Todos creen que él me gusta – Capítulo 9

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Por supuesto, esta historia no había terminado. Las personas que estaban esperando la secuela, estaban aún más esperanzadas de poder participar.

Debido a la relación “especial” entre Ye Zhou y Shang Jin, la buena relación original entre el dormitorio 403 y el dormitorio 405 se había vuelto más “inseparable”.

El miércoles por la tarde, Liu Yutian y Zhou Wendao se colaron en un aula vacía para mantener en secreto una discusión.

Zhou Wendao miró atentamente a su alrededor.

—¿Lo has traído? —preguntó en voz baja.

Liu Yutian sacó su teléfono celular.

—¡Todo lo que querías está aquí!

—Ábrelo y déjame ver.

Liu Yutian movió los nudillos, desbloqueó su teléfono celular, abrió el álbum y la pantalla estaba llena de oro… una Bella Durmiente.

Zhou Wendao abrió foto tras foto. Con un rostro cincelado, incluso si Shang Jin estaba acostado en la cama sin posar, la foto parecía un retrato. Finalmente entendió la sensación de los fanáticos de internet alabando a su ídolo: “cada ceño y sonrisa son como una pintura”.

—¡Muy bien hecho! Transfiérelos rápidamente.

Liu Yutian usó Bluetooth para transferir las fotos. Después de que todo estuvo hecho, encogió los hombros.

—¿Podemos hablar en voz alta?

Zhou Wendao parecía estar mirando a un tonto.

—¿Por qué no? ¿No es esta un aula vacía?

Liu Yutian recuperó su volumen.

—¿Entonces qué hay de mirar alrededor antes? Haciéndote parecer un trabajador clandestino.  —dijo con resentimiento.

Zhou Wendao miró su teléfono con satisfacción, enganchó los hombros de Liu Yutian y se rio con orgullo dos veces.

—¿No creen que ayudar a Ye Zhou y Shang Jin a reunirse tiene la sensación de que las personas mayores trabajan juntas para luchar por el país? Y verán, hoy en día la serie de televisión “Shredded Devil” adora tomar el plan de “mantis para perseguir el viento”, este tipo de nombre. ¡También deberíamos darle a nuestra operación un nombre moderno!

—¿Qué nombre? —Liu Yutian dijo con curiosidad.

Zhou Wendao levantó la barbilla.

—¡Operación Spring Silkworm! —dijo con orgullo.

—Operación Spring Silkworm… no suena bien en absoluto. Es como una organización de cuidado infantil. —Liu Yutian aplaudió y dijo—: ¿Por qué no llamarlo “Noche secreta persiguiendo el viento”?

—¡No sabes nada! —Zhou Wendao lo miró con desdén. —¿Qué tienen en común Shang Jin y Ye Zhou?

Sin esperar a que Liu Yutian respondiera, Zhou Wendao continuó:

—¡Es la hoja de Zarzamora (桑叶 – Sāng yè) combinada! Pero la hoja de Zarzamora es demasiado obvia. Después de todo, no todos son como nuestra clase que entienden y respetan las relaciones entre personas del mismo sexo. ¡Entonces hice una derivación, llamada Operación Spring Silkworm!

Esta increíble tontería logró que Liu Yutian aceptara este nombre clave.

—Pero, ¿qué tiene esto que ver con las fotos?

—Je je je… —Zhou Wendao soltó una risa incómoda. —De hecho, es porque hice enojar a Ye Zhou… quería tomar esto para apaciguarlo…

La primera reacción de Liu Yutian fue:

—¿Ye Zhou se puede enojar?

Después de decir eso, Liu Yutian finalmente llegó a comprender.

—Eso no está bien. Claramente fue por la gran causa de ayudar a Shang Jin y Ye Zhou a juntarse lo que me hizo tomar las fotos en secreto. Seguirlo durante medio día, ¡y solo lo querías para ti!

Zhou Wendao fingió no escuchar las últimas palabras superfluas del otro. Agitó su teléfono celular.

—Hermano, gracias. ¡Después de que la Operación Spring Silkworm realmente tenga éxito, la medalla militar en ti será la más brillante! ¡Todavía tengo algo que hacer, me retiro primero!

♦ ♦ ♦

Se escuchó una notificación de WeChat.

Ye Zhou estaba recogiendo libros en la biblioteca. Después de escuchar el sonido, inmediatamente apagó el teléfono. Colocó los libros seleccionados sobre la mesa, se sentó y abrió el teléfono.

[Zhou Wendao: 【Carita regañada.】 ¡Zhou, me equivoqué!]

Ye Zhou se rio entre dientes. De hecho, no estaba enojado en absoluto. Solo quería darle una lección al otro y que aprendiera a callar cuando se ocupa.

Solo pensando en la escena ese día, no pudo resistir rechinar los dientes.

El último día de la Undécima fiesta, cuando todos entendieron erróneamente que la bolsa de la que estaba comiendo Shang Jin era de Ye Zhou, Zhou Wendao hizo sonar el silbato con una voz que pensó que era muy suave, pero, de hecho, todos en el dormitorio 405 podían claramente escuchar.

—No está mal. Shang Jin se sintió mal cuando te fuiste, y le trajiste la especialidad cuando volviste.

En un instante, Ye Zhou sintió que las miradas a su alrededor se volvían aún más ardientes.

Shang Jin abrió la boca y estaba a punto de hablar. Pero aún no había dicho una palabra cuando se rindió. Tomó su vaso de agua y salió de la multitud como si el asunto no estuviera relacionado con él, dejando a Ye Zhou solo para sufrir los chismes de la multitud. Estaban llenos de entusiasmo cuando lo interrogaron en qué escenario está con Shang Jin.

Fue difícil para Ye Zhou disputar.

Si dijera la verdad, todos pensarían cien por ciento que realmente habían viajado de la mano. Pero si iba a aceptar el malentendido actual de todos… ¡¡no se aclararía el malentendido!!

Lo que sea que dijera, se escucharía mal, por lo que Ye Zhou solo podía sacar su enojo con el principal culpable, Zhou Wendao. Mirándolo ferozmente, lo ignoró durante dos horas.

Ye Zhou nunca había estado realmente en conflicto con sus compañeros de clase. Por lo tanto, después de cenar esa noche, su temperamento se había calmado. Fue Zhou Wendao, quien sentía una conciencia culpable, que perdió unos días teniendo cuidado con Ye Zhou.

Ye Zhou sostuvo su teléfono celular y rápidamente escribió algunas palabras. Todavía no había presionado enviar cuando otro mensaje de Zhou Wendao llegó.

[Zhou Wendao: Especialmente solicité algo para ti. ¡Después de que lo veas, debes perdonarme!]

Ye Zhou levantó las cejas. ¿Qué cosa random está haciendo Zhou Wendao de nuevo?

[Zhou Wendao: 【Foto】]

Ye Zhou de repente apretó su teléfono celular.

[Zhou Wendao: 【Foto】]

Ye Zhou tomó la que acababa de escribir “Está bien. Ya no estoy enojado.” y lo borró palabra por palabra.

[Zhou Wendao: 【Foto】]

Ye Zhou hizo clic en el contacto de Zhou Wendao y lo eliminó sin dudarlo.

Zhou Wendao felizmente envió las fotos una por una, pero el resultado fue que estaba a punto de enviar la última, pero no pudo enviarla.

Mensaje del sistema: No eres amigo de la otra parte. Si desea enviar un mensaje, primero agregue a la otra parte como amigo.

[Zhou Wendao: QAQ ]

Ye Zhou estaba leyendo un libro en el dormitorio esa noche, y Zhou Wendao estaba afuera del dormitorio, rascando la puerta.

—Zhou, ¿qué hice mal?

La sensación de injusticia en el corazón de Zhou Wendao fue muy alta. Más tarde, Liu Yutian lo encontró y expresó su insatisfacción, y Zhou Wendao tuvo que gastar el dinero de un día en comida para finalmente enviar a Liu Yutian.

Ye Zhou hizo oídos sordos y pasó sin prisa una página con la mano.

Xu Yangjun no pudo soportar escuchar al fantasma gemir o a los lobos aullando afuera. Se acercó al lado de Ye Zhou, se inclinó y le preguntó:

—Zhou, ha estado rascando durante diez minutos. ¿Estás seguro de que quieres dejar que continúe con esta desgracia? ¿Estás insatisfecho con las fotos?

Al escuchar la palabra “fotos”, el párpado de Ye Zhou tembló, intuyendo que Zhou Wendao diría algo impactante una vez más. Al segundo siguiente, la intuición de Ye Zhou se hizo realidad.

—¡Las fotos de su rostro al dormir ya son el límite! ¿Podría ser que insistas en fotos desnudas antes de que tu ira desaparezca? Pero… ese tipo de fotos… de Shang Jin, yo no… esta concubina realmente no puede hacerlo…

Ye Zhou tiró el libro y, combinando tres pasos en dos, caminó hacia la puerta. Tan pronto como la abrió, Zhou Wendao estaba en cuclillas a los pies de Ye Zhou, y dos pasos detrás de él, Shang Jin estaba apoyado contra la barandilla en el pasillo. Lo estaba mirando con una expresión llena de profundo significado. Al ver a Ye Zhou mirando hacia arriba, Shang Jin tosió levemente.

—Solo estaba pasando. Ya me voy. —Simplemente dando siquiera dos pasos, Shang Jin se dio la vuelta y dijo—: Oh, cierto. No esperaba que fueras tan feroz, pero no tengo ese tipo de impulso.

Yo tampoco tengo ninguno, ¡¿vale?!

Ye Zhou apretó los dientes.

—Incluso si lo tuvieras, no me atrevo a mirar. Me temo que una aguja larga pincharía mi ojo.

—Uh Huh.

Shang Jin se encogió de hombros y regresó a su habitación.

Ye Zhou arrastró el collar de Zhou Wendao.

—Zhou Wendao, ¿realmente quieres morir?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *