Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 3: Paparazzi

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Nunca había visto a nadie que quisiera irse directamente a la cama tan pronto como se subiera al bote.

Como se han dicho algunas cosas, no hay necesidad de dar vueltas. Una vez que una persona tenga más de treinta y cinco años, se volvería más maduro (lo quisiese o no). A menudo, muchas cosas que valoraban cuando eran jóvenes, de repente se volvieron menos importantes.

Cómo está tratando de enamorarse para disfrutar de la diversión del amor con todo su corazón por estos pocos días, dejaría de lado temporalmente su identidad y otras cosas detrás, mientras viajan sobre el mar.

Ahora, por Tang Feng, está acostumbrado a ser un poco descarriado en el amor.

Solo un poco.

—¿Qué pasa? ¿Estás incómodo? ¿Mareado?

Lu Tian Chen estaba acostado de lado junto a Tang Feng, una mano se escondía en la colcha y sostenía la cintura del hombre, la otra mano sostenía su cuerpo, y de vez en cuando inclinaba la cabeza y dejaba besos suaves en el pecho y el cuello del hombre.

Durante la última media hora, Lu Tian Chen había mantenido esta postura, ocasionalmente tocando la cintura o las piernas de Tang Feng, o besando sus mejillas, frente y hombros. La mayoría de las veces, miraba al hombre como cualquier obra de arte.

Afortunadamente, el actor se ha acostumbrado desde hace mucho tiempo a la vida de ser visto, ser un centro de atención, de lo contrario, se habría derrumbado ante la mirada cariñosa del presidente Lu.

—Estoy muy bien.

A las personas mayores no les gusta correr mucho. Entonces, a Tang Feng le gusta disfrutar de los viajes, en lugar de correr con una gran bolsa. Estaba muy cansado por todo lo que fue hacer una película y ahora necesitaba descansar y relajarse.

Entonces el hombre se acostó en la cómoda cama grande, o mirar las noticias desde su celular, o cambiar canales para ver programas de televisión.

—Te ves un poco apático.

—Te ves enérgico. —Tang Feng le dio a Lu Tian Chen una mirada. ¿Por qué su estado mental era tan bueno?

Lu Tian Chen sonrió y lo abrazó. Besó suavemente la espalda del hombre y comentó en voz baja—: Descansa, te llevaré alrededor del bote después de la cena.

—Cenemos en la habitación —dijo Tang Feng.

—Está bien, comamos en la habitación. —Lu Tian Chen estuvo de acuerdo.

El hombre no tardó mucho en quedarse dormido mientras jugaba. Lu Tian Chen cuidadosamente tomó el teléfono móvil de Tang Feng y llamó al servicio de habitaciones después de acostarse con él por un tiempo.

Alrededor de las 5 o 6 de la tarde, Tang Feng se despertó algo aturdido.

Después de bañarse y cenar, Tang Feng, quien no quería pasar todo el día encerrado en la habitación siendo el primer día en el bote, finalmente recuperó su energía, se puso un traje casual decente y cómodo después de la cena, y salió con Lu Tian Chen.

La luz del sol en la tarde se había vuelto muy suave. La suave luz roja flotaba en el lugar donde se unían el mar y el cielo. El sol reflejaba el rojo intenso frente al mar azul, del rojo intenso al rojo dorado pálido, hasta el azul del borde del barco.

Era un paisaje de la naturaleza, mucho más precioso y hermoso que cualquier obra maestra y no requería que pagarás un centavo por verlo.

Tang Feng se paró frente a la baranda y abrió los brazos hacia el mar. La brisa fresca le rozó las mejillas y podía sentir el toque del mar. El sentimiento acogedor desde el fondo de su corazón siempre hacía que las personas se sintieran alegres. Por un momento, parecía estar de regreso en la playa donde estuvo filmando en los Estados Unidos no hace mucho tiempo, recordaba que la brisa marina era muy cómoda.

—Siento como si todo el mundo fuese mío. —Cerró los ojos y dijo con una sonrisa.

—Eres mi mundo entero.

Correspondiendo a las palabras de Tang Feng, Lu Tian Chen abrazó la cintura del hombre con las manos por detrás. Las palabras dulces siempre hicieron que la gente no pueda evitar levantar los labios, ya sea verdadero o falso.

Pero, ¿cómo pensó Tang Feng que su pose es un poco como la película de Cameron ahora? Aunque le gusta mucho esa película, no quería tener ese final.

¡Clic!

Tang Feng fue despertado por el sonido del obturador del flash. Alguien se movió más rápido que él. En el momento en que se presionó el obturador, Lu Tian Chen lo soltó y atrapó al intruso a la velocidad más rápida. Tomando la cámara de la mano de ese hombre.

—¡Hey, no lo hagas!

Un niño con grandes gafas de montura negra extendió la mano y agarró su cámara. Lu Tian Chen, quien era media cabeza más alto que el joven, fácilmente sostenía la cámara en su mano. Con su otra mano sostenía la muñeca del niño y la retorció. El chico de repente dobló las piernas y lloró. —¡Duele! ¡Déjame ir!

Tang Feng se acercó y miró la pantalla de la cámara. Acababa de tomar una foto de ellos. Se veía bonita en la puesta de sol, con un poco de sabor romántico de película.

—Es una buena toma, jaja. —Tang Feng sonrió después de tomar la cámara—. Soy un poco reacio a eliminarla.

Sin embargo, aun así, presionó la tecla eliminar ante los ojos de clemencia del joven. Ya sea porque es una estrella o Lu Tian Chen que está detrás de escena, ninguno querría que estas fotos aparezcan en la vista pública.

Además, no sabían, de donde era el chico que los fotografió.

—¿Qué periódico? —Tang Feng le devolvió la cámara al niño.

—No soy de una compañía de periódicos. Soy un turista. Tomé una foto al ver lo amorosos que se veían. ¡No esperaba que les disgustara! —Apresuradamente tomó su cámara. El chico la revisó, verificó que la foto que acababa de tomar fue eliminada, y su rostro de repente mostró una expresión de angustia.

—¡Eres demasiado! —El niño señaló a Tang Feng.

¿Por qué no Lu Tian Chen? Porque se ve feroz. Es una pena que el niño tampoco pueda culpar a Lu Tian Chen.

—Te daré tres segundos para confesar, o dejaré que el guardia de seguridad venga y te arroje a la oficina de escrutinio. —Lu Tian Chen entrecerró los ojos y dijo con un mal tono.

—Todos dijeron que no les importaba, ustedes son realmente raros. —Dijo el niño, luego estaba a punto de huir. Los ojos de Lu Tian Chen fueron más rápidos y sus manos se aferraron al cuello del niño.

—¡Oye, oye! ¿Por qué haces eso? ¡Si me haces algo otra vez, voy a gritar! —El joven se esforzó y no pudo escapar, por lo que gritó abiertamente.

—Gracias por llamar a mis guardaespaldas —dijo fríamente el presidente Lu.

Efectivamente, en un minuto, varios guardaespaldas altos vestidos de negro vinieron de la multitud y arrastraron al niño como un pollo. —Chicos… ¡oh! —Su boca estaba cubierta.

Entre una gran cantidad de personas, varios hombres de negro arrastraron al chico a la cabaña, Tang Feng frunció el ceño: — ¿Alguien llamará a la policía?

—No. —El tono de Lu Tian Chen era firme, y entró en una sala de entretenimiento cubierta.

♦ ♦ ♦

Tang Feng todavía estaba preocupado por si podría ser mal entendido. Resultó que el niño era honesto y lo explicó en pocos minutos.

Se llamaba Li Xidong, tenía 21 años y estudiaba en una universidad en Ciudad C. Actualmente estaba haciendo una pasantía en una revista.

El objetivo era naturalmente Lu Tian Chen y Tang Feng.

—Uno de ustedes es un joven jefe de una compañía que cotiza en bolsa, y el otro es una estrella que acaba de terminar un éxito de taquilla de Hollywood. El tema… —El niño con cara de bebé se sentó en la silla y dijo la verdad.

Primero se dio cuenta de Tang Feng. En ese momento, muchas personas a su alrededor sentían que Tang Feng era solo una estrella de un programa de televisión. Parecía como alguien que solo sería popular por un tiempo. Más tarde, hubo noticias de que Tang Feng estaría en la película dirigida por Li Wei, pero este asunto aún no atrajo suficiente atención de algunas personas. No han visto el guión, la mayoría de ellos piensan que Tang Feng es solo un apoyo para Gino.

Pero Li Xidong no lo creía así. Observó cada episodio de la clase de entrenamiento de superestrellas, y observó cada actuación de Tang Feng en “Amante Soñado”. La alta inteligencia emocional del hombre y sus excelentes habilidades de actuación le permiten saber qué Tang Feng tendría éxito en el futuro, será famoso.

—¿Cómo sabías que saldríamos a jugar? —Tang Feng tenía aún más curiosidad por esto.

—Yo… tengo un compañero de clase de la universidad que trabaja en este barco. Ha visto la lista de pasajeros y me llamó cuando supo que estabas ahí. —Li Xidong rogó—: Es todo culpa mía. No culpes a mi amigo, no quiero que pierda el trabajo por mi culpa. Hay muchos estudiantes universitarios ahora, y es difícil encontrar un trabajo. Perdónanos, la próxima vez no les tomaré fotos sin permiso.

—¿La próxima vez? —Lu Tian Chen lo fulminó con la mirada.

—¡Nada, nada! —Li Xidong sacudió la cabeza como un sonajero.

Tang Feng lo miró y se acercó a Lu Tian Chen—: Olvídalo, déjalo ir.

Se estima que tales cosas serán más frecuentes en el futuro. Con la red de Lu Tian Chen, incluso si los niños toman fotos, no se publicarán.

Es solo que Tang Feng no esperaba que alguien viniera y les disparara tan pronto. Todavía no tiene mucha fama.

—¡Gracias, gracias! —Li Xidong agradeció a Tang Feng después de obtener la cámara, lo que hizo que Tang Feng se sintiera un poco avergonzado.

—¿Te asustaste solo con esto? —Tang Feng le dio unas palmaditas en el hombro y dijo con una sonrisa—: El trabajo de un reportero no es fácil. No te conformes con el sincero escándalo de una estrella, un reportero no puede ganarse la vida para siempre. Hacerse amigo de una estrella es mejor que oponerse a una estrella.

Solo puede contar su experiencia a este recién llegado.

—Simplemente, lo dejaste ir. ¿No tienes miedo de que vuelva a intentarlo? —Lu Tian Chen preguntó después de dejar ir a Li Xidong.

Tang Feng sacudió la cabeza: —Lo que hará en el futuro es su decisión, y lo que debo hacer es mi decisión.

Se trata de la vida, no es fácil para nadie.

Shisai
Había varias versiones del nombre del chico, espero haber dado con la correcta

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 3: Paparazzi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *