La Princesa derriba banderas – Capítulo 27: La discusión de la princesa reencarnada (2)


—…

Sir Leonard se quedó en silencio con una expresión de preocupación en su rostro después de mi sencilla explicación.

No tenía forma de adivinar si creería en mí o no. Antes de que pudiéramos llegar hasta allí, era un misterio si se lo había transmitido todo con mis limitadas palabras.

Quería mantener mis mentiras al mínimo, así que sólo dije que lo había visto en un “sueño”.

—Su Alteza Real—Sir Leonard finalmente habló después de un silencio transcurrido.

—¿Si?

—Para resumir, usted tiene conocimiento de un futuro que puede ocurrir, pero no de todo. Este conocimiento se limita a las personas que te rodean, y sólo dentro de un cierto período de tiempo, por lo que todavía hay un montón de porciones poco claras, y muchas cosas de las que no tiene conocimiento. No puedes predecir cuándo sucederán estos muchos eventos. Pero sus acciones actuales han demostrado que existe la posibilidad de que el futuro pueda ser reescrito. ¿Estoy en lo correcto?

—Si…

Debe de haber sido una historia increíble para contarle.

Aunque la historia que había dado, me sorprendió. Si mi amiga me hubiera dicho repentinamente algo así cuando estaba viva en Japón, habría sido muy difícil para mí aceptarlo de inmediato.

Sin embargo, de la reacción de Sir Leonhard, no había nada que indicara que se había perdido. Por otra parte, me quedé perpleja.

Él cruzó los brazos y apoyó la barbilla en su mano. Miró hacia abajo, como si estuviera profundamente en sus pensamientos, y dijo “Ya veo”, en un tono debil.

—Conocías el futuro. Con el fin de desviar la desgracia que ocurre a las personas que le rodean, se vieron obligados a moverse por su cuenta. Sólo tenías a ti y a Klaus en quien confiar, y habría sido difícil decidir cuánto podrías explicar. En adición, la disparidad entre el futuro que conocía y …

—¡Es-espera un minuto!

Indiferente en escucharlo, lo interrumpí. Los ojos que él había entornado en sus pensamientos se redondearon mientras me miraba fijamente.

—¿…Qué pasa?

—Mi historia, ¿lo crees?

Yo estaba consciente de la historia absurda que le había contado.

Además, yo era un niño de 10 años de edad. Incluso si él estaba poniendo en orden el cuento salvaje de una niña, pensé que no podía ser de ayuda.

—Lo hago.

Y sin embargo, Sir Leonhard lo declaró sin dudarlo.

—¿… Por qué?

—Bien. Hay varias razones, pero el incidente que ocurrió hace medio año se destaca como el mejor ejemplo. La trama de secuestrar a los magos Lutz Eilenburg y Theo Eilenberg había sido un asunto confidencial, limitado a un puñado de caballeros dentro de la orden. La probabilidad de que a alguien se le escapara esa información no estaba fuera de la cuestión, pero su conocimiento en esa situación era abismal. Porque actuaste aún más rápido de lo que nosotros podíamos.

—¿Huh?

—Hiciste que Klaus investigara a Hilde Kramer, ¿verdad? Alrededor de ese tiempo, habíamos sospechado que Niklas era un espía, pero aún no nos habíamos dado cuenta de la existencia de Hilde Kramer.

Ya veo.

Había sospechado de Hilde Kramer, y apenas logre conectarla con Niklas. Sin embargo, para Sir Leonard y los demás, Niklas los había llevado a Hilde. Era lo contrario.

Incluso si hubieran obtenido información y hubieran podido seguir esa pista, era imposible localizarla.

—Por otra parte, no puedo creer que seas alguien que alguna vez mentiría.

—!

En sus palabras, mi conciencia estaba atravesada por un cuchillo.

No sin razón, pero, la mentira se le decía. No importaba la razón, no podía cambiar el hecho de que lo estaba engañando.

Tenía el corazón apuñalado. Me hizo desear disculparme inmediatamente.

En cambio, masticé mis labios y aguanté.

Así era cómo iba a proceder a partir de ahora. No había vuelta atrás.

—Muchas… gracias.

Por eso sonreí mientras le agradecía. Tenía que decirlo.

—…

Sir Leonard se calló, sonriendo amargamente. Su expresión era contradictoria, pero él todavía me miraba cálidamente.

Tal vez se había dado cuenta. Que no había manera de que lo hubiera explicado todo, y todo no había sido la verdad.

Incluso entonces, Sir Leonhard parecía como si no me presionaria para obtener respuestas a pesar de mi falsa sonrisa.

—Su Alteza Real.

—¿Si?

—Si no le dificulta, entonces me gustaría preguntarle, ¿habrá un evento que debe ser evitado a toda costa en el futuro cercano?

El primero que me vino a la mente fue, por supuesto, “ El Renacimiento del Señor Oscuro”.

Si quería vivir en paz, era una bandera que tenía que romper totalmente. Pero aún no era el momento adecuado para destruir esa bandera.

—Todavía hay un tiempo antes de que eso suceda, pero ahora mismo hay algo que debo hacer sin demora.

—Bien entonces. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte?

—¡…Si!

Esto era exactamente lo que había estado esperando que sucediera.

Controlé mi expresión, y asentí con firmeza.

—Pero esta conversación … ha tardado mucho más de lo que esperaba.

—Eso es verdad. Klaus debería regresar en cualquier momento. Ese hombre no es alguien que pueda “esperar” si le dices.

Especialmente cuando se trata de usted, Sir Leonhard dijo, riendo.

—Me gustaría concertar una cita para reunirme con usted de nuevo en poco tiempo. ¿Puedo hablar contigo cuando llegue ese momento?

—Por supuesto.

Suspiré profundamente de alivio. Como si tuviera que tener que aguantarme continuamente hasta ahora, solté las manos que había estado inconscientemente sosteniendo con los puños. En el siguiente segundo.

*BANG BANG*

—!

Como había sido perfectamente cronometrado, los golpes vinieron de la puerta.

Era el capaz pero molesto, “no puede ‘esperar’ si le dices que espere” hombre, Klaus. Mi caballero de guardia había regresado aproximadamente unos cinco segundos después de que prometí reunirme con Sir Leonhard la próxima vez.

Su tiempo había sido demasiado bueno para ser verdad. Cuando me quedé helada, Sir Leonhard sonrió irónicamente.

—Estás a salvo, no escuchó—Dijo con una voz tranquila mientras pasaba junto a mí hasta la puerta.

En el otro lado de la puerta abierta, el sudor salpicaba la frente del hombre pesadamente jadeante. Parecía que no había motivo de preocupación, así que una vez más suspiré profundamente.

♥ ❤ ♥

                

| Índice |

2 thoughts on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 27: La discusión de la princesa reencarnada (2)

    • Noona kane says:

      Por que esta enamorada y todo lo que esta tratando de hacer es para asegurar un futuro con él – y para no ser la villana del juego, bueno, una de las villanas del juego -.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *