Prevenir un Harem – Capítulo 29: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Akirie

Editado por Sakuya


Con la ayuda de sus sirvientes, Ye Zhizhou arregló su ropa y su cabello. Caminó valientemente hacia el portón y vio un caballo. Mirando al joven hombre que actualmente estaba sosteniendo las riendas, Ye Zhizhou se detuvo y dijo, —Este caballo…

El pequeño sirviente, Chang Shun, se estremeció, rápidamente avanzando para intentar ganarse el favor del joven maestro. —Joven maestro, solo podemos obtener a Ta Xue dentro de dos días. Zhui Feng es un caballo viejo, pero verdaderamente rápido. Es estable y muy formidable. ¿Qué le parece… darle una oportunidad?

… ¿Qué se supone que haga ahora? ¡Él ni siquiera sabe cómo montar un caballo en primer lugar!

Tragó silenciosamente sus palabras, y arrojó su manga, pretendiendo ver a Zhui Feng con desdén. — ¿Cuál es el objetivo de montar en un caballo tan viejo? Ni siquiera un poco de ferocidad. Lárgate, y dale a este maestro un carruaje.

[T/N: Término que se refiere a una acción generalmente usada por personas arrogantes.]

Al ver que el joven maestro no iba a hacer un berrinche por no poder montar a Ta Xue, Chang Shun soltó un pesado suspiro de alivio en su corazón. Corrió apresuradamente para sostener las riendas de Zhui Feng, diciendo, —Joven maestro, por favor espere, traeré el carruaje. —Después de inclinarse, se llevó al caballo.

Chang Fu tuvo un momento difícil después de recibir su trabajo; recordando la advertencia de la señora esta mañana, él solo pudo acercarse y preguntar cuidadosamente. —Joven maestro, el maestro volverá esta noche, su tarea…

El Zhen Guogong, An Wenhua, era el actual Ministro de Ingresos. Antes de que fuera enviado lejos por el emperador para resolver un caso de corrupción, le había encargado una gran cantidad de deberes a An Chengle. El ministro dijo que lo revisaría y le haría un exámen cuando regresara. Sin embargo, durante todo el mes que Zhen Guogong estuvo ausente, no podría ser dicho que An Chengle estudió, ¡él ni siquiera puso un pie en la sala de estudio, y mucho menos escribió una línea o dos! No solo eso, Chengle también salió e hizo travesuras. El caballo extremadamente violento llamado Ta Xue, que fue comprado hace unos pocos días, era solo una de las pruebas más determinantes.

Los datos del sistema en su cerebro se volvieron engranajes, y mientras mantenía su expresión desdeñosa, Ye Zhizhou se puso rígido por tres segundos, luego se recuperó rápidamente para dejar salir un arrogante sonido de inconformidad.

— ¿Qué estás intentando decir con todas esas palabras suaves y endulzadas? ¿Qué tarea? No la haré, mi padre no me asesinará de todas maneras. Además, ¿por qué solamente puedo obtener a Ta Xue después de dos días? ¡Quiero montarlo ahora!

Chang Fu simplemente quería llorar, le explicó débilmente la razón. —El caballo originalmente había sido reservado por otra persona, así que el vendedor tiene que explicarle la situación al otro comprador antes de que pueda darnos el caballo…

— ¡Simplemente perdemos el tiempo! Incluso comprar un caballo es tan problemático, ¡no lo quiero! Solo espera, ¡devolveré ese caballo! —An Chengle interrumpió las palabras de Chang Fu de una manera impaciente. Al ver que Chang Shun estacionó el carruaje frente a él, caminó unos pasos y subió. — ¡Ve a la Calle Oeste, quiero ir al recién abierto Pabellón del Tesoro!

Los dos sirvientes se miraron con consternación. Chang Shun le dio un vistazo al pasmado Chang Fu, pensando en lo que había escuchado cuando regresó, muy cuidadosamente preguntó, —Joven maestro, ¿realmente no quiere a Ta Xue?

— ¡No lo quiero! ¡Solo vámonos! —Lei Baofei estaba realmente interesado en este caballo, incluso si era una muy buena inversión, ¡él no debe comprarlo!

El carruaje se detuvo frente a una pequeña tienda en la esquina de la Calle Oeste. Ye Zhizhou levantó la cortina del carruaje y bajó de un salto, miró hacia la pequeña tienda y parpadeó. Pabellón del Tesoro, la primera tienda abierta por el protagonista después de su llegada a la capital, vendía objetos raros que aún no existían en este mundo, fue muy apreciada y buscada por los ricos. La tienda rápidamente se convirtió en un factor importante para que el protagonista acumulara dinero en las primeras etapas de la historia.

¿Tesoro? Humph, solo eran algunos pequeños artilugios y cosas por el estilo.

Ye Zhizhou entró y le dio un vistazo al segundo piso, levantando las esquinas de sus labios y volteando a ver al tendero que había venido a darle la bienvenida. En un tono de ‘a este joven maestro no le falta dinero’, dijo, —Trae los mejores y más raros artículos que tengas. Si realmente nunca los he visto antes, los compraré por el doble de su precio.

Los otros compradores de la tienda lo miraron de reojo con desconfianza.

Chang Shun y Chang Fu estaban extremadamente asustados al oír esas arrogantes palabras. Este Pabellón del Tesoro había abierto recientemente, pero todos sus artículos eran tan caros como lo podrían ser, y tan extraños como lo extraño mismo. Todos los que han entrado en la tienda, pensando que era una broma, al final, fueron abofeteados en la cara. El joven maestro tenía mucho dinero para gastar, ¡ah!

La sonrisa en la cara del tendero se congeló por un instante, luego se volvió aún más brillante. —Apreciado huésped, por favor espere un minuto, iré a buscar los productos para usted.

—Joven maestro. —Después de que el tendero se fue, Chang Shun observó a los otros invitados y se acercó, hablando en voz baja. —Todo su dinero ya ha sido gastado en comprar a Ta Xue. Los artículos del Pabellón del Tesoro son incluso más caros. Lo ves…

— ¿No dije que quería regresar a Ta Xue? —Ye Zhizhou pretendió estar impaciente, solo sacudió su mano, caminando hacia la silla de visitantes y sentándose. —Los caballeros no toman los objetos preciados de otras personas. Ta Xue y yo no tenemos un destino juntos, devuélvelo.

Chang Shuhn fue tomado desprevenido por las palabras de su joven maestro. Volteándose para ver a Chang Fu, él todavía no podía procesar la idea en su cabeza.

El tendero rápidamente regresó con una bandeja, poniéndola orgullosamente frente a Ye Zhizhou. Sonrió mientras hablaba, —Honorable huésped, estos son artículos que han llegado esta mañana. El dueño ha dicho que, si alguien puede identificarlos, serán gratis para esa persona.

Ye Zhizhou silbó en su corazón: An Chengjie realmente estaba aquí hoy. ¡Este viaje se volvió repentinamente productivo! Elevando el rabillo de sus labios, sonrió. Mirando la bandeja, recogió un objeto cilíndrico, girándolo unos momentos antes de hacerlo a un lado con burla. — ¿No es algo con lo que los niños juegan en tierras extranjeras? Este joven maestro cree que lo llaman caleidoscopio. Se gira para ver la imagen de algo similar a una flor, qué aburrido.

La sonrisa en la cara del tendero se congeló.

Luego, Ye Zhizhou, recogió una caja de madera decorada con varias piedras preciosas. La abrió, y miró dentro, luego desenroscó el mecanismo de relojería que estaba tallado con la forma de una flor en la parte inferior de la caja. Haciendo una mueca, dijo, —También es otro juguete de una tierra extranjera. Después de girar esta parte, comenzará a sonar música, pero solo son unos cuantos sonidos monótonos. Aburrido.

Los visitantes, quienes estaban esperando ver cómo se ridiculiza, gradualmente se habían reunido alrededor del joven, susurrando. El tendero tragó saliva, sintiéndose un poco asustado.

—Oh, ¿y fundieron este vidrio transparente en casa? Este color sólo existe en tierras extranjeras. —Ye Zhizhou tocó el feo frasco de vidrio que se encontraba en la esquina de la bandeja, luego recogió la versión antigua de una lupa. Con disgusto, dijo. —Este cristal puede magnificar las cosas, pero es fácil de producir. Todo lo que se necesita hacer es curvar el vidrio en este ángulo.

Después de regresar el artículo, señaló todos los productos restantes, nombrando cada uno. —Eso es jabón, puede ser extraído de aceite de cerdo calentado, normalmente es usado para bañarse. El objeto junto a él es usado para lavarse los dientes. El resto de las cosas son lápices, que también son originarios de las tierras extranjeras. Son usados para escribir y se pueden borrar.

El tendero se sentía como un tonto, y los compradores estaban asombrados.

—Dije, —Hizo la bandeja a un lado y habló con desprecio, — ¿Están cometiendo fraude, no es así, tienda negra? Solo usan algunos juguetes de tierras extranjeras para estafar a nuestra gente. Venden un producto que vale unas pocas monedas por cientos de miles. Su corazón es realmente negro. —Después de decir esto, enderezó su espalda y limpió sus mangas, resoplando fríamente. —Verdaderamente, todos los hombres de negocios son malvados. Chang Shun, Chang Fu, ¡vámonos! ¡Qué Pabellón del Tesoro, debería ser llamado Pabellón del Corazón Negro en su lugar!

Chang Shun y Chang Fu estaban sorprendidos por este giro de acontecimientos, inmediatamente miraron a su joven maestro y lo siguieron rápidamente.

El trío se alejó, dejando al tendero para que se enfrentara a los escépticos compradores. No pudo evitar dar un paso atrás, con el corazón asustado. —Damas y caballeros, por favor no escuchen esas tonterías. Todos los artículos en nuestra tienda tienen un precio razonable…

— ¡Tienda de corazón negro, regrésanos nuestro dinero! —Nadie sabía quién había gritado primero, pero la iracunda demanda incitó a los demás huéspedes. Deshaciéndose de sus dudas, rodearon al tendero, inquisitivamente cuestionando y rugiendo; todo tipo de gritos enojados llenaron el aire.

En el segundo piso de la tienda, An Chengjie se puso rígido, con las manos quietas y la mente llena de conmoción. Lei Baofei, quien estaba sentado en la silla frente a él, lentamente bajó su taza. La amistosa sonrisa en su rostro se desvaneció, y escrutó a An Chengjie con un brillo en sus ojos.

[La probabilidad de amor entre Lei Baofei y el protagonista se ha reducido a un 70%, por favor mantenga sus esfuerzos persistentes, Anfitrión.]

Ye Zhizhou, quien estaba analizando otra vez la trama en el carruaje, estaba sorprendido. Sin embargo, la conmoción pronto se volvió entusiasmo. — ¿También estaba Lei Baofei arriba de la tienda?

Esta era verdaderamente una agradable sorpresa. Había pensado que la bandera del alma de Lei Baofei sería la más difícil de sacar, y que necesitaría un plan a largo plazo para deshacerse de ella. ¡Pero ahora parecía que, de hecho, esta bandera era la más fácil!

Cuando Ye Zhizhou leyó los datos por segunda vez, descubrió que los sentimientos románticos de Lei Baofei por el protagonista, estaban basados en la luz sagrada del último. Después de darse cuenta de esto, ¡qué razón había para no entender! Lo que le gustaba a Lei Baofei era la ‘honestidad, bondad y belleza’ del protagonista. Tan pronto como Ye Zhizhou destrozara esa apariencia de ‘honestidad, bondad y belleza’ del protagonista… bueno, ¡sacar la bandera del alma estaría a la vuelta de la esquina!

En la noche, la señora lo acompañó en la cena. Al preguntar por noticias sobre An Chengsheng, se le dijo que el hijo mayor y sus amigos habían ido a observar el paisaje. Al enterarse de esto, Ye Zhizhou regresó a su patio, satisfecho y cansado.

Al día siguiente, fue despertado por Chang Shun. Meticulosamente vestido, Ye Zhizhou fue mandado al patio de la señora en un parpadeo.

—Desafortunadamente, tu padre ha sufrido un imprevisto en el camino y solo podrá llegar por la tarde. —La hermosa mujer tomó un colgante de jade de la caja, sus ojos estaban llenos de preocupación. —Después de que entres al palacio, compórtate y guarda tu mal genio. El octavo príncipe no necesariamente te escogerá, así que no hagas ningún problema, ¿bien?

Incluso después de haber estado en tres mundos, esta había sido la primera vez en la que sentía el amor de una madre. Él no pudo evitar suavizar su corazón cada vez que veía a esa hermosa mujer. —Lo entiendo, madre.

Al final, ella recogió el pequeño colgante de exquisito jade y lo puso alrededor del cuello de su hijo. Después de arreglarlo adecuadamente, suspiró. —Debes culparme por consentirte demasiado… bueno, el carruaje imperial ya está esperando por ti en la puerta. Ve rápidamente, no es bueno retrasar este tipo de asuntos.

Se despidió sumiso y respetuosamente. Con un rastro de calidez en su corazón, entró al carruaje.

El emperador había convocado a todos los jóvenes que eran conocidos por su intelectualidad o inclinaciones académicas a entrar al palacio. Por lo tanto, todos los candidatos habían llevado consigo algunas pequeñas piezas de sus trabajos más famosos. En el jardín donde se celebraba la reunión, solo Ye Zhizhou entró con un tambor sonajero en la mano. Balanceándolo, él prácticamente exudaba las palabras ‘ignorante’ e ‘incompetente’.

[T/N: Un sonajero en forma de tambor, utilizado principalmente por vendedores ambulantes o como juguete para niños.]

—Pst, creo que es la basura de la familia An, tan vergonzoso; siempre haciendo un espectáculo de sí mismo. —Una despectiva burla se alzó en el rostro de Ye Zhizhou. Mirando disimuladamente, buscó información de la persona que estaba hablando en la memoria del original. Sacudió descuidadamente el tambor sonajero, mientras decía fríamente, —Yo tampoco sé cuál de los Jun Jie fue expulsado del Patio de Yihong, la noche pasada porque no podía pagar la tarifa. Tsk, Tsk, hablando de alguien más cuando incluso sus propios pantalones no están bien usados.

[T/N: Jun Jie se refiere a un genio o a una élite.]

[T/N: Patio de Yihong es el nombre de un burdel.]

Un extraño silencio se extendió por el jardín. Todas las personas que estaban hablando de arte y literatura, se detuvieron para mirar a Ye Zhizhou. La persona en cuestión simplemente sonrío, hablando ‘tímidamente’. —Todavía tengo muchas historias como la anterior. ¿Quieren escucharlas?

La multitud se giró y continuó con sus acciones previas, actuando como si nada hubiera pasado. El joven, cuyo escándalo fue expuesto, señaló a Ye Zhizhou de una manera furiosa. Su boca se abrió y cerró, sin decir una palabra. Eventualmente, se alejó con la cola entre las piernas.

—Yo quiero escuchar tus historias. —La suave voz de un joven se escuchó de repente desde una esquina del jardín. Ye Zhizhou giró su cabeza, y vio a un pálido adolescente vestido de negro; el joven, que estaba sentado en una silla de ruedas, era cuidadosamente empujado por un eunuco. Sus rasgos faciales eran exquisitos y hermosos, pero no tenían expresión; sus ojos eran especialmente oscuros, y aquellos que caían bajo su mirada se sentían como la presa de una serpiente. — ¿Tu apellido es An? —El hombre en cuestión enfocó su intensa mirada en Ye Zhizhou, su hermoso rostro seguía sin emociones. Miró al otro y estiró su pálido y delgado dedo. —Me gustan tus ojos… dámelos.

—What?!

[T/N: Escrito en inglés en la versión original.]

| Índice |

8 thoughts on “Prevenir un Harem – Capítulo 29: El príncipe frío y su esposa tsundere

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *