Todos creen que él me gusta – Capítulo 28

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Había pasado una semana desde que habían comenzado los exámenes finales, y todavía había gente que llegaba intermitentemente a la entrada del dormitorio de hombres, esperando el favor del Dios de los exámenes para bendecirlos por una prueba un poco más fluida durante el examen.

Cuando Ye Zhou bajó un día, de repente notó que, en el techo del auto, había varias… ¿manzanas?

Ye Zhou y Shang Jin se miraron. Frotando la manzana en sus manos y mirando a su alrededor, no vieron el rastro de una figura.

—Realmente extraño, este auto realmente puede cultivar manzanas. —Y las manzanas eran completamente rojas, brillantes, regordetas y fragantes. Incluso si fuera la temporada para comer manzanas, este tipo de manzana no parecía barata—. ¿Será que cuando adoraban al pequeño vehículo de tres ruedas, las pusieron ahí y se olvidaron de llevárselas?

Shang Jin se humedeció los labios y dijo: —Se ve muy delicioso.

Ye Zhou lo agarró y dijo: —¡No puedes comerlo! Aún no se ha lavado. Es más, esto es de otra persona.

—Oye, Zhou, estamos a punto de ir a comprar manzanas al por mayor en el mercado de agricultores. ¿Tomaste la delantera para comprar algunas? —Zhou Wendao corrió varios escalones, seguido por Liu Yutian—. Las manzanas que compraste se ven bien.

Ye Zhou puso las manzanas en el coche y se preparó para volver al foro para abrir un perdido y encontrado. Durante la semana de exámenes, el programa de entretenimiento de todos era navegar por BBS, por lo que la mayoría de los estudiantes deberían poder verlo. Especialmente aquellos que vinieron a visitar al Dios de los exámenes, definitivamente son personas que a menudo quedan atrapadas en el BBS. Después de hacer esto, miraron a las dos personas que estaban inexplicablemente emparejadas. —¿Por qué están ustedes dos reunidos?

—Jejejeje… —Zhou Wendao enganchó fuertemente el cuello de Ye Zhou y dijo—: Zhou, déjame tu coche por un momento.

Después de que Ye Zhou le entregó la llave, preguntó: —¿Realmente vas a comprar manzanas al por mayor?

—Mañana es Nochebuena, y ambos estamos planeando vender manzanas en la calle. —Zhou Wendao se rascó la cabeza y dijo—: Este es fin de mes y no hay dinero. ¿Por qué no invertir un poco para ganar dinero extra?

Ye Zhou no estuvo de acuerdo.

—¿Quién celebraría la Nochebuena en la semana de exámenes? Ten cuidado de no perder todo lo que inviertan, al final, solo podrán mantenerse de un montón de manzanas para sobrevivir este mes.

—La semana de exámenes tampoco puede detener el entusiasmo navideño. ¡Estoy seguro! —Liu Yutian dijo con seguridad—. El año pasado, vi a chicas vendiendo manzanas, vendían una por diez o veinte. ¿Cuánto podría costar una manzana? Agregando el empaque, todavía duplica la ganancia.

—Lo que sea. —Después de verlos irse, Ye Zhou se dio cuenta de que él y Shang Jin habían decidido temprano en la mañana conducir el bicitaxi hasta la cafetería y luego ir a la biblioteca a leer. Como resultado, la montura fue prestada sin consultar con Shang Jin, y parecía un poco insincero. Ye Zhou dijo avergonzado—: Shang Jin, lo sien..

Las palabras no habían terminado, Shang Jin agarró la bicicleta con indiferencia, miró al distraído Ye Zhou a un lado y preguntó: —¿Todavía no vienes?

—¡Voy! ¡Voy! ¡Voy! —Ye Zhou observó la expresión de Shang Jin mientras subía a la bicicleta. Realmente no parecía ni un poco ofendido. Incapaz de soportar su curiosidad, preguntó—: No te pregunté y presté el auto a otros sin tu permiso cuando querías usarlo. ¿No estás enojado?

La razón principal era que el clima de hoy era soleado y despejado, y ambos podían ir a la biblioteca en bicicleta, pero Zhou Wendao ciertamente tendría un poco de dificultad para comprar las manzanas al por mayor con sus bicicletas.

—Ya lo prestaste. ¿Podría ser que quieres que vaya contra ti?

—Por supuesto que no. —Ye Zhou reveló una leve sonrisa que ni siquiera él notó.

Siguió a Shang Jin y después de desayunar, salió antes que Shang Jin y compró dos manzanas en la frutería al lado de la cafetería y las puso en su mochila. Cuando Shang Jin salió, fueron juntos a la biblioteca. Sin embargo, como habían terminado de comer diez minutos más tarde, la biblioteca ya estaba completamente ocupada.

—Realmente ha sido desafortunado hoy. Solo podemos tomar prestados los libros y volver a leer.

A Shang Jin, por el contrario, no le importaba. Él y Ye Zhou seleccionaron algunos libros y regresaron al dormitorio.

De vuelta frente a su escritorio familiar, Shang Jin siempre se sentía como si hubiera olvidado algo.

¿Cuál era el problema?

Shang Jin miró los libros que había tomado prestados de la biblioteca, usó la computadora para escribir artículos con una mano y se preguntó si había olvidado algo… hasta que una hebra de fragancia de manzana ‘ilusoria’ siguió arrastrándose en su nariz.

Resultó que se había olvidado de comprar una manzana.

Pero incluso si quisiera comérselo, no iría tan lejos como para alucinar lo suficiente como para oler la fragancia de una manzana. Su autocontrol definitivamente no era tan débil.

De repente, una cosa fría se le pegó a la cara y emitió oleada tras oleada de fragancia.

Shang Jin tomó la manzana y apoyó la cabeza en su hombro para limpiar los rastros de agua. Antes de que pudiera hablar, Ye Zhou abrió la boca primero.

—Esta vez, está absolutamente limpio.

¿Esto significa que todavía guardaba rencor por decir que la manzana no estaba limpia la última vez?

—Gracias. —Shang Jin frotó la manzana. Debido a que su cabeza estaba baja, Ye Zhou no vio las comisuras de su boca elevadas.

—De nada. Tampoco te la compré especialmente. Es solo que, al ver la manzana hoy, recordé que parecía haber dos manzanas que aún no se habían comido. —Ye Zhou le dio un mordisco a su manzana para cubrirse—. Conseguiré más por la noche.

Sin embargo, no hubo oportunidad de comprar manzanas esa noche. No solo eso, sino que durante la semana siguiente, Ye Zhou y Shang Jin ya no querían volver a ver una manzana.

Liu Yutian abrió la puerta del dormitorio con su cuerpo, estaba cargando una caja de manzanas y Zhou Wendao lo siguió con las cajas de embalaje. Al ver a Ye Zhou y Shang Jin en el dormitorio, se sorprendieron.

—No te estamos… molestando, ¿verdad? —Zhou Wendao preguntó con vacilación, mirando de un lado a otro entre Ye Zhou y Shang Jin.

—Depende de tu definición de ‘molestar’. —dijo Ye Zhou enojado—. Di un poco menos tonterías y entra rápidamente. ¡Muero de frío con la puerta abierta!

Liu Yutian dejó la caja de manzanas a un lado y comenzó a acomodar las cajas de embalaje junto con Zhou Wendao. Ye Zhou también dejó su libro de texto y se unió para ayudar a poner las manzanas en las cajas de empaque.

Las tres personas estuvieron ocupadas durante una hora y finalmente empacaron casi un centenar de manzanas.

Solo entonces vino Shang Jin. Cogió una manzana envasada y dijo: —¿Vas a terminar de venderlas mañana?

—Iremos a un lugar donde haya más gente. Es más, si no podemos vender, sólo tenemos que bajar el precio. Está bien siempre que no sea una pérdida.

Ye Zhou se mostró muy escéptico cuando vio una cantidad tan grande de manzanas. Es solo que, al ver las expresiones animadas de las dos personas, realmente no pudo soportar atacar el entusiasmo del otro. De todos modos, tenía más dinero. Si llegaban tiempos difíciles, él podía ayudar.

♦ ♦ ♦

Hasta el día siguiente, Ye Zhou descubrió que la semana de exámenes no pudo contra el entusiasmo de la Navidad. Especialmente por la noche, el dormitorio de al lado no tenía la intención de regresar en absoluto. En cambio, fueron a la KTV[1] a cantar canciones toda la noche.

De acuerdo con la naturaleza de Ye Zhou, que amaba el bullicio y la emoción, definitivamente le gustaría correr hacia lugares con más gente. Sin embargo, cuando planeaba aceptar la invitación del dormitorio de al lado para ir a cantar, sus ojos se posaron en Shang Jin, quien no estaba molesto por el mundo exterior y estaba concentrado en leer libros, y se negó firmemente.

La gente sobresaliente seguía trabajando duro. ¿Qué calificaciones tenía para salir y estar libre y a gusto?

Despidiendo a los otros estudiantes, Ye Zhou cerró la puerta y caminó hacia el lado de Shang Jin para buscar información. Cuando vio la portada del libro de Shang Jin, exclamó: —¿Por qué estás leyendo una novela?

Ye Zhou apenas y se pudo contener ante la expresión que hizo Shang Jin de no saber cuál era el problema. —¿Qué pasa? ¿No puedo?

Ye Zhou se arrepintió de haber rechazado al compañero de clase en ese momento. No obstante, pensándolo de nuevo, debería aprovechar esta oportunidad para prepararse bien para el examen. Tal vez podría superar a Shang Jin.

Sin saber cuánto tiempo duró la atmósfera tranquila, Shang Jin, que estaba leyendo, de repente se puso de pie.

La oreja de Ye Zhou se movió, sin dejar de concentrarse en el libro.

Shang Jin colocó una manzana en la mano de Ye Zhou. Ye Zhou miró hacia arriba con perplejidad.

—Nochebuena…

—De verdad crees esto también… —Ye Zhou levantó una ceja, en blanco primero, luego riendo a carcajadas: no la risa del vientre de escuchar una broma, ni la burla de hacer ojo por ojo, sino una sonrisa genuina y sincera.

Por primera vez, Shang Jin escuchó el sonido de los latidos de su corazón.

El teléfono sonó en el silencioso dormitorio. Ye Zhou presionó ligeramente la manzana sobre la mesa y la hizo girar hacia adelante y hacia atrás con una mano, mientras levantaba el teléfono con la otra.

—¡Zhou! ¡¡Por favor ayuda!!


[1] Karaoke.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *