Princesa Consorte Chu – Capítulo 3: Rompiendo el compromiso


—Bien— inesperadamente, la Emperatriz viuda inmediatamente aceptó la petición de Yun Qian Meng, sin embargo, cuando sus ojos barrieron las heridas de Yun Qian Meng, añadió: —¡Pero debes recordar, no debes buscar precipitadamente tu propia muerte!

Al oír la advertencia enterrada en las palabras cariñosas de la Emperatriz viuda, Yun Qian Meng inclinó ligeramente la cabeza y respondió firmemente, —Sí.

—¡El Primer Ministro Yun también vendrá con Ai jia, tú eres el padre de Meng’Er!—La Emperatriz viuda se volvió hacia Yun Xuan Zhi, sus ojos brillantes culpándolo por no cuidar de su propia hija.

Detectando la insatisfacción de la Emperatriz viuda con él, Yun Xuan Zhi levantó los ojos y miró a Yun Qian Meng antes de decir respetuosamente: —Chen escuchará las órdenes de la emperatriz viuda.

El grupo de personas encabezado por la Emperatriz viuda se dirigió lentamente hacia Jin Luan Dian.

La Emperatriz viuda tomó en consideración las lesiones de Yun Qian Meng y a propósito disminuyó el ritmo, lo que le dio a Yun Qian Meng un tiempo extra para aclarar su cabeza y familiarizarse con el medio ambiente.

—¡Wei chen respeta a la Emperatriz viuda! Oh… ¿qué le pasó exactamente a la señorita Yun? ¿Por qué está cubierta de sangre?

Justo cuando Yun Qian Meng estaba ordenando en su mente la información, una voz viajó hacia ellos desde el frente

El tono de broma hizo que todos detuvieran sus pasos.

—¿Qué está haciendo el Primer Ministro Chu aquí?— Al oír a alguien burlarse de la apariencia de Yun Qian Meng, el rostro de la Emperatriz viuda se oscureció instantáneamente, su voz contenía un rastro de molestia.

El rostro de Yun Xuan Zhi era ceniciento y sus labios firmemente apretados ​​revelaban su enojo.

Yun Qian Meng levantó lentamente la cabeza, mirando más allá de la Emperatriz viuda al hombre parado en la entrada de Jin Luan Dian. Tenía una ligera sonrisa jugando en sus labios y el manto púrpura oscuro reveló su estatus como el oficial de mayor rango de la Corte Imperial. Su figura alta y su apariencia ordenada acentuaban su exterior noble. Sus cejas parecían pintadas con tinta negra, su cara era como el pétalo de una flor y sus ojos parecían ondulaciones de otoño. La sonrisa que utilizó al mirar a la multitud sacó su belleza y lo hizo destacar aún más en comparación con el frío y distante Chen Wang.

Chessire
Amo cuando describen de esta forma a los personajes *¬*

La Emperatriz viuda también se dirigió a él como el Primer Ministro Chu por lo que parecía que este hombre era el famoso Primer Ministro de Izquierda del Reino Xi Chu, Chu Fei Yang.

—Emperatriz viuda, Chen tiene asuntos para consultar al emperador y coincidentemente se reunió con la Emperatriz viuda—, a pesar de que respondió a la pregunta de la Emperatriz viuda, los ojos de Chu Fei Yang penetró a través de la multitud y miró directamente a Yun Qian Meng.

Cuando esos ojos sonrientes escanearon la actitud tranquila y confiada de Yun Qian Meng Chu Fei Yang no podía dejar de sorprenderse. Yun Qian Meng estaba mirando directamente hacia él, midiéndolo de la cabeza a los pies…

Rápidamente reemplazó su sorpresa con una sonrisa antes de abrir personalmente la cortina para permitir que la Emperatriz viuda entrará en la sala.

Aunque las acciones de Chu Fei Yang irritaban a la Emperatriz viuda, no podía hacer otra cosa que seguirlo mientras el eunuco ya había informado de su llegada.

—Emperatriz Madre, ¿por qué usted vino personalmente?— Yu Gan Di era increíblemente respetuoso hacia la Emperatriz viuda y se levantó para saludarla.

Cuando Chen Wang, que estaba de pie a un lado vio a Yun Qian Meng, el disgusto en sus ojos de repente se incendió.

Esta vez, los ojos de Yun Qian Meng no se enrojecieron por su hostilidad y ella simplemente siguió a la Emperatriz viuda en la sala.

Mientras entraban, el espeso olor de la sangre se extendía sobre ellos y sus miradas descansaban naturalmente en la larga columna roja. Aunque alguien lo había limpiado, todavía había sangre salpicada en el suelo alrededor de ella. Incluso el incienso no podía cubrir completamente el olor.

Y ese Chen Wang con su frío rostro… cuando Yun Qian Meng vio lo mucho que la detestaba, ella también comenzó a sentirse enojada.

Para Chen Wang, la vida humana debe parecer nada. Aunque no estaba de acuerdo con las acciones anteriores de Yun Qian Meng y encontró su naturaleza cobarde desdeñosa, aceptó que ella era sólo una niña lamentable que había crecido sin una madre en un ambiente hostil.

Yun Qian Meng saludó al Emperador junto con todos los demás y simplemente se quedó a un lado, ignorando completamente a Chen Wang.

—¡Estoy aquí por la situación de Meng ya tou, por supuesto! Chen Wang, Meng ya tou es el di nv de Xiang Fu y ella es la sobrina de Ai jia. ¿Con que no está satisfecho?

Después de ver la cara helada de Chen Wang, la Emperatriz viuda comenzó a interrogar a Chen Wang con enojo.

Las palabras de la Emperatriz viuda hicieron que Yun Qian Meng frunciera el ceño, pero fingió estar enamorada de Chen Wang y empezó a murmurar: —Wang Ye…

Su comportamiento hizo que la escarcha en los ojos de Chen Wang se arrastrara por completo y dijo sin piedad: —¡Ben wang ya ha dicho, nunca nos casaremos en esta vida, empaca tus deseos salvajes!

—¿Wang Ye es serio?—Yun Qian Meng preguntó con calma.

—¡Definitivamente!—, Aunque no entendía por qué Yun Qian Meng estaba cambiando de cara tan rápidamente, respondió sin vacilación tan pronto como pensó en su débil aspecto.

—¡Entonces podemos hacer lo que Chen Wang desea!

Justo después de que las palabras de Chen Wang golpearan el suelo; Yun Qian Meng abrió la boca y dijo esas pocas palabras. Su voz fría aturdió a todos en el vestíbulo.

Aunque las lesiones en la cabeza de Yun Qian Meng robaron algo de su belleza, su confianza y su ni altiva ni humilde expresión era algo que nadie había visto antes. Lo que los hizo aún más estupefactos fue que la actual Yun Qian Meng parecía como si hubiera renacido completamente y ahora dejó salir un aura impresionante.

—¿Qué te hace pensar que ben wang caería en tu acto?— El sonido de la risa burlona y el insulto de Chen Wang rompieron la paz.

Yun Qian Meng simplemente rió en respuesta antes de inclinarse ante el Emperador, —Emperador por favor dé un edicto y rompa el compromiso entre Chen Wang y yo.

Ni una sola persona pensó que Yun Qian Meng estaba siendo seria sobre romper el compromiso; Todos ellos habían pensado que ella sólo estaba diciendo lo que había dicho porque estaba enojada, pero ahora que ella estaba pidiendo personalmente un edicto…

—¡Meng’Er, no digas tonterías! Ai jia se hará cargo de ti, ¿cómo puedes decidir algo tan importante como esto por tu cuenta?

La Emperatriz viuda fue la primera en hablar. Ella miró a Yun Qian Meng como si le advirtiera y apretó su hombro con una mano, indirectamente diciéndole que cerrara la boca.

—Meng’Er agradece a la Emperatriz viuda por su consideración. Sin embargo, Chen Wang no se preocupa por mí así que ¿por qué debo forzarlo a hacer algo que no está dispuesto a hacer? Incluso si Meng’Er se casa con Chen Wang nunca lograremos la verdadera felicidad. Dado que la Emperatriz viuda se preocupa por Meng’Er, creo que  tampoco está dispuesta a ver a Meng’Er infeliz.

Yun Qian Meng fingió que no sentía los mensajes que la Emperatriz viuda estaba tratando de enviarle y en su lugar hizo imposible que tomará represalias inmediatamente.

Sólo entonces Chen Wang se dio cuenta de que había sido calculado por la chica. Ahora mismo, claramente veía la calma en sus ojos. No había más enamoramiento para él allí y esto lo hacía sentirse descontento con la situación actual. Sólo hace unos momentos estaba dispuesta a suicidarse por él, pero ¿por qué no le importa en absoluto ahora?

—Yun Qian Meng, tú…— Chen Wang acababa de empezar a hablar, pero fue inmediatamente cortado por el hombre a su lado.

—Emperador, ya que tanto Chen Wang y la señorita Yun están dispuestos a romper el compromiso, entonces usted debe aceptar y salvar al mundo de otra pareja infeliz—, el silencioso Chu Fei Yang abrió su boca inesperadamente, al instante dibujando una mirada odiosa de Chen Wang .

¿Cómo podía un simple Primer Ministro jugar en el matrimonio de Wang? Sin embargo, este compromiso era algo que originalmente no quería; Si quería mantener a Yun Qian Meng ahora, entonces también podría estar golpeándose en la cara.

Justo cuando Chen Wang frunció las cejas, Yun Qian Meng volvió a abrir la boca: —¿Emperador y  Emperatriz viuda por favor, verán la muerte prematura de Meng’Er y permitirán a Meng’Er tomar esta decisión por sí misma?

Viendo la determinación de Yun Qian Meng, el emperador intercambió una mirada con la Emperatriz viuda reflexionó por un momento antes de decir con pesar: —Si es así, que así sea.


Notas:

Chen – otra manera de decir “yo”, usado por los funcionarios del gobierno

Wei chen – otra manera de decir “yo”’, usado por los funcionarios del gobierno

Ya tou – otra manera de decir “chica”, se utiliza con cariño en este caso

Di Nv – la hija de la esposa oficial, la “hija legítima”. La hija de una concubina será llamada “Shu Nv”

Ben Wang – otra manera de decir “yo”, usado por un “Wang”

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *