Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 12: Golpear hasta matar

Traducido por Shisai

Editado por Ayanami


Todas las escenas planeadas para la mañana se completaron de manera suave. El director se alegró de ver que la colaboración de Tang Feng y Gino está a la altura de sus estándares, aun así hubo algunos inconvenientes, aquí y allá, durante la filmación. Para la primera toma de la escena del beso, Gino había usado demasiada fuerza y ​​terminó empujando a Tang Feng al suelo.

Para la segunda toma, Tang Feng se mantuvo en su lugar, Gino usó menos fuerza, pero, esta vez, el director fue el infeliz — ¿Han estado saliendo juntos durante diez años? ¡Vamos, quiero ver algo de emoción y conflicto! Ahora, no es el momento de ser amorosos.

Todos se rieron de los comentarios del director.

Finalmente, durante la tercera toma, pasaron la escena. Sin embargo, Gino había mordido los labios de Tang Feng durante el beso, de modo que cuando se separaron, un rastro de sangre permaneció junto a los labios de Tang Feng. El director, rápidamente, ordenó un primer plano de la cara de Tang Feng y alabó a Gino por su error involuntario. Los seguidores de Dios se besaban frente a la figura de Dios y, en el proceso, uno de los monjes había recibido un mordisco. Habían roto otro tabú; exactamente como el director lo había querido.

Tang Feng se tomó un descanso en su remolque, mientras algunos asistentes le quitaban el maquillaje y limpiaban la herida de su labio. Era común que las celebridades tuvieran algunos asistentes a su alrededor. No era por el hecho de parecer importante, simplemente, es un paso necesario para convertirse en un actor profesional. Ya que un actor profesional necesitaba un equipo profesional que lo respaldara.

Lu Tian Chen había encontrado muchas personas de Hollywood para ayudarlo, pero resultó ser igual que la última vez que Lu Tian Chen encontró un tutor para él: Tang Feng terminó convirtiéndose en el tutor mismo. Al final, Tang Feng eligió a los miembros de su equipo por sí mismo. Después de pasar algunas décadas en la industria, Tang Feng tenía un par de ojos exigentes. Sabía dónde buscar para encontrar a las personas que necesita.

En ocasiones, un multimillonario extranjero no era tan eficiente e ingenioso como un nativo del país.

La mayor parte del tiempo, a Tang Feng le gustaba esconderse a solas en su remolque. Después de que los asistentes terminaron su trabajo, dejaron el tráiler sin intercambiar ninguna pequeña charla. A Tang Feng le gustó mucho su profesionalismo.

Las conversaciones podían guardarse para fuera del trabajo. Incluso si estaba tomando un descanso, todavía estaba concentrado en la película.

Tenía que revisar el guión de las escenas de esta tarde y prepararse.

—Gino, realmente, usó mucha fuerza —Tang Feng se miró el labio en el espejo. Le faltaba una capa de piel, pero no estaba tan mal. Sus esfuerzos no fueron por nada; había pasado en solo tres tomas.

En ese momento, el sonido de los golpes llegó desde la puerta de su remolque.

Tang Feng se puso de pie. ¿Será uno de los miembros del personal que se olvidó de contarle algo? ¿O Gino para repasar el guión nuevamente?

Solo había abierto la puerta un poco y la persona que estaba afuera inmediatamente forzó su entrada. Tang Feng se vio obligado a retroceder unos pasos. La persona se metió en el remolque y cerró la puerta detrás de él.

—Charles, ¿cuándo…? — ¿Cuándo volviste?

Antes de que Tang Feng pudiera terminar sus palabras, Charles había atrapado su boca en un beso. El hombre envolvió sus brazos fuertemente alrededor de los hombros y la cintura de Tang Feng, su lengua atacando la boca del otro como una ametralladora disparando contra una pared. Tang Feng lo empujó, pero Charles lo forzó, paso a paso, hacia la cama del remolque como un toro terco.

Tang Feng se estrelló contra la cama. A pesar de que el colchón era suave, el aterrizaje aún dolía. Agarró un puñado del cuello de Charles y golpeó con su otro puño contra el abdomen del hombre. Charles gruñó y finalmente lo soltó, pero ahora sus labios estaban rojos e hinchados.

— ¿Estás en tu período de apareamiento de nuevo? Entonces, ve a buscar a alguien por la calle, no me trates como…

Charles sonrió y frotó un dedo contra los labios de Tang Feng, cortando al actor. Miró a Tang Feng con una sonrisa lujuriosa en su rostro —cariño, te he extrañado. ¿No me extrañaste en absoluto?

—Echo de menos patearte el trasero — ¿Quién extrañaría a un pervertido como Charles? Tang Feng preferiría que Charles se fuera de viaje a algún lugar lejano y nunca volviera a buscarlo. Sería aún mejor si Charles pudiera encontrar a alguien más a quien apegarse en su viaje.

—Te dejaré patearme todo lo que quieras esta noche —Charles movió las cejas sugestivamente hacia Tang Feng.

Ante la respuesta de Charles, Tang Feng sintió como si se hubiera tragado una mosca asquerosa. Irritado, colocó sus manos sobre los hombros de Charles y advirtió: —Sería mejor si un masoquista como tú pudiera alejarse de mí ahora. De lo contrario, te voy a patear en tu Pequeño Charlie.

—Oh no, no es el pequeño Charlie. Es muy grande~ —Charles se echó a reír y bajó la cabeza. Le dijo, al lado del oído del actor, con una voz baja —deberías estar muy consciente de eso. Incluso me dijo que te dijera un mensaje: también te echa de menos.

—Eres obsceno —Tang Feng golpeó a Charles en el hombro —muy bien, bájate.

Entre filmaciones, sí Tang Feng no estaba estudiando el guión, estaba practicando artes marciales. En su vida pasada, ya había desarrollado el hábito de beber té y practicar tai chi. Con un conocimiento básico de tai chi, no fue demasiado difícil aprender el puño de Wing Chun.

—No, todavía tenemos un paso más por recorrer —Charles fue persistente y se negó a dejar que Tang Feng escapara de su agarre.

A pesar de haberse entrenado en Wing Chun durante unos meses, Tang Feng todavía era incapaz de echar a un lado a Charles o Lu Tian Chen; ambos hombres tenían años de experiencia en la lucha, más que él. Tang Feng podría intentar ponerse de pie, mientras Charles todavía estaba acostado sobre él, pero eso haría demasiado ruido. Si alguien tuviera curiosidad y viniera a ver qué estaba pasando, no sería un espectáculo agradable.

— ¿Exactamente, qué quieres?

—Una purga —Charles soltó firmemente dos palabras.

Tang Feng no entendió a qué se refería Charles. Levantó una ceja y preguntó: — ¿Qué?

—Besaste a otro hombre esta mañana. Mira, soy un caballero de pies a cabeza. También soy más abierto que la mayoría de la gente. Sé que debería apoyar tu trabajo y todo lo que viene con él. También sé que no debería ofenderme por el hecho de que debes besar a alguien más por el bien de tu trabajo —Charles hizo una pausa. Se acercó a Tang Feng y miró profundamente al actor.

Justo cuando Tang Feng estaba a punto de hablar, Charles recogió sus palabras en un tono radicalmente diferente. Algo cruel, expresó: —Pero sabes qué, ¡no me gusta, en absoluto! No me gusta verte besar a otras personas. ¡Realmente, en este momento, quiero volar a ese Michael Gino en pedazos! —Hizo una pausa y dijo: —Oh dios, lo insulte. Disculpa mi blasfemia, cariño. Ahora mismo, es un poco difícil tratar de controlarme. Sabes, simplemente me preocupo demasiado por ti. Me preocupo por ti más que nadie en el mundo —después de su arrebato, Charles parecía un poco agotado e indefenso. Fingiendo ser lindo, parpadeó inocentemente a Tang Feng.

—Qué honor —Tang Feng había esperado, pacientemente, durante todo el estallido de Charles. Sabía que, sin importar la razón, Charles no se detendría hasta que se hubiera desahogado.

—Tang, eres un hombre verdaderamente comprensivo. Te amo hasta la muerte. Ven, dame un beso —Charles frunció los labios y realizó su “purga” como dijo que haría.

Tang Feng empujó a Charles. Suficiente fue suficiente, no quería que lo arrastraran a un beso francés o alguna otra experiencia, mientras estaba en el set de la película.

—Charles, suficiente.

—Cariño, no es suficiente. Quiero…

— ¡Oye! ¡Bastardo, suéltalo!

Antes de que Charles pudiera pronunciar palabras más, desagradablemente, azucaradas, recibió un puño en la cara. La fuerza lo golpeó de lado y casi cayó al suelo. Para un hombre que se preocupa por mantener las apariencias, fue una experiencia única en la vida.

Tang Feng levantó la vista para ver a Gino parado dentro de su remolque.

El hombre rubio se arremangó y le lanzó otro golpe a Charles. Después de recibir un puñetazo, Charles no iba a esperar una repetición. Esquivó el puño de Gino y lanzó una patada propia— ¿De qué tipo de lugar surgió una basura como tú?

Rápidamente, Charles y Gino entraron en una pelea. Tang Feng cerró la puerta del remolque y gritó: — ¡Hey! ¡Ustedes dos, deténganse!

♦ ♦ ♦

— ¡Ay! ¡Más ligero, más ligero! ¿Mi aspecto está arruinado? —Media hora después, Tang Feng estaba sentado al lado de Gino con algo de alcohol en sus manos. Gino contuvo el aliento y se miró en el espejo. La comisura de su boca estaba sangrando.

—Enfréntalo si eres un hombre. Deja de quejarte como un niño pequeño. —Afortunadamente, Charles solo había golpeado a Gino en la cara, una vez. Comparado con Gino, Charles era alguien que realmente sabía pelear, cada golpe y patada que había aterrizado, estaba en un lugar oculto por la ropa.

Pero Tang Feng no quería alabar a Charles. Además del primer ataque furtivo de Gino, Charles había sido quien golpeaba al otro hasta la muerte. Si no hubiera pateado a Charles a un lado, Gino, seguramente, habría quedado lisiado.

—Tang, no seas tan cruel. ¡Te salvé! —Gino se levantó la camisa y expuso las manchas de color púrpura en su abdomen bien definido. Esta es la diferencia entre las personas que solo habían trabajado en el gimnasio y las que habían sobrevivido a peleas reales con cuchillos y pistolas.

—También aquí, este lugar necesita ser masajeado también —Gino señaló su abdomen.

Tang Feng puso los ojos en blanco. Puso más alcohol en el algodón y golpeó con la mano el lugar que Gino había señalado, frotando con fuerza. La cara del otro actor se torció por el dolor.

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 12: Golpear hasta matar

  1. Hanajima says:

    Jajajaa. Me encanta esta novela, Charles marcado territorio, Gino actuando como un caballero resacanto a una “doncella” y el pobre Tang en medio….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *