Todos creen que él me gusta – Capítulo 41

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Las diez de la mañana era exactamente la hora en que los estudiantes de todos los departamentos convergían desde todas las direcciones, incluso desde la entrada del campo deportivo. Simplemente no había necesidad de difundir la noticia: la posición atrajo a miles de estudiantes a convertirse en espectadores entusiastas en segundos.

Originalmente, pensando que Shang Jin sosteniendo un conejo sería el protagonista del BBS esta noche, Ye Zhou nunca imaginó que, debido a un episodio repentino, de repente se convertiría en la persona que agitaba vientos y olas.

Las rosas rojas ardientes todavía se sostenían ante él. Ye Zhou no pudo evitar dar dos pasos hacia atrás, chocando sin pensarlo contra el cuerpo de Shang Jin.

Shang Jin sostuvo el hombro de Ye Zhou. Sin mirar las desagradables rosas, dijo inexpresivamente: —El juego está a punto de comenzar. Vámonos.

Ye Zhou volvió a sus sentidos y dijo “oh”. Estaba pensando en examinar detenidamente la apariencia del remitente. Al final, Shang Jin cambió de posición con él, bloqueándole la vista.

—¡Superior Ye Zhou! —El chico no se quedó atrás y se adelantó de nuevo. —Yo…

Shang Jin volvió la cabeza, lo miró con impaciencia y dijo: —¿Crees que es apropiado que un hombre le haga un acto tan destacado a otro en un lugar público?

El chico se atragantó y trató de explicar frenéticamente.

Shang Jin no le dio la oportunidad de explicarse y continuó: —Eres un adulto; por favor, piensa dos veces antes de actuar. —Luego, ignorando a la multitud de espectadores, sacó a Ye Zhou del cerco.

Wen Renxu y Liu Yutian fueron más lentos que ellos por un paso y se colocaron detrás de ellos. Los dos jugaron a un ‘yo te miro, tú me miras’ y no supieron cómo romper el repentino impasse en el que se habían hundido.

La mente de Ye Zhou todavía estaba sumida en el caos, varios problemas circulaban en su corazón.

¿Por qué ese chico haría eso?

¿Jugando una broma?

Desde que apareció ese hermano menor hasta ahora, Ye Zhou no había dicho nada. Shang Jin abrió la boca y preguntó: —¿En qué estás pensando?

—¿Ah? Nada… —Ye Zhou sonrió con ironía, se rascó la mejilla y dijo: —No esperaba que nuestra escuela fuera bastante abierta. Aunque tener a un chico enviando flores… me dio un susto.

Shang Jin le lanzó una mirada y dijo: —Mirándote, está aterrorizado. Cada vez que sucede algo, no haces nada y primero te vuelves loco. Obviamente, tu cerebro no está mal, entonces, ¿por qué dejas caer la pelota en el momento crítico?

Ye Zhou volvió la cabeza. Ese hombre sostenía las rosas en la mano y tenía la cabeza agachada. La gente que lo rodeaba lo señalaba y parecía un poco lamentable. Sin embargo, no tenía compasión adicional para simpatizar con los demás. Después de todo, él era el más lamentable.

Con el fin de permitir que Ye Zhou alivie su corazón, Liu Yutian consoló: —Esto definitivamente es una gran broma. Zhou, no te preocupes.

—Como dijo Shang Jin, cuando un hombre le da flores a otro en público, también en la entrada del campo de deportes, el lugar más concurrido, no es estúpido: ¡es súper estúpido! —Wen Renxu intervino—: Las personas con cerebro no habrían hecho este tipo de cosas.

—Este compañero incluso sabe usar un gorro para ocultarse. —Shang Jin se burló.

Esta oración una vez más hizo que Ye Zhou se sintiera mal del corazón, y la buena voluntad que tenía por el chico se redujo en otro grado.

—¡En efecto! Él sabía usar un gorro y me dejó, que no estaba tan preparado, convertirme en el objetivo.

—Regresemos a nuestro dormitorio después de ver el juego de otras personas. Ojos no ven, corazón que no llora. —dijo Shang Jin

Ye Zhou asintió y enterró la cabeza en el pecho del conejo. Respiró hondo y dijo: —¿Qué diablos fue eso…?

No había nadie que conocieran compitiendo por la tarde, así que Ye Zhou simplemente anidó en el dormitorio y no salió.

En un mediodía, lo ocurrido en la mañana fermentó hasta que toda la escuela lo tuvo muy claro.

Después de su comida, Ye Zhou habitualmente navegaba por el foro. Efectivamente, vio una nueva publicación.

[LZ: Conejo o rosa, ¡no es una pregunta!]

[LZ: Mucha alegría en el recinto deportivo~ Ayer, los dos dioses de la prueba llevaron a una pequeña loli ferozmente linda para recorrer el campus. ¡Hoy, un joven organizó un gran evento para destrozar sin miedo a nuestra Pareja Nacional! En la entrada del campo de deportes, está el muñeco de conejo enviado por Shang Jin antes y están las delicadas rosas de un hermano menor después. Por un lado, es la amistad gay de trabajar de la mano. Por otro lado, es una emboscada inesperada a mitad de camino. Como testigo, solo quiero decir que el hermano menor es demasiado débil frente al dios masculino Shang. Con dos frases, fue detenido, incapaz de decir una palabra más. PD. ¡¡¡Dios masculino Good Job!!! Finalmente, como miembro de la religión Shang Ye, solo quiero decir: “Hermano menor, ¡realmente tienes agallas para pensar en destrozar el Shang Ye!”]

[1L: ¡Primera fila! ¿Quién se atreve a destrozar el Shang Ye? Soy el primero en no dejarlos escapar.]

[2L: Guerrero ~ ¿todavía crees que puedes aprobar el examen final?]

[3L: ¡¡Espero que los sentimientos de las dos personas, Shang y Ye, no se alteren!! Es casi la mitad de período, ¡especialmente no quiero que se peleen!]

[4L: En realidad, apresurándose a destrozar el Shang Ye justo en el examen…]

[5L: ¡Cinco mao! ¡Hazlo entrar!]

[6L: Nonono, somos buenos hijos de la civilización. ¡Creo que sería redimido después de pasar por un período de exámenes! Después de todo, ¡la realidad enseña a la gente!]

[7L: El hermano menor tuvo un asunto y tuvo que dejar la escuela durante dos meses el año pasado y acaba de regresar este, ¡así que no hay muchas cosas claras! ¡Que todos se calmen! ¡El hermano menor es realmente inocente! Y para decirles a todos la buena noticia: es un idiota que estudia… después de un examen, creo que cualquier pensamiento que tenga se disipará…]

Ye Zhou tiró de las comisuras de su boca, esperando que este hermano menor no lo molestara de nuevo. En eso se escuchó que tocaron la puerta.

—¿No trajeron sus llaves? —Ye Zhou se puso de pie y pensó en abrir la puerta.

Shang Jin corrió ante él y dijo: —Yo iré. —Diciendo eso, caminó unos pasos hasta la puerta y abrió.

—¡Hola! Esta Ye Zhou…

Sin esperar a que la otra persona terminara, Shang Jin cerró la puerta de golpe. Ye Zhou lo miró sin decir nada.

Shang Jin dijo inexpresivamente: —Llamaron a la puerta equivocada.

Pronto, el sonido de los golpes volvió a resonar. Acompañando el sonido de los golpes estaba una la voz incesante.

—¡Superior Ye Zhou! ¡Me equivoqué en la mañana! ¡Vine a disculparme contigo!

Al escuchar esta voz, Ye Zhou se preocupó.

—Déjalo entrar rápidamente. Si sigue llamando, ¡todo el dormitorio lo sabrá!

Shang Jin abrió la puerta y la persona que estaba afuera empujó directamente hacia adentro.

Miró furiosamente a Shang Jin, caminó frente a Ye Zhou y dijo como un gato dócil: —Superior Ye Zhou, mi nombre es Xie Shuhan. Soy un estudiante de primer año en la Facultad de Bellas Artes. Por lo sucedido esta mañana, expreso mi más profunda disculpa.

Xie Shuhan tenía aproximadamente la misma altura que ellos. En este momento, sus hombros cayeron y trató de acurrucarse. Ye Zhou no estaba de buen humor porque acababa de leer la publicación, pero pensando en distanciarse rápidamente de la otra persona, solo dijo con frialdad: —Acepto tus disculpas. Puedes irte.

—Superior Ye Zhou, fui imprudente por la mañana, ¡pero definitivamente no lo dije de manera casual! Soy una persona tímida que realmente no puede hablar, así que solo me atreví a tomar rosas para mostrarte mis sentimientos.

Shang Jin se inclinó hacia un lado y dijo con frialdad: —Absolutamente tienes una percepción equivocada de ti mismo. Sostener rosas para confesar en público definitivamente no es algo que una persona tímida pueda hacer.

Xie Shuhan ignoró las palabras de Shang Jin y continuó: —¡En la carrera de 1000 metros de ayer, tomaste la delantera y corriste hacia la línea de meta! ¡En ese momento, también te apresuraste a entrar en mi corazón! Cuando sostenías a tu hermana para celebrar, ¡sentí que vi una luz que venía de ti! Tú…

—Lo siento, quiero corregir tu error. —lo interrumpió Shang Jin—. El que tomó la delantera en los 1000 metros de ayer fui yo. Ella también es mi hermana pequeña. Pero lamento no poder aceptar tus sentimientos. No me gustas, este tipo de persona que no tiene buen cerebro. Por favor, regresa.

—Usted, ¿por qué…? —Xie Shuhan quedó mirando por un momento y dijo con incredulidad. —¿Eres el que cruzó la línea de meta ayer?

—Ni siquiera viste a la persona claramente, ¿cómo se puede considerar que te gusta? —Se burló Shang Jin. Aprovechando que el otro estaba distraído, planeó “invitarlo” a salir por la puerta.

En el momento en que salió por la puerta, Xie Shuhan se acercó a la rendija de la puerta y declaró solemnemente: —Aunque el campeón de ayer eras tú, pero en mi corazón, el campeón es el mayor Ye Zhou. La razón por la que no vi tu resultado ayer, fue porque solo había una persona en mis ojos. Yo…

Ye Zhou se frotó la piel de gallina en los brazos y dijo: —Ya lo entiendo, pero lo que dijo Shang Jin es lo mismo que te digo yo. Por favor, regresa.

El grupo principal había abierto la boca, y Xie Shuhan, como una berenjena golpeada por la escarcha, se marchitó y se alejó.

—¿Por qué eres tan despiadado hoy? —Aunque a Shang Jin no le gustaba Xie Shuhan, en su impresión, Ye Zhou siempre había sido amable y educado. Puede estar enojado o frustrado hasta que su rostro esté lleno de vitalidad, pero a excepción de Navidad cuando se peleó con él y comenzó una guerra fría, nunca lo había visto ser tan frío con alguien…

Ye Zhou gruñó y dijo: —Está bien si lo hubiera dicho en secreto o en privado. ¿Quién podría aceptarlo en público? ¡Incluso si me gustan los hombres, tampoco quiero que todos lo sepan!

El punto original de enredo estaba aquí. Shang Jin dijo vacilante: —Esto, tampoco es un problema. Quiero decir, ¿no somos pareja a ojos de todos?

—No es lo mismo contigo. —Ye Zhou curvó los labios.

Todos, ahora, los unieron a los dos más por el nombre del dios de los exámenes, y él sabía claramente que no había ningún sentimiento más allá de la amistad entre ellos. Incluso si los compañeros de clase los malinterpretaron, él y Shang Jin lo habían explicado claramente y él también fue magnánimo. Pero Xie Shuhan no era el mismo. Obviamente, había planeado perseguirlo, y también se expresó de la manera más inaceptable a Ye Zhou, haciendo que solo quisiera alejarse del otro.

Después de escuchar esta oración, Shang Jin estiró sus cejas fruncidas y dijo con alivio: —Veo que el hermano menor solo tiene la naturaleza de un niño. Después de dos días, se enamorará de otra persona.

—¿Cambiaste tu personalidad hoy? ¿Por qué tantas palabras? —Ye Zhou estaba desconcertado.

Shang Jin no cambió su rostro, se sentó en su asiento y dijo: —Quien se junta con tinta se oscurece. (Tipo, “quien se junta con lobos, aúlla” = mala influencia)

—¿A quién llamas tinta?

—Estoy llamando al que está emocionado.

Al día siguiente, Ye Zhou tenía un libro que quería leer y fue a la biblioteca solo, mientras Shang Jin jugaba en su computadora en el dormitorio.

Un golpe sonó en la puerta.

Shang Jin se quitó los auriculares, se reclinó contra la silla, miró hacia arriba y suspiró. Este hombre era demasiado persistente.

Al abrir la puerta, volvió a ver el repugnante rostro de Xie Shuhan.

Shang Jin no era como Ye Zhou, a quien le gustaba mantener una apariencia exterior compuesta sin importar la situación. Él mostró directamente su disgusto por Xie Shuhan, ni siquiera planeaba dejar entrar al otro lado.

—Ye Zhou no está.

Xie Shuhan entró sin pudor por la rendija de la puerta, le entregó la fruta que tenía en la mano y le dijo: —Hermano Shang Jin, hoy vine a verte.

—¿Verme?

 

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *