Princesa Consorte Chu – Capítulo 8: Pequeño diablo problemático

Traducido por Chessire y Kiara

Editado por Ayanami


Cuando Mu Chun regresó, Yun Qian Meng ya se había refrescado y estaba recostada en la cama, descansando con los ojos cerrados.

Al ver su aspecto agotado, Mu Chun pensó en soplar las velas y salir en silencio. Inesperadamente, Yun Qian Meng eligió este momento para preguntar, — ¿Cómo fue?

Al escuchar su pregunta, Mu Chun tomó una vela y llegó al lado de la cama. ¡Repitió todo lo que había escuchado de una vez!

—Joven Señorita, parece que el corazón de laoye todavía tiene un afecto profundo por Su yiniang —Cuando vio cómo Yun Qian Meng no dijo nada después de escuchar su reporte, el corazón de Mu Chun dolió por el sufrimiento de esta ¡injusticia!

Claramente hoy, la Joven Señorita fue herida y luego humillada aún más por Su yiniang, pero laoye sólo aparentó castigar a Su yiniang ante el ojo público, y en cambio, siguió adulándola ¡a puerta cerrada! ¡Parecía que la cena era también uno de los trucos de Su yiniang!

—Mu Chun, estas cosas no se puede decir delante de los demás —al escuchar lo insatisfecha que se sentía, en el corazón de Yun Qian Meng se produjo un sentimiento cálido.

A pesar de que sólo había interactuado con Mu Chun durante medio día, sabía que, aparte de Mu Chun, nadie más podría ser más leal a ella en el xiangfu gobernado por ¡Su yiniang!

Se podría decir que, desde que Yun Qian Meng llegó a este Oeste Chuguo, hasta ahora, la única en la que podía confiar era Mu Chun.

Como resultado, ella definitivamente, no podía dejar que tuviera una lengua suelta, ya que sólo tenía un trabajador digno de confianza a su lado, no podía perderla.

Por supuesto, Mu Chun no esperaba que Yun Qian Meng cuidara de ella en su lugar. No logró mantener sus sentimientos de gratitud, mostrándolos en su rostro. Asintió rápidamente, luego se acercó al tocador, sacando las pocas piezas de plata restantes de una pequeña caja de madera. Después de contar, ella preguntó, —Joven Señorita, ¿qué te parece enviar unos cuantos nubi al mercado para comprar verduras frescas para que coma mañana?

Yun Qian Meng miró la mano derecha de Mu Chun, viendo sólo unos pequeños pedazos de plata, preguntó, — ¿Cuántos días faltan hasta la asignación mensual?

Mu Chun parecía, ligeramente, distraída mientras pensaba antes de responder — ¡El tercer día de cada mes! ¡Hoy es ya el vigésimo octavo día!

Yun Qian Meng asintió ligeramente, después de escuchar, ella reflexionó durante un tiempo más, antes de finalmente decir, — ¡Vamos a ahorrar el dinero por ahora! ¡Seguiremos con lo que la cocina ha preparado para estos pocos días! Debes estar cansada hoy, deja a Shui’er y Bing’er  cuiden y ve a descansar.

Mu Chun comprendió inmediatamente, pensando que la Joven Señorita definitivamente, ahorraba para un día lluvioso. Después de todo, incluso con las palabras de laoye, si Su yiniang quería encontrar una manera de causar problemas para ellas, ¡era tan fácil como tomar dulces de un bebé! Inmediatamente, envolvió los trozos de plata y los devolvió a la pequeña caja de madera, luego salió de la habitación de Yun Qian Meng.

La salida de Mu Chun no permitió que Yun Qian Meng fuera directamente a la tierra de los sueños, ¡sino que su tren de pensamientos caminó, claramente, sin precedentes!

Sólo que, cuanto más claros eran sus pensamientos, más sentía a su corazón pesado por la preocupación.

Como una persona de la era moderna, cruzando a una época no registrada en la historia, además el dueño original de su cuerpo, no tenía ningún conocimiento de los asuntos mundanos, lo que significaba que ella contaba con una comprensión muy baja de la sociedad actual.

En este momento, con sólo Mu Chun a su lado, cómo podría romper con todas estas costumbres y trivialidades, por el momento, solo debe proteger su propio bienestar.

No sabía si era porque había perdido demasiada sangre, pero sus incesantes pensamientos, la ayudaron a sumergirse, poco a poco, en los pliegues del sueño…

Sin embargo, al día siguiente, antes de que los cielos fueran incluso brillantes, fuertes y ruidosos, pasos, sonaban desde afuera.

Yun Qian Meng utilizó una mano para apoyar su cuerpo, miró de reojo por la ventana, bostezó ligeramente y gritó a la puerta, — ¡Mu Chun!

—Joven Señorita, ¡estás despierta! —Escuchando el grito, Mu Chun, inmediatamente, camino a la habitación, con las manos llevando una palangana con agua para que se lavara la cara y un pañuelo.

Yun Qian Meng amasó ligeramente, su dolorosa frente y preguntó con cierta impaciencia, — ¿Qué hora es ahora? ¿Por qué hay tanto ruido afuera?

— ¡Respondiendo a la Joven Señorita, ese mayordomo Zhao trajo a algunos artesanos a Qi Luo Yuan a las tres y cuarto de la mañana! ¡Él dice que está siguiendo las órdenes de xiangye para arreglar los edificios de la Joven Señorita! —Mu Chun la ayudó a levantarse de la cama, cuidándola cuidadosamente mientras se lavaba la cara y se vestía.

Yun Qian Meng sonreía fríamente en su corazón. Parecía que este mayordomo Zhao era una persona con una mente estrecha. Acaba de perder su dignidad en este lugar, hace tan solo unas horas, pero ya ha hecho planes para vengarse.

Él sabía que ella estaba enferma y necesitaba descansar, por lo que deliberadamente, hizo que la gente empezara a trabajar antes de que el sol, incluso se hubiera levantado. Era demasiado obvio.

Sólo que, ¿realmente pensó que era tan fácil de convencer, que le dejaría voltear su patio al revés?

Si no le hace aterrorizarse de ella, entonces su antigua carrera como capitán de la policía de tráfico de drogas podría ser considerada una broma.Abriendo las ventanas de madera con una mano, Yun Qian Meng, desde el segundo piso, vio a través de la débil iluminación, que una docena de trabajadores estaban levantando algunas herramientas en Qi Luo Yuan. Ese mayordomo Zhao se paró a un lado y gritó en voz alta mientras apuntaba, — ¡Rápido! ¡Rápido! ¡Ser capaz de trabajar dentro del xiangfu se puede considerar que sus antepasados ​​recogieron algo de suerte! ¡Todos sean más meticulosos! ¡Éste es el patio de la Joven Señorita mayor, no hagas mucho ruido!

No sabía si lo hacía a propósito o no, pero ese mayordomo se aseguró de mencionar especialmente a la ‘Joven Señorita mayor’ a los jóvenes trabajadores. Al parecer, ¡había un significado oculto a sus palabras!

Con una provocación tan obvia, y otros dos guardias de la casa detrás de él, incluso Mu Chun, que estaba detrás de Yun Qian Meng no pudo evitar fruncir el ceño. Parece que este mayordomo Zhao realmente no tenía un buen corazón.

—Vamos, lo entrenaremos — Yun Qian Meng miró fríamente, la actuación del mayordomo Zhao, luego cerró rápidamente las ventanas, antes de caminar con elegancia hacia el centro del patio.

La aparición de Yun Qian Meng causó que todos los jóvenes obreros que estaban en pleno apogeo detuvieran, lentamente, su trabajo uno tras otro.

Ninguno de ellos había visto a la Joven Señorita de una familia noble. Al ver a la Joven Señorita del xiangfu hoy, todos esos jóvenes no pudieron evitar ruborizarse, además, el aspecto de la Joven Señorita era incluso mucho más hermoso que en los dibujos.

El mayordomo Zhao notó todas sus miradas, sus ojos parpadeaban con un destello malicioso, se acercó rápidamente, antes de darle a Yun Qian Meng un ligero arco. Habló abiertamente con indiferencia, — ¿Por qué la Joven Señorita se levantó tan temprano? ¿Es porque estos sirvientes han sido demasiado ruidosos y la despertaron?

Yun Qian Meng jugó junto con el mayordomo Zhao, hablando sin compasión: —Mayordomo Zhao realmente trabaja duro, el cielo todavía está oscuro y ya estás tan ocupado.

Al ver que no tenía nada más que decir, no podía contener la expresión de vértigo mostrándose en su rostro, pero las palabras que pronunció fueron sumamente modestas: —La Joven Señorita ha elogiado erróneamente, estas son las órdenes de xiangye, así que también son las cosas que los sirvientes deben hacer, que lástima que haya sido molestado el descanso de la Joven Señorita, este siervo se siente muy arrepentido.

Mientras que ésas eran sus palabras, los pensamientos del mayordomo Zhao  eran totalmente diferentes. Si ella trató de traer este asunto con xiangye hoy, tendría razones y pruebas a su lado.

Después de escucharlo, Yun Qian Meng asintió. Volviendo a mirar a los jóvenes trabajadores que todavía la miraban fijamente, su corazón no pudo soportarlo. De repente, preguntó, —Sea como fuere, parece que el mayordomo Zhao todavía tiene que despertar. Debe haber oído mal las palabras de padre anoche.

Ella minimizó su declaración, pero el corazón del mayordomo Zhao, repentinamente, empezó a latir fuerte como si una tormenta se avecinara. Su plan, extremadamente, astuto pensado en relación a lo que Yun Xuan Zhi le dijo anoche, ¡¿podría realmente, haber una laguna dentro de él?!

Al notar que se había quedado callado, Yun Qian Meng lanzó una fría expresión. Con los ojos fríos, gritó con calma: — ¡Mayordomo Zhao tiene coraje! ¡¿Cómo te atreves a traer extraños, hombres desconocidos al patio de las mujeres del xiangfu?! ¿Qué castigo te mereces?

Al ser reprendido por Yun Qian Meng, el mayordomo Zhao tenía una expresión extremadamente tonta. Después de pensar en las palabras de Yun Xuan Zhi de anoche, se relajó ligeramente. Sonriendo ampliamente, preguntó: —Joven Señorita, xiangye realmente le dijo a nucai que reparara Qi Luo Yuan, ¡nucai solo está siguiendo las órdenes de los zhuzi! La Joven Señorita mayor, ¿por qué estás tratando de hacer una montaña de un grano?


Ayanami
así o más hipócrita!?

Glosario:

  • 主子zhuzi – los amos de la casa; el 奴婢nubi y el 奴才nucai trabajan bajo contrato para su 主子zhuzi ; esclavitud legal
  • 国guo – país; Yun Qian Meng parece estar ahora en ‘País Chu occidental’ .

| Índice |

3 thoughts on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 8: Pequeño diablo problemático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *