Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 33: Ocultar

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Para profundizar los fundamentos de una línea, en opinión de Tang Feng, además del talento personal, se necesita más práctica, práctica continua, práctica repetitiva, hasta que las líneas se recuerden firmemente en el corazón, grabadas en la mente, integrando las emociones del personaje en las líneas.

No hay atajos ni técnicas especiales; se basa en años de práctica ininterrumpida. Uno debe renunciar a una parte de su tiempo de entretenimiento y sumergirse en una práctica tediosa. Esto, en el extravagante Hollywood lleno de fiestas todos los días, obviamente sería bastante difícil, especialmente para aquellas estrellas que se hicieron famosas demasiado pronto, que a menudo requerirían una cantidad monumental de esfuerzo para dejar de lado todo para estudiar.

Muchas estrellas infantiles no logran la transición adecuada a estrellas adultas porque, además de elegir la dirección incorrecta para desarrollarse, las muchas tentaciones diferentes del mundo exterior, conducen a su caída.

El niño actor que anteriormente había protagonizado ‘Inteligencia artificial’ y ‘El sexto sentido’ y otras películas similares con un rendimiento sobresaliente, Haley Joel Osment, parece haberse desvanecido del campo de visión de las personas. Incluso ahora, Tang Feng todavía siente lástima por este niño carismático.

En 1999, cuando apareció en ‘El sexto sentido’, el pequeño Haley ya había sido nominado para un Oscar al mejor actor secundario. En ese momento, solo tenía 11 años. Su actuación ejemplar había llevado a la gente a creer que sería una estrella de cine internacional en el futuro. Desafortunadamente, debido a una serie de problemas como fumar marihuana, accidentes por conducir ebrio y perder la forma, etc., Haley se desvaneció gradualmente del centro de atención.

Ese actor tiene solo 24 años este año, todavía hay oportunidades en el futuro. Mientras se esfuerce por cortar esas influencias negativas en su vida, quién sabe, ¿tal vez podría convertirse en otro Robert Downey Jr.?

Estas son todas las cosas que solo se conocerán en el futuro. La situación actual era que Tang Feng tenía que ayudar a la gran estrella de cine Gino a practicar los principios básicos de la actuación, fundamentos de línea.

Ayer, Tang Feng trató de contactar a Gino para hacer arreglos para reunirse y practicar. No sabía si la batería del teléfono de Gino había muerto, pero cada vez que intentaba llamarlo, su teléfono siempre estaba apagado. Tang Feng había esperado poder practicar hoy en el remoto jardín de flores del hotel.

Cuando llegó Gino, no llamó a Tang Feng, sino que fue directamente a la recepción para pedir el número de habitación. Cuando escuchó que la habitación de Tang Feng era en realidad una habitación doble estándar, se sorprendió bastante. Sabía que la habitación asignada por la compañía de películas era obviamente mejor, ¿cómo se convirtió en una habitación doble?

Después de que Gino le preguntó al personal del hotel, descubrió que todo estaba arreglado por el propio Tang Feng. Debido a que el hotel mantuvo un registro de los extractos de la tarjeta de crédito, Gino pudo descubrir por parte del personal que la reserva de habitación anterior había sido en realidad la suite de lujo. Gino ni siquiera tuvo que pensarlo para saber quién había hecho la reserva.

Debe haber sido ese despreciable Charles otra vez.

Gino fue más inteligente esta vez. Después de conversar con Tang Feng varias veces, había captado algo de su personaje. A ese hombre no le gusta que otras personas se entrometan en su vida privada.

Gino llamó rápidamente a Tang Feng, alegando que no podía ir al hotel porque no se sentía bien hoy, y tuvo que molestarlo para que fuera a su casa. A pesar de que él fue quien solicitó que Tang Feng lo ayudara a practicar sus fundamentos de línea, sabía que, basándose en la personalidad de Tang Feng, definitivamente no pensaría mucho en este asunto. Como esperaba, no dudó en aceptar la solicitud.

—Iré a recogerte —dijo Gino por teléfono.

—No hay necesidad. No te sientes bien, ¿no? Solo dame la dirección, puedo hacer mi propio camino ahí. —Tang Feng agarró un bolígrafo y un papel y anotó la dirección de Gino, quien era dueño de una casa en Hollywood, y generalmente siempre se quedaba ahí cuando estaba en la ciudad. —Está bien, nos vemos en media hora, —Tang Feng calculó el tiempo necesario para viajar, colgó el teléfono después de confirmar la hora, luego se dio la vuelta para empacar sus cosas. No necesitaba llevar mucho, solo el guion, su teléfono y su billetera.

— ¿A dónde vas? —Lu Tian Chen, quien estaba trabajando en la computadora al lado de la ventana, levantó la vista. Se quitó las gafas de montura plateada que descansaban sobre el puente de su nariz, frotando el área ligeramente dolorida.

Después de que Tang Feng bajó la categoría de la suite de lujo a la habitación doble estándar, Lu Tian Chen no dijo nada y solo dejó que el botones arrastrara todo su equipaje. En cuanto a Charles, ese tipo tenía negocios fuera y no había regresado al hotel. Todavía no sabe lo que Tang Feng había hecho.

—Voy a ayudar a Gino a practicar sus líneas. —Tang Feng respondió mientras se inclinaba para colocar su billetera dentro de un maletín negro.

La mañana después de la noche en que Tang Feng y Lu Tian Chen habían intimado, Tang Feng trató a Lu Tian Chen como siempre lo había hecho antes, y Lu Tian Chen tampoco tenía ningún gesto abierto, ni promesas terroríficas de eternidad, ni demasiados discursos emocionales, suaves como el agua de manantial.

— ¿Vas a volver a cenar esta noche? —Lu Tian Chen casualmente hizo una pregunta muy crítica.

—Regresaré antes de las 8 pm. Creo que deberías comer solo. O puedes venir y unirte a nosotros cuando llegue la hora de la cena. —Tang Feng recogió su maletín, listo para caminar hacia la puerta principal y ponerse los zapatos.

—Está bien, solo contáctame más tarde para actualizarme —respondió Lu Tian Chen.

— ¡Adiós! —Tang Feng abrió la puerta y salió rápidamente.

Lu Tian Chen volvió su atención a la pantalla de su computadora, abriendo la videollamada.

— ¿Hay alguna noticia del lado de Charles? —Lu Tian Chen se recostó contra el respaldo, preguntando a la persona al otro lado de la pantalla, exudando la actitud y el tono de un jefe.

—La rama inglesa de Interpol ya lo ha puesto en la mira. Charles no podrá regresar temporalmente a Estados Unidos. Todavía no sabemos a dónde fue, especulamos que probablemente esté en el norte de Europa, pero no podemos determinar su ubicación específica.

El hombre se rio burlonamente. —El tigre con la cara risueña esconde un viejo zorro astuto en sus huesos. Si la gente puede encontrar su escondite, entonces él no es Charles.

—Presidente Lu, entonces necesitamos…

—No hay necesidad. Él resolverá sus propios asuntos.

♦ ♦ ♦

Tang Feng acababa de subir a la cabina cuando su teléfono comenzó a sonar. Era un número desconocido y no parecía un número estadounidense.

La primera vez que sonó su teléfono, Tang Feng desconectó la llamada, pensando que la otra parte probablemente había marcado el número equivocado.

Cuando su teléfono volvió a sonar, respondió la llamada, para averiguar quién era la otra persona que realmente lo estaba buscando.

— ¡Hola, bebé! —La voz sensual y grave de un hombre salió del teléfono móvil en un instante, como si una mariposa revoloteara y agitara sus alas, a menudo trayendo un estallido de flores de primavera.

—Charles…. —Tang Feng sonrió débilmente. No había visto a este gran oso vivo y juguetón en unos días. En retrospectiva, ya han pasado cuatro días.

Charles se escapó el mismo día que esperaban para mejorar su habitación. Tang Feng pensó que Charles se fue porque algo surgió nuevamente: Lu Tian Chen y Charles frecuentemente se iban por unos días por trabajo y luego regresaban nuevamente. Esto se ha convertido más o menos en algo a lo que Tang Feng se ha acostumbrado.

Se iban, pero siempre volvían.

— ¿Me extrañaste, bebé? —Era difícil de creer que, las palabras dichas con esta voz repugnantemente dulce, vinieran de un hombre grande y corpulento.

—Si no hubieras llamado, casi me olvido de tu existencia. —Tang Feng se rio entre dientes. El mayor encanto de este Charles era que siempre hacía que la gente se sintiera feliz.

—Ah, Dios, siento que mi corazón se ha hecho pedazos por ti, ¡eres realmente un hombre tan desalmado! ¡Mi querido y lindo Tang, te extraño mucho! —Como si el dolor de estar completamente abandonado fuera demasiado grande, sus ruidosas lágrimas parecían acusar al Playboy Tang por sus malas acciones.

‘Playboy Tang’ no pudo evitar reírse: —Muy bien, tienes que ser tan dramático, oh sí, ¿por qué te fuiste del país sin decir una palabra?

Solo ahora Tang Feng recordó que la llamada de Charles se originó en el extranjero.

—Hay una belleza británica que me ha estado persiguiendo furiosamente recientemente, continuamente diciéndome que me ama tanto que quiere morir, pero mi corazón ya te tiene a ti, ¿cómo podría encajar a alguien más? Así que solo puedo dejar su vista, sin dejar que me encuentre, de lo contrario usará esposas para atarme a él para siempre. —Charles explicó como si fuera una broma.

Tang Feng realmente pensó que la otra persona estaba contando una broma.

—Suena bastante bien, ese tipo realmente debe amarte, solo ve con él.

— ¡No! ¡Absolutamente no! No tengo ni una pizca de deseo por los productos que se envían a mi puerta, además, aunque ese tipo se ve bastante bien, es tan anticuado y estricto, ni mucho menos tan lindo como tú. Cariño, ¿no me digas que quieres que vaya tras otra persona? ¿No confías en mi amor por ti hasta ese punto? Estoy muy triste….

—Tu nivel de actuación casi ha alcanzado a Albert. —Tang Feng respondió mientras se frotaba la cabeza ligeramente dolorida.

—No me compares con ese pervertido insípido. Bien, cariño, tengo que contarte una noticia muy desafortunada. Esa belleza británica que me persiguió por todas partes ya sabe de tu existencia. Creo que él irá a buscarte para negociar pronto; ¡definitivamente no puedes entregarme a él! De lo contrario, cuando regrese, independientemente de si estás dispuesto o no, ¡definitivamente te arrastraré a la cama durante tres días y tres noches de batalla! —Las últimas palabras fueron fuertemente enfatizadas, desmintiendo su entusiasmo.

Tang Feng tarareó tranquilamente desinteresadamente, —Realmente sabes cómo traerme problemas, Charles.

Las palabrotas de Charles fueron como puños golpeando una bolsa de arena hacia Tang Feng, sin dejar ninguna impresión en absoluto.

—Te lo compensaré, pero tienes que creerme, a pesar de que nuestro camino hacia el amor no será fácil, tenemos un corazón firme y tenaz.

— ¿Hay alguna otra tontería que quieras compartir? —La frase contundente e insensible de Tang Feng derribó directamente a Charles al suelo.

—… Nada —respondió Charles.

—Si no hay nada, por favor no me llames. —Tang Feng terminó decisivamente la llamada.


Shisai
Auch, pobre Charles, ¿no fue Tang Feng un poco frío? ¿O quizás estamos viendo que realmente no siente mucho por él?

Sakuya
Pues es que, si no te gusta, no te gusta… tal vez, solo lo ve como un amigo

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 33: Ocultar

Responder a Hanajima Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *