléfono móvil con una expresión tan complicada en su rostro.

Xiang Aoting se calmó e hizo un gesto de que estaba bien. Envió otro mensaje de texto: [Ten cuidado y aún más con los trucos del Pecoso Yuan.]

00J: [Tenga la seguridad, ¡no me comprarán! ¡Las balas recubiertas de azúcar no pueden corromper mi alma!]

Xiang Aoting se cubrió la frente con la mano y trató de recordar cómo solía verse Shi Jin. Cuando cerró los ojos, todo lo que apareció en su mente fue un kiwi que le dirigía una sonrisa de dientes blancos, extrañamente encantador.

♦ ♦ ♦

Los dos hombres se despertaron con el amanecer. La expresión del Pecoso Yuan era sombría, mientras que “Xiao Yuan” era un cobarde como de costumbre. Revisaron el plan que hicieron y confirmaron los detalles, luego, ambos escondieron una pistola en su bolsillo y salieron de la habitación.

El plan era: los dos actuarían como de costumbre y fingirían cooperar con las otras personas, luego, el Pecoso Yuan encontraría la habitación de los malos y se los llevaría mientras Shi Jin entra a hurtadillas para robar la información.

Por supuesto, existe la posibilidad de que uno de los hombres tuviera la data sobre él. Si este fuera el caso, el Pecoso Yuan los distraerá y Shi Jin les haría beber agua drogada, luego, buscaría la información nuevamente. El problema es que era imposible hacer que todos lo bebieran y perdieran la conciencia al mismo tiempo. En caso de que los gángsters noten que algo anda mal, lo que les esperaba al Pecoso Yuan y Shi Jin era una batalla desesperada.

El plan en sí era sencillo, pero había demasiados factores que podían influir en su ejecución. Sin mencionar todos los riesgos que corría Shi Jin: si robaba la información, entonces, el plan del Pecoso Yuan era un éxito; si fallaba, el Pecoso Yuan fingiría ignorancia y acusaría a Shi Jin de ser un espía enemigo que se acercó a él deliberadamente, echándole toda la culpa.

Obviamente, el Pecoso Yuan no le dijo a “Xiao Yuan” esto, era el análisis de Shi Jin.

Shi Jin exclamó en su mente.

—Huh, el Pecoso Yuan es un verdadero villano.

Xiao Si estaba indignado. 【¡Lo es! ¡Se merece ser impotente!】

Una persona y un sistema insultaron al Pecoso Yuan y a todos sus antepasados. Ambos, con la boca sucia al extremo, pero exteriormente, Shi Jin todavía parecía incómodo y tonto, sin revelar ningún defecto.

Fingió ser tímido y mantuvo la cabeza baja, mientras seguía al Pecoso Yuan al primer piso.

A diferencia de la escena de desolación de la noche anterior, la sala central estaba llena de gente. Había alrededor de una docena de hombres y, tres de ellos, estaban sentados a la mesa cuadrada: un hombre musculoso con rasgos indescriptibles y una barba, un hombre flaco con cicatrices en la cara y un hombre corpulento con la cabeza afeitada. Otros estaban sentados en los taburetes de plástico esparcidos por la habitación, por lo que, estaba claro de un vistazo que los tres tenían un estatus más alto.

Cuando el hombre barbudo vio al Pecoso Yuan bajando las escaleras, dijo fríamente:

—Viejo Liu, estamos aquí por negocios, no para divertirnos. No deberías excederte.

— ¿Lo hice? Solo acabo de encontrar a alguien para divertirme. Tienes tan pocas agallas, no es de extrañar que solo seas un pequeño bastardo.

El Pecoso Yuan, con su actitud arrogante habitual todavía en su lugar, demostró que era susceptible de persuadir pero no de coaccionar y se burló del hombre. Levantó una silla restante y se dejó caer, haciendo señas a Shi Jin para que se sentara a su lado.

Esta fue una provocación flagrante y un gran insulto. ¿Permitir que un “juguete” y los superiores de Werewolf se sienten en la misma mesa? No podían considerarlo un asunto pequeño.

El ambiente se puso tenso instantáneamente.

Shi Jin no se movió, o más bien, no pudo moverse debido a la conmoción. Frenéticamente “tocó” a Xiao Si en su mente:

—¡Xiao Si, mira a ese hombre con cicatrices y a ese gordo calvo! ¿No eran estos tipos los que habían secuestrado al “Shi Jin” original en la novela? ¡Echa un vistazo!

Inquieto por su tono, Xiao Si buscó apresuradamente a través de su base de datos y confirmó un momento después, 【¡Son ellos! Uno es apodado “Hermano Daga” y el otro “Jefe Rico”. ¡Te secuestraron, luego te desfiguraron y te cortaron los dedos!】

En el momento en que Shi Jin escuchó a Xiao Si decir esto, su rostro y su mano palpitaron de dolor. Miró a los dos hombres, que parecían ocupar una posición alta en Werewolf y recordó las palabras que el Pecoso Yuan dijo en el auto: “Si esa lista de secuestros que planeamos en el extranjero no se hubiera filtrado hace unos meses, no habríamos tenido que arriesgarnos a volver por una mísera cantidad de dinero.”

¡La lista de secuestros! El nombre original de “Shi Jin” debe estar en él, es decir, ¡mi nombre!

Sintiendo la transpiración en su frente, Shi Jin inclinó la cabeza y se obligó a mover su vista. Estaba emocionado y estupefacto.

—Xiao Si, tenemos que robar la lista de clientes de Werewolf, ¡el nombre del asesino está en ella!

Xiao Si también se agitó y tuvo que obligarse a calmarse antes de responder【¡Está bien! ¡Te ayudaré, JinJin!】

Los otros no estaban al tanto de la situación, así que cuando Shi Jin se congeló e incluso comenzó a sudar, pensaron que la atmósfera lo asustaba. El Pecoso Yuan se sintió infeliz al sentir que Shi Jin lo avergonzaba y el hombre barbudo aprovechó la oportunidad para burlarse de él:

—Viejo Liu, el que elegiste esta vez no parece tener mucho coraje, así que no deberías hacerle las cosas difíciles. Me temo que se mojará los pantalones si lo haces sentarse aqui. Después de todo, el mejor lugar para jugar es una cama.

Cuando las personas presentes en la sala escucharon estas palabras, se echaron a reír.

La cara del Pecoso Yuan estaba tan oscura como las nubes de tormenta. Se burló:

—Desprecias a alguien que traje, bueno, supongo que también me menosprecias. En ese caso, olvidemos todo el asunto. Haga el negocio por sí mismo, esta oportunidad es demasiado buena para el pobre viejo. Simplemente, tomaré mi “juguete” y desapareceré.

Se levantó de su silla y se volvió hacia la puerta.

Cuando dijo eso, los demás dejaron de reír. En cambio, fruncieron el ceño y miraron al Pecoso Yuan con expresiones de enojo. No estaban dispuestos a dejar que él tomara la delantera, pero, al mismo tiempo, no se atrevieron a agravarlo aún más.

—Hermano Wolf, sabes que debemos mostrar toda consideración por el hermano Liu, y aun así bromeaste así. ¿No ves que le molesta? —El gordo de cabeza rapada, apodado “Jefe Rico”, decidió jugar a la paz y se puso de pie. Agarró el brazo del Pecoso Yuan, quien fingió irse, sonrió y trató de suavizar las cosas. —No te enfades, viejo Liu, conoces el temperamento del hermano Wolf. El negocio actual depende de usted, ¿qué haremos, sus hermanos, si se va? Déjalo ir esta vez.

El Pecoso Yuan se detuvo pero no respondió, y su rostro aún estaba sombrío.

El “Jefe Rico” miró al Hermano Daga significativamente, el hombre con cicatrices se levantó, luego empujó a Shi Jin a su silla y dijo:

—Ahora, vamos al grano, hermano Liu, no dejes a tus hermanos en la estacada.

El Pecoso Yuan se burló internamente, pero fingió ablandarse y se sentó con el ceño fruncido. Para darle cara al hermano Daga, le dio un codazo a Shi Jin, indicándole que se levantara.

—Esta vez, puedo ignorarlo, solo espero que no haya una próxima.

Nadie habló y, una vez más, todos toleraron su arrogancia y obstinación.

Debido a esta confrontación, la reunión terminó con una nota agria y todos se dispersaron de mal humor. El Pecoso Yuan llevó a Shi Jin a la cocina para el desayuno, luego, lo llevó de regreso a su habitación y salió.

Shi Jin, una vez más, le pidió a Xiao Si que fortaleciera su audición e intentó escuchar a escondidas, pero fue en vano, no solo había demasiada gente hablando, lo que dificultaba distinguir sus voces, sino que tampoco decían nada útil. No tuvo más remedio que rendirse y esperar obedientemente el regreso del Pecoso Yuan.

El traficante regresó más de una hora después. Le dijo al número de habitación del hermano Wolf y la distribución aproximada de personas en la casa, luego, le enseñó a usar un arma. La acción debía comenzar a la hora de la cena.

Shi Jin asintió, todavía fingiendo ser tímido.

Todos almorzaron en sus habitaciones. Como el Pecoso Yuan comió frente a Shi Jin, estuvo a punto de morir de nuevo. Shi Jin fingió no notar nada.

Shi Jin mató el tiempo hasta la cena. Mientras tanto, Xiang Aoting le envió un mensaje diciendo que él y su equipo ya habían llegado a la vecindad y estaban listos para actuar en cualquier momento. Shi Jin respondió que entendió y le pidió que se quedara quieto por el momento.

A la cena, el Pecoso Yuan se fue solo. Shi Jin no sabía qué método usó, pero reunió a todos los miembros del Hermano Wolf en la sala central, luciendo conspiradores.

Shi Jin aprovechó esta oportunidad para salir de la habitación. Dejó que Xiao Si le diera una serie de beneficios y fue directamente al tercer piso.

Los planos de la planta del segundo y tercer piso eran iguales, por lo que, rápidamente, encontró el número de habitación que el Pecoso Yuan le dijo, pero, como esperaba, la situación difería del plan: había un gran candado colgado en la puerta del hermano Wolf.

Shi Jin dudó por un momento, sopesando entre correr el riesgo de abrir la cerradura y bajar a drogar a todos. Decidiendo probar suerte contra la puerta, sacó un alambre de hierro escondido en su cinturón y lo insertó con cuidado en el ojo de la cerradura.

Con la ayuda de un beneficio, aproximadamente, dos minutos después, la cerradura se abrió con un ligero clic.

Shi Jin estaba tan nervioso que sus palmas sudaban. Le pidió a Xiao Si que verificará la situación en la habitación, luego, retiró el candado y entró a escondidas.

La habitacion del hermano Wolf también era simple, con pocos muebles. Excepto por la ropa arrojada sobre la cama, había un par de bolsas abiertas a sus pies y una sola maleta cerrada.

Debido a que no sabía cuánto duraría la distracción organizada por el Pecoso Yuan, Shi Jin no se atrevió a retrasarse y se concentró en la maleta: era lo único en la habitación que parecía ser un buen escondite.

【¡Espera!】 El grito de Xiao Si detuvo los movimientos de Shi Jin, antes de que lo tocara.

Shi Jin retiró su mano y preguntó nerviosamente:

— ¿Qué pasa? ¿Alguien viene?

【No, pero esta maleta tiene un dispositivo de alarma instalado,】 Xiao Si le advirtió con voz seria. 【Si ingresas una contraseña incorrecta, enviará un alerta al dispositivo conectado.】

Esto hizo que Shi Jin se pusiera feliz y preocupado a la vez. Feliz, porque para colocar una medida de seguridad tan seria significa que algo importante se encontraba dentro. Preocupado, porque solo tenía una oportunidad para desbloquearlo y no tenía ni idea de la contraseña.

Los minutos pasaban uno a uno. Shi Jin no quería perder más tiempo, por lo que buscó otras bolsas, pero no es sorprendente que lo único que encontró fue un montón de ropa sucia. No había nada remotamente útil.

【JinJin, ya han pasado diez minutos. Deberíamos apurarnos.】 La voz de Xiao Si era ansiosa. Estaba mucho más preocupado por Shi Jin que por los datos; si alguien lo descubriera, su vida estaría en peligro.

Shi Jin se limpió el sudor de las manos y apaciguó a su sistema, mientras su cerebro trabajaba furiosamente. De repente, algo le ocurrió.

—Xiao Si, ¿puedes evitar que el sonido salga de la habitación? ¿Aislar temporalmente este espacio?

Xiao Si dijo vacilante: 【Lo intentaré, pero no podré hacer un seguimiento de lo que está sucediendo afuera.】

—Está bien, no debería tomar más de unos minutos.

Los ojos de Shi Jin brillaron. Cuando Xiao Si aisló la habitación, se agachó junto a la maleta y sacó un caramelo de su bolsillo. Roció un poco del polvo blanco que contenía en un pañuelo y, cuidadosamente, frotó el bloqueo de contraseña.

Varias huellas dactilares, grasientas y manchadas, aparecieron en algunos de los números. Shi Jin lanzó un suspiro de alivio y los escribió en un papel aparte, preguntando:

— ¿Cuándo es el cumpleaños del jefe del hermano Wolf? ¿Cuándo fue creado (la organización)? Dame todas las fechas importantes, el día en que la organización lo hizo grande, los cumpleaños de los familiares del Jefe, todo lo que se te ocurra.

Fue cubierto en la información proporcionada por Xiang Aoting. Xiao Si, rápidamente, buscó en su memoria y se los recitó a Shi Jin.

Mientras Shi Jin escuchaba, seguía filtrando y reorganizando los números en su mente. Finalmente, solo quedó la fecha en que Werewolf se volvió autosuficiente. Extendió la mano y presionó los dígitos de acuerdo con la secuencia deducida.

La contraseña ingresada era correcta y el seguro cedió.

Xiao Si, apresuradamente, bajó el escudo de sonido y comprobó la situación afuera. Al darse cuenta de que había una pelea abajo, se puso nervioso e informó a Shi Jin de inmediato.

Shi Jin aceleró el ritmo, hurgando en la variedad de productos ilegales que llenaban la maleta. Después de una búsqueda exhaustiva, encontró dos tarjetas de memoria, un flashdrive y una caja plana del tamaño de una palma. Los escondió en su ropa y cerró la maleta. Lo devolvió a su posición original y volvió a salir en silencio.

Cuando el Pecoso Yuan regresó, Shi Jin ya estaba de vuelta en su habitación, sosteniendo su tarro de pepinillos.

— ¿Lo has encontrado?

El hombre preguntó tenso.

Shi Jin asintió y le mostró la pequeña caja.

—E’to fue todo lo que en’cont’ee. Creo que el di’co e’ta dentro, pero no puedo abri’lo.

Por supuesto, esto era una mentira. Xiao Si escaneó la caja y no contenía más que unas pocas piedras preciosas.

El Pecoso Yuan agarró la caja y la sacudió, escuchando un ruido silencioso; También había un bloqueo de contraseña personalizado en la tapa. Sintiéndose sorprendido y encantado, palmeó a Shi Jin en el hombro y alabó:

—Bien hecho, Xiao Yuan, tenía razón al elegirte.

Shi Jin le dedicó una sonrisa tímida y alegremente le echó agua fría.

—Pero, tenemos que correr más rápido, hermano Liu. Rompí el maletín para saca’o, lo volví a pone’ en su lugar, pero pronto lo van a nota’.

La expresión del traficante cambió. Se metió la caja en el bolsillo y caminó hacia la puerta, la abrió ligeramente y escuchó el ruido de afuera. Dudó por un momento, luego, inclinó la cabeza y le indicó a Shi Jin que lo siguiera.

Shi Jin corrió para alcanzarlo.

Como si nada estuviera mal, los dos hombres salieron de la casa. Cuando pasaron por el pasillo, el guardia nocturno llamó al Pecoso Yuan, pero lo despidió con un gesto impaciente de la mano y llevó a Shi Jin directamente a la camioneta estacionada afuera. Sacó las llaves, abrió la puerta, entró y encendió el auto, todo en un solo respiro. Luego, se apresuró por el camino de la aldea de concreto sin esperar a que Shi Jin entrara, con la intención de dejarlo allí como chivo expiatorio.

La gente de la casa estaba conmocionada. Un momento después, se escuchó un rugido de ira, poco después la ventana del tercer piso se abrió y el Hermano Wolf disparó a la camioneta.

Shi Jin se acostó sensiblemente y tartamudeó, manteniendo su acto de cobarde chico de campo,

— ¡Ellos nos dispara’on, se entera’on! ¿Y aho’a, Hermano Liu?

Sorprendido, el Pecoso Yuan apretó el acelerador con fuerza, haciendo que la camioneta salte hacia adelante y casi chocara contra una zanja. Después de estabilizar el auto, miró por el espejo retrovisor. Al ver a Shi Jin tirado en el asiento trasero, su expresión se volvió incrédula.

— ¿Cómo llegaste aquí?

— ¿Ah, no debería estar? —Shi Jin preguntó, luego, se molestó. — ¿Hermano Liu quería deja’me allí? ¿Queda’me y mori’?

—Por supuesto que no. —El Pecoso Yuan dejó escapar una risa incómoda. Frunció el ceño y pensó mucho, pero no pudo recordar cómo o cuándo entró Shi Jin en el auto. Sintiendo vagamente que algo andaba mal, dijo forzado. —Xiao Yuan, te mueves muy rápido. Yo…estaba un poco sorprendido.

La expresión de Shi Jin dijo “oh, así que es así”, y respondió con timidez:

— ¿No es no’mal? T’abajo en una granja y siemp’e nos piden que t’abajemos muy rápido.

El Pecoso Yuan permaneció en silencio. Bien, pero ¿qué tiene que ver el trabajo agrícola con subir al auto?

De repente, un estruendo sorprendió a los hombres dentro del auto. Una bala estalló a través de la ventana trasera, rozando el cabello de Shi Jin y perforando el volante.

Shi Jin se encogió de terror, agachando la cabeza. El Pecoso Yuan miró por el espejo retrovisor y vio que dos autos negros los estaban alcanzando. Su expresión distorsionada.

— ¡Joder a este puñado de bastardos! ¡El auto que enviaron a recogerme no era a prueba de balas!

¿No es a prueba de balas? Estamos muertos.

Shi Jin se acurrucó para hacerse más pequeño. En medio de la lluvia de balas, desenroscó el tarro de pepinillos y buscó a tientas el teléfono en miniatura, luego, presionó ciegamente los botones y envió: [¡AiUda! ¡Nos etan difpsrando!]

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *