Todos creen que él me gusta – Capítulo 39

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


—Eh, ¿por qué no ha vuelto Shang Jin cuando es tan tarde?

Ye Zhou miró hacia arriba y le dijo a Liu Yutian en la litera superior. —Se fue a casa hoy.

La casa de Shang Jin era local, pero la frecuencia con la que iba a casa era similar a la de los estudiantes que vivían en otras partes del país.

Esta fue la primera vez que Shang Jin regresó a casa desde las vacaciones cortas.

—¿Fue a casa? —Acostado en la cama y tocando con los dedos la pantalla del teléfono móvil, Liu Yutian dijo inquisitivamente—: No volvió durante las vacaciones de tres días de Qingming. ¿Por qué volvió hoy?

Wen Renxu dijo: —Sí, y mañana es la competencia deportiva. ¿No está compitiendo?

Además de conocer el paradero de Shang Jin, Ye Zhou tampoco tenía muy claro sus motivos para regresar a casa. —Tampoco sé por qué. Dijo que vendría mañana por la mañana. —En cualquier caso, Shang Jin era un adulto, por lo que tampoco necesitaba informar a sus compañeros de habitación sobre lo que estaba haciendo afuera.

Por otro lado, Shang Jin estaba sentado en la sala de estar. Shang Youyou estaba pegada a su costado, extendiendo su pequeño tenedor hacia el plato de frutas en la mesa de café y bifurcando una fresa para enviarla tambaleante a la boca de Shang Jin. —Hermano mayor, come.

Shang Jin abrió la boca para comer, sonriendo a Shang Youyou. Shang Youyou inmediatamente abrazó el brazo de Shang Jin y bajó la cabeza tímidamente.

—¿Dejarla ir a la escuela contigo mañana? —Shang Qingping murmuró irresolutamente para sí mismo—: Es demasiado joven. ¿No sería un inconveniente?

Shang Youyou temía que su padre no estuviera de acuerdo y no pudo evitar urgir tímidamente: —¡Quiero ir con el hermano mayor!

Shang Jin tomó una fresa como recompensa y se la envió a la boca de Shang Youyou. Pero la fresa era demasiado grande y la boca de Shang Youyou era demasiado pequeña. Debido a que Shang Jin la alimentó, quería comerlo todo de una vez. Como resultado, el jugo de fresa goteó y cubrió todo.

—Lo siento. —Shang Jin sacó una servilleta y ayudó a Shang Youyou a secar las manchas. Cuando le dio a Shang Youyou otra fresa, la levantó para dejar que su boquita mordiera.

—Shang Jin es una persona estable y definitivamente puede cuidar bien de Youyou. —persuadió Qin Fei—. Déjalos ir juntos.

Que Shang Jin fuera bueno con Shang Youyou era algo bueno que uno solo podía desear. Cuando Qin Fei entró en la familia, debido a que la edad de Shang Jin no se consideraba joven y tenía opiniones, su corazón sabía que no podía convencerlo. Habiendo tratado de complacerlo todo el tiempo, ahora que Shang Jin estaba tomando la iniciativa de aceptarlas, ahora se sentía mucho más cómoda en casa.

Shang Qingping asintió con la cabeza y dijo: —Está bien, pero recuerda enviarla de regreso a casa por la noche.

Temprano a la mañana siguiente, Shang Youyou cambió su hábito de dormir hasta tarde. Después de despertarse, abrió mucho los ojos y, obedientemente, dejó que Qin Fei la vistiera.

A las ocho en punto, Shang Jin bostezando, salió con Shang Youyou. Sentó a Shang Youyou en el asiento de seguridad y él mismo se sentó en el asiento del conductor.

Llegaron a la escuela cerca de las nueve.

Cuando se trata de Shang Jin, originalmente era una celebridad de la escuela, por lo que llevar a Shang Youyou, que estaba vestida como una princesa, atrajo la atención de muchas personas.

Aunque la multitud de espectadores ansiosamente quería saber quién era el niño que llevaba Shang Jin, nadie tuvo el coraje de preguntar.

Hasta que se unió a Ye Zhou en el campo de deportes.

—Aiya, ¿quién es esta hermosa princesita? —En el momento en que Ye Zhou vio a la joven en los brazos de Shang Jin, inmediatamente supo la identidad de la niña. Corrió en unos pocos pasos. Originalmente, era muy accesible, sin mencionar ahora que se esforzaba por difundir su bondad hacia afuera.

Shang Youyou originalmente estaba colgada del cuello de Shang Jin. Después de escuchar la voz, miró hacia la persona que había venido. Con esta mirada, quedó directamente estupefacta.

Después de esperar mucho tiempo, todavía no recibió la respuesta de la princesita de la familia Shang. El otro lado se limitó a mirarlo fijamente sin ninguna intención de abrir la boca. Ye Zhou no pudo mantener la sonrisa en su rostro. Miró a Shang Jin como si le pidiera ayuda.

Shang Jin gritó: —¿Youyou?

Shang Youyou, como si no lo oyera, todavía miraba tontamente a Ye Zhou.

Ye Zhou se movió discretamente al lado de Shang Jin, se inclinó hacia su oído y preguntó con tacto: —¿Tu hermana pequeña no durmió bien? —De hecho, incluso quiso preguntar, “por qué tu hermana es un poco tonta”. Claramente, la última vez había parecido muy inteligente.

Shang Jin también estaba desconcertado. Él susurró: —No, ella todavía estaba animada en el auto en este momento. —Al decir esto, Shang Jin sacudió sus brazos. Shang Youyou inmediatamente volvió a sus sentidos. Miró a Ye Zhou nuevamente, y luego enterró directamente su rostro en el hombro de Shang Jin, y no salió sin importar cómo la persuadieran.

Ye Zhou quedó gravemente herido. Siempre había sentido que era muy accesible. No esperaba chocar contra una pared con la hermana pequeña de Shang Jin.

Shang Jin dijo incómodamente: —Puede que no haya dormido bien.

Ye Zhou dijo con resentimiento: —Entonces déjala dormir.

Caminando un rato, se encontraron con Zhou Wendao y Xu Yangjun.

Los dos miraron a la niña en los brazos de Shang Jin y se quedaron petrificados en el acto.

Basado en su comprensión de un año de convivencia, Ye Zhou vio las expresiones de los dos hombres y supo que ya habían visualizado una escena de drama familiar de sangre de perro (melodramático). Corriendo antes de que pudieran balbucear sus tonterías, presentó: —Esta es la hermana pequeña de Shang Jin.

Zhou Wendao exhaló un gran suspiro de alivio y dijo: —Resulta que es una hermana.

—Hola, hermanita. —Xu Yangjun caminó detrás de Shang Jin, queriendo charlar con Shang Youyou.

Ye Zhou dijo: —Está durmiendo. No la molestes.

Sin embargo, las palabras de Ye Zhou simplemente cayeron lastimosamente cuando Shang Youyou levantó su carita y respondió a Xu Yangjun: —Hola, hermano mayor.

Ye Zhou simplemente no se atrevió a creer que en realidad había sufrido una derrota a manos de Xu Yangjun.

—Aiya, parece un angelito que merece ser la hermana pequeña de Shang Jin.

Sin mirar, podían sentir la “energía negativa” emitida por todo el cuerpo de Ye Zhou. Shang Jin tampoco podía entenderlo. Fue porque Ye Zhou había dicho que le gustaban los niños que había traído a Shang Youyou. No esperaba que Shang Youyou fuera muy bueno con los demás, pero ¿por qué ella se resistía tanto a Ye Zhou?

Al ver que Shang Youyou no solo le prestó atención a Xu Yangjun, sino que incluso saludó cortésmente a Zhou Wendao, y al ser tan “indiferente” con él, dijo con amargura con una cara sin amor: —Ustedes deberían jugar feliz y alegremente juntos. Déjenme, este ángel de alas rotas que ha sido abandonado por la princesita, lamer mis heridas solo.

Xu Yangjun y Zhou Wendao finalmente encontraron un sentido de superioridad con Ye Zhou, y lo consolaron sin sinceridad. —Zhou, no hay nada que hacer. ¡Esto es encanto personal!

—Bien, en el mundo de los niños, ¿dónde está el concepto de belleza y fealdad? Si eres agradable a la vista, entonces te hablarán. Si no es agradable a la vista, no estarán dispuestos a responder. —Xu Yangjun hizo “tut-tut” dos veces y dijo deliberadamente—: ¡Los niños pequeños son tan caprichosos!

Mientras las dos personas se burlaban de Ye Zhou, Shang Jin cargando a Shang Youyou caminó hacia un lado y dejó a Shang Youyou en el suelo. Se agachó y susurró: —¿Qué piensas del primer hermano que viste?

Shang Youyou se aferró a la esquina de su ropa y, sonrojándose con una mirada tímida a Ye Zhou, dijo: —Ese hermano mayor es muy guapo.

Al mirar la expresión de Shang Youyou, el corazón de Shang Jin se estabilizó mucho. Continuó preguntando: —¿Entonces te gusta?

—Me gusta… —Shang Youyou sostuvo el cuello de Shang Jin y le susurró al oído—: Yo también quiero hablar con él, pero estoy avergonzada. —Especialmente porque ella lo había mirado tontamente tan pronto como se conocieron…

Shang Jin vio una flor silvestre de color amarillo brillante en la maleza y susurró algunas palabras al oído de Shang Youyou. Shang Youyou lo escuchó y dio unos pequeños pasos hacia la pequeña flor silvestre. Ella la tomó con cuidado y, bajo la mirada alentadora de Shang Jin, caminó ante Ye Zhou con las manos detrás de la espalda.

Al ver venir a Shang Youyou, Xu Yangjun y Zhou Wendao preguntaron solícitamente: —Pequeño tesoro, ¿nos estás buscando para algo?

Shang Youyou, bajo las miradas expectantes de las dos personas, caminó frente a Ye Zhou, sacó las manos detrás de su espalda, extendió la mano que sostenía una pequeña flor silvestre y dijo: —Hermano Ye, para ti.

Ye Zhou dijo inesperadamente: —¿Para mí?

Shang Youyou asintió.

—Gracias. —Ye Zhou se arrodilló y tomó la pequeña flor. Lo colocó en la punta de la nariz y lo olió. Luego, tomó la pequeña flor y la colocó detrás de la oreja de Shang Youyou, y dijo—: La flor coincide con la pequeña princesa, realmente hermosa.

Shang Youyou entrecerró los ojos y sonrió tímidamente a Ye Zhou. Poco después, se quitó la horquilla de cereza recién comprada que había insistido en usar esta mañana y correspondió poniéndola en la cabeza de Ye Zhou. Solo que, debido a que era demasiado joven, la coordinación de sus manos no era demasiado buena y apenas se la colgó del cabello de Ye Zhou.

A Ye Zhou no le importaba usar una horquilla de niña y, aun así, levantó la cabeza para preguntarle a Shang Jin: —¿Se ve bien?

Shang Jin dijo con desdén: —Feo hasta la muerte.

Shang Youyou consoló apresuradamente a Ye Zhou: —¡No es feo, no es feo, es muy hermoso!

El agrado de los niños era a menudo muy sencillo. Después del período tímido al principio, Shang Youyou no fue reservada en absoluto y dejó que Ye Zhou la llevara de la mano y, además, de llamar a Ye Zhou “Hermano Ye”, se actualizó a “Hermano Zhou Zhou”.

El evento de las dos personas fue por la tarde. Después de almorzar, Shang Jin había hablado con la tía encargada del dormitorio y trajo a Shang Youyou de regreso al dormitorio.

Shang Youyou succionó lentamente una pequeña caja de leche. Tomando un bocado, colocó la pajita frente a Shang Jin y dijo: —Hermano mayor, bebe.

Shang Jin tomó un sorbo. Shang Youyou volvió a pasar la pajita a Ye Zhou y dijo: —Hermano Zhou Zhou, bebe.

Compartir una pajita y todo eso todavía era demasiado íntimo. Shang Jin y Shang Youyou eran hermano y hermana, así que no importaba, pero él mismo era un forastero, y no importaba lo que pensara, seguía siendo inadecuado. Ye Zhou declinó con tacto: —No puedo beber más. Estoy realmente lleno de almorzar. Si bebo, tengo miedo de que me explote la barriga.

Shang Youyou pronunció un decepcionado “oh” primero, luego se rió. —La barriga del hermano Zhou Zhou va a explotar.

Shang Jin llevó a Shang Youyou al dormitorio e inmediatamente atrajo a los espectadores de los dos dormitorios vecinos. Temerosos de asustar a la otra parte, solo se atrevieron a mirar con sus dos ojos desde lejos.

En ese momento, se reflejaron los beneficios de ser compañeros de piso. Liu Yutian se burló de Shang Youyou con una piruleta. Shang Youyou lo tomó pero no comió, y se lo entregó a Shang Jin en su lugar.

Shang Youyou bostezó, Shang Jin guardó la paleta y dijo: —Duerme un rato y luego vuelve a comer cuando te levantes.

—Bueno. —Shang Youyou se frotó los ojos y Shang Jin la llevó a la cama. En menos de dos minutos, su pequeño pecho subió y bajó rítmicamente.

Ye Zhou salió del baño y vio que Shang Youyou estaba acostada en la cama de Shang Jin.

—No esperaba que tu hermana pequeña fuera tan cercana a la gente, a diferencia de cierta persona.

Shang Jin bromeó: —¿Olvidas tan rápido? Al principio a Youyou no le importabas.

—Cuando comimos al mediodía, me dijo que era porque pensaba que yo era demasiado guapo y se sentía avergonzada, así que estaba así. —Ye Zhou lo miró de reojo y dijo con orgullo—: En ese momento, le pregunté: tu hermano y yo, ¿quién es más guapo? ¿Adivina lo que dijo?

Shang Jin respondió de manera irrelevante: —Necesita mejorar su visión.

Ye Zhou fue bloqueado por él y no pudo continuar. Resopló y dijo: —Los niños dirían que uno es uno y dos son dos.

Durmiendo hasta la 1:30, Shang Jin llamó a Shang Youyou. Shang Youyou quería holgazanear un poco en la cama, gimió dos veces, sin ganas de levantarse.

Ye Zhou arrancó el envoltorio de la piruleta, puso la piruleta frente a Shang Youyou y preguntó: —Bebé, mira, ¿qué es esto?

Shang Youyou abrió los ojos y se despertó. Abrió la boca, queriendo tomarlo, pero Ye Zhou se lo quitó rápidamente. Shang Youyou actuó mal y dijo: —Hermano Zhou Zhou, quiero comérmelo.

—Levántate y te lo daré de comer.

Shang Youyou bajó. Después de tomar una siesta, sus dos coletas se habían convertido en dos trenzas levantadas hacia el cielo. Ye Zhou vio esto y se rió durante medio día, pero pronto, ya no pudo reír. —Hermano Zhou Zhou, péiname el pelo.

—¿Ah? —Ye Zhou nunca había hecho este tipo de trabajo manual, y la cola de caballo parecía simple, pero atarla no lo era. Ye Zhou se conocía bien a sí mismo y dijo—: Deja que tu hermano mayor lo ate.

Shang Youyou tiró del dedo de Ye Zhou y lo balanceó mientras decía: —Que el hermano Zhou Zhou y el hermano mayor la aten juntos…

Wen Renxu se regodeó a un lado: —No siempre es bueno ser adorado por los niños.

—No debería ser demasiado difícil. —Shang Jin dejó que Shang Youyou se sentara en un taburete, se inclinó y desató con cuidado la trenza izquierda. Él dijo: —Peina el lado derecho.

En ese momento, los dos parecían volver a la época en que habían pintado con spray el pequeño bicitaxi.

Después de que terminó el trabajo, mirando las dos colas de caballo de Shang Youyou, Wen Renxu suspiró: —No es de extrañar por qué ustedes dos profanaron el número de Shang Ye para volverse así.

Ye Zhou no supo qué decir.

Shang Jin no se molestó y dijo: —Creo que se ve bastante bien.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *