El vampiro solo quiere una siesta – Capítulo 63: La identidad del ataúd

Traducido por Herijo

Editado por Tanuki


—¿Qué quieres decir con descansar?

—Eso. Puedo ver que estas impaciente.

—¿Impaciente?

—Entiendo que tu amiga es importante, pero no necesitas apresurarte tanto. ¿Podrías calmarte un poco?

No entiendo el significado de las palabras que me dijo. Incluso si menciona que estoy impaciente, no planeo hacerlo. No me gusta ver a Kuzuha triste… ¿Cómo se supone que es eso importante? No lo entiendo. Porque no tenía nada importante para mí en mi vida anterior.

Su mano volvió a alcanzarme. Antes de que pudiera responder, frotó mi frente. Me habló con un tono de voz ansioso antes de que pudiera preguntar.

—Hey, otra vez tienes esa expresión en tu rostro.

—¿Es así?

—Sí, por ahora descansa.

—¿En ese lugar…?

Por supuesto, me refiero al ataúd traído por Satsuki. Ciertamente no es adecuado para su tamaño. Había escuchado que los vampiros duermen en un ataúd. Es tan de otro mundo.

Incluso a mí que me gustan las siestas, se me hace difícil dormir si me dicen que permanezca en una cama.

Puesto que el interior de los ataúdes los cuales he visto ocasionalmente en televisión es esponjoso, tal vez se sentirá bien si trato dormir ahí. Pero es un poco extraño entrar en un ataúd estado vivo, Parece demasiado bochornoso cuando la tapa está cerrada.

En primer lugar, ¿Por qué me está recomendando descansar ahora? Por supuesto que me gustaría descansar un rato si es posible, o más bien me gustaría dormir todo el día todos los días y vivir con mi creencia de no trabajar seriamente mañana. Pero considerando las circunstancias, no puedo hacerlo. Porque soy el único que puede eliminar la maldición frente a nosotros.

Satsuki dice que tengo una cara difícil, pero ya lo sé. A lo mejor mi rostro de hoy no es el usual. Eso creo. Tal vez mi rostro actual es uno bastante complicado. Satsuki caminó a mi lado mientras seguía pensativo.

—Bien, Arge, por favor espera un momento.

—Oh, sí… entiendo.

—Eres una buena chica, ¿no es así?

Parece como si Satsuki trató de abrazarme, pero solo sonrió con un guiño. Estaba sorprendido. Pensé que sería aplastado por su pecho. Satsuki comenzó a caminar uno cuantos pasos alejándose de mí y yendo al frente del ataúd.

—¡Es hora de abrir la tienda! ¡Pa~ pa~ ka~ pa~!

A pesar de que no concuerda con su apariencia madura, abrió la cubierta del ataúd mientras estaba cantando. Desde aquí no se puede ver el interior. Pero incluso sin acercarme, fui capaz de saber los contenidos. El ataúd no estaba vacío y tampoco era equipaje.

Una mano delgada se extiende del interior. La mano estira pequeños dedos blanquecinos sujetándose del borde. Ella levanta su cuerpo. Era un color dorado el que apareció en la oscuridad de la noche. Una niña de pelo rubio adornado con flores azules similares a las rojas de Satsuki. Sus hombros están expuestos al igual que los de Satsuki. Ojos rojos, orejas puntiagudas. Aparentemente es un vampiro.

Su vestimenta es un kimono blanco similar al que viste la muerte. Con pequeños ornamentos. Tez blanca, ojos rojos y decoración de flores azules. Parecía casi como un fantasma. Tenía rasgos heterogéneos, pero hasta ahora parecía una niña hermosa.

—Hmm.

Una niña vampiro apareció como resucitando de entre los muertos, posando su mano derecha en Satsuki. En el dorso de su mano está el mismo emblema que tengo en mi abdomen y que Satsuki tiene en su pecho.

La mano extendida es tomada como diciendo que ese lugar era donde debía estar desde el principio, levantándose para salir del ataúd.

Es baja y alta… un poco más alta que yo. Tiene una atmósfera que podría describirse como extraña. Como si se mezclara en la oscuridad de la noche sin sentirse incómodo, a pesar de su pelo de color brillante, sus ojos, y su kimono blanco.

Sus ojos rojos y orejas puntiagudas levantándose en la noche, viendo la oscuridad. Sin error alguno, esa chica es un vampiro. Y también se puede observar un colmillo blanco sobresalir de sus labios.

Si Satsuki es grande y sensible, ella es pequeña pero afilada.

Pelo negro y pelo rubio.

Patrón largo y patrón corto.

Pechos grandes y pechos pequeños

Son completos opuestos así que, ¿por qué parecen estar en perfecta armonía?

Una chica con pelo rubio, a diferencia de Satsuki, sacudió su pelo corto y volteó sus ojos rojos hacia mí. A pesar de que son del mismo color, ¿Por qué el brillo es diferente?

Los ojos de Satsuki son cálidos, pero los suyos tienen poca temperatura. Es un poco diferente a fríos. Son unos ojos irresolutos casi orgullosos.

Cambiando su línea de visión hacia Satsuki, comienza a hablar.

—Satsuki. ¿Quién es esta chica?

—Se llama Arge y esa chica zorro es Kuzuha.

—Ya veo…Oh bien. Si Satsuki tomó un gusto por ti, no tengo de qué preocuparme.

—Lo garantizo… ¡Son una buena pareja de lirios!

—Sí, sí, lamento no poder verlo. Este lugar no parece ser el jardín de las flores de cerezo.

—Estamos aquí para investigar por que las aguas termales se han secado.

—Ya veo, ¿es algo que se puede solucionar?

—Sí, gracias a la magia de Arge, podemos romper una capa de esta maldición. Me gustaría que le ayudaras.

—Ya veo.

El entendimiento mutuo es rápido. Incluso si Satsuki no le dice los detalles, la niña los acepta como son. La conversación fluye naturalmente, es calmada y corta.

De esa perspectiva, se puede observar que esas dos no han hablado desde que Satsuki llegó a este pueblo.

Ese no es el caso. Para que otro vampiro aparezca de pronto, no puedo tener una reacción diferente a la sorpresa. A pesar de que soy capaz de calmarme, Kuzuha aún parece incapaz de recuperarse de su sorpresa, tornando sus ojos blancos y negros.

—Bueno… ¿Había una persona dentro del ataúd?

—No una persona, un vampiro.

—¡No me refiero a eso!

Si lo acepto por el momento, espero que seas tú quien lo acepte la próxima ocasión.

Enviando palabras y miradas con esa intención, Satsuki golpeó sus enormes pechos, introduciendo a la vampiresa rubia.

—Esta chica es Iris, mi familia. Y durante el día está durmiendo dentro del ataúd, que protege a la bella flor que cargo conmigo.

—Iris Ichinose. Un placer conocerlos.

¿Con qué Iris? Su edad parece cercana a la de Kuzuha y la mía. Pero los vampiros no siempre aparentan la edad que tienen. A pesar de que tengo esta apariencia tengo cero años.

Ella tiene una atmósfera tranquila y parece ser mayor, creo está bien suponer eso.

A pesar de que dicen ser familia, son bastante diferentes. Empezando por el color de pelo son dos completos opuestos. Puesto que los vampiros en este mundo son probablemente vidas espontáneas en primer lugar, siento que la familia a la que se refiere Satsuki es diferente. Es más, como una hermana.

Contrario a Satsuki quien es activa, Iris sacude lentamente su mano mostrando el emblema en su dorso. Camina hacia aquí con paso gentil. Es un movimiento relajado como permitiendo a Kuzuha y a mí redimirnos.

—Ya veo, ¿estás lidiando con el egoísmo de esa princesa egoísta?

—¿Qué?

—Nada.

Iris sacude su cabeza ligeramente. En lugar de negar es más un gesto y una voz como diciendo que no tengo de qué preocuparme.

Con movimientos calmados lleva su muñeca a sus labios.

—Hmm

Con un sonido corto, Iris mordió su muñeca. Pensé que parecía algo similar, pronto entendí que era. Es parecido al movimiento que utilizó para cortarme cuando uso mis armas de sangre. Muerde su muñeca para hacerse una auto herida. De la piel que sacó de su boca, salpicaba sangre. La piel y el kimono blanco estaban pintados por el color rojo de la sangre. Como esperaba. Pero, ¿por qué?

—Bueno, entonces, supongo que te ayudare.

Iris quien sonrió como una niña traviesa, y miró un poco hacia Satsuki…

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *