Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 52: Sirena

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Lian Jun también miró a Shi Jin, luego, se acercó a su lado y agarró su mano izquierda libre. Apretándola suavemente, lo tranquilizó:

—No te enojes, el traidor no vale la pena. —Su voz era indescriptiblemente tierna.

Shi Jin de inmediato tomó la mano de Lian Jun, sujetándola con fuerza.

Xiao Si chilló sorprendido. De repente, el futuro parecía brillante.

Gua Uno y los demás se volvieron hacia los dos, algunos incluso se inclinaron hacia un lado para ver mejor, y se quedaron mirando sus manos unidas. Sus ojos se agrandaron como si dudaran de lo que veían.

Fue un momento tan tenso, pero las burbujas rosadas parecían flotar en el aire.

Shi Jin, sin embargo, no se dio cuenta de todo. Hizo retroceder a Lian Jun unos pasos y le advirtió con el ceño fruncido:

—Jun-shao, no te acerques demasiado, sospecho que hay un problema con Long Shi.

Se movió para pararse frente a la silla de ruedas, todavía apuntando al traidor.

Long Shi dejó de gritar en el momento en que el adolescente sacó su arma. Después de ver la interacción entre Shi Jin y Lian Jun, su expresión se distorsionó y comenzó a luchar desesperadamente.

—¡Jun-shao! ¿Quién es él? ¿Quién es ese pequeño bastardo que me apunta con un arma? ¿Por qué puede tocarte, por qué?

El rostro de Lian Jun se hundió. Estaba a punto de hablar cuando Shi Jin apretó el gatillo sin ceremonias.

La bala voló, pero su objetivo era la mano de Zuo Yang que sujetaba el brazo de Long Shi.

El líder de Nueve Águilas había estado mirando pensativamente de un lado a otro entre Lian Jun y Shi Jin. Resopló con frialdad y lo esquivó, arrastrando a Long Shi con él.

El disparo destruyó directamente la frágil paz entre los dos bandos. De repente, una gran cantidad de personas se abalanzaron sobre ambas cubiertas, apuntándose con sus armas. La batalla parecía inminente.

La barra de progreso de Lian Jun cayó a 950, justo después de que Long Shi se callara y los dos lados se enfrentaran.

Shi Jin estaba cada vez más convencido de que había algo sospechoso en Long Shi; no se podía permitir que el hombre entrara en contacto con Lian Jun. Recargó el arma, esta vez, apuntó directamente a la cabeza del traidor.

La expresión de Long Shi se volvió aún más terrible. Sus ojos sobre Shi Jin estaban llenos de un odio ardiente. Luchó y trató de gritar, pero Zuo Yang le metió un trozo de tela en la boca.

—Parece que tu pequeño subordinado no quiere que vivas, Lian Jun —Zuo Yang arrastró las palabras. Cogió el cuchillo apuñalado en el brazo de Long Shi y lo sacó de un tirón largo.

La sangre brotó, salpicando la cubierta. Los ojos de Long Shi se abrieron de par en par y gritó, el sonido era amortiguado por la mordaza. Su rostro perdió rápidamente el color.

El tío Long apretó la mandíbula y miró hacia otro lado.

Zuo Yang limpió el cuchillo ensangrentado en la ropa de Long Shi. Miró a Lian Jun medio escondido detrás de Shi Jin y dijo:

—Lian Jun, tienes que pensar con claridad, si dejas que tus subordinados maten a Long Shi, tus piernas nunca mejorarán. Hagamos un trato: lo cambiaré por ese chico y el viejo de allí. Es una ganga, ¿no crees?  —Señaló a Shi Jin y al tío Long con su cuchillo.

Las expresiones de Gua Uno y los demás se volvieron feas. Zuo Yang realmente sabía elegir a las personas: uno era el objeto del afecto de Lian Jun y el otro su médico personal con un conocimiento detallado de su condición física. ¿Quería intercambiar al traidor, que no diría la verdad incluso si se le preguntara sobre el clima, por estos dos? Una ganga, seguro, ¡para él!

Lian Jun se deslizó detrás de Shi Jin y miró a Zuo Yang.

—No estás en condiciones de negociar conmigo. Puedes matar al traidor, no me importa, no conseguirás a nadie de mi gente.

—¡Mm, mmph! —Cuando Long Shi escuchó esto, luchó de nuevo. Miró a Lian Jun con los ojos muy abiertos y comenzó a llorar.

La mente de Shi Jin trabajaba furiosamente. Se volvió hacia Lian Jun y le susurró:

—Jun-shao, yo puedo…

—No —interrumpió Lian Jun. Lo miró y le explicó: —Zuo Yang, realmente, no los quiere a ti y al tío Long, solo quiere que me comprometa. Si cedo, la iniciativa se nos escapará de las manos.

Por supuesto, Shi Jin entendió esto, pero… miró el rostro de Long Shi, pálido por la pérdida de sangre, y dijo:

—Pero si esto continúa, podría ser torturado hasta la muerte.

—Si muere, muere; desde el momento en que traicionó a Annihilation, su vida y su muerte ya no tienen nada que ver con nosotros —respondió Lian Jun. Tomó la mano de Shi Jin y le dijo: —Guarda el arma, el tío Long se encargará de esto.

¿El tío Long se encargará de esto?

Shi Jin parpadeó, perplejo. Al momento siguiente, vio al tío Long arrebatarle un arma a una de las personas que estaban cerca de él y apuntar a Long Shi. Su mano, siempre firme, estaba temblando. Su dedo tocó el gatillo, apretó, se relajó y volvió a apretar; era obvio que estaba luchando.

—Obligas a tu subordinado a matar a su hijo, realmente eres un hijo de puta de sangre fría, ¿no es así, Lian Jun? —Cuando Lian Jun todavía se negaba a morder el anzuelo, Zuo Yang se burló y sacó la mordaza de la boca de Long Shi.

Long Shi, instantáneamente, luchó por volverse hacia el tío Long y gritó lastimeramente.

—¡Papá! Papá, lo siento, ¡sé que estaba equivocado! No me mates, papá, estaba confundido. ¡Perdí la cabeza por un momento! ¡Dijiste que siempre me protegerías, papá!

La mano del tío Long tembló más fuerte y sus ojos estaban rojos, pero apretó los dientes y dijo:

—El pecado que cometiste es demasiado grave. Long Shi, no estoy diciendo que debiste estar lleno de gratitud, pero para que realmente intentaras matar a Jun-shao… eres peor que una bestia. ¡El peor error que cometí en mi vida fue aceptarte como mi hijo! Por eso, hoy, romperé nuestra relación padre-hijo.

BeeMiracle
En esta parte estaba chille y chille T.T pobre tío Long

Y apretó el gatillo, la bala apuntando directamente entre las cejas de Long Shi.

Zuo Yang no esperaba que realmente disparara. Su expresión cambió y arrojó a Long Shi a la cubierta. Después de esquivar apenas la bala, espetó:

—¿De verdad no te preocupas por tu vida, Lian Jun? ¡Esta es tu única oportunidad de salvarte!

Lian Jun le indicó a Gua Cinco que apoyara al tío Long, quien se tambaleó después de disparar el arma, como si ese disparo lo hubiera agotado por completo, y dijo:

—Mi vida me pertenece solo a mí, nunca viviré de acuerdo con las reglas de otra persona. Zuo Yang, tus provocaciones son inútiles, Long Shi nunca ha sido mi debilidad. Y mucho menos una negociación, me negaría a tomarlo incluso si me lo dieras gratis.

—Eso dices, pero ¿no estás hablando en grande? —La expresión de Zuo Yang se hundió. De repente, se burló en voz alta y agitó la mano, ordenando a sus subordinados los hizo amarrar al casi comatoso Long Shi y atar el otro extremo de la cuerda a la cerca de la cubierta. Luego, arrojó a Long Shi fuera del barco.

—¿Qué está pasando…? ¡Aaaaah! ¡Ayuda! ¡No quiero alimentar a los tiburones! ¡Ayuda! ¡Papá! ¡Papá, sálvame!

La repentina sensación de ingravidez despertó al hombre. Un segundo después, la cuerda rompió su caída y quedó colgando sobre la superficie del mar. Inmediatamente, comenzó a luchar y gritar.

El tío Long bajó la cabeza y sus manos temblaron ante el sonido. En su rostro, apareció una especie de apatía cansada. Se quitó de encima la mano de Gua Cinco y caminó hacia la cabina, sin preocuparse más por lo que sucediera.

Lian Jun lo miró, pero no lo detuvo.

Long Shi colgaba demasiado bajo para ver la situación en la cubierta. No sabía que el tío Long se había ido y continuó rogándole por ayuda. A veces, llamaba a Lian Jun. Su voz sonaba patética.

Cayó la noche. El barco del gobierno se había marchado silenciosamente, y esta noche no había luna ni estrellas; todo el mar estaba envuelto en tinieblas, excepto por algunas luces en los dos barcos.

Zuo Yang se apoyó en la cerca de la cubierta, rozando perezosamente la cuerda atada a Long Shi con su cuchillo. Dijo sonriendo:

—Vamos, dispara, es un objetivo estacionario en este momento. Esta vez, no lo ayudaré a evitar la bala. ¿No soy amable? ¿No has querido deshacerte del traidor desde hace mucho? Lo atrapé por ti e incluso comencé su castigo. ¿Cómo vas a agradecerme, hmm?

Nadie en la nave de la Annihilation habló. Gua Uno y los demás miraban a Long Shi, que luchaba cada vez menos, con expresiones tensas y puños cerrados; si moría, perderían su última esperanza de obtener la fórmula del veneno.

Zuo Yang continuó actuando con indiferencia:

—Bueno, no importa. Al ver que somos compañeros, daré un paso atrás y les daré la oportunidad de atrapar a Long Shi, solo… veamos, Gua Uno, Gua Dos, y el niño: suban al bote y vengan por Long Shi. Si logran desatar la cuerda, se los dejaré.

Gua Uno y Gua Dos instantáneamente comenzaron a hacer planes, Shi Jin también miró a Lian Jun. Era obvio que estaban pidiendo su consentimiento.

—Entren —dijo Lian Jun, como si no hubiera escuchado las palabras de Zuo Yang.

Gua Dos no pudo evitar gritar: —¡Jun-shao!.

—Entren —repitió Lian Jun, su tono no toleraba objeciones. Se volvió hacia Gua Cinco de nuevo. —Se está haciendo tarde. Prepárate para partir.

Gua Cinco vaciló por un momento, claramente desgarrado, pero obedeció. Gua Uno y Gua Dos querían hablar; al final, se quedaron en silencio, pero sus expresiones no estaban dispuestas.

—Jun-shao.

Antes de que Shi Jin pudiera detenerse, agarró la silla de ruedas.

Lian Jun lo miró y le aseguró:

—Pondré todo mi esfuerzo en mejorar sin el antídoto, aunque sea solo por ti. Está claro que Zuo Yang quiere intercambiar a Long Shi por las vidas de ustedes tres, pero nunca haré una apuesta así.

Incluso si es solo por ti.

Cuando Shi Jin escuchó estas palabras, su corazón dio un vuelco. Con las manos inconscientemente apretadas en la silla de ruedas, dijo:

—Nunca planeaste recuperar a Long Shi, ¿verdad? Dijiste que hiciste arreglos, pero era una mentira, solo estabas tratando de apaciguarme, ¿no es así?

Lian Jun no respondió, solo intentó tomar su mano.

Shi Jin rápidamente se separó de su agarre.

—Shi Jin. —Lian Jun hizo una pausa y bajó la mano. Lo miró y explicó suavemente: —El temperamento de Long Shi es extraño y mentalmente inestable. Probablemente, no le saquemos la fórmula del veneno incluso si logramos arrebatárselo. No voy a arriesgar sus vidas cuando es probable que el rendimiento no cubra el costo.

—Para mí, un acuerdo con tu vida como un juego no es algo que deba considerarse en términos de costos y beneficios. —Por primera vez, Shi Jin le mostró una expresión fría a Lian Jun. De repente, se dio la vuelta y caminó hacia la nave de Nueve Águilas.

El rostro de Lian Jun cambió. Se apresuró a pedirle a Gua Uno y a los demás que lo detuvieran.

—No tienes que detenerme, no soy un suicida —dijo Shi Jin, antes de que corrieran hacia él. Miró a Zuo Yang, cuya expresión podía ver claramente a esta distancia, y gruñó: —Sigue soñando, ninguno de nosotros correrá riesgos por un traidor. Si tienes las bolas, lanza a Long Shi al mar para alimentar a los tiburones ahora mismo. No es fácil amenazar a Jun-shao, ¿verdad? ¡Chúpate esa, mierda inútil! Jun-shao definitivamente vivirá hasta los cien años incluso sin el antídoto, y tú… caerás muerto antes, hijo de puta.

La sonrisa perezosa en el rostro de Zuo Yang desapareció y su expresión se endureció.

—Te aconsejo que cuides tu boca, joven, o te matarán —dijo, arrastrando las palabras.

Shi Jin se burló de él, murmuró “pedazo de basura” de nuevo y se dio la vuelta. Luego, ignorando por completo a Lian Jun, se dirigió hacia el salón.

Antes de hoy, nadie había visto a Shi Jin realmente enojado. Sin saber muy bien cómo reaccionar, todos miraron a Lian Jun.

Lian Jun vio a Shi Jin entrar en la cabina, sus manos estaban apretando los reposabrazos de la silla de ruedas hasta que sus nudillos se pusieron blancos. Miró fríamente a Zuo Yang y se alejó.

—Regresen a sus cabinas. ¡Nos vamos!

Después de ser burlado por Shi Jin, Zuo Yang sintió como si se estuviera asfixiando. “¡Basura inútil!” Y “Jun-shao definitivamente vivirá hasta los cien años incluso sin el antídoto” se repetían en su mente, como si estuviera atascado en la repetición. Recordó todos los problemas y molestias que sufrió estos últimos días, y recordó la mirada que Lian Jun le dirigió hace un momento. Cuanto más pensaba, más ardiente se ponía su cerebro. El cuchillo en su mano, tocando la cuerda, de repente, lo presionó y comenzó a cortar de verdad. Gritó:

—¿Quieres irte? ¡No tan rápido! ¿Dijiste que Lian Jun puede vivir incluso sin el antídoto? ¡Entonces, quiero ver cómo va a vivir ese patético lisiado confinado en una silla de ruedas! ¡Ven muéstrame!

Conmocionado, su subordinado que estaba cerca se apresuró a detenerlo.

—Jefe, ¿no decidimos mantener vivo a Long Shi? Es un peón útil.

Sin embargo, la ira hizo que Zuo Yang perdiera la cabeza por completo, no iba a escuchar. Lanzó su mano y dijo:

—¡Un peón útil, mi trasero! Dado que Lian Jun no se tragará el anzuelo, ¿para qué nos sirve? ¡Déjalo morir! Les dije que hicieran arreglos, ¿está todo listo? ¡Hoy, voy a quitarle la vida a Lian Jun!

El subordinado no se atrevió a decir nada más. Frunció el ceño y dio un paso atrás.

El cuchillo estaba afilado y la cuerda no era demasiado gruesa. Se rompió antes de que Zuo Yang terminara de hablar, y Long Shi cayó al mar con un chapoteo.

Los hombres en cubierta recibieron sus órdenes y abrieron fuego contra Annihilation.

Las expresiones de Gua Uno y los demás cambiaron. Le gritaron a las personas cercanas que se agacharan y se escondieran, luego le ordenaron a los que estaban más lejos que cubrieran el fuego y se retiraron hacia las cabinas mientras protegían a Lian Jun.

Por un rato, el mar resonó con disparos. Gua Cinco sacó su walkie-talkie y le dijo al puente que los alejara rápidamente del barco de Nueve Águilas. El fuego de la otra embarcación era cada vez más intenso y se oía el leve sonido de un helicóptero despegando.

—¿Zuo Yang está loco? —Gua Dos exclamó después de empujar a Lian Jun al salón.

¡Nueve Águilas los atacó en alta mar! Si los dos, realmente, pelearan una batalla naval, y Annihilation usara toda la potencia de fuego a su disposición, ¡Zuo Yang pronto se daría cuenta de que mordió más de lo que podía masticar!

Entonces, la expresión de Gua Cinco cambió. Él dijo:

—Control me acaba de decir que muchas naves no identificadas aparecieron repentinamente en el radar y se están acercando rápidamente a esta área.

—¡Mierda! —Gua Dos maldijo al darse cuenta de algo. —¡Zuo Yang planeó tendernos una emboscada desde el principio! ¡Sacó a Long Shi y habló tonterías durante tanto tiempo solo para ganar tiempo! Esperó hasta que todos los demás se fueron para poder actuar libremente.

Inesperadamente, en medio de los disparos, Lian Jun distinguió con atención varias salpicaduras, como si varios objetos grandes golpearan el agua. Por alguna razón, una pizca de pánico apareció en su corazón. Pensó en algo y levantó la cabeza de golpe, mirando a su alrededor.

—¿Dónde está Shi Jin?

Esta pregunta sorprendió a todos por un segundo. Gua Dos miró a su alrededor.

—Como entró, ¿no debería estar aquí? ¿Quizás, está enfurruñado en su cabina?

—No. —El rostro de Lian Jun palideció de repente. Continuó, encontrando su boca desagradablemente seca. —No se habría quedado en su cabina después de que Nueve Águilas abrió fuego. Le sería imposible quedarse quieto… ¡búscalo! ¡Rápido!

De repente, un hombre entró corriendo desde la cubierta y dijo:

—Jun-shao, vi algunos de nuestros botes salvavidas flotando en el mar, ¡alguien los dejó caer! ¡Tenemos un traidor!

El rostro de Lian Jun se puso completamente blanco. Aunque su expresión se mantuvo tranquila, había un leve temblor en su voz.

—No es un traidor, es Shi Jin. Fue tras Long Shi. Gua Tres, lo que sea que tengas que hacer, arrastra al barco de Nueve Águilas lejos de aquí, no dejes que disparen en esta área. Envía gente a buscar a Shi Jin, ¡apúrate!

Después de la conmoción momentánea, todos se dispersaron para cumplir sus órdenes, más rápido que nunca.

En efecto, Shi Jin estaba en el mar. Sus acciones anteriores fueron deliberadas: trató de hacer que Zuo Yang se enojara lo más posible. En ese momento, Xiao Si le dio muchos beneficios para ayudar a provocar que el líder de Nueve Águilas abandonara a Long Shi.

Todo salió bien: Zuo Yang cortó la cuerda, arrojando a Long Shi al mar, y Shi Jin logró salir del barco sin que nadie se diera cuenta. Ahora, todo lo que necesitaba era pedirle a Xiao Si el beneficio de la sirena y nadar hasta donde se encontraba Long Shi, y su plan improvisado terminaría en completo éxito.

Pero…

Shi Jin tocó las extrañas cosas transparentes que crecían en los bordes de sus aurículas, miró las membranas blancas lechosas entre sus dedos, tocó su cintura y muslos alargados y delgados, y preguntó:

—¿Llamas a esto una sirena? Esto es claramente una imitación a las ranas, ¿sabes?

【Sí. ¡JinJin, eres hermoso! ¡Como era de esperar, te ves hermoso en cualquier forma!】Felicitó Xiao Si, sin inmutarse.

Shi Jin: —… Sí, está bien. Mientras seas feliz.

De todos modos, no tenía tiempo para esto, necesitaba darse prisa y salvar a Long Shi. Después de adaptarse a la extraña sensación de su cuerpo transformado, intentó moverse y sintió que era demasiado lento.

—¿Se puede acumular la mejora de la sirena? Necesito nadar más rápido. Long Shi no durará mucho bajo el agua.

Xiao Si vaciló: 【Se puede, pero será difícil para ti. Te sentirás muy mal después de que el beneficio se desvanezca.】

—No me importa, si Long Shi muere, la fórmula del veneno desaparecerá. Sólo dámelo.

El sistema cedió y le agregó repetidamente el beneficio de sirena.

Shi Jin solo sintió una explosión de calor, luego su piel y huesos cambiaron aún más. Estar en el agua se sintió mucho más natural. Movió suavemente las piernas y su cuerpo se deslizó hacia adelante como un pez.

Asombrado, se miró los brazos, ahora eran inusualmente flexibles y de un aspecto extraño; no podía ni empezar a imaginar cómo se vería su cuerpo en este momento. Sacudió la cabeza, enfocándose de nuevo y atravesó el agua, nadando directamente hacia donde Xiao Si localizó a Long Shi.

En la superficie, Annihilation luchó contra el ataque de Nueve Águilas, moviendo lentamente el campo de batalla a otra área.

Unos minutos más tarde, Shi Jin, sosteniendo al inconsciente Long Shi, rompió la superficie del agua. Limpiando el agua salada de su rostro, hizo que Xiao Si encontrara el bote salvavidas más cercano. Nadando hacia él, arrojó al hombre sin demasiada suavidad y se subió él mismo. Sin prestar atención a su entorno por el momento, desató la cuerda que ataba a Long Shi, se arrodilló junto a él y comenzó a resucitarlo.

Había muchas lesiones acumuladas en el cuerpo de Long Shi. Después de caer al mar, la salmuera empeoró sus heridas, sin mencionar que estuvo a punto de ahogarse. Ahora, la palidez mortal de su piel, teñida de azul, podría convencer fácilmente a la gente de que ya estaba muerto.

Ansioso, Shi Jin le pidió a Xiao Si beneficios tales como “Aumento del índice de éxito en la reanimación”, “Bonificación de la suerte”, y así sucesivamente, y utilizó todos los métodos de tratamiento de emergencia que conocía.

La situación parecía desesperada. Justo cuando Shi Jin comenzó a desesperarse, Long Shi escupió agua y abrió los ojos, confundido.

Shi Jin estaba encantado. Se inclinó hacia adelante y preguntó:

—¿Cómo te sientes, estás despierto? ¿Cuántos dedos ves?

Empujó una mano, distorsionada por el efecto de sirena, frente al rostro del hombre.

Long Shi, instintivamente, miró en la dirección de la voz. Cuando vio las orejas de Shi Jin con un cartílago extraño saliendo de ellas y la forma anormal de sus extremidades, su mente, originalmente atontada, se puso sobria al instante. Casi dejó de respirar de nuevo por el shock. Entonces, su mano se movió repentinamente e intentó apuñalar a Shi Jin con algo pequeño y brillante.

La barra de progreso de Shi Jin saltó casi al máximo. Xiao Si chilló, y el adolescente se apartó sorprendido, pateando al traidor al mismo tiempo.

—¡Ah!

Con un grito bajo, Long Shi colapsó y se acurrucó de costado. La jeringa en miniatura, que tenía en la mano, cayó al fondo del bote.

Shi Jin, rápidamente, agarró la cuerda y lo ató de nuevo, luego tomó la jeringa. Estaba llena de un líquido de color extraño. No pudo evitar patear a Long Shi una vez más.

—¡Mierda! Tenía razón al sospechar. No creo que Zuo Yang no supiera que tenías esto escondido en tu cuerpo; estabas trabajando con él desde el principio, ¿no es así?

Cuanto más hablaba, más se enojaba. Pensó que el mundo sería realmente un lugar mejor si esa escoria moría, pero se contuvo y no volvió a patearlo. Guardó cuidadosamente la jeringa, contento de que Lian Jun mantuviera la cabeza fría y se negara a ser engañado por Zuo Yang, sin importar cómo lo provocaran.

Gruñendo de dolor, Long Shi volvió la cabeza y miró a Shi Jin. Después de un momento, logró dejar a un lado la distorsión causada por el frío y ver claramente el rostro del adolescente.

—¡Eres tú! —Él espetó. —¿Qué pasa con tu apariencia, eres un monstruo? ¿Usaste algún tipo de brujería para seducir a Jun-shao?

Shi Jin puso los ojos en blanco. —Sí, soy un monstruo. ¡Dime la fórmula del veneno o te devoraré vivo! —Dijo ferozmente.

Ante las palabras “fórmula de veneno”, la expresión de Long Shi cambió una vez más. Parpadeó por un momento y se calmó.

—Solo se lo diré a Jun-shao. Quiero ver a Jun-shao, llévame con él.

Shi Jin quería estallar en un lenguaje soez. Al ver a Long Shi lucir como si no tuviera nada que temer, se burló y abrió la boca para dar la respuesta que esas palabras merecían. Sin embargo, justo en ese momento, escuchó el ruido ensordecedor del fuego de artillería que venía de lejos. Inmediatamente, se volvió en la dirección del sonido, con el rostro hundido.

【Darling debe estar peleando con Nueve Águilas】dijo Xiao Si. Preguntó preocupado: 【¿Regresamos ahora, JinJin?】

—Por supuesto que vamos… —comenzó Shi Jin, luego, recordó su apariencia actual y frunció el ceño. —No, no puedo regresar todavía, no debería dejar que Lian Jun vea cómo me veo ahora. Tenemos que esperar un poco.

Long Shi también escuchó el sonido de la batalla y miró los destellos de disparos que iluminaban el cielo. De repente, se puso nervioso:

—¿Comenzó? ¿Nueve Águilas está luchando con Annihilation? ¡Date prisa! ¡Llévame a Jun-shao, llévame a Jun-shao!

—¡No! Y cállate la boca.

Shi Jin encendió el motor del bote salvavidas y se alejó del campo de batalla, aunque su expresión se veía horrible, estaba preocupado por Lian Jun, pero era mejor mantenerse alejado por ahora.

Long Shi vio sus acciones. Después de una sorpresa momentánea, se echó a reír como un loco y gritó:

—¿Tienes miedo de que Jun-shao vea cómo te ves ahora, monstruo? Déjalo ver, ¿de qué tienes miedo? ¿No eras arrogante antes? Todavía no lo sabes, ¡Zuo Yang ha planeado, desde hace mucho tiempo, atacar a Jun-shao! Hizo que sus otras naves se escondieran cerca y detuvo a Jun-shao hasta que la nave del gobierno partiera para asegurarse de que su emboscada fuera exitosa. ¿No eres el protector de Jun-shao? Y, sin embargo, ¿te importa más exponer tu verdadera apariencia que su vida? Ja, ja, ja, no corras, cobarde, ¡mmph!

Harto, Shi Jin le metió un trapo en la boca y espetó:

—¿Crees que todos son tan superficiales como tú, idiota? Lo creas o no, ¡Lian Jun seguiría comiendo conmigo en la misma mesa todos los días incluso si me viera así!

Echó un vistazo al mar lejano, vaciló, luego, apretó los dientes y decidió no alejar más el bote salvavidas. Se quedaría aquí y vigilaría la situación. Si Lian Jun estaba realmente en peligro, si su barra de progreso entraba en la zona de peligro… saltaría inmediatamente al agua y nadaría para salvarlo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *