Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 53: ¡Él, es un monstruo!

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


El leve ruido del fuego de artillería se hizo cada vez más evidente. Shi Jin le pidió a Xiao Si que le diera un beneficio para mejorar la vista y observó nerviosamente el distante campo de batalla.

Después de mirarlo por un tiempo, frunció el ceño. Inesperadamente, la nave de Annihilation solo se defendió contra el ataque de Nueve Águilas. Contraatacó, pero no mucho, y se mantuvo cerca de la nave enemiga como si intentara evitar que Nueve Águilas usara sus cañones de gran calibre al confinar el campo de batalla a un área limitada.

Al principio, lo encontró extraño: ni Lian Jun ni Gua Uno eran del tipo que se alejaba de una pelea, sin mencionar que la táctica actual solo llevaría a que Annihilation fuera suprimida gradualmente. La realización sólo lo golpeó después de que vio a alguien tratando de salir del costado del barco escondido de Nueve Águilas.

—¿Lian Jun se dio cuenta de que no estoy en el barco? ¿Está tratando de mantener la ofensiva al mínimo para no lastimarme? ¿Viene a buscarme?

Shi Jun se sorprendió. Palpó su cuerpo, buscando el teléfono satelital. Estaba en uno de sus bolsillos, cuidadosamente envuelto en varias capas de plástico. Después de confirmar que solo pasó una cantidad insignificante de agua y que el teléfono funcionaba correctamente, llamó a Lian Jun.

La llamada se conectó rápidamente. Lian Jun preguntó de inmediato: {¿Shi Jin? ¿Dónde estás? No te preocupes, enviaré a alguien para que te recoja de inmediato.} Hablaba mucho más rápido de lo habitual y su voz era ansiosa.

¡Ahora no había duda!

Shi Jin palmeó la cara.

—No, no lo hagas —dijo apresuradamente. —La situación es demasiado caótica, y estarán en peligro. Estoy bien, no estoy herido y atrapé a Long Shi, todavía está vivo. En este momento, estoy en el bote salvavidas 03, puedes verificar su posición para ver dónde estoy exactamente, pero no envíes a nadie…

Se interrumpió a mitad de camino porque, ayudado por el beneficio que mejora la vista, notó que varias naves aparecían en la distancia y se dirigían directamente al campo de batalla, sus intenciones, obviamente, no eran buenas. Un cierto pensamiento pasó por su mente, y giró bruscamente la cabeza para mirar hacia atrás; como era de esperar, los barcos también venían de este lado. Con los ojos muy abiertos, dijo con urgencia:

—Vienen barcos, muchos de ellos, ¡están a punto de ser rodeados! Puedo encontrar una manera de evitarlos, pero ¿y tú?

Al escuchar que estaba bien y aún enérgico, la voz de Lian Jun se calmó: {No te preocupes por mí, solo cuídate. Hay suministros de emergencia en el bote salvavidas: un botiquín de primeros auxilios, agua y raciones. Alejaré los barcos de esta área; deberías alejarte un poco más y mantener la cabeza gacha. Te recogeré después de que me haya ocupado de ellos.}

Esta vez, fue el turno de Shi Jin de estar ansioso.

—¿Cómo vas a lidiar con este número? Solo retírate por ahora y espera hasta que sea seguro antes de venir a recogerme. Puedo quedarme fácilmente en el bote salvavidas durante algún tiempo.

{No te preocupes, tengo ayuda.} Después de esta tranquilidad, Lian Jun guardó silencio durante un rato. Luego, dijo, bajando la voz, {Shi Jin, tienes que estar bien… te lo ruego, espérame.}

Shi Jin se congeló. De repente, le dolió el corazón y, por alguna razón, se sintió un poco deprimido. Apretó los labios.

—Lian Jun, te molesté de nuevo, ¿no es así? —Susurró.

{No, soy yo quien te está reteniendo.} El tono de Lian Jun volvió a la normalidad. Me tranquilizó: {No tengas miedo, no colgaré. Gua Nueve ha encontrado tu posición; te llevaré a un lugar seguro, solo sigue mis instrucciones. El radar muestra los barcos que se acercan desde el suroeste y el sur; dirígete hacia el este, intentaré mover el campo de batalla hacia el oeste. El reloj que usas tiene una brújula, por lo que está bien incluso si no puedes saber la dirección.}

Mientras Shi Jin escuchaba, se calmó lentamente. Miró la barra de progreso de Lian Jun, ésta se quedó en 950, y vaciló, pero encendió obedientemente el motor del bote salvavidas.

—¿Alguien te ayudará realmente? Estoy bien aquí, no tienes que preocuparte por mí. Debes mantenerte a salvo, Lian Jun, tienes que recogerme personalmente.

Esta vez, Lian Jun solo respondió con {Muy bien.}

En el puente, Lian Jun bajó el teléfono. Mientras miraba el pequeño punto verde con la etiqueta “03” que se alejaba lentamente hacia el este, un poco de tensión desapareció de él. Luego, sus ojos cambiaron a los puntos rojos que se acercaban rápidamente al centro del radar, y su mirada se volvió fría.

—Gua Uno, contacta a Phantom —ordenó.

Gua Uno también escuchó la conversación de Lian Jun y Shi Jin, y recuperó su compostura habitual. A la orden, inmediatamente marcó un número en su teléfono.

—Gua Cinco, dirígete hacia el oeste. Informe a las autoridades dónde debemos encontrarnos —continuó Lian Jun.

Sin perder el tiempo respondiendo, Gua Cinco le ordenó al capitán que cambiara de rumbo e intentó comunicarse con el barco del gobierno a través de la radio.

Gua Tres notó que no se mencionaba el rescate de Shi Jin. Frunciendo el ceño, preguntó:

—¿Deberíamos enviar un helicóptero para recoger a Shi Jin, Jun-shao?

Lian Jun levantó la mano en un gesto negativo. —Aún no. Un helicóptero podría atraer la atención del enemigo y, definitivamente, no queremos que encuentren a Shi Jin. Vamos a alejarlos primero.

Gua Tres asintió con la cabeza para mostrar que entendía.

Todo iba bien. Gua Dos miró la expresión aparentemente tranquila de Lian Jun, su mano, apretando el teléfono, luego su mirada se trasladó al monitor frente a Gua Nueve, donde el punto verde se movía lentamente hacia el este. Después de un largo momento, se secó la cara con ambas manos.

Shi Jin es realmente… realmente, cada vez que termina haciendo algo, hace que la gente lo ame y quiera matarlo.

Long Shi, en realidad logró agarrar a Long Shi. Todos pensamos que era inútil…

Miró a Gua Uno. El otro hombre simplemente se volvió después de terminar la llamada con Phantom, y sus miradas se encontraron. Intercambiaron miradas de emoción compleja y luego apartaron la mirada tácitamente.

♦ ♦ ♦

Shi Jin escuchó las órdenes que dio Lian Jun y su corazón se calmó gradualmente. Phantom y las fuerzas gubernamentales; parece que Lian Jun había esperado durante mucho tiempo que Nueve Águilas creara problemas. Si es así, los miembros de Annihilation no deberían correr demasiado peligro.

Su atención ya no estaba ocupada por la preocupación, finalmente, notó que Long Shi no se había movido en mucho tiempo. Se inclinó más y vio que el hombre había perdido el conocimiento. Había un rubor enfermizo en sus mejillas. Alarmado, le sacó la mordaza de la boca y buscó los suministros de emergencia. Después de darle a Long Shi unos sorbos de agua, vendó la herida del cuchillo.

—No puedes morir, al menos, no antes de que obtengamos la fórmula del veneno —murmuró. Su voz, probablemente, fue demasiado fuerte, porque Lian Jun preguntó rápidamente: {¿Qué pasó? ¿Hay algo mal?}

Shi Jin se volvió hacia el teléfono y respondió:

—La condición de Long Shi es un poco mala, me estoy ocupando de sus heridas.

{No le hagas caso,} dijo Lian Jun, su tono era calmado de nuevo, casi indiferente. {No desperdicies suministros en él, déjalos para ti, tu vida es lo más importante para mí.}

Shi Jin sintió una extraña picazón en su corazón y se detuvo por un segundo. Tarareó afirmativamente, pero continuó vendando a Long Shi.

Lian Jun podía predecir, más o menos, el comportamiento de Shi Jin y supuso que el adolescente no lo escucharía. Se quedó callado por un momento, luego dijo: {Deja, al menos, la mitad para ti. Iré a buscarte lo antes posible.}

Al escuchar el compromiso del hombre, Shi Jin, de repente, sintió ganas de reír. Su corazón se calentó y realmente se rió.

—Lo sé. Confío en que vendrás, te estoy esperando.

{Sí,} respondió Lian Jun, su voz era cada vez más cálida. Repitió, {definitivamente te recogeré, espérame.}

Shi Jin respondió, “lo haré”, de nuevo, y no pudo evitar tararear alegremente. El mar por la noche estaba oscuro y frío, pero el bote salvavidas parecía inundado de sol.

Lian Jun escuchó el vago zumbido que venía del teléfono y las comisuras de su boca se levantaron un poco. Echó un vistazo al radar, estimando la distancia entre todas las naves y Shi Jin, luego, bloqueó el altavoz del teléfono con la palma de la mano y dijo, inexpresivo una vez más:

—Saca los cañones pesados. Estamos lo suficientemente lejos, no hay necesidad de reprimirse más.

Gua Uno y los demás se animaron al instante. Se pusieron de pie, frotándose las manos con anticipación; habían estado recibiendo pasivamente una paliza durante demasiado tiempo y no podían esperar para contraatacar.

Haciendo crujir sus nudillos, Gua Dos se burló:

—Malditos Nueve Águilas, siguen jugando con nosotros, ¿realmente, creen que tenemos tan poca potencia de fuego a bordo? ¡Veamos qué tan rápido puedo convertir su nave en chatarra, bastardos!

Zuo Yang se apoyó en la ventana del puente, mirando con satisfacción la nave de la Annihilation “huyendo desesperadamente”. Fue la vista más hermosa que tuvo el placer de ver. Ordenó perezosamente:

—Continúen acosándolos y deje que las otras naves circulen hacia adelante para bloquearlos. Lian Jun jugó conmigo durante mucho tiempo, así que hoy voy a dejar que disfrute del juego del gato y el ratón.

Confirmaron sus subordinados. Cuando el capitán estaba a punto de enviar el patrón de disparo para la siguiente ronda de ataques, el radar, en silencio hasta ahora, dejó escapar un chillido penetrante. Luego, se produjo un fuerte estruendo y el barco se balanceó violentamente.

Zuo Yang se aferró al marco de la ventana para mantener el equilibrio, apenas logró mantenerse erguido. Frunciendo el ceño, preguntó:

—¿Qué fue eso?

Un sudor frío brotó en la frente del capitán. Señaló el barco de Annihilation que tenía delante, el cual, de repente, lucía un número mucho mayor de cañones de boca, y tartamudeó:

—J-Jefe, ese no es un barco civil en absoluto, es igual que nuestro barco, o tal vez incluso…

—¡¿Qué?! —La expresión de Zuo Yang cambió. Justo cuando estaba a punto de acercarse y mirar más de cerca, el primer oficial al otro lado del puente gritó, con la voz llena de pánico, —Jefe, la nave de Phantom apareció por atrás. ¡Está viniendo hacia nosotros a toda velocidad! ¡Parece que quiere chocar contra nosotros!

El rostro de Zuo Yang se distorsionó. Esperó hasta que el barco se estabilizó y caminó hacia el lado del primer oficial. Realmente era Phantom: el barco negro los persiguió sin encender una sola luz, como un maldito barco fantasma. Al darse cuenta de lo que estaba sucediendo, no pudo evitar gruñir:

—¡Joder, caimos en la estratagema de Lian Jun! ¡Old Ghost, ese hijo de puta, está trabajando con Annihilation! Dispara a la nave de Phantom, ¡no dejes que se acerque! ¡Ordene a los otros barcos que regresen y se unan al ataque!

El puente se convirtió en una caótica sinfonía de alarmas y avisos. No quedaba ni rastro de la engreída relajación de antes.

♦ ♦ ♦

La condición de Long Shi mejoró ligeramente después de que sus heridas fueron curadas. Shi Jin le dio algunos medicamentos antiinflamatorios del botiquín de primeros auxilios y luego se apoyó contra la caja de almacenamiento incorporada del bote salvavidas, tirando de su cuello húmedo para aflojarlo.

—¿Cuánto tiempo ha pasado? —Preguntó en su mente. Por alguna razón, sintió que le faltaba el aire.

Xiao Si dijo, preocupado, 【Media hora. JinJin, el beneficio de las sirenas está a punto de terminar, tú…】

No me extraña que me sienta mal. Está bien, todavía puedo soportarlo —lo tranquilizó Shi Jin. Cogió el teléfono satelital todavía conectado, escuchó la voz intermitente de Lian Jun que venía de él, luego, miró la barra de progreso del otro hombre. Había comenzado a caer y se le quitó un peso de encima. —Parece que Phantom ahuyentó a Nueve Águilas, y la nave del gobierno casi está aquí. Todo el mundo va a estar bien. Pronto, estarán a salvo.

Sus palabras no lograron calmar a Xiao Si. 【Bebe un poco de agua, JinJin, debería ayudar. El beneficio cambió su sistema respiratorio, por lo que tendrá dificultad para respirar cuando desaparezca. Te dolerá todo el cuerpo y, probablemente, perderás el conocimiento. Tengo un poco de miedo…】

—No tengas miedo, estaré bien. 

La voz de Shi Jin se estaba volviendo ronca. Habló como si las secuelas del beneficio no fueran más que una botella de agua y bebió un poco. Realmente, lo hizo sentir mejor. Aprovechando que su voz volvía temporalmente a la normalidad, se acercó al teléfono satelital y llamó a Lian Jun varias veces.

Lian Jun respondió de inmediato y le preguntó qué sucedió.

—Estoy un poco cansado, quiero tomar una siesta. Debería estar a salvo aquí, así que concéntrate en tu lado, no te preocupes por mí. Si llamas y no contesto, no estés ansioso, significa que estoy dormido. Intentaré no dormir por mucho tiempo, pero necesito descansar; gasté mucha energía rescatando a Long Shi, estoy agotado.

Lian Jun frunció el ceño. Preferiría que Shi Jin no se durmiera en el mar, pero las palabras del adolescente lo angustiaron. Después de pensarlo, dijo: {Entonces descansa. Sin embargo, llamaré con regularidad para que no duermas demasiado. Recuerda atar a Long Shi primero, no le des la oportunidad de lastimarte.}

—Está bien. —respondió Shi Jin, comenzando a sentirse sin aliento de nuevo. Se apresuró a beber más agua, luego, sostuvo el teléfono lejos y se apoyó contra la caja de almacenamiento, tratando de reprimir sus jadeos.

【JinJin…】Xiao Si comenzó, ansioso. Tenía miedo de que Shi Jin se fuera a asfixiar.

—Estoy bien, solo… solo dame un minuto… 

Preocupado de que Lian Jun lo escuchara jadear, Shi Jin simplemente se volvió hacia el mar, medio acostado en la caja, y trató de ajustar su respiración. Siguió hablando con Xiao Si en su mente para mantener el ánimo.

El sistema cooperó y conversó con él, pero su voz se volvió cada vez más preocupada.

Media hora después, Lian Jun lo llamó por su nombre varias veces. Shi Jin se apresuró a agarrar el teléfono y se lo llevó a la boca para contestar. Su voz era débil, y su habla algo arrastrada, como si acabara de despertar.

{¿Tienes frío?} Preguntó Lian Jun, preocupado.

Shi Jin tenía frío, mucho frío y su cuerpo dolía como si sus huesos y músculos se estuvieran rompiendo y volviendo a ensamblar. Sin embargo, no iba a decirlo.

—Un poco, pero no está tan mal. ¿Cómo te va?

Lian Jun miró el radar que mostraba los barcos de Nueve Águilas interrumpiendo su ataque y girando la cola.

—Está casi terminado. Iré a buscarte pronto.

—Está bien, estoy esperando —susurró Shi Jin. No pudo evitar tragar un analgésico del botiquín de primeros auxilios.

Xiao Si propuso vacilante: 【JinJin, tal vez, pueda darte algunos beneficios para ayudarte a aguantar hasta que llegue Darling…】

No, no lo hagas. Cuantos más beneficios, peor me sentiré después. Todavía puedo soportarlo. —Shi Jin lo detuvo apresuradamente. Habló con Lian Jun un momento más antes de encontrar la oportunidad de terminar la conversación. Luego, como estaba un poco más despierto en ese momento, revisó el estado de Long Shi.

El hombre seguía ardiendo, pero, al menos, su temperatura había dejado de subir y su respiración se estabilizó.

Shi Jin le dio un poco de medicina y agua, luego le desabrochó el cuello apretado para que se sintiera más cómodo.

La noche se estaba haciendo profunda. El mar estaba en silencio excepto por el sonido omnipresente de las olas. Shi Jin sintió que el dolor en su cuerpo se calmaba; presumiblemente, los analgésicos habían comenzado a hacer efecto. El suave balanceo del bote lo adormeció y su conciencia se desvaneció lentamente. Justo cuando estaba a punto de desmayarse, Long Shi, callado hasta ahora, se movió y comenzó a gritar.

—¡No estoy loco! ¡No estoy loco! Jun-shao, Jun-shao, ¿por qué no te agrado? ¿Por qué tú… voy a arruinarte? ¡Te mataré!

Naturalmente, esto despertó a Shi Jin, pero no estaba contento. Gritó, enojado y exasperado,

—¡Cállate, enfermo bastardo!

Long Shi continuó gritando y se agitó débilmente, pero sus ojos nunca se abrieron.

Shi Jin se dio cuenta de que algo andaba mal y se arrastró más cerca. Vio que Long Shi no se había despertado, pero estaba delirando debido a la fiebre. Agarró la cabeza del hombre con ambas manos para que dejara de girar y lo llamó urgentemente un par de veces, pero no obtuvo respuesta. Inquieto, se volvió para buscar el botiquín de primeros auxilios.

{¿Shi Jin? ¿Qué pasa?} Preguntó Lian Jun, habiendo escuchado la conmoción a través del teléfono.

—Long Shi tiene fiebre y está diciendo tonterías. Voy a darle algunos antipiréticos —respondió Shi Jin, hurgando en la caja. Encontró las tabletas, las trituró hasta convertirlas en polvo, las mezcló con agua y las vertió en la boca del traidor.

Un poco de agua cayó por el agujero equivocado y Long Shi, instintivamente, comenzó a toser. Este nuevo tormento lo tranquilizó un poco. Cuando abrió los ojos y vio a Shi Jin, gritó:

—¡Eres tú! ¡Bastardo, te mataré! ¡Cómo te atreves a tocar a Jun-shao, te mataré!

Harto, Shi Jin lo abofeteó, gruñendo:

—¡Cállate! No creas que no te voy a golpear solo porque tienes fiebre. ¡Provócame de nuevo y mira si no te convierto en un eunuco! ¡Además, dejaré una cicatriz en tu cara!

Para Long Shi, quien consideraba su rostro y su “dignidad masculina” como más importantes que la vida, esta amenaza fue extremadamente efectiva. Aunque todavía maldijo a Shi Jin en voz baja, fue intimidado con éxito; ahora, sus ojos no solo estaban llenos de odio sino también de miedo.

Shi Jin sonrió burlonamente y vertió el resto de la medicina en su boca, sin molestarse en ser amable. Cogió el teléfono y le dijo a Lian Jun:

—Voy a darle una lección a Long Shi. Lo que sucederá a continuación no es adecuado para tus oídos, así que colgaré por ahora.

Lian Jun guardó silencio por un momento y luego dijo: {Quince minutos, te llamaré en quince minutos. Intenta no tocarlo, está sucio.}

—Sé qué hacer, no te preocupes. —Shi Jin terminó la llamada y miró a Long Shi amenazadoramente. En su mente, le pidió a Xiao Si que le diera un beneficio de “voz hechizante” y un beneficio para inducir el habla.

Xiao Si se mostró reacio: 【Estos beneficios no tienen efectos secundarios, pero en este momento, serán una carga pesada para tu cuerpo. Te sentirás aún peor.】

—No importa. El estado actual de Long Shi hace que sea más fácil abrirle la boca, sería una pena perder esta oportunidad —insistió Shi Jin.

Xiao Si no pudo disuadirlo, por lo que no tuvo más remedio que cumplir.

Aunque Long Shi no podía escuchar la conversación de Shi Jin y su sistema, escuchó la conversación entre Shi Jin y Lian Jun. Estaba celoso, enojado y un poco asustado. Alejándose del adolescente, dijo, fingiendo estar tranquilo:

—No puedes matarme, o las piernas de Lian Jun nunca mejorarán.

Shi Jin se burló, esperando a que los beneficios funcionaran antes de acercarse a él. Agarró su cuello, lo miró profundamente a los ojos y dijo arrastrando las palabras:

—¿Matarte? Oh, no te mataré, pero me cabreas tanto, solo tengo que divertirme un poco. Escuché que sólo tenías diecinueve cuando conociste a Jun-shao. Entonces, no te veías así, ¿verdad?

Sus rostros estaban muy cerca. Long Shi miró a Shi Jin a los ojos, escuchó su voz y su mente pareció perder el control. Instantáneamente, quedó atrapado en los recuerdos del pasado.

Long Shi era el peor tipo de escoria, no había duda de eso, y obtener una comprensión profunda de la perspectiva de una escoria era algo que le repugnaría a cualquier ser humano normal.

Más de una docena de minutos después, Shi Jin arrojó a Long Shi, cuya mente estaba borrosa de nuevo, de vuelta al fondo del bote salvavidas y lo pateó con fuerza un par de veces, incapaz de contener su ira. Cuando pensó en el cálido y gentil Lian Jun del pasado de Long Shi, su corazón estaba adolorido y lleno de furia. Gritó:

—Lo querías, pero no pudiste tenerlo, ¿así que decidiste destruirlo? ¡Muere tú solo, psicópata, en lugar de arrastrar a otros al infierno contigo! ¿Llamas a esto un amor puro y noble? ¡Qué mala suerte tuvo Lian Jun de haberte conocido, pedazo de mierda!

Long Shi solo gimió, sin resistirse. Probablemente, no recordaría haber dicho nada debido a la fiebre y los efectos de los beneficios.

Cuando terminó de ventilar, Shi Jin se dejó caer contra la caja de almacenamiento y se llevó una mano a la frente. Él también tenía fiebre. Sabiendo que no se quedaría despierto por mucho tiempo, tomó el teléfono satelital que había dejado caer en algún momento y que había estado sonando durante mucho tiempo, y respondió a la llamada de Lian Jun.

{¿Qué pasó, Shi Jin? ¿Por qué no contestabas? Espera un poco más, ya estoy en el helicóptero, estaré allí pronto}, dijo Lian Jun de inmediato. Habló más rápido y con más urgencia que nunca.

Shi Jin escuchó en silencio. Adivinando que el otro hombre debía estar angustiado, se apresuró a explicar:

—Lo siento, me quedé dormido… Lian Jun, parece que tengo fiebre. Probablemente, sea porque nadé en agua fría y me quedé con la ropa mojada por mucho tiempo —agregó, para preparar a Lian Jun para su apariencia medio muerta. No quería asustarlo.

Lian Jun tapó el altavoz, instó al piloto a volar más rápido y luego le explicó la situación al médico que lo acompañaba. El sonido se volvió claro de nuevo y él se tranquilizó: {Está bien. Si no te sientes bien, vuelve a dormirte, estaré contigo en un minuto.}

Su voz hizo que Shi Jin se sintiera a gusto. Él respondió con un zumbido bajo, luego, notó algunos puntos brillantes en el cielo distante y tuvo que sonreír.

—Ya te veo, volando hacia aquí.

Lian Jun no pudo evitar gritar, {Shi Jin.}

—Me las arreglé para conseguir una parte de la fórmula del veneno de Long Shi, él también tenía una jeringa con una extraña droga en él… Lian Jun, te pondrás mejor —dijo Shi Jin, medio para sí mismo. Las retorcidas palabras de Long Shi seguían resonando en su mente. Atormentado por la fiebre alta y el dolor en su cuerpo, ya no pudo reprimir el dolor que llenaba su corazón. Susurró: —Quiero abrazarte, Lian Jun, te ves muy bien cuando sonríes… desearía haberte conocido antes.

Si te conociera antes, es posible que no hubieses sufrido tanto.

El agarre de Lian Jun sobre el teléfono se apretó. Se dio la vuelta, calmó la respiración y volvió a llevarse el teléfono a la boca. Se le hizo un nudo en la garganta y luego dijo, con la voz tensa, como si estuviera reprimiendo algo:

—No juegues, Shi Jin, deja de sonar como si fueras a morir. No te atrevas a pensar en morir.

Varios helicópteros revoloteaban en el cielo. Shi Jin se recostó en el bote salvavidas y miró al que estaba directamente arriba. Se abrió la puerta, cayó una escalera de cuerda y Lian Jun, con un conjunto completo de equipo de protección, bajó lenta e incómodamente. No pudo evitar sonreír; en realidad, sabía que este hombre no podría soportarlo y tendría que levantarlo él mismo.

No debería tomar más de quince segundos bajar la escalera, pero Lian Jun tardó más de un minuto. Shi Jin no se atrevió a apartar la mirada. Incluso se sentó y extendió la mano como para apoyarlo, asustado de que pudiera caerse.

Finalmente, los pies de Lian Jun tocaron el fondo del bote salvavidas, su frente estaba cubierta de sudor.

Shi Jin corrió hacia él. Estaba encantado de verlo, pero no pudo evitar preocuparse al mismo tiempo. Preguntó ansiosamente:

—¿Cómo estás? ¿Te duele?

En el momento en que Lian Jun recuperó el equilibrio, se inclinó y tiró al adolescente en sus brazos, abrazándolo con fuerza. Le acarició la nuca y dijo con voz ronca:

—No habrá una próxima vez, Shi Jin.

—Eso fue lo que dijiste después de que me dispararon durante ese asunto con Black Rose… —Shi Jin siendo Shi Jin, no falló en destruir el estado de ánimo, pero instintivamente le devolvió el abrazo. Olvidando si Lian Jun podía sostenerlo, su cuerpo se quedó casi flácido, y simplemente se apoyó en el otro hombre, enterrando su rostro en su pecho. Se había estado esforzando por mantenerse despierto y lúcido, pero ahora, en estos brazos, finalmente, podía relajarse. Susurró, su voz se volvió más y más tranquila, —Lian Jun, lo siento, siempre parece que te estoy dando problemas.

Lian Jun, simplemente, negó con la cabeza. Lo abrazó con más fuerza y ​​le besó la frente. Había muchas cosas que quería decir, pero no podía pronunciar una palabra, solo quería tener a esta persona en sus brazos y nunca soltarla.

A nadie le importaba Long Shi en el otro extremo del bote salvavidas, pero el ruido y las luces brillantes lo despertaron. Tan pronto como abrió los ojos, vio a Lian Jun abrazando y besando a Shi Jin. Miró la escena con la boca abierta, luego, luchó contra sus cuerdas y gritó:

—¡Jun-shao, no lo abraces, no lo beses, es un monstruo! ¡Es un monstruo!

Shi Jin ya se había desmayado. Lian Jun lo hizo apoyarse en sí mismo y lo sostuvo con cuidado en sus brazos. Ante el sonido, giró la cabeza para mirar a Long Shi, y sus delgados labios se curvaron en una fría sonrisa.

—¿De Verdad? Eso es genial. Resulta que me gustan los monstruos.

Gustan… ¿gust…?

Long Shi miró los ojos indiferentes y levemente asesinos de Lian Jun, y vio que su mano acariciaba suavemente la mejilla de Shi Jin. Esto, además de todo lo demás, parecía demasiado impactante: puso los ojos en blanco y se desmayó.

| Índice |

One thought on “Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 53: ¡Él, es un monstruo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *