Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 38: Lo Siento.

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


—¿No lo haces? ¿Qué comes, rollitos primavera[1]? ¿Tangyuan[2]? No hay problema, puedo hacerlo.

Shi Jin tiró con fuerza, ejerciendo toda su energía, pero, en este momento, su condición física era demasiado pobre para hacer que Li Jiuzheng se moviera. Al final, se rindió y abrazó el brazo de su hermano. Volvió la cabeza hacia Lian Jun. 

—Jun-shao, quiero llevar al Quinto Hermano con nosotros para el Festival de Primavera, pero no puedo moverlo. Por favor, ayúdame a arrastrarlo de regreso.

El ceño fruncido de Li Jiuzheng se profundizó y apartó el brazo.

La cara de Lian Jun se oscureció. Ignoró a Li Jiuzheng, miró la miserable figura de Shi Jin de arriba abajo y le indicó a Gua Uno que dejara de empujar la silla de ruedas. Recogió la manta de sus rodillas, apoyó los pies en el suelo y se puso de pie. Lentamente, caminó dos pasos hacia adelante, hasta que estuvo al alcance de su mano. Entonces, Lian Jun extendió la mano y jaló al adolescente en sus brazos.

BeeMiracle
Kyaaaa!! O (≧▽≦) O

Shi Jin abrió los ojos con sorpresa.

—Me ocuparé de ti más tarde, solo espera.

La expresión de Lian Jun era melancólica, aunque uno tenía que mirar con fuerza para darse cuenta. Apoyó la cabeza de Shi Jin sobre su hombro y usó su otra mano para envolverlo en la manta, luego, lo envolvió con fuerza en sus brazos. Lian Jun le envió a Li Jiuzheng una mirada helada y caminó con Shi Jin a la silla de ruedas.

Gua Dos y los demás habían rodeado el área sin que nadie lo notara. Ahora, corrieron hacia adelante y aseguraron a Li Jiuzheng.

Shi Jin se dejó llevar, todavía en el abrazo de Lian Jun, respirando su ligero aroma. Estaba completamente atónito.

—¡Lian Jun está caminando! ¡Está caminando! 

Gritó en su mente.

Xiao Si también se estaba volviendo loco: 【¡Darling es más alto que tú! ¡En realidad, es más alto que tú! ¡Eso es genial!】

Se aferró a la ropa de Lian Jun y dijo:

—Xiao Si, ¿qué acabas de decir?

El sistema comenzó y luego jugó zarigüeya[3]. Como Shi Jin, finalmente, estaba a salvo, retiró todos los beneficios, incluidos los que lo protegían del dolor y lo ayudaban a moverse. Era hora de que descansara.

Al segundo siguiente, Shi Jin cerró los ojos y se desmayó en los brazos de Lian Jun. Ni siquiera tuvo tiempo de abrir la boca.

Lian Jun se tambaleó bajo el peso del repentino cuerpo flácido del joven y rápidamente se estabilizó. Miró hacia abajo, para encontrar que Shi Jin se había desmayado, y sus labios se apretaron. Avanzó y lo colocó cuidadosamente en la silla de ruedas vacía.

Gua Uno se acercó rápidamente para ayudarlo. Después de acomodar a Shi Jin, notó el sudor en la frente de Lian Jun, con el rostro pálido por el dolor.

—Jun-shao, tú…

Comenzó, preocupado.

—No es nada. Empuja la silla de ruedas. —Lian Jun lo interrumpió. Su voz sonaba como siempre. Sin embargo, su cuerpo estaba encorvado ligeramente. Pudo mantenerse en pie sólo porque se apoyó en el reposabrazos de la silla de ruedas. Tocó la cara de Shi Jin y, luego, miró por encima del hombro a Li Jiuzheng y le ordenó:

—Tráelo de vuelta. Informa a Shi Weichong que sus dos hermanos han sido encontrados y dígale que vaya al Hospital Militar de Chengdu si quiere encontrarme.

Gua Dos reconoció la orden. Sacó una pistola y apuntó a la espalda de Li Jiuzheng.

—Después de usted, Dr. Li.

Li Jiuzheng lo miró, luego sus ojos se movieron hacia Shi Jin, inconsciente en la silla de ruedas, y Lian Jun, cuya condición, obviamente, no era buena y empeoraba. Componiéndose, caminó obedientemente en la dirección indicada por Gua Dos.

♦ ♦ ♦

Shi Jin se despertó, una vez más, con el olor de los antisépticos. Abrió los ojos y miró a su alrededor. Oh, está vez, había cuatro personas a su lado. Rápidamente, volvió la cabeza, intentando desmayarse nuevamente.

—¿Estás despierto?

La voz de Lian Jun sonó, tranquila y fría.

Efectivamente, aquí vamos.

Shi Jin suspiró y se volvió. Miró a Lian Jun, que estaba sentado más cerca de él, y esbozó una sonrisa halagadora:

—Jun-shao, te ves muy guapo cuando caminas. Hombros anchos, cintura estrecha, piernas largas: tu figura es genial. Es solo que eres demasiado delgado y un poco huesudo para abrazar, tienes que comer más…

Lian Jun, inexpresivo, extendió la mano y le pellizcó la boca.

—Si puedes hablar tanto, significa que ya estás bien.

Se burló.

Shi Jin sintió sudor frío en la espalda. Cerró los ojos y comenzó a toser como si se estuviera sofocando, tratando de mostrar qué tan mal se sentía. Su actuación fue muy exagerada.

Tío Long, que estaba esperando, no pudo soportarlo más. Apartó la mano de Lian Jun y examinó la condición de Shi Jin. Luego, lo alimentó con agua y le advirtió:

—No te muevas más o te abrirás la herida.

Shi Jin, rápidamente, se portó bien. Tomó un sorbo de agua, y su garganta seca y con picazón de inmediato se sintió mucho mejor. Miró a las dos personas que estaban más lejos y gritó:

—Hermano mayor, quinto hermano…

—Descansa por ahora, hablaremos más tarde —dijo Shi Weichong con dulzura. Le dio un codazo a Li Jiuzheng, a su lado, que estaba en silencio.

Li Jiuzheng miró a Shi Jin y dijo rígidamente:

—Lo siento.

Shi Weichong lo miró insatisfecho.

El otro hombre giró la cabeza para evitar su mirada, parecía que no quería hablar más.

Shi Weichong frunció el ceño y comenzó a hablar, pero contuvo sus palabras. Miró a Shi Jin con una expresión de “Ajustaré cuentas más tarde” y arrastró a Li Jiuzheng fuera de la sala.

Shi Jin observó todo el asunto con los ojos muy abiertos.

Lian Jun llegó al final de su paciencia. Pellizcó la mejilla del adolescente y tiró de él hacia sí mismo.

Shi Jin se vio obligado a volver la mirada hacia Lian Jun. Ante su expresión desagradable, se olvidó de sus hermanos de inmediato e intentó explicarse:

—No desobedecí tu orden, simplemente, estaba preocupado por ti. Ese día, iba a echar un vistazo por el vecindario sin involucrarme. Sin embargo, cuando llegué allí, vi que estabas en peligro y me moví sin pensar. No esperaba que el francotirador me atacara. Te llamé justo después de recibir un disparo, pero estaba confundido por el dolor y, desafortunadamente, marqué un número equivocado…

Lian Jun retiró la mano, pero no habló, su rostro aún se veía oscuro.

—Lo siento. Tomaré cualquier castigo que consideres adecuado.

Shi Jin bajó la cabeza. Parecía pálido, débil y bastante lamentable.

Lian Jun quería darle una reprimenda, pero no podía soportarlo, así que solo miró al hombre más joven con el ceño fruncido. Finalmente, él forzó:

—Cuando haces algo mal, te disculpas muy rápido, pero cada vez, te das la vuelta y vuelves a hacer lo mismo. Shi Jin, ¿quieres que te encierre?

BeeMiracle
uff hace calor aquí o solo soy yo?

Shi Jin se aclaró la garganta con torpeza. —No todo el tiempo…

—¿Quieres que te refresque la memoria? —Lian Jun replicó.

¿Qué debo hacer? Mi patrocinador está enojado y parece haber perdido su racionalidad.

Shi Jin cerró la boca y sacó la mano de debajo del edredón para agarrar la de Lian Jun, listo para adularlo.

La mano de Lian Jun estaba en el reposabrazos de la silla de ruedas, no muy lejos del borde de la cama. Sin embargo, Shi Jin tuvo dificultades para alcanzarlo, estaba demasiado débil para reunir fuerzas.

Lian Jun estaba sentado inmóvil, mirando. Cuando la mano de Shi Jin temblaba y estaba a punto de caer, finalmente, la tomó, apretando con fuerza.

—Que no haya una próxima vez.

Shi Jin asintió, poniendo una expresión obediente en su rostro, pero su mano, ciertamente, no era obediente. Ah, ¡suficiente! Él movió su cuerpo más cerca, bajó la mano de Lian Jun y le pellizcó suavemente la pierna. Preguntó con preocupación:

—¿Te duelen las piernas?

Lian Jun se puso rígido, y su expresión, que apenas había disminuido, se volvió oscura nuevamente. Levantó la mano de Shi Jin y la volvió a meter debajo de la colcha.

—Continúa descansando. Debes estar bajo observación por un tiempo más, antes de poder comer, así que ten paciencia con eso —dijo.

¿Eh? Su estado de ánimo era mejor, ¿cómo empeoró de repente?

Molesto, Shi Jin gritó:

—Jun-shao, yo…

Lian Jun le cerró la boca una vez más, mirándolo sin expresión.

—Shi Jin, si no puedes darme una respuesta, no te preocupes por mí, aunque eso no es justo.

Retrayendo su mano, le indicó al tío Long que vigilara al paciente, luego, giró su silla de ruedas y se fue.

Shi Jin no pudo entender sus palabras. Perplejo, levantó la vista hacia el tío Long, sus ojos enviaron una llamada de socorro.

El tío Long se dio unas palmaditas en la frente y dijo:

—No preguntes, solo cállate y duerme.

—Pero…

El tío Long sacó su teléfono, se puso unos auriculares y comenzó a escuchar música.

—Xiao Si, creo que hay un secreto entre tío Long y Lian Jun, pero no quieren que yo lo sepa. 

Su primer informante se negó a cooperar, por lo que no tuvo más remedio que recurrir al segundo, es decir, su sistema.

Xiao Si le jugó una canción de cuna en su mente.

Shi Jin se quedó sin palabras por la indignación. Todavía enojado, realmente se durmió.

♦ ♦ ♦

La próxima vez, Shi Jin descubrió que la persona sentada al lado de la cama era Shi Weichong.

Su hermano lo ayudó a arreglar la ropa de cama. Luego, sirvió un vaso de agua, puso una pajita y se lo acercó a la boca, diciendo suavemente:

—Bebe un poco de agua primero.

Shi Jin tomó un sorbo y miró a su alrededor.

—¿No hay nadie más aquí?

—Están ocupados con otra cosa —respondió Shi Weichong. Levantó la mesa de la cama, recogió el termo de comida en el armario de la mesilla de noche, sacó un plato de gachas y algunos platos de acompañamiento. —Come un poco para calentar tu estómago. Dime si quieres ir al baño, te ayudaré.

Shi Jin resultó herido, pero fue solo una herida en el hombro. Anteriormente, no tenía fuerza debido a la fiebre. Ahora que la temperatura había disminuido y había dormido bien por la noche, recuperó la mayor parte de su energía.

—Está bien. No estoy gravemente herido, puedo ir solo.

Shi Weichong frunció los labios, pero no dijo nada. Lo ayudó a poner la mesa y se sentó al lado de la cama, diciendo:

—Come. Entonces, hablaremos.

Shi Jin suspiró por dentro cuando vio su expresión. Sabiendo que esta conversación era imposible de evitar, con resignación tomó una cuchara.

Después de comer hasta saciarse, la tez del adolescente dejó de estar tan pálida. La cara de Shi Weichong también se veía un poco mejor.

Shi Weichong se levantó y ayudó a Shi Jin a limpiar la mesa, luego, lo acomodó en la cama. Después de luchar internamente con algo, dijo:

—Lian Jun me contó cómo te lastimaste. Eres demasiado imprudente, Xiao Jin.

Shi Jin reconoció sus errores:

—Lo siento, te preocupé.

—No, no tienes que disculparte conmigo. —Shi Weichong lo ayudó a meter la colcha. Después de un momento de silencio, continuó: —Ya he hablado con Jiuzheng, prometió no encontrar más problemas contigo. Fue mi negligencia, no le he prestado mucha atención últimamente. No me di cuenta de que la muerte de su madre lo había llevado a un callejón sin salida. Y tú… no soy un buen hermano, Xiao Jin. Soy yo quien debería disculparse.

Shi Jin frunció el ceño y gritó:

—Hermano Mayor.

—No merezco ser tu hermano mayor. —Shi Weichong miró hacia abajo, con una expresión cansada en su rostro. —Probablemente, no lo sepas… aunque Shi Xingrui abandonó a nuestras madres, también les dio una gran suma de dinero, para criarnos y compensarlas.

Sorprendido, Shi Jin, inconscientemente, se enderezó.

—No se trataba solo de dinero, todas nuestras madres y familias se beneficiaron de los recursos de Shi Xingrui hasta cierto punto. Él invirtió en nosotros como invirtió en el negocio, y no era para nada tacaño… pero eso cambió después de que nacieras. Cuando descubrieron que Shi Xingrui tenía tendencia a darte todos los recursos, nuestras madres realizaron una reunión en secreto. A instancias de nuestras respectivas madres, aprendimos a “apreciar” a nuestro hermano menor. Shi Xingrui comenzó a asignar recursos a nuestras madres en función de lo cerca que estabas de nosotros… era un trato, un trato basado en la comprensión tácita. Yujing, Zhouzhong y yo lo sabíamos, pero Aoting y Jiuzheng no.

Shi Jin lo miró desconcertado. Nunca esperó que el secreto detrás del comportamiento de todos fuera algo así.

Shi Weichong lo miró fijamente a los ojos, como si fuera a ver un reflejo de su propio ‘ser’ despreciable e hipócrita en ellos. Su tono se volvió algo confuso.

—Al principio, éramos niños y simplemente hicimos lo que nos dijeron nuestras madres. Cuando nos hicimos mayores, todos obtuvieron sus propias ideas y actividades, y querían cambiar esta situación enferma, pero yo los detuve.

Shi Jin preguntó:

—¿Por qué?

—Porque, para tomar represalias contra Shi Xingrui, necesitaba estar en buenos términos con él… en mi egoísmo, mi propio interés, até a todos a mi venganza. Te tratamos como una herramienta para acercarnos a Shi Xingrui y continuamos jugando a los ‘buenos hermanos’.

Mientras hablaba, la expresión de Shi Weichong se volvió sombría. Dijo, con un toque de autocrisa.

—Todos pudimos haber sido libres hace mucho tiempo. Cuanto mayor era Shi Xingrui, menos ambicioso se tornaba. Prácticamente, dejó de preocuparse por algo aparte de ti, incluso su compañía. Crecimos y adquirimos suficiente fuerza para mantenernos solos, sin tener que temer ni confiar en el poder de Shi Xingrui por más tiempo. Podríamos habernos separado fácilmente de vivir bajo su sombra, pero los forcé a continuar esta obra. No había forma de que esto terminara bien. Tengo la mayor parte de la culpa de que Jiuzheng se salga de control. Estoy muy contento de que Shi Xingrui muriera antes de hacer mi movimiento, de lo contrario, todos habrían sido arrastrados a una pesadilla aún peor.

El corazón de Shi Jin dio un vuelco.

—¿Qué ibas a hacer si Shi Xingrui no hubiera muerto?

Shi Weichong lo miró a los ojos y pronunció:

—Quitarle todo lo que tenía, dejarlo en el polvo y destruir lo que más apreciaba para que pudiera vivir con dolor por el resto de su vida.

“Lo que más apreciaba”… ¿No era ese el original “Shi Jin?

Shi Jin se recostó en la cama, mirando a su hermano aturdido. Esta fue la primera vez que tuvo un momento de clara comprensión, frente a él, estaba sentado un asesino. Aunque solo sea uno potencial.

El hombre a quien ‘Shi Jin’ consideraba su hermano mayor nunca lo había considerado a ‘él’ como un hermano menor. Shi Jin había pensado que a Shi Weichong, simplemente, no le gustaba su hermano menor, pero aparentemente, no era más que su ilusión.

—Es cierto que Shi Xingrui no te trató bien y abandonó a tus madres, así que puedo entender que quieras vengarte de él, pero el original… ¿pero qué hice mal?

Preguntó, ya no actuando, sino simpatizando genuinamente con “Shi Jin”, sintiendo que todo esto era demasiado injusto para “él”.

Lo único que hizo el “Shi Jin” original fue nacer, y no fue por su propia voluntad. El peor crimen que cometió en su corta vida fue contactar a los antiguos subordinados de Shi Xingrui para causarle problemas a Shi Weichong.

“Él” aún no tenía veinte años cuando murió. Durante los primeros diecisiete años, “vivió” bajo la estricta supervisión de su padre y no hizo nada malo. Ese año, “perdió” a su padre, su rostro, su libertad e hizo el cruel descubrimiento de que su vida feliz hasta ahora, era una ilusión cuidadosamente elaborada. Apenas un adulto, “perdió” incluso su vida.

Aunque ‘él’ podría haber sido malcriado, ignorante y desconsiderado con sus hermanos mayores, además de tener otras fallas, ¿era esto algo que requería que pagara con su vida? Si bien “él” no fue sobresaliente, tampoco fue un horrible hermano menor.

Ante la pregunta de Shi Jin, Shi Weichong se quedó en silencio de nuevo. Luego, extendió la mano para tocar su mejilla y respondió:

—No hiciste nada malo, fui yo quien se equivocó. No merezco ser tu hermano mayor.

Shi Jin evitó su mano, según lo que acababa de decir, todo había sido egoísta y calculado, lo suficiente como para subvertir completamente su comprensión de la situación. Había asumido la identidad original de “Shi Jin” y no podía aceptar la preocupación de Shi Weichong en este momento.

Los ojos de Shi Weichong se atenuaron, su mano se apretó lentamente y volvió a su lado. Se levantó y dijo:

—Descansa… hablaré con Jiuzheng, no volverá a molestarte. Si eliges no reconocerme más como tu hermano, respetaré tu decisión… lo siento, Xiao Jin.

Se detuvo en su lugar por un momento, pero no recibió respuesta de Shi Jin, así que levantó el abrigo de la silla, se dio la vuelta y se fue.

Shi Jin miró la puerta con un humor complicado. Le tomó un tiempo recuperarse, luego, pateó furiosamente la silla y se envolvió en la colcha, cubriéndose la cara.

Xiao Si lo llamó ansiosamente, 【JinJin…】

—Estoy bien. —Shi Jin respondió, su voz amortiguada. —Al final, no soy nada más que un extraño que irrumpió en el caos. Esta es una disputa familiar. No tengo derecho a juzgar… Xiao Si, tal vez, muchas cosas cambiaron debido a mi intrusión. ¿Estaba demasiado preocupado con la barra de progreso?

【No】Xiao Si se opuso. Al verlo tan abatido, no pudo evitar culparse a sí mismo. 【Lo siento, JinJin, soy el que te atrajo a este mundo…】

Shi Jin sacudió la cabeza en silencio y cerró los ojos. Recordó todo lo que había experimentado desde su transmigración y dejó escapar un profundo suspiro.

En poco tiempo, Gua Dos empujó la puerta y entró, reemplazando a Shi Weichong como el observador de Shi Jin.

Shi Jin conversó con él por un momento y descubrió que estaban en el Hospital Militar de Chengdu. Los otros no habían venido a verlo hasta ahora, porque estaban cuidando a Lian Jun, quien también se había enfermado.

Las cejas de Shi Jin se fruncieron, y se sentó, con la intención de levantarse de la cama.

—¿Cómo está?  —Preguntó, ansioso. —Iré a verlo.

—No, Jun-shao ya está dormido. Es solo un resfriado y no tuvo suficiente descanso. Algo de medicina y un poco de sueño, y él estará bien. —Gua Dos lo empujó hacia abajo, dándole una leve palmada en la frente. —Solo se obediente y quédate en la cama para recuperarte. El año acaba de comenzar, ¿no crees que ya hemos tenido suficiente entusiasmo? Mejora rápidamente, o Jun-shao estará fuera de sí lleno de preocupación.

Shi Jin se acostó en la cama, lleno de profundo remordimiento por sus errores. Su cara se arrugó.

—Lo siento, no seré tan impulsivo en el futuro.

Gua Dos no tuvo el corazón para regañarlo de nuevo. En cambio, lo consoló:

—En realidad, está bien, no pienses demasiado. Si no fuera por ti, algunos de nosotros nos habríamos lastimado. Aunque Gua Uno estacionó el auto para que bloqueara la mayoría de los disparos de los francotiradores, había enemigos en la calle. Mientras abrieran fuego, nunca podríamos evitar todas las balas.

—No tienes que consolarme. —Shi Jin dejó escapar un suspiro. Miró fijamente el techo, deprimentemente blanco y preguntó: —Gua Dos, ¿estoy permitiendo que mis emociones afecten mi juicio?

Indefenso, Gua Dos tiró de la colcha para cubrir la cara del adolescente.

—Dije, que dejes de pensar demasiado, estás bien… mejórate pronto. Luego, iremos a cavar cangrejos en la isla.

Shi Jin pensó que estaba siendo ridiculizado. Hizo un puchero, lo sacó de debajo de la colcha y cerró los ojos.

♦ ♦ ♦

Después de esa conversación, Shi Jin no volvió a ver a Shi Weichong.

Según Gua Uno, Shi Weichong todavía estaba en el hospital, y todos los días iba a ver al médico responsable de Shi Jin para preguntarle sobre su condición física; Li Jiuzheng se quedó aquí también. Sin embargo, nunca volvieron a visitarlo.

Shi Jin pensó en todos los giros y vueltas de la trama, miró la barra de progreso que se había reducido a 500 y no trató de encontrarlos.

Al día siguiente, Lian Jun se sintió un poco mejor, así que fue a la sala para acompañar a Shi Jin. Su tez era buena, pero su rostro parecía casi demacrado nuevamente. Shi Jin estaba desconsolado; todo su esfuerzo por poner carne en el cuerpo de Lian Jun fue en vano.

Temeroso de que la estadía prolongada en el hospital afecte negativamente la salud de Lian Jun, Shi Jin cooperó activamente con su tratamiento. En menos de una semana, volvió a ponerse de pie, saltando y clamando para ser dado de alta.

Lian Jun lo obligó a permanecer en el hospital durante siete días, solo permitiéndole ser dado de alta después de asegurarse de que no hubiera problemas. Le preocupaba que la herida recién curada de Shi Jin no pudiera soportar el vuelo, por lo que evitó regresar en avión y tomó un RV[4], preparado para conducir de regreso a la Ciudad B.

La mañana de la partida, Shi Jin compró un plato de dumplings, rollitos primavera y otros alimentos festivos, y lo envió todo al hospital privado de Li Jiuzheng. Esto cumplía su promesa anterior.

Por la tarde, abordaron el RV en la entrada del hospital. Inactivo, Shi Jin miró por la ventana. Por el rabillo del ojo, vio a Shi Weichong y Li Jiuzheng parados uno al lado del otro frente a la tienda de frutas al otro lado de la calle, observando.

Dudó por un momento, inseguro de qué hacer. Finalmente, los saludó con la mano, pronunció un “Adiós” y corrió la cortina.

Realmente, debería haber recordado que no era el “Shi Jin” original. ¿Por qué debería hacer tanto escándalo sobre si estos hermanos estaban actuando? Luchó en este mundo y todo lo que pidió fue vivir bien y eliminar las barras de progreso. Ahora que determinó que era poco probable que los cinco hermanos fueran los asesinos del “Shi Jin” original, no tenía que preocuparse por cuáles eran sus verdaderos sentimientos. Aunque sus factores de supervivencia ganados con tanto esfuerzo desaparecieron, no eran muchos de todos modos, y él tenía su muslo dorado parado a su lado.

Con esto en mente, su vista se dirigió a Lian Jun, que estaba sentado frente a él leyendo. Extendió la mano y presionó el libro, sacando una tableta.

—Jun-shao, juguemos una ronda. Si gano, ayúdame a verificar algo, ¿de acuerdo?

Lian Jun miró la mano que le impedía leer, su mirada se detuvo en las marcas de agujas en sus manos. Bajó el libro y miró a Shi Jin.

—¿Y si pierdes?

Shi Jin sonrió, un poco malvado.

—Entonces, te daré un masaje todos los días. ¡Te digo que soy un maestro masajista, la gente común no puede disfrutar de mis habilidades!

El verdadero “maestro masajista”, Xiao Si: 【Hmph】

Lian Jun miró a Shi Jin. Luego, para sorpresa del adolescente, realmente dejó el libro y dijo:

—Bien.

Engreído, Shi Jin sacó una segunda tableta, cortésmente, abrió la aplicación mahjong y la metió en las manos de Lian Jun.


[1]El rollito primavera, arrollado primavera o chun kun, parecido a la lumpia, es un rollo elaborado de una pasta relleno de diferentes verduras picadas al estilo juliana y algo de carne picada revuelto todo ello.

[2]El tangyuan es un plato chino hecho de harina de arroz glutinoso. La harina se mezcla con una pequeña cantidad de agua para formar bolas, que luego se cocinan en agua hirviendo y se sirven con parte de esta agua en un plato hondo, de la misma forma en que se sirve una sopa.

[3] Se hizo el muerto.

[4] Un vehículo recreativo, a menudo abreviado como RV, es un vehículo motorizado o un remolque que incluye viviendas diseñadas para alojamiento. Los tipos de vehículos recreativos incluyen autocaravanas, caravanas, remolques de quinta rueda y autocaravanas emergentes.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *