Consorte experta en venenos – Capítulo 14: Sin Confianza en el Corazón

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


¿El pañuelo manchado de sangre estaba con el Duque de Qin? La vieja mama, no pudo evitar aspirar un aliento frío, mientras miraba hacia él con incredulidad.

¿Qué tipo de broma fue esta?

Nadie sabía en qué momento había regresado el Duque de Qin, la noche anterior. Ya era inconcebible que no hubiera expulsado a esta mujer del Patio del Hibiscus, además de caminar junto a ella de esta manera, supuso que él estaba allí para presentar sus respetos a sus mayores. ¿Cómo podrían él y esta mujer hacer esto y aquello y…traer el pañuelo manchado de sangre con él?

Esta mujer debía estar mintiendo, pero ¿cómo se atrevía a hacerlo frente al Duque de Qin? ¿Estaba buscando morir? Los pensamientos de la vieja mama estaban en un lio. Quería preguntar, pero no se atrevió a hablar, solo esperó la respuesta del Duque de Qin.

Long Feiye solo les lanzó un —Espera, —antes de regresar por donde vino solo.

¿Iba a obtener la evidencia?

La vieja mama no pudo evitar cubrirse la boca y echar un vistazo a Murong Wanru, quien los estaba espiando desde lejos. Han Yunxi, curiosamente, siguió su mirada pero no vio a nadie.

—Ustedes…ustedes dos… —la vieja mama estaba extremadamente conmocionada.

Por la forma en que actuaba, ¡era como si estuviera viendo a una pareja adúltera en lugar de una casada! Han Yunxi le dio una mirada distante, antes de inclinarse contra una cerca de bambú para esperar.

En realidad, ella tampoco estaba segura. Solo el cielo sabe si Long Feiye realmente regresaría con un paño con sangre. La noche anterior solo se aseguró de que él la acompañara a presentar sus respetos, pero olvidó todo sobre esta situación. Si no hubiera una gota de sangre en el pañuelo, entonces incluso si él venía con ella sería inútil.

Solo el pañuelo manchado, podría probar que la aceptó.

Aunque sabía que algo así, era imposible, era difícil aceptar esa verdad. Han Yunxi conservaba un poco de esperanza, ya que ella se había casado con él.

Long Feiye, nos casamos por orden del Emperador, no porque yo haya insistido en eso. Aunque no puedas desafiar al Emperador, no puedes poner toda esa presión sobre mis hombros ¿no?

Han Yunxi bajó los ojos y se quedó en silencio, mientras se apoyaba contra la cerca. La vieja mama ardía de impaciencia, mientras caminaba en su lugar, lanzándole miradas cada pocos segundos, como si fuera una criatura extraña.

Finalmente, Long Feiye regresó, pero sus manos estaban vacías. ¿No trajo nada porque decidió decir la verdad? Han Yunxi hizo todo lo posible por ignorar la miseria en su corazón y sonrió sin hacer preguntas. La vieja mama no era tan paciente.

—Su Alteza… ¿dónde está el pañuelo? —Le preguntó, nerviosa.

—Lo entregaré adentro —contestó Long Feiye.

La vieja mama estaba muy sorprendida.

—Su Alteza…Su Alteza va a ver a la Gran Concubina Imperial, con ella, ¿los dos juntos?

Long Feiye no le respondió. Tampoco le prestó atención a Han Yunxi, tan pronto como terminó de hablar, comenzó a caminar. Sus piernas eran largas, así que caminó muy rápido, Han Yunxi se apresuró a ponerse al día antes de que su cerebro pudiera procesar lo que había sucedido.

Su corazón comenzó a latir con fuerza, mientras se preguntaba exactamente cómo él pensaba lidiar con esto. Quería preguntar, pero no sabía cómo, así que lo siguió hasta las puertas de entrada del Patio de la Gran Concubina Yi.

Frente a ellos estaba una niña de diecisiete a dieciocho años, tan delgada como un hilo. Parecía que una simple ráfaga de viento la derribaría. Estaba vestida de manera simple, con un aspecto fresco, puro y un calor excepcionalmente suave en sus ojos.

Esta chica no era otra que la hija adoptada por la Gran Concubina Yi, Murong Wanru. Tan pronto como los vio llegar, se apresuró y gritó tímidamente.

—Hermano mayor, ¿también has venido?

La voz de Murong Wanru era suave y recatada, suficiente para derretir el corazón de una persona. Han Yunxi no pudo evitar sentir que su piel se erizara además de suspirar interiormente. ¡Qué gran espectáculo para una flor delicada y frágil! Tierna y templada, es el tipo de belleza que puede llamar la atención dondequiera que mires. Es una pena que Long Feiye la tratara como aire y pasara por delante sin siquiera mirarla.

Así que parece que este tipo es frío con todos los que conoce.

—Hermano mayor…

La voz de Murong Wanru era lo suficientemente cálida como para derretir los huesos, pero estaba llena de dolor por haber sido perjudicada. Han Yunxi se estremeció de nuevo, tratando de sacudirse de otra ronda de piel de gallina. No esperaba que la niña se acercara e intentara medirla, con los ojos llenos de celos, mientras sonreía y hablaba con un tono amable.

— ¡Cuñada, eres muy hermosa!

Cuando terminó de hablar, tomó las manos de Han Yunxi, con afecto para consolarla.

—Mi hermano tiene este tipo de personalidad, no le hagas caso. Ven, te llevaré dentro.

¿No fue Long Feiye quien trató a Murong Wanru como aire en ese momento? Hablaba como si fuera la esposa y Han Yunxi nada más que un invitado de la casa. No importa lo buena que fuera esta hija adoptada, su apellido aún no era Long. Además, no importa lo desfavorable que ella misma fuera como esposa, seguiría siendo la dueña de la casa en el futuro.

Han Yunxi puso una sonrisa falsa.

—Muchas gracias, señorita Murong, pero puedo ir sola.

Habiendo hablado, ella apartó la mano ofrecida y entró.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 14: Sin Confianza en el Corazón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *