Todos creen que él me gusta – Capítulo 38

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


La plántula de fresa que Ye Zhou le había regalado a Shang Jin se colocó en el alféizar de la ventana, y la de Ye Zhou se colocó al lado de ella.

Cuando descubrieron que el regalo de Ye Zhou a Shang Jin era una plántula de fresa, Zhou Wendao aprovechó cuando Shang Jin estaba en el baño para llevar a Ye Zhou a un lado y susurró: —Zhou, dinos si no tienes dinero. Podríamos recaudar mucho a través del crowdfunding. ¿Cómo pudiste enviar un regalo tan casual?

—¿Casual? —Ye Zhou hizo una pregunta en respuesta. No pensó que fuera en lo más mínimo casual. Le compró dos plántulas a la anciana y ese día, fue al supermercado a elegir las macetas y, finalmente, preocupado de que la tierra excavada en el borde de la carretera no fuera muy buena, fue especialmente al mercado de flores y aves para comprar un poco de tierra. Las plántulas de fresa se trasplantaron a las macetas nuevas y las hojas también se limpiaron sin manchas. No podría haber estado más atento, entonces, ¿cómo podría llamarse casual?

—¿Cuánto valor tiene tu lastimosa hierba? La institución agrícola tiene diez centavos en una docena. —Zhou Wendao, “odiando el hierro por no ser acero” dijo—: ¿No sabes que el valor del regalo muestra cuánto tienes a la otra persona en tu corazón?

Ye Zhou lo miró con desconfianza y dijo: —¿Dónde escuchaste tal sofisma?

—¡Lo escuché de nuestro experto en amor de clase! Puede estar con su novia tanto tiempo porque está muy versado en el camino de los amantes.

Experto en amor… Si Ye Zhou no estaba equivocado, debería ser el único compañero de clase con novia. El nombre del compañero de clase era Jiang Wenchao. Cuando entró a la universidad, consiguió novia y lo que es más, han salido durante casi dos años y todavía se ven muy dulces. Como era la única persona que tenía novia, el grupo de solteros, que quería encontrar sus propias parejas, lo consideraban un experto en amor.

Ya era bastante triste pensar en ello: toda la clase sumaba veintitrés chicos, pero increíblemente, solo había uno que no estaba soltero. Obviamente, las personalidades y la apariencia de su grupo de compañeros de habitación eran bastante buenas, y no había una razón por la que no se llevaran bien con las chicas. Él, el único que tenía afinidad con las chicas, era gay, y el dios masculino reconocido, Shang Jin, no tenía ningún interés en el amor.

Al ver la mirada vacilante de Ye Zhou, Zhou Wendao dijo con desdén: —Tu regalo es realmente demasiado barato.

Ye Zhou acaba de recordar que el experto en amor no contempló sus dones en absoluto. No queriendo enredarse con Zhou Wendao, dijo superficialmente: —Está bien si piensas cuando envías regalos. No importa si es caro o no. Además, si otros quieren dar obsequios costosos, me sentiría agobiado al recibirlos.

Cuando salió Shang Jin, acababa de escuchar esta frase. Se lavó las manos y, fingiendo no haber oído nada, preguntó: —¿Qué pasa?

—Nada. —dijo Zhou Wendao avergonzado, sus ojos girando constantemente entre Ye Zhou y Shang Jin.

Shang Jin miró la hora y dijo: —Es casi la hora de la clase. ¿No vas al salón de clases?

—¡Ve! ¡Ve! ¡Ve! —Ye Zhou empujó a Zhou Wendao hacia la puerta y le susurró al oído—: Yo digo, ¿pueden chismorrear menos cada vez? Shang Jin y yo somos muy normales, pero ustedes nos molestaron tanto hasta que se volvió  incómodo.

Esto también podría contarse como quitarse la ira de anoche. Ye Zhou ahora tenía más miedo de escuchar a la gente emparejarlo con Shang Jin. Este miedo no era el mismo que al principio cuando estaba molesto y ansioso, deseando poder arrastrar inmediatamente a Shang Jin para dar una conferencia de prensa y dejar muy claro que no había ninguna relación entre las dos personas. Más bien, este tipo de sentimiento extraño que no podía explicar con claridad, Ye Zhou no estaba dispuesto a pensar más en ello y tampoco se atrevía a pensarlo detenidamente.

En el número de Shang Ye, Ye Zhou estaba listo para ir al asiento del conductor, pero inesperadamente, Shang Jin entró un paso por delante de él.

Ye Zhou preguntó: —¿No era hoy mi turno de conducir el coche?

Shang Jin no respondió directamente, pero dijo: —No importa quien conduce.

Aunque habían negociado, cuando hicieron la compra, que alternarían días para conducir, en realidad no se llevó a cabo de manera muy estricta. Ye Zhou no pensó demasiado y subió al asiento trasero. Simplemente sucedió que no había dormido demasiado bien anoche.

Al mediodía, se dirigieron al tercer piso de la cafetería.

Ye Zhou recorrió el carril de los recuerdos y recordó de inmediato que cuando Shang Jin lo vio ese día, él asintió “con frialdad”. Ye Zhou y Shang Jin llegaron a un asiento en un rincón y se sentaron. Una oración había cerrado el asunto la última vez, pero Ye Zhou de repente quería saber más.

—Eh, los genes de tu familia son realmente buenos. La prima pequeña de tu padre o madre de hace dos días parece una princesita.

Ese día, la atención de Ye Zhou al principio se había centrado por completo en Shang Jin y la belleza detrás de él. En cuanto a la niña en el brazo de Shang Jin, se había concentrado en Shang Jin en su mayor parte y él no había visto con demasiada claridad. Más tarde, cuando Shang Jin pasó junto a él, la niña volvió la cabeza y Ye Zhou pudo ver la apariencia de la niña. En ese momento, se lamentó: digno de ser hermano y hermana de Shang Jin. Cuando creciera, definitivamente sería una diosa.

—Ella… —Shang Jin hizo una pausa por un momento y continuó—. Es mi hermana menor.

—¿Tu hermana? —Recordando lo que Shang Jin había dicho ese día, que las dos personas eran su hermana menor y su tía, Ye Zhou entendió aproximadamente en su corazón y no profundizó. En cambio, dijo—: Parece que Dios también te ha cerrado la puerta.

Esto fue para ese día de Nochebuena cuando Ye Zhou había dicho —Dios no solo te ayudó a abrir la puerta y la ventana, sino que también te ayudó a instalarte con un par de alas increíbles. Sin querer ver simpatía en los ojos de Ye Zhou, Shang Jin dijo: —De hecho, nuestra relación no es mala.

—Yo también pienso lo mismo. De lo contrario, ¿por qué abrazarías a tu hermana todo el tiempo? —Ye Zhou tocó el arroz y dijo—: En realidad, me gustan mucho los niños, especialmente los niños hermosos y educados.

Al escuchar el tono de Ye Zhou, Shang Jin, sin saber qué demonios y dioses estaba tramando, dijo: —Si quieres, ¿traigo a mi hermana la próxima vez?

—Claro, ¿no hay competencia deportiva el próximo mes? Tráela para que venga a jugar. —Al mencionar la competencia deportiva, Ye Zhou preguntó tentativamente—: Bien, ¿en qué evento estás participando en la competencia deportiva?

—No quiero participar en nada.

Durante el primer año, debido a que nadie se inscribió en los 5000 metros en la facultad, Shang Jin completó el déficit. Quién sabía que Shang Jin acababa de terminar de registrarse cuando Ye Zhou también puso su nombre. Después de saber que Ye Zhou se había inscrito, corrió hacia el comité de deportes para retirar su nombre. Como resultado, el comité de deportes había visto que habían podido inscribir a dos personas con gran dificultad y tenían miedo de que incumplieran, por lo que informaron con entusiasmo la lista de participantes a sus superiores.

Incluso si el estado físico de Shang Jin no fuera malo, correr los 5000 metros no sería una tarea pequeña para él, sin mencionar que también tendría que pasar mucho tiempo practicando antes de la competencia.

—¿Por qué no participas en uno? —Ye Zhou sacó su teléfono celular y abrió el programa para la competencia deportiva—. Esta vez, si quieres, no tienes que correr 5000, pero correr los 1000 metros no está mal.

Shang Jin negó con la cabeza. —Este tipo de oportunidad de oro para brillar se les puede dar a otros. Con este tiempo, también podría jugar en el dormitorio.

Ye Zhou resopló y dijo: —Realmente no hay sentido del honor del equipo. Esta vez, me apunté a los 1000 metros. Los 5000 metros del año pasado fueron realmente insoportables.

—¿Inaguantable? ¿Pero todavía te inscribiste el año pasado?

Ye Zhou respondió sin pensar: —¿No fue eso porque estabas participando?

Shang Jin se dio cuenta de repente: —Resulta que te has enamorado de mí desde entonces.

—Absolutamente no, ¿de acuerdo? —Ye Zhou dijo sin comprender—: En ese momento, solo quería matar a golpes a la molesta pulga que siempre había estado saltando frente a mí.

El compañero pulga dijo con calma: —Parece que tendré que seguir siendo molesto en el futuro. Espero que te acostumbres lo antes posible.

Ye Zhou informó su nombre al comité de deportes por la noche. El comité deportivo preguntó con entusiasmo: —¿Tú y Shang Jin volverán a inscribirse para correr?

—Shang Jin no, solo yo.

El comité de deportes dijo nerviosamente: —¿Qué pasó? ¿Te peleaste con Shang Jin otra vez?

Ye Zhou no pudo entenderlo y dijo: —No, ¿dónde escuchaste eso?

—Entonces, ¿por qué te registras solo?

Ye Zhou lo dijo como estaba: —No le gusta correr porque es demasiado agotador.

El comité de deportes exhaló un suspiro de alivio y dijo: —Eso está bien.

Ye Zhou estaba perdido y rápidamente tiró este asunto al fondo de su mente.

A medida que el clima se fue calentando gradualmente, se puso su ropa deportiva y practicó en el campo de deportes todas las mañanas y noches.

Si Shang Jin no participa esta vez, entonces no sería cortés y tomaría el trono del primer lugar.

En este día, después de que Ye Zhou terminó de correr, se estaba calmando lentamente en el campo de deportes cuando el miembro del comité de deportes corrió con una expresión evidente de ‘He visto a través de todo’ y dijo: —Me mentiste hace dos días. Obviamente te habías peleado con Shang Jin, pero dijiste que no. Shang Jin vino a registrarse hoy.

—¿Qué? —Ye Zhou dijo con asombro—: ¿Registrarse? ¿Registrarse para qué?

—¿Qué puede ser? Por supuesto, son los 1000 metros. —El miembro del comité de deportes le dio una palmada en el hombro a Ye Zhou y dijo—: No se peleen más tarde. Ustedes son demasiado obvios.

Ye Zhou dijo sinceramente: —Realmente no nos peleamos. ¿Por qué no lo cree?

—¿Dos personas actuarían por separado sin pelear?

Ye Zhou tiró de la boca y dijo: —Si mal no recuerdo, no cooperé con Shang Jin durante todo el primer año.

—No es de extrañar que sean inseparables en su segundo año. Originalmente fue para compensar el tiempo perdido.

Ye Zhou puso los ojos en blanco y no quiso explicar más. Utilizó la toalla que le colgaba del cuello para secarse el sudor de la frente y se dijo a sí mismo: —En serio, este Shang Jin, ¿no dijo hace dos días que no se iba a registrar? Cambiar tan repentinamente de opinión ahora…

Regresó al dormitorio y abrió la puerta del dormitorio cuando se encontró cara a cara con Shang Jin, que estaba a punto de salir.

Ye Zhou lo agarró de la manga y preguntó: —¿No dijiste hace dos días que no participarías en la competencia deportiva?

Shang Jin se quitó los auriculares y dijo: —Lo pensé detenidamente. En lugar de dejarte perder bajo otra persona, también podría dejarte perder conmigo.

Ye Zhou se congeló por un momento y luego dijo con curiosidad: —¿Cómo puedes estar seguro de que perdería contra otros sin ti? Además, ¿cómo puedes estar seguro de que puedes ganar el campeonato antes de que comience la competición?

—No es que no crea en tu fuerza; Simplemente no creo en tu suerte. —dijo esta frase sin un rastro de burla, expresando genuina y simplemente su punto de vista. En cuanto a la pregunta al final, la ignoró directamente. Una cosa tan obvia no necesitaba respuesta en absoluto.

Ye Zhou se atragantó con este comentario. Realmente hubo un sentimiento de derrota de “lo que dijo es demasiado razonable, en realidad no tengo forma de responder“.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *