Princesa Consorte Chu – Capítulo 9: Disciplinando al pequeño diablo

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Yun Qian Meng miró fríamente al rostro, ampliamente, sonriente del mayordomo Zhao, ella lo había pensado bien en su corazón, él lo hacía a propósito.

Cuando Mu Chun vio cómo, alegremente, presumía el vil mayordomo, su corazón se llenó de desprecio. Estaba lista para caminar delante de él para discutirle e indicarle que respetara a su joven señorita, cuando recibió una mirada de soslayo de Yun Qian Meng, comprendió tácitamente que debía abstenerse, tranquilizó su mente y se mantuvo en su posición original, ya no tenía ganas de entrometerse.

—Entonces, en la opinión del mayordomo Zhao, dejar ver el rostro de xiaojie expuesto a hombres desconocidos es algo pequeño e insignificante. Esto concierne  a la dignidad y la reputación de xiaojie. Para que el mayordomo Zhao sea tan, inesperadamente, descuidado en su trabajo, ¿a qué te refieres?… ¿A qué te refieres con tus disculpas?

Como dice el refrán, ¡nadie podría golpear una cara sonriente [1]

El mayordomo Zhao pensó que si seguía sonriendo ampliamente, Yun Qian Meng no le molestaría.

Pero parece que sus días estaban contados antes de que naciera. Ella no solo mantuvo una expresión fría, sino también lo había condenado por su crimen desde el principio.

El mayordomo Zhao había estado abusando, tiránicamente, de sus poderes desde que Su yiniang comenzó a gobernar el xiangfu. En este momento, su rostro palideció, la sonrisa que, originalmente, llevaba en su rostro estaba congelada, pero él no quería exponer la furia enterrada en su corazón. Por un momento, su rostro mostró todos los colores del arcoíris, causando que Mu Chun intentara no ahogarse con su risa.

Ante las preguntas de Yun Qian Meng, él no se atrevió a permanecer descuidado, la sonrisa en su rostro se retiró gradualmente. Se detuvo un instante, con un brillo peligroso en sus ojos mientras hablaba, —Joven señorita, ¿por qué nos complicas las cosas a los sirvientes? Solo estamos escuchando los comandos de zhuzi. Además, ¡siempre y cuando no salgas de tu habitación, nadie puede ver tu rostro!

No esperaba que no solo no se enfadara después de escuchar lo que él dijo, sino que se rió. Después de algunas suaves risitas, habló nuevamente, con una voz tranquila y fría, —Si tal cosa le sucediera a Yun Ruo Xue, incluso si al mayordomo Zhao le fuesen prestadas diez veces más agallas, no te atreverías a hacer nada, ¿verdad? Además, ¿el mayordomo Zhao todavía recuerda el motivo por el cual el padre castigó a Su yiniang anoche?

Ahora era la madrugada. Además del cacareo de los pollos desde lejos, Qi Luo Yuan, este patio remoto, estaba tan silencioso como una tumba. Por lo tanto, las palabras retóricas de Yun Qian Meng fueron escuchadas de manera alta y clara por todos. El rostro del mayordomo Zhao palideció una vez más, la crueldad en sus ojos se dispersó, dejando atrás una mirada chamuscada.

—Su yiniang, a pesar de ser parte de las mujeres, dejó el fu sin permiso explícito, el padre la condenó a ser confinada en su habitación durante diez días. ¿Será por eso, que usted, mayordomo Zhao, descaradamente, trajo hombres a mi Qi Luo Yuan, en un intento de arruinar la pureza y la reputación de xiaojie!? Si estas palabras llegaran de algún modo a los oídos de la Emperatriz Viuda. ¡El mayordomo Zhao solo puede imaginar cómo morirá!

Yun Qian Meng no tenía la intención de darle ninguna oportunidad para explicar sus acciones, procedió a condenarlo, abiertamente, de estos crímenes. Sus acciones causaron que incluso, la docena de hombres detrás del mayordomo Zhao, perdieran todo el color de sus rostros.

Podrían ser los más bajos de lo más bajo de la sociedad, pero la forma de pensar feudal estaba, profundamente, arraigada en sus mentes, es un principio básico para la supervivencia. El poder imperial es considerado tan alto como el cielo.

Cuando escucharon a esta atractiva joven, escupir las dos palabras Emperatriz Viuda en una sola oración, todos salieron, súbitamente, de su estado de encanto. Inmediatamente, en rápida sucesión, todos bajaron sus cabezas, ya no se atrevían a mirar fijamente a Yun Qian Meng.

El mayordomo Zhao, a pesar de sus interminables intrigas, no esperaba que Yun Qian Meng utilizara el castigo de Su Qing como justificación por sus actos, mucho menos, que ella lograría conectar dos asuntos sin relación alguna.

Sin embargo, en este caso, no tuvo la opción de confesar su error. Con el temperamento actual de Yun Qian Meng, incluso si él confesara, ella todavía no lo dejaría ir.

¡Sería mejor para él negar todo, desesperadamente, frente a la puerta de su muerte! Mientras pudiera convencer a los demás de que no tenía motivos egoístas, incluso con el respaldo de la Emperatriz Viuda, no podría hacer nada contra él sin pruebas contundentes.

Por otra parte, Qi Luo Yuan estaba en la parte más profunda del xiangfu, además, hizo que sus hombres vigilaran la entrada. En este momento, nadie sabía lo que pasaba dentro, incluso Yun Qian Meng no podría dar un paso fuera de este lugar.

Pensando de esa manera, el mayordomo Zhao exhaló un suspiro de alivio.

Rápidamente adoptó una expresión desinteresada y luego dijo alegremente,  —Joven señorita, no me diga que planea condenar a nucai basada solo en sus conjeturas, la joven señorita ¿no tiene miedo de decepcionar a todos en el  xiangfu? Además, los asuntos diarios de la Emperatriz Viuda son de suma importancia, ¿cómo podría haber tiempo para estos pequeños asuntos? Joven señorita recuerde que usted también es una dama de la nobleza bien educada, ¿cómo puedes dejar el fu y entrar en el palacio para molestar a la Emperatriz Viuda todos los días?

Sus palabras sonaron justas, hasta el punto de parecer una reverencia, pero Yun Qian Meng todavía sentía que sus palabras eran desdeñosas.

Parece que este mayordomo Zhao no solo era rígido y obstinado, sino también una persona cobarde. Este tipo de hombre irracional, ¿qué derecho tenía él para administrar cualquier cosa en el xiangfu?

Este mayordomo Zhao incluso tuvo la audacia de colocar a algunos de sus guardias fuera de su patio, ¡su corazón era, incomparablemente, helado!

— ¡Shui’er! —Gritó, haciendo que el mayordomo Zhao mirara desconcertado a Shui’er, quien había dado un paso adelante. Su intrigante corazón intentó descubrir qué clase de juego haría Yun Qian Meng con su próximo movimiento.

— ¿Cuáles son las órdenes de la joven señorita? —Ambos Shui’er  y Bing’er habían estado aquí por medio día, hace tiempo que sus corazones se sintieron profundamente disgustados por el desvergonzado mayordomo Zhao. Ahora que la joven señorita las había llamado personalmente, ellas se levantaron de inmediato  para prepararse para el recado.

—Xiaojie tiene un terrible dolor de cabeza, ve a llevar el medallón de oro de la Emperatriz Viuda al palacio y contrata a un médico. Si la Emperatriz Viuda le pregunta algo, recuerde todo lo que ha sucedido aquí estos dos días e infórmelo claramente, uno por uno, para que la Emperatriz Viuda lo oiga.

Yun Qian Meng entendió, en su corazón, que contra las personas como el mayordomo Zhao, las palabras, por sí solas, no serán suficientes para manejarlo.

Pero el medallón de oro de la Emperatriz Viuda era diferente. Tenía el poder de determinar la vida o la muerte de una persona. Incluso Yun Xian Zhi tendría temores al enfrentarlo, qué más tratándose de un humilde mayordomo.

Shui’er también, era inteligente, rápidamente sacó la medalla de oro de sus mangas. Para entonces el sol ya había salido, la luz del amanecer atravesaba las capas de nubes hacia la tierra, el medallón dorado en las manos de Shui’er brilló, mientras reflejaba el ligero y momentáneo rostro del mayordomo Zhao.

Solo que ahora, el mayordomo finalmente, se dio cuenta de que en realidad estaba en peligro mortal. Sus dos piernas temblaban incontrolablemente, echó un vistazo a la expresión fría e inmutable de Yun Qian Meng, inmediatamente, se arrodilló hacia ella.

—Joven señorita, perdona mi vida, Joven señorita, por favor guarda mi vida. Este es solo un ¡Nucai, que pensó de todo corazón, en dejar que la joven señorita habitara en una nueva y espaciosa casa! ¡Absolutamente, sin malas intenciones! ¡Joven Señorita, por favor percibe la verdad! —En este punto, el mayordomo Zhao finalmente, se dio cuenta de por qué Yun Xuan Zhi había tratado a la joven señorita tan diferente anoche, en comparación con el pasado. Había estado demasiado concentrado en vengarse de los acontecimientos de anoche, que no había tenido tiempo para meditar sobre el cambio de actitud de Yun Xuan Zhi.

Para darse cuenta hasta ahora, ¡realmente no tenía tiempo para arrepentirse!

Ahora, Yun Qian Meng ya no era la joven mansa, cobarde y de corazón tierno que nunca había puesto un pie fuera del tocador. Enfrentado con las persistentes súplicas de perdón del mayordomo Zhao, su expresión era completamente inamovible. Echó un vistazo a Shui’er para ver que ella había guardado el medallón de oro y avanzaba hacia la salida, sin un rastro de vacilación

—Saludos a  xiangye.

Saliendo del Yuan, Shui’er se encontró con Yun Xuan Zhi, avanzando hacia ella.

Habiendo escuchado que la llamaba el corazón de Shui’er se estremeció un poco con frío pero, inmediatamente, presentó una sonrisa fría.

Parece, contrario a las expectativas, Yun Xuan Zhi tenía una gran previsión. Tan pronto como supo que las personas en su propio xiangfu iban a ser castigados a través de la Emperatriz Viuda, inmediatamente, vino a impedirlo.

Entonces, al descubrir lo qué el mayordomo Zhao estaba haciendo hoy, su corazón sabía que las cosas estaban mal, por lo que de inmediato había enviado a alguien al palacio para tomarse una licencia por enfermedad, luego corrió apresuradamente al patio trasero.

Después de todo, la familia materna de la Emperatriz Viuda, la familia Qu podría decirse que tiene la mayor influencia en este momento, ¡él, naturalmente, no podía mostrar ningún conflicto con la Emperatriz Viuda!

— ¡Saludos a padre! —Habiendo barrido su mirada hacia la expresión visiblemente más relajada del mayordomo Zhao, Yun Qian Meng caminó, tranquilamente, hacia adelante, con gracia, completó un arco hacia Yun Xuan Zhi, entonces se colocó en silencio a su lado.

Yun Xuan Zhi notó que parecía que no estaba dispuesta a hablar más, no pudo evitar fruncir las cejas interiormente.

Estaba demasiado ocupado consolando Su Qing ayer, así que olvidó advertir al mayordomo Zhao, quien inesperadamente, le había provocado tantos problemas hoy.

Pensando de esta manera, Yun Xuan Zhi miró al mayordomo problemático Zhao y gritó en voz alta, — ¡Lairen! Expulse a todos estos trabajadores por Benxiang! En cuanto al mayordomo Zhao, a pesar de las órdenes de Benxiang ayer, molestar la recuperación de la joven señorita por su propia cuenta. ¡Lairen! Arrástrelo hacia abajo y golpee fuertemente por veinte palos. ¡Su salario será cortado durante medio año!

El mayordomo Zhao escuchó que su vida fue preservada, y que Yun Xuan Zhi   estaba protegiéndolo, así que recuperó su expresión feliz, se inclinó listo para agradecer profusamente por el favor, pero inesperadamente, fue interrumpido por la voz de Yun Qian Meng.

—Padre, este mayordomo Zhang es arrogante sin medida, ignoró sus pedidos previamente, luego dañó la reputación de Nü’er. Si el padre es demasiado indulgente, entonces en el futuro, los sirvientes en el xiangfu serán indisciplinados e incontrolables —Yun Qian Meng seguía mirando al frente, su voz no era demasiado rápida, ni demasiado lenta, pero cada una de sus palabras era tan aguda como cuchillos, convencida de que Yun Xuan Zhi debía castigar al mayordomo Zhao más ferozmente.

Al oír eso, el mayordomo Zhao y Yun Xuan Zhi se miraron, inexpresivamente, el uno al otro. Los ojos de Zhao le suplicaban desesperadamente, pero él solo pudo fruncir el ceño y hablar torpemente, —Entonces, ¿cuál es el deseo de Meng’er?

Ahora Yun Xuan Zhi le pasó las difíciles preguntas, ella de manera inesperada mostró una brillante sonrisa, luego habló con fingida ingenuidad, —Solo me pregunto quién recomendó al mayordomo Zhao para que trabajara, ¡esa persona también debería ser considerada responsable! Después de todo, xiangfu no es sólo una residencia si las personas fueran a guiar a los lobos dentro de la casa, entonces el West Chu Guo perderá a papá que es uno de los pilares de apoyo del país.

Yun Xuan Zhi, definitivamente, no esperaba que ella llevara las cosas a este nivel.

Pensando en que el mayordomo Zhao le fue recomendado por Su Qing, y sabiendo que no podía soportar que ella se sintiera infeliz, solo dirigió su mirada a través del mayordomo que suplicaba, lastimosamente, antes de hablar sin corazón: —Todo lo que dices es cierto y el camino de Meng’er es bueno, pero todavía lleva tiempo encontrar un nuevo mayordomo desde cero. ¿Por qué no mantenemos al mayordomo Zhao por ahora y cuando papá encuentre un reemplazo adecuado, será despedido?

Después de escuchar, Yun Qian Meng miró con su rostro ceniciento y comprendió que si ella insistiera solo encontraría resistencia si lo presionaba más. Entonces asintió y dijo, — ¡Sigamos los deseos de papá!

Tan pronto como terminó de hablar, ignoró al resto de la gente en el patio y condujo a sus propios yatou de regreso al interior.


[1] Un dicho chino que afirma que si sonríe y se disculpa primero, la otra parte no tendrá el corazón para castigarlo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *