Todos creen que él me gusta – Capítulo 40

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


El tranquilo campus estaba animado y estudiantes de varios lugares se reunieron en el campo de deportes.

Shang Jin y Ye Zhou, cada uno con una de Shang Youyou, la llevaron por las escaleras, balanceándola en el camino.

Cuando llegaron a la planta baja, los dos la soltaron. Shang Youyou, peinada por dos trenzas diferentes, brincando y saltando, descendió por los escalones del edificio de dormitorios. Enderezándose, señaló el cobertizo del coche detrás de ellos dos y dijo: —Hermano mayor, ese coche es tan hermoso.

Los ojos de Ye Zhou brillaron con elogios. —¡El buen gusto!

Shang Youyou dio varios pasos y se acercó. De pie frente al número de Shang Ye, quiso, pero no se atrevió a tocar.

Ye Zhou levantó a Shang Youyou y le preguntó: —Bebé, ¿quieres sentarte?

Shang Youyou asintió con todas sus fuerzas.

—Si quieres sentarte, siéntate. Este es el coche de los hermanos.

Shang Jin abrió la puerta principal.

Con una mano apoyada en el hombro de Ye Zhou, la otra mano de Shang Youyou señaló el patrón en el auto y dijo: —Rojo, verde, azul, negro, amarillo…

—¡El bebé conoce tantos colores, realmente asombroso! —Ye Zhou puso a Shang Youyou en el asiento del compartimiento trasero y la siguió. En el camino, Shang Youyou se arrodilló en el asiento para mirar por la ventana y conversó con Ye Zhou.

Después de bajarse del auto, Ye Zhou se lamentó una vez más: —Es realmente difícil imaginar que tú, este tipo de persona, en realidad tengas una hermana pequeña parlanchina.

Ye Zhou recordaba vagamente haberle preguntado a Shang Jin antes cómo lo vería si tratara a Ye Zhou como a un hermano menor. Shang Jin había dicho que era tan ruidoso que definitivamente estaría molesto hasta la muerte. ¿Podría ser que esto estuviera mostrando lo que sentía?

Al llegar a un lugar lleno de gente, Shang Youyou no quiso ser cargada y luchó hasta el suelo de los brazos de Ye Zhou. Con cada mano tirando de un hermano mayor, ella se esforzó vivaz y brincando por mantenerse al día con sus pasos.

Ye Zhou desaceleró sus pasos y le preguntó a Shang Jin: —Tu hermana debería molestarte, ¿verdad?

—No molesta. Es muy buena. —Shang Jin vio sus pensamientos de un vistazo y dijo de manera significativa—: Tú eres diferente de cierta persona. No necesita a otras personas con las que pasar el rato y podría jugar consigo misma durante mucho tiempo, a diferencia de algunas personas, que tienen que obtener alguna respuesta.

Ye Zhou dijo enojado: —¡Debe molestarte hasta la muerte!

Cuando llegaron al campo de deportes, ya había gente que había empezado a competir y un círculo de estudiantes estaba alrededor de la pista.

Shang Jin recogió a Shang Youyou, se paró en medio del patio de recreo y miró a su alrededor durante un rato. Preguntó: —¿Ves a nuestros compañeros de clase? Competimos a las 2:45. Necesitamos buscar a alguien que nos ayude a vigilar a Youyou.

—Esperemos. El campo de deportes no está lejos del dormitorio. Otros pueden venir.

Efectivamente, después de esperar diez minutos, uno tras otro, vieron a la gente de su dormitorio entrar por la entrada del campo de deportes.

—¡Oh dios mío! ¿Es esta la princesita que vi esta mañana? —Exclamó Zhou Wendao. Echando un vistazo a la parte posterior de la cabeza de Shang Youyou, vio que no solo las bandas elásticas no estaban bien atadas, sino que varios cabellos todavía estaban enredados alrededor de las bandas—. ¿Cómo estuvo jugando que le quedó el cabello de esa forma?

Ye Zhou estaba realmente avergonzado de decir que esto en realidad fue peinado por él y Shang Jin. Parecía que realmente necesitaba aprender de los videos de ataduras de cabello en internet. Espere hasta la próxima vez que Shang Youyou venga, él podría luchar para peinarle una hermosa cola de caballo.

—Esta es simplemente una versión súper inferior de una cola de caballo.

—Está bien, sigue y sigue. —Ye Zhou miró la hora y dijo—: Wendao, vamos a competir en un momento. Ayúdanos a cuidar de Youyou.

—No hay problema. —Zhou Wendao sacó una paleta de su bolsillo y la colocó frente a Shang Youyou. —Bebé, ven rápido con el hermano.

Shang Youyou no respondió, pero volvió la cabeza y abrazó a Shang Jin.

La mano de Zhou Wendao se levantó en el aire y, golpeada por varios golpes, preguntó: —¿Qué es esto?

Ye Zhou contuvo su risa y respondió: —Ai, los niños pequeños son tan caprichosos. Si eres agradable a la vista, entonces te hablarán. Si no es agradable a la vista, no estarán dispuestos a responder.

Zhou Wendao cubrió con tristeza su corazón.

Shang Jin le preguntó a Shang Youyou en voz baja. Shang Youyou hizo un puchero y dijo: —Él acaba de decir que el hermano mayor me desordenó el pelo y no se ve bien.

Finalmente, la pequeña princesa de la familia Shang fue retenida por Wen Renxu, quien llegó tarde. Su mano sosteniendo la paleta de “disculpa” de Zhou Wendao, miró a regañadientes a Shang Jin y Ye Zhou.

Para burlarse de ella y ser feliz, Ye Zhou dijo: —¿Puede la princesita darme un beso de buena suerte? Cuando salgo al campo, puedo sentir la energía que me da la princesita.

Shang Jin frunció el ceño y dijo: —Deja de intentar avanzar…

Las palabras aún no terminaron, Shang Youyou se inclinó hacia adelante, abrazó el cuello de Ye Zhou y le besó la cara.

Shang Jin se apoyó la frente, sin saber tampoco si debería suspirar porque su hermana no era reservada o suspirar porque Ye Zhou no hablaba en serio.

Después de besar a Ye Zhou, Shang Youyou se acercó a Shang Jin y también besó la cara de Shang Jin.

Shang Youyou apretó su pequeño puño y dijo: —¡Hermano, ánimo!

Shang Jin tocó el lugar que fue besado y no habló. Ye Zhou estaba completamente inconsciente y dijo: —Demasiado lindo. Dile que bese y ella solo besa. Esto también podría contarse como el primer beso que he recibido en mi vida, a pesar de que es un beso en mi mejilla.

—¿El primer beso en tu vida?

Ye Zhou miró a Shang Jin y dijo: —¿Qué, parezco una persona tan casual?

Shang Jin levantó la mano.

Ye Zhou: ???

Pellizcó el lugar donde Shang Youyou lo había besado.

Ye Zhou se cubrió la cara y dijo indignado: —Oye, no es como si tu hermana no te hubiera besado. ¿Por qué estás tratando de igualar la puntuación?

A las 2:40, las dos personas se dirigieron al punto de partida. Los carriles de Ye Zhou y Shang Jin estaban uno al lado del otro.

—¡Listo!

Los dos se prepararon para moverse.

Sonaron los disparos y el sonido de vítores recorrió todo el patio de recreo.

La distancia de 1000 metros fue de solo dos vueltas y media. Shang Jin tenía una comprensión precisa de su propia fuerza física. Cuando comenzó, había asignado el tiempo para almacenar energía y el tiempo para correr.

Las tácticas de Ye Zhou y Shang Jin fueron similares. La primera vuelta, dejan que los demás se salgan con la suya y los superan. En la segunda vuelta, aceleraron lentamente.

En el sprint final, Ye Zhou y Shang Jin tomaron la delantera y aceleraron su ritmo, adelantando rápidamente a los atletas frente a ellos.

En la línea de meta, dos estudiantes tiraron de una tira de cinta blanca y esperaron a que los atletas cruzaran la línea.

Shang Jin miró a Ye Zhou a su lado y dijo: —Te esperaré en la línea de meta.

—No creas que es tan simple.

Esta frase fue como una mecha. Ambos arriesgaron todo y se lanzaron a toda velocidad hacia la línea de meta.

Al final, el dios de la fortuna todavía no favorecía a Ye Zhou. Tres segundos después de que Shang Jin atravesara la línea, Ye Zhou llegó a la meta.

Nadie en la gente de los alrededores no reconoció a estas dos personas. Uno tras otro, empezaron a susurrar.

—¡Estos dos no solo son dioses de exámenes, sino que también son dioses de carreras!

—¿Participaron en la competición deportiva del año pasado?

—¡En los 5000 metros! El primero y el segundo fueron ellos. Tuve una profunda impresión en ese momento. Quién los hizo ser todos chicos guapos.

—Acabo de ver el número de Shang Ye estacionado frente a la puerta del campo de deportes. Espera a que vaya a adorar. Necesito hacer el salto de altura en un tiempo.

—¡Yo también iré! Tengo una carrera de relevos. ¡Espera a que llame a todo mi equipo!

La siguiente competencia comenzó y la gente alrededor de Ye Zhou y Shang Jin finalmente se fue.

Shang Youyou bajó del cuerpo de Wen Renxu y, con pequeños pasos, se arrojó sobre la pierna de Shang Jin. Con los dos ojos brillantes, dijo: —El hermano es realmente increíble.

Shang Jin raspó la nariz de Shang Youyou y dijo: —Gracias.

Shang Youyou una vez más corrió hacia la pierna de Ye Zhou y, usando el mismo tono, dijo: —¡El hermano Zhou Zhou fue tan increíble, tan rápido al final!

Ye Zhou se recuperó lentamente y levantó a Shang Youyou sobre su cabeza con ambas manos y dijo: —Eso es porque Youyou tiene magia. Cuando me quedé sin energía al final, ¡de repente me llegó una energía tremenda!

Shang Youyou balanceó sus pequeñas piernas y felizmente sorprendida, dijo: —¿En serio?

—Por supuesto.

Las dos personas llevaron a Shang Youyou a dar un paseo en círculo por el campus. A las cinco en punto, Shang Jin la abrazó y le propuso irse.

—Hermano Zhou Zhou, ven a jugar a nuestra casa la próxima vez… —Shang Youyou se aferró a la ventana y estaba extremadamente reacia a separarse. —Nuestra familia tiene muchos dulces y juguetes…

—Cuando tenga la oportunidad, definitivamente iré. Hasta la próxima. —Ye Zhou la saludó con la mano y miró a Shang Jin desde la ventana—. Nos vemos mañana.

Por la noche, Ye Zhou estaba acostado en la cama y hojeaba las fotos del día. Había muchas fotos de Shang Youyou hoy.

—No esperaba que Shang Jin tuviera una hermana tan pequeña. —Liu Yutian terminó de ducharse y salió. Sentado en la silla, chismorreaba—: Esta es la primera vez que veo a su familia. No los vi en absoluto desde el comienzo del primer año.

Wen Renxu deslizó su mouse y estuvo de acuerdo. —¿Verdad? Mucha gente también lo está discutiendo en el foro.

Ye Zhou saltó de la cama, se acercó a Wen Renxu y dijo: —Déjame ver.

Wen Renxu le dio la computadora para que mirara. Ye Zhou usó el mouse para arrastrarlo hasta el principio.

El correo se emitió a las 10 de la mañana y ahora cubría varios miles de mensajes.

Desde el principio, adivinaron la identidad de Shang Youyou. Después de que salió a la luz la identidad, todos elogiaron que los genes de la familia Shang fueran buenos y había muchas fotos en el medio.

Ye Zhou casi siempre estaba con Shang Jin y Shang Youyou ese día, y muchas de las fotos lo tenían en ellas.

Ye Zhou devolvió la computadora a Wen Renxu, encontró la publicación en su teléfono móvil y guardó silenciosamente las imágenes claras. Sin saber exactamente por qué, Ye Zhou colocó estas fotos en un álbum de fotos encriptado para evitar que nadie las vea.

Al día siguiente, Shang Jin se cambió de zapatos en la entrada, y Shang Youyou, en pijama y sosteniendo un conejo en su mano, esperó a que Shang Jin le preguntara primero.

Shang Jin preguntó con consideración: —¿Sucede algo?

Shang Youyou tomó el conejo y se lo entregó. —Quiero darle este al hermano Zhou Zhou.

Shang Jin tomó la muñeca de conejo y sonrió. —¿Te gusta tanto?

Shang Youyou dijo tímidamente: —El hermano Zhou Zhou es guapo y también juega conmigo. Me gusta.

Una hora más tarde, Shang Jin apareció en el campus de A Uni con una muñeca de conejo. Después de montar en bicitaxi, una vez más rompió la percepción de otras personas de Shang Jin y atrajo momentáneamente innumerables miradas.

Ye Zhou, que no tenía conocimiento de esto, había comido en la cafetería y seguía sin prisa a Liu Yutian y Wen Renxu al campo de deportes. Cuando llegó a la puerta por primera vez, escuchó que Shang Jin lo llamaba y Ye Zhou volvió la cabeza. Al vislumbrar al conejo en los brazos de Shang Jin, se burló exuberantemente: —Shang Jin, ¿acaso eres así de infantil? No habrías caminado hasta aquí así, ¿verdad? ¿Nadie te tomó fotos? Parece que el protagonista del foro de hoy serás tú de nuevo, jajaja.

Shang Jin presionó el conejo en la cara de Ye Zhou y dijo: — Siento decepcionarte. Esto lo envía el Youyou de nuestra familia para ti.

Ye Zhou luchó por derribar al conejo. El adorable conejo parecía algo que le gustaría a una niña. Sabiendo que se lo regaló Shang Youyou, tampoco sintió que fuera infantil, y todavía inconmensurablemente satisfecho de sí mismo, dijo: —Ayúdame a decirle que lo he recibido. Dile que me gusta mucho.

Las dos personas no dijeron dos frases cuando una voz vino detrás de ellos.

—¡Compañero superior Ye Zhou! —Este asombroso rugido del cielo y la tierra llamó repentinamente la atención de todos, incluida la de Ye Zhou.

Vio a un tipo con una gorra de béisbol, sosteniendo un ramo de rosas rojo intenso, lo colocó directamente frente a Ye Zhou. —¡Para ti!

Ye Zhou estaba estupefacto. ¿Qué era esta situación?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *