Una historia diferente cada noche – Volumen 1 – Capítulo 1: Charlas nocturnas junto a la chimenea

Traducido por Shisai

Editado por Nemoné


Después de graduarme de mi cuarto año de universidad, yo, como muchos de los otros graduados, me enfrenté a la incómoda situación de estar desempleado.

Encontrar un trabajo que me gustara, y que tuviese un sueldo que pudiera asegurarme de vivir en la economía competitiva y no próspera de hoy, no era algo fácil de hacer.

Pasé casi un mes “inactivo” en mi casa, y mis padres me presionaban día y noche para que me apurara a encontrar un trabajo. Presionaron y presionaron, y ya no soportando ver sus rostros ansiosos, de mala gana les mentí.

Les dije que había encontrado trabajo, comencé a ponerme un traje y una corbata todas las mañanas y fingí ir a trabajar. Sin embargo, en el momento en que salía de la casa, no tenía a dónde ir, y solo podía dirigirme a la Agencia de Empleo a pedir que enviasen mi currículum.

Así, los días pasaron uno tras otro.

Después de eso, mis padres me preguntaron sin cesar sobre mi situación en el trabajo, sobre la empresa en la que trabajaba, si me llevaba bien con mis colegas, si la persona que se encargaba de mí tenía buen carácter o no…

Las preguntas se dispararon una tras otra en una rápida sucesión, fue difícil para mí evitarlas.

Me cansé de sus preguntas y, finalmente, dije una segunda mentira. Les comenté que mi compañía me estaba enviando en un viaje de negocios, empaqué mis cosas y escapé de mi casa de mala gana.

Me mudé a la casa de A-kun.

A-kun era un amigo que conocí en una plataforma de chat en línea. Nos habíamos reunido previamente para comer un par de veces, tomamos algo y conversamos en términos agradables. Nuestras personalidades encajaban y nos llevamos bastante bien.

El lugar donde vive A-kun estaba bastante lejos de la ciudad, y era una villa independiente de dos pisos.

La primera vez que entré en su casa, no pude evitar suspirar con admiración: — ¡Woah, tu casa es enorme! Entonces eres un joven maestro rico, ¿eh? ¡No es de extrañar que puedas vivir tan libremente sin trabajar!

A-kun solo sonrió, no dijo nada.

Comparado conmigo, era un individuo reticente, su apariencia culta y gentil, con rasgos faciales que también eran increíblemente encantadores. Pertenecía al tipo que era muy popular entre las chicas.

Nunca le pregunté por su edad, pero supuse que probablemente tenía más o menos la misma que yo.

La primera noche que me mudé a la casa de A-kun, no pude dormir bien. Tenía muchas cosas en la cabeza y me revolvía en la cama, incapaz de quedarme dormido. Todavía me preocupaba qué hacer a partir de ahora.

A las dos de la mañana, mis ojos todavía estaban abiertos. Sabía que no iba a lograr dormirme pronto, por lo que me levanté de mi cama y caminé hasta el salón con la intención de buscar noticias de la Agencia de Empleo.

Nunca esperé ver a A-kun sentado junto a la chimenea cuando bajé las escaleras.

Actualmente estamos en verano, pero por alguna razón, esta casa siempre está fresca y bien ventilada.

La chimenea chispeó con el resplandor del fuego, las llamas saltaron dentro.

A-kun estaba sentado en un cómodo sofá de cuero con un grueso libro en sus manos. Levantó la cabeza y me miró con sorpresa.

—Es bastante tarde, ¿por qué no estás dormido?

—No logro dormir.

Sonreí con ironía, bajando lentamente las escaleras.

A-kun cerró el libro en sus manos y dijo con una sonrisa: —Yo tampoco tengo sueño. ¿Qué tal beber un poco de vino tinto?

—Esa es una gran idea. —Asentí con la cabeza.

Con eso, A-kun fue y trajo una botella de un excelente vino. Lo descorcho y sirvió un vaso para cada uno.

— ¿Qué tipo de libro estás leyendo?

Mientras me sentaba junto a la chimenea, saboreando el vino, señalé el voluminoso libro que dejó colocado en el mueble.

A-kun sacudió la cabeza con una sonrisa y dijo: —Eso no es un libro, es un diario.

— ¿Oh? ¿Un diario?

Lo miré con asombro.

Hojeó el “libro abultado” y dijo con indiferencia: —A lo largo de estos años, he reunido algunas historias peculiares. Algunas de estas historias son de mis propias experiencias, algunas fueron vividas por mis amigos y otras fueron escuchadas por otros. He plasmado todas y cada una de ellas, y cada vez que no puedo dormir por la noche, reviso este diario.

— ¿Oh? Debe haber bastantes registros para llenar un libro tan grueso.

Observé ese diario con un interés desbordante.

A-kun giró la cabeza para mirarme, su mirada llena de una sutil emoción.

Después de unos segundos de silencio, preguntó: — ¿Quieres escuchar una historia?

— ¡Sí! —Estuve de acuerdo instantáneamente sin pensarlo.

A-kun sonrió sin hacer ruido.

Con eso, los dos nos acomodamos frente a la chimenea y comenzó a contar la historia.

♦ ♦ ♦

Esta historia fue sobre uno de los amigos de A-kun, llamado Xiao Lu.

Xiao Lu era editor de un sitio web y le encantaba filmar cosas. Aunque no era fotógrafo, podría considerarse más o menos un aficionado a la fotografía.

¿Por qué “más o menos”? No fue porque sus habilidades fotográficas fueran terribles, sino porque tenía un hábito peculiar: le encantaba tomar fotos de lugares extraños y misteriosos.

Cada vez que leía un rumor sobre un lugar embrujado, o escuchaba que un objeto no identificado aparecía en algún lugar, agarraba su cámara y se apresuraba allí para pasar la noche solo. Pero, sus intenciones no eran capturar sucesos sobrenaturales, sino disipar los rumores del sitio embrujado.

Xiao Lu era una persona que no creía en lo sobrenatural. No creía en Dios ni en Buda, solo confiaba en su propio par de ojos.

En pocas palabras, era un “firme creyente de la ciencia”, un materialista de principio a fin.

Estaba convencido de que cada suceso inconcebible tenía su explicación científica, por lo que a menudo revelaba las fotos que había tomado, y encontraba a quien había comenzado los rumores para mostrarle.

Y esta vez, había encontrado una publicación popular en el foro, que hablaba de un orfanato abandonado en Ciudad K, Distrito T, donde había rumores de que a menudo se escuchaban ruidos de llanto de un niño por la noche.

Hubo muchas personas conversando en el foro que confirmaron esto, diciendo que esto no era solo un rumor. Y sin embargo, todo lo que Xiao Lu quería hacer después de leer esto era sonreír.

Si había una voz de mujer llorando en el hospital, o un niño llorando por su madre en el baño, ¡todas estas eran mentiras contadas por personas que no tenían nada que hacer con sus vidas!

Nada más que mentirosos que buscan atención.

Xiao Lu se mofó y luego miró la dirección de ese rumoreado orfanato.

Casualmente, el departamento en el que habitaba se encontraba ubicado en Ciudad K, Distrito T, y de hecho había un orfanato abandonado cerca de su casa.

Era un edificio viejo y de aspecto andrajoso, con sus paredes fumigadas de negro por el humo condensado. En ese muro exterior completamente negro, había una densa cantidad de vides sobre él. Aparentemente, un gran incendio le había sucedido a este orfanato hace muchos años. El fuego despiadado había consumido a muchos niños sin hogar, e incluso el director del orfanato había muerto en el mar de llamas.

Entonces, ¿el sonido de un niño llorando se refería a esos niños desafortunados que habían perecido en el fuego?

Para demostrar que esa publicación era solo un montón de mentiras, esa noche, como siempre, Xiao Lu agarró una cámara y fue solo al orfanato abandonado.

Esa noche nebulosa, Xiao Lu se paró frente al edificio del orfanato y tomó fotos de todo el lugar, luego se escondió en una maleza, esperando en silencio que aparecieran los “gritos de los niños”.

Pero después de esperar una noche entera, de acuerdo con sus expectativas, no escuchó ni una sola voz, y absolutamente nada había aparecido.

¡Lo sabía!

Xiao Lu se rió con desdén.

En la mañana del segundo día, publicó la foto del orfanato en el foro, con la intención de decirles a todos que había ido allí, y que cualquiera que hablara de los gritos de un niño simplemente mentía.

Pero por alguna razón, no importa cuánto haya intentado subir la foto, simplemente no se subía.

¿Tenía problemas con el internet?

Pensó eso, y solo pudo guardar esa imagen en su computadora portátil, esperando tener una mejor conexión de internet antes de volver a intentarlo.

Sin embargo, cuando llegó a casa del trabajo por la noche y una vez más encendió su computadora portátil, sintió que algo andaba mal en la imagen cuando abrió sus archivos para mirarla.

La foto seguía siendo esa foto. Un edificio sombrío se alzaba bajo la clara luz de la luna y las paredes estaban cubiertas de enredaderas.

¿Qué estaba mal con esta imagen entonces?

Xiao Lu momentáneamente no lo vio, pero ese extraño sentimiento permaneció en su corazón.

Esa noche, esa foto aún no se pudo publicar en el foro.

Al tercer día, Xiao Lu una vez más, después de abrir ese archivo, sintió que había algo extraño en esa foto. Inclinó la cabeza, escudriñando atentamente la pantalla. Una repentina comprensión lo golpeó, ¿podría ser… podría ser que había algo mal con el ángulo de la foto?

Recordó que había capturado la foto desde el frente, pero en este momento, ¿por qué se sentía… se sentía como si el edificio… como si hubiese tomado la foto desde un poco más al costado?

¿O fue solo él?

Xiao Lu frunció el ceño, y después de mirarlo durante mucho tiempo, no pudo encontrar una razón.

Y así, al día siguiente, reveló la foto, la puso en su maletín y se la llevó al trabajo.

Esa tarde, sin tener nada que hacer después de almorzar, sacó la foto para echarle un vistazo.

No debería haber mirado. Dio un salto, porque ese edificio… ¿se había movido de nuevo?

Originalmente, el edificio había estado al frente y en el centro, y el que había visto ayer se había movido un poco hacia un lado, pero ahora, ¡un tercio de él parecía haberse torcido!

Y siguiendo los “movimientos” del orfanato, ¡apareció la maleza de la izquierda que no había estado originalmente en la foto!

¡Joder! ¿Cómo podría suceder esto, se estaba moviendo el edificio?

¿Cómo podría moverse una foto?

Xiao Lu aún estaba conmocionado.

¿Estaba viendo cosas? ¿Había algo mal con sus ojos?

Se frotó los ojos con fuerza, luego los abrió una vez más. Las ventanas del orfanato parecían haber adquirido una pequeña sombra negra. La sombra estaba sobre las enredaderas marchitas y, además de que esto se tomó durante la noche, la iluminación era bastante mala, por lo que no parecía muy clara.

Tal vez esto no fue una sombra, sino una marca dejada por el humo…

Xiao Lu sacudió la cabeza y volvió a meter la foto en su maletín.

Cuando llegó el momento de salir del trabajo, se sentó tembloroso en el autobús y sin nada que hacer, recogió la foto una vez más. Esta vez, estaba completamente estupefacto.

¡El orfanato ya no estaba!

La fotografía era una mancha de color negro de la maleza, el cielo distante, la luna redondeada disparando sus rayos temblorosos al suelo.

¡Joder! ¿Qué pasó? ¿Por qué desapareció el orfanato?

Xiao Lu se sentó allí, casi enloqueciendo y gritando de miedo.

Se cubrió la boca con fuerza, sintiendo su corazón latir violentamente en su pecho.

Miró la foto en sus manos en estado de shock, y después de pensarlo durante mucho tiempo, de repente se dio cuenta de un problema.

Tal vez, no era que el orfanato se hubiera desvanecido, sino que el ángulo de la imagen había cambiado. Al igual que alguien que sostiene la cámara desde el orfanato y se desliza lentamente hacia un lado, la imagen en la lente de la cámara la siguió.

Pero… ¿cómo había sucedido esto?

Las manos que sostenían la foto temblaron un poco, y la sombra que una vez había estado en las ventanas del edificio ahora había llegado a la maleza. Como si la lente no estuviera enfocada, la imagen estaba borrosa, era difícil ver de qué se trataba.

Xiao Lu miró esa sombra borrosa, una astilla de temor emergió gradualmente dentro de su corazón.

Al bajar del autobús, estrujó la foto en una pelota y la arrojó a un contenedor cercano.

Sintiéndose aprensivo durante todo el camino de regreso a casa, usó su llave para entrar. En el momento en que la puerta se abrió, un delgado trozo de papel flotó a través de la ranura y cayó al suelo.

Xiao Lu bajó la cabeza y se sintió abrumado por el horror. Gritó y retrocedió un paso.

El trozo de papel que había flotado en el suelo, ¿no era esa la foto que había tirado a la basura antes?

Permaneció congelado en donde estaba parado durante mucho tiempo, hasta que se atrevió a recoger la foto y nervioso, volvió a mirarla.

La ubicación de la maleza se había movido más de la mitad, y el lado izquierdo de la foto revelaba un pequeño camino perfectamente recto. El camino tenía algunas luces de calle amarillas y fangosas en ambos lados, y bajo esa iluminación, había una sombra negra y grumosa en medio del camino.

Tenía una cabeza redonda, un cuello delgado, un cuerpo pequeño y un par de piernas.

Xiao Lu exhaló un soplo de aire frío, rompiendo la foto con sus manos sin siquiera pensarlo. Sin embargo, todavía estaba incómodo después de rasgarlo, por lo que usó un encendedor para quemar esas piezas en cenizas. Finalmente, arrojó esas cenizas en la taza del inodoro y tiró la cadena.

Al ver esas cenizas ennegrecidas siendo succionadas por el agua, Xiao Lu dio un suspiro de alivio. Se echó agua fría en la cara, regresó a la sala de estar y se sentó en el sofá, lleno de ansiedad.

Pero en el momento en que se sentó, sintió la sensación de que se había sentado sobre algo.

Sus manos temblaron, sintiendo el espacio entre su trasero y el sofá, y lentamente, muy despacio, sacó una foto.

La maleza en la foto se había desvanecido, y quedaba un pequeño camino en ella. La figura oscura en el camino avanzó sin prisa.

Reconoció ese camino.

La Ruta Forint North, uno de los caminos que uno tenía que tomar para viajar entre el orfanato y su casa.

Durante la siguiente media hora, el camino se movió lentamente hacia el centro, la fotografía mostraba una pequeña área residencial comprimida. La silueta negra se alzaba sobre sus paredes circundantes.

Gritó en estado de shock, dejando caer la taza en sus manos.

El área residencial en la foto era, sin lugar a dudas, el lugar donde vivía Xiao Lu.

Miró la foto, estupefacto, retrocediendo poco a poco. Y la foto, también, avanzó lentamente. El paisaje de la zona residencial magnificado, se amplió más y más…

Desde la entrada de la zona residencial y a través de la avenida, giró, siguió a través de un pequeño estanque, luego giró a la izquierda, y la foto ilustraba un apartamento muy familiar.

La escena mostraba las paredes del edificio y lentamente subía… Finalmente, se detuvo en la ventana del sexto piso. La figura negra puso ambas manos en la ventana, asomándose a la casa.

El corazón de Xiao Lu dio un vuelco, y la realización lo golpeó. Giró la cabeza para ver la cara de un niño chamuscado en su propia ventana.

Ese niño gorgoteó y sonrió, sus ojos se ensancharon mirándolo fijamente y pronunció palabra por palabra: —Te. Encontré.

—Aaaaahhhhh

Xiao Lu gritó histéricamente, abrazando su cabeza.

♦ ♦ ♦

—El fin.

Las palabras de A-kun cayeron suavemente.

Hubo escalofríos en mi espalda al escucharlo, y no pude evitar inclinarme cerca de la chimenea.

— ¿Q-Qué pasó después de eso?

— ¿Después de eso?

A-kun sonrió, volteando lentamente la siguiente página del diario.

—No hay nada después de eso —dijo—. Xiao Lu desapareció ese día.

— ¿Desapareció? —Me sorprendió, luego pregunté frenéticamente—. Él… ¿Había algo que quedará de él?

A-kun me miró y luego sacó una fotografía del diario.

Tomé la foto dudoso.

Era una foto de un edificio en ruinas, con las paredes moteadas de negro, con enredaderas trepando por encima de ellas. Grandes palabras borrosas se podían ver en el centro: “Orfanato bienestar del sol”.

—Cuando llegué a la casa de Xiao Lu, él ya se había ido, y todo lo que quedaba era esta fotografía.

A-kun señaló una ventana en esa foto.

— ¿Ves esas dos sombras por ahí? Xiao Lu fue secuestrado.

A-kun dijo esto con calma, bebiendo un sorbo de su copa de vino.

Miré la foto con asombro. De hecho, la ventana que había señalado tenía dos figuras negras borrosas, y si mirabas más de cerca, se podía ver que esas dos siluetas tenían forma humana…

—Uh, esta historia… ¿Es realmente cierto?

Fruncí los labios con incredulidad.

A-kun no respondió, solo hizo una pequeña sonrisa que parecía estar llena de misterio.

Aunque no podía creer que la historia que A-kun había contado fuera una historia real, mi interés se despertó. Y así, para la segunda noche, después de la cena, detuve a A-kun y lo hice sentarse conmigo junto a la chimenea.

— ¿Podemos hablar de otra historia hoy?

Señalé el diario en la mesa de té con mucho ánimo.

A-kun no pudo evitar reírse y dijo: — ¿Realmente te gustan tanto esas extrañas historias?

—Sí, siento que son bastante interesantes. Si lo revisamos un poco, incluso podrían formar parte de una novela.

Cuando dije esto, extendí la mano para tomar ese diario, pero A-kun me detuvo inesperadamente.

—Xiao Mo, sería mejor si no tocas esta cosa.

— ¿Por qué, hay algo escrito en él que nadie pueda ver? —Parpadee, mirando a A-kun en broma.

Él solo me sonrió con calma: —Este diario no es un diario ordinario. Contiene un espíritu y une muchas cosas que no se pueden dejar salir. Me temo que si lo tocas, podrías romper la barrera accidentalmente.

— ¿Ah? ¿Cosas que no se pueden dejar salir? —Lo miré con asombro, y dije sin comprender—. No entiendo.

A-kun sonrió.

—Te lo explicaré lentamente más tarde.

—Uh, está bien, ¿podemos hablar de otra historia esta noche?

—Por supuesto.

A-kun abrió el libro en sus manos metódicamente, hojeando cada página, y luego, su mirada se clavó en una página en particular.

—Xiao Mo, recuerdo que dijiste que tienes una mascota en casa, ¿no es así? —preguntó.

—Sí. —Asentí—. Tenemos un perro llamado Toot. Lo hemos tenido durante seis años, mis padres lo tratan como un segundo hijo.

—Oh…

A-kun guardó silencio por un momento, apoyándose contra el sofá. Cruzó las piernas y dijo: —Entonces, ¿qué tal una historia sobre un perro?

— ¿Oh? ¿La historia de un perro? ¡Muy bien, por favor, déjame escucharlo! —Lo miré expectante.

A-kun me miró. Su mirada parecía tener un significado más profundo, y su boca se arqueó en silencio.

♦ ♦ ♦

El personaje principal de esta historia, fue una joven llamada Shui Lan.

Shui Lan era una huérfana. Cuando tenía cinco años, sus padres murieron en un accidente automovilístico, dejándola atrás, por lo que fue enviada amargamente a la casa de sus familiares. Sus parientes no la trataron bien, y cuando Shui Lan creció y obtuvo su primer salario, dejó su casa y alquiló un pequeño departamento cerca de su lugar de trabajo.

Una noche, trabajó horas extras hasta muy tarde y al salir de la empresa notó que había una tormenta, el viento frío soplaba por todas partes.

El camino de regreso a casa no estaba lejos, pero necesitaba pasar por un callejón oscuro y pequeño.

El callejón estaba en silencio, sin una sola farola, y era oscuro y profundo.

Clack clack clack, clack clack clack.

Sus zapatos de cuero empapados eran el único sonido en la carretera.

Caminó rápidamente por el largo callejón, pero mientras caminaba más y más, el sonido de pasos vino desde la parte de atrás. Pad pad pad, como si algo estuviera pisando los charcos, la seguía de cerca.

Mientras aceleraba el paso, el sonido se aceleró; a medida que disminuía la velocidad, ese sonido también disminuía; cuando se detuvo, ese sonido desapareció.

¿Qué era, podría ser un ladrón?

O… ¿Se había topado con algo desagradable?

Shui Lan estaba absolutamente horrorizada y, agarrando su bolso con fuerza, salió corriendo del callejón.

Al mismo tiempo, ese sonido la siguió.

Clack clack clack.

Pad pad pad.

Clack clack clack.

Pad pad pad.

Ese ruido la persiguió de cerca, y estaba tan aterrorizada que casi lloró.

¡Qué hacer, qué hacer, no podía correr! La salida del callejón todavía estaba muy lejos, ¿qué podía hacer ella?

Shui Lan se detuvo abruptamente, respiró hondo y se dio la vuelta.

— ¿Quién me está siguiendo?

Reunió el coraje para gritar, mostrando deliberadamente una postura agresiva. Pero, no había absolutamente nada detrás de ella, ni una sola cosa.

En ese momento, sintió algo chocando contra sus pantalones.

Ella se sorprendió, y cuando bajó la cabeza, vio un perro.

Entonces el que la había estado siguiendo todo este tiempo, ¿era este perro?

Shui Lan se rió de esta vergonzosa situación y lanzó un suspiro de alivio. Luego inspeccionó a este pequeño perro que había aparecido de repente.

Era de raza mixta, tenía pelaje amarillo fangoso en su cuerpo empapado. Un par de ojos redondos de tono negro miraron a Shui Lan lastimosamente. Evidentemente, se trataba de un perro callejero o abandonado. En resumen, no tenía hogar al que volver.

Shui Lan suspiró y no pudo evitar ponerse en cuclillas, usando su mano para peinar suavemente el pelaje sobre su cabeza.

—Sé un buen chico y no me sigas, no soy tu dueño.

Con eso, se giró, pero a medida que avanzaba unos pasos, ese perro callejero se mantuvo siguiéndola de cerca.

Esto continuó hasta que llegó a su casa, y el perrito todavía estaba a su lado.

Shui Lan estaba indefensa, y mirando la lamentable apariencia del perro callejero, la simpatía no pudo evitar emerger en su corazón. Como alguien que también había sido reducida al empobrecimiento, que amargamente no tenía a nadie en quien confiar, si ella lo arrojaba descuidadamente así, sería demasiado lamentable.

Después de considerarlo por unos segundos, Shui Lan decidió llevar al perro a su casa.

Le dio un nombre al perro, Ah Wang.

Después de darle una ducha y secar su pelaje, Ah Wang era bastante lindo. Un cuerpo esponjoso, cabeza redondeada, nariz redondeada y ojos redondeados, siempre inclinaba la cabeza cada vez que miraba a alguien, sacando su pequeña lengua roja, la boca formando una sonrisa. Era adorable.

Mientras más tiempo mantenía Shui Lan a Ah Wang, más le gustaba.

Nunca antes había experimentado tener un perro, pero Ah Wang fue muy obediente. Nunca ladró mucho, nunca rompió cosas, y siempre se quedó junto a Shui Lan.

Donde quiera que fuera Shui Lan, Ah Wang estaría allí, incluso cuando ella dormía, él tenía un lugar junto a la almohada.

Gradualmente, a los ojos de Shui Lan, Ah Wang no era solo una mascota, sino familia. Ah Wang era su única familia, el único pariente en el que podía confiar.

Compró la mejor comida para perros, la ropa más hermosa para usar, los últimos juguetes para jugar y, sin darse cuenta, la cantidad que gastó en Ah Wang se convirtió en más de la mitad de su propio salario. Pero ella disfrutaba y nunca se cansaba de eso, incluso se sentía contenta de hacerlo. Todo porque Ah Wang era su “hijo”.

Así como así, pasaron cinco años.

En esos cinco años, Shui Lan y Ah Wang vivieron de manera interdependiente, viviendo muy felices.

Hasta que un día, Shui Lan conoció a un hombre, su alma gemela destinada.

Se conocieron, salieron, se amaron y finalmente se casaron.

La primera noche de su matrimonio, Shui Lan se apoyó contra el reposo de cama, mirando impotente a Ah Wang al lado de la cama.

Ah Wang se sentó erguido y todavía sobre las mantas de la cama, mirándolos como un tigre mirando a su presa.

Shui Lan tenía la intención de echarlo, pero obstinadamente yacía en la habitación negándose a irse.

—Uff, ¿no puedes llevarlo a la sala de estar? ¡Esto realmente está arruinando el estado de ánimo!

El hombre no pudo evitar hablar, mirando a ese perro con disgusto.

Para ser sincero, odiaba a los perros, no le gustaban ni un poco. Pensó que los perros eran una raza sucia y repugnante que defecaban en todas partes, e incluso sintió que ni siquiera se les debería permitir entrar a esta ciudad.

Y mucho menos Ah Wang, que era una raza mixta.

Cada vez que trataba de intimar con Shui Lan, ese estúpido animal siempre miraba con los ojos muy abiertos, esa expresión casi como si… ¡Como si estuviera violando a su mujer!

En resumen, odiaba a Ah Wang. Pero no tenía otra opción, a Shui Lan le encantaba, y lo consideraba como un hijo. Solo podía aceptarlo, a menos que no quisiera casarse con Shui Lan.

—Uff, por favor haz que salga de la habitación, realmente no quiero verlo.

El hombre frunció el ceño, su disgusto se mostró en sus palabras.

Shui Lan se mordió el labio, diciendo incómodamente: —P-Pero Ah Wang no quiere ir a la sala de estar. Solo finge que no está allí.

— ¿¡Cómo puedo!? —gritó el hombre—. ¡No puedo hacerlo mientras nos está mirando! ¿No crees que su expresión es un poco extraña?

— ¿Extraña? ¿En dónde es raro? ¡Ah Wang es súper adorable!

—Por favor, parece vicioso, como si quisiera comerme…

— ¡Jajajaja! ¡Estás pensando demasiado!

Shui Lan no pudo evitar estallar en carcajadas, enganchando una mano alrededor del cuello del hombre y cayendo con él sobre la cama.

—Está bien, no pienses en Ah Wang ahora, continuemos… —La cara de Shui Lan enrojeció.

El hombre la miró y aprovechó la oportunidad para besarla.

Los dos entraron en un ardor de pasión, y olvidando momentáneamente su entorno, se volvieron incapaces de liberarse de su deseo carnal.

En ese momento, el hombre escuchó un “Grr— grr—” que venía de su espalda. Era una especie de gruñido de advertencia profundo y amenazante que provenía de la garganta de una bestia.

A la velocidad del rayo, antes de darse cuenta de lo que estaba sucediendo, sintió que se le enfriaba el cuello.

¡Chi!

Su garganta fue mordida por una boca ensangrentada.

Plop, plop, plop.

Enormes y densas gotas de sangre salpicaron la cara de Shui Lan.

Shui Lan se congeló, luego dejó escapar un grito penetrante.

—Aaaaahhhhh…

En su noche de bodas, el esposo de Shui Lan murió.

Ah Wang le mordió la garganta y murió en el acto.

Shui Lan quedó completamente atónita, reducida a las paredes, inmóvil mientras miraba a Ah Wang masticando sin cesar la comida en su boca ensangrentada, masticando la carne del hombre.

La razón por la cual Ah Wang había atacado al hombre, fue porque pensaba que el hombre estaba intimidando a Shui Lan, intimidando a su dueño. Quería proteger a Shui Lan. Shui Lan lo sabía.

En cierto grado, esto fue un completo accidente.

Pero, ¿cómo se suponía que iba a lidiar con las secuelas? El hombre ya estaba muerto, y si otros supieran de este incidente, seguramente los humanos arruinarían a Ah Wang.

Ah Wang había hecho algo imperdonable, pero el afecto alimentado durante todos esos años todavía estaba allí. Además, ella ya había perdido un esposo, tampoco podía perder a Ah Wang.

Al igual que un niño que había matado a su padre, como madre, ella tenía que proteger a su hijo.

Shui Lan decidió mantener silencio.

Apretó los dientes, las lágrimas fluyeron y secretamente enterró el cadáver del hombre en una montaña lejos de los suburbios.

Este incidente pasó de esa forma sin previo aviso.

Pero después de ello, Shui Lan no continuó tratando a Ah Wang como antes. Lo alimentó, le dio un lugar para quedarse, pero no tuvo el coraje de abrazarlo o tocarlo. No importa qué, Ah Wang había matado a su esposo.

Ah Wang parecía desanimado, mirando a Shui Lan con ojos tristes. Posiblemente no sabía lo que había hecho mal, y solo quería estar con Shui Lan. Además, no quería compartir el amor de Shui Lan con nadie más.

Tres meses después, Shui Lan se dio cuenta de que estaba embarazada.

Como madre soltera que había perdido a su esposo, ella malcrió a su hijo hasta la muerte, y Ah Wang se volvió aún más desolado.

Shui Lan en ese momento solo tenía ojos para su propio hijo, jugar con su hijo, mecerlo para que duerma y darle leche todos los días.

Pero en cada cosa que hizo, Ah Wang se sentó en la esquina, mirándola.

Siempre, siempre, siempre observándola.

A veces, Shui Lan se hartaba de eso, alejándolo de la habitación de su hijo.

Shui Lan no permitió que Ah Wang se acercara a su hijo. Porque estaba asustada, asustada de que su hijo fuera mordido hasta la muerte, al igual que su esposo.

Durante el día, Shui Lan iba a trabajar, por lo que contrató a una niñera para cuidar a su bebé.

Pero un día, cuando salió del trabajo y regresó a su casa, vio humo espeso saliendo de las ventanas de su casa, y luego el vibrante rojo fuego, así como el sonido de las ventanas explotando.

¡Su casa estaba en llamas!

Los bomberos estaban rociando agua, su entrada rodeada de vecinos que estaban en una discusión profunda.

Y esa niñera que se suponía que iba a atender la casa, se sentó allí llorando en voz alta.

—No sé qué pasó… Me fui por un momento… Fui a la tienda cercana a comprar pañales… Cuando regresé… ya estaba en llamas… —La niñera sollozó, explicándoles a todos.

Shui Lan corrió hacia adelante como una loca, pero fue detenida por los bomberos.

— ¡Déjame entrar! ¡Mi hijo está ahí! ¡Déjame entrar! —gritó Shui Lan, tratando de liberarse.

Y en este momento, vio a Ah Wang. Ese perro amarillo y esponjoso y lodoso saltó fácilmente a través de cada obstáculo, corriendo hacia el mar de llamas sin preocuparse por sí mismo.

— ¡Ah Wang!

Shui Lan gritó, pero Ah Wang no hizo caso de sus llamadas y entró corriendo a la casa.

Cinco minutos después, en la escena llena de humo, sonó el sonido del llanto de un bebé. Los bomberos entraron corriendo y salieron abrazando a un niño.

— ¡Mi hijo! ¡Mi hijo!

El bebé gritó ruidosamente, con las manos y los pies volando por todas partes, viéndose relativamente ileso. Pero lo más extraño fue que en el cuello del bebé había un collar negro.

El collar pertenecía a Ah Wang, entonces, ¿por qué estaba en el cuello del bebé?

Nadie sabía la respuesta a eso.

Ah Wang se había precipitado en el edificio y nunca volvió a salir.

Seguramente pereció dentro rescatando al bebé, pensó Shui Lan tristemente. Ah Wang había salvado a su hijo.

Su esposo estaba muerto, Ah Wang también estaba muerto.

A partir de entonces, Shui Lan y su hijo vivieron de manera interdependiente.

Pero a medida que su hijo crecía gradualmente, Shui Lan se dio cuenta de que su hijo no podía hablar, tenía un par de ojos redondos, y cada vez que la miraba inclinaba la cabeza y sacaba su pequeña lengua roja.

Eso fue casi… casi como los gestos de un perro.

♦ ♦ ♦

—El fin.

Miré a A-kun, aturdido.

— ¿Tienes ganas de beber vino esta noche? —A-kun preguntó con una sonrisa serena.

Asentí con la cabeza y dije: —Muy bien, consigamos algo de alcohol. Lo necesito para calmar mis nervios, no deseo que Toot muerda a mi futura esposa.

A-kun sonrió sutilmente y respondió: —No te preocupes, eso no sucederá.

Y esa noche, los dos nos sentamos alrededor de la chimenea, charlando juntos mientras bebíamos una botella de vino tinto.

Debimos haber bebido mucho por que mi cabeza daba vueltas, y cuando desperté al día siguiente, ya era mediodía.

Me froté los ojos, salí de la cama y encendí mi computadora portátil para revisar mi buzón.

— ¡Gracias a Dios! —Estaba tan emocionado que casi salté arriba y abajo.

En la parte superior del buzón, había un correo electrónico de una gran empresa.

¡Finalmente había encontrado un rayo de esperanza!


Shisai
¡Y aquí estoy, traduciendo para contribuir con el clima de Halloween! Por cierto, A-kun es como decir Amigo A, este prota no sabe el verdadero nombre de su amigo (...y vive con él).

Nemoné
Holas, es Nemoné, y seré la editora de esta novela. Ah~ Realmente me encantan las tramas sobrenaturales. Quizás se convierta en una de mis novelas favoritas. Sí, apenas empieza pero ya ha subido mucho de nivel conmigo u_u Espero disfruten esta novela tanto como yo <3

Shisai
Si bien esta como yaoi, en realidad es shounen ai y no esperen romance de esta novela.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *