El Perseguido – Capítulo 28: Saliendo

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


El viejo maestro Tang no pudo evitar suspirar:

—La bella causa de la tragedia es un monstruo disfrazado. No ignoras lo que se esconde debajo de esa belleza. ¿Por qué dejar que te quiten la vida?

Chi Yan negó con la cabeza. La apariencia actual de Ye Ying Zhi era exactamente la misma que antes de su muerte. No es como si se transformara deliberadamente en un demonio zorro para seducirlo. En cuanto a quitarle la vida, Ye Ying Zhi ya dijo que no lo lastimaría.

Chi Yan sabía que un humano puede retractarse fácilmente de sus palabras, sin mencionar un espíritu evasivo. Pero, aun así, quería creer en él.

Entre los dos, uno solo podía lamentarse por la situación, mientras que el otro insistió en avanzar por el camino equivocado. A pesar de que Chi Yan todavía estaba agradecido con el viejo maestro Tang por intentar salvarlo, al final del día, solo podían separarse.

¿Quién hubiera pensado que Tang Guangyuan volvería tres días después?

—Si insistes en avanzar por el camino equivocado, entonces no impondré mis pensamientos. Te dejo con esta dirección, aquí es donde se encuentra nuestra escuela. Por lo general se mantiene en secreto. La energía maligna ya ha invadido completamente tu cuerpo. Me temo que incluso después de que reencarnes, se quedará contigo, atrayendo esas cosas de nuevo. Durante toda tu vida, puedes llegar a traer la desgracia a quienes te rodean. Mi fuerza es limitada, ni siquiera puedo ayudarte con esto. Si tienes tiempo, ven a nuestra escuela y deshazte de tu aire de desgracia. —suspiró.

Chi Yan tiene mucho miedo de arrastrar a otros con él. Nació con una constitución que atraía oleadas de espíritus. Solo que ahora esas olas de espíritus han sido reemplazadas por una, Ye Ying Zhi. No estaba realmente preocupado por el concepto abstracto de afectar su próxima vida. Sin embargo, tenía mucho miedo de que su estilo de vida traiga mala suerte a los demás.

La dirección que el viejo maestro Tang le dio no estaba demasiado lejos. Era solo la provincia vecina; pero puede ser difícil encontrar el lugar, ya que estaba en la zona de montaña. En cualquier caso, un viaje de ida y vuelta no debería tomar más de 3 días.

Cuando regresó, se lo mencionó a Ye Ying Zhi. Ye Ying Zhi no lo desaprobó, incluso dijo: —¿Por qué no vas? Iré contigo.

Chi Yan planeaba usar el fin de semana y tomarse el lunes libre para este viaje. Dudó al ordenar los pasajes. ¿Debería o no debería comprar uno para Ye Ying Zhi? Si no lo hiciera, se sentiría un poco culpable y Ye Ying Zhi no podría sentarse. Si lo hiciera, otras personas todavía pensarían que el asiento está vacío. Además, si estaba lleno y alguien se sentaba en el asiento, entonces Ye Ying Zhi no podría sentarse de ninguna manera.

Además, es un poco extraño llevar a Ye Ying Zhi para deshacerse del aura maligna y la desgracia.

Se cansó de discutirlo con Ye Ying Zhi:

—Ying Zhi, ¿está bien si te quedas en casa? Tengo las cenizas, estaré a salvo.

No obstante, el Tercer Joven Maestro no estuvo de acuerdo y este asunto se dejó de lado temporalmente.

Chi Yan originalmente quería posponer las cosas. Unos días después, su compañero de trabajo, Xiao Wang, contrajo un resfriado grave y tuvo que ser hospitalizado. Su reciente socio del proyecto, la Sra. Zhu Li, se cayó por las escaleras y se torció el pie. Hace unos días, se encontró con el hermano Liu y su hijo después del trabajo. Sólo habló unas pocas palabras con el niño; hoy en el trabajo, escuchó al hermano Liu lamentarse de que su hijo no pasó su examen: ¿qué deberían hacer si él ni siquiera puede pasar un examen de escuela primaria? … Chi Yan estaba un poco preocupado. ¿Fueron afectados por él, infectados por su mala suerte?

La última gota fue su llamada telefónica con su tío. Descubrió que hace algún tiempo, repentinamente se desmayó durante el trabajo debido a la presión arterial alta. Basado en la impresión de Chi Yan, su tío era un hombre sano y robusto, un hombre capaz que nunca necesitaba descansar. Estar hospitalizado era extremadamente inusual para él. En el teléfono, Du Ming Dong dijo que no fue un gran incidente: ya fue dado de alta del hospital, por lo que Chi Yan no tenía que preocuparse. Sin embargo, Chi Yan no pudo evitar pensar que a pesar de que él y su tío solo se vieron unas cuantas veces al año, todavía estaban relacionados por la sangre, ¿podría ser que su propia mala suerte haya afectado a su tío?

La carga de trabajo de la semana no fue mucho. Se tomó el viernes, preparándose para visitar la escuela del viejo maestro Tang.

Al final, decidió conducir ahí él mismo. A pesar de que sería más agotador, también fue más cómodo. Ye Ying Zhi también tendría un lugar para sentarse.

Para ser más eficientes con el tiempo, Chi Yan se fue el jueves por la tarde. Deberían llegar allí a las 11 de la noche. Después de un descanso nocturno, podrían salir el segundo día para encontrar el lugar.

Ye Ying Zhi no podía soportar verlo conducir durante tanto tiempo. Cuando cayó la noche, dijo: —Descansa un rato. Tomaré tu lugar.

Chi Yan estaba lleno de sospecha: — ¿No dijiste que no puedes conducir?

Ye Ying Zhi hizo un sonido de sorpresa, —¡Oh! Incluso si no tengo una licencia, puedo hacer que el automóvil se mueva.

Chi Yan consideró la posibilidad de ser visto accidentalmente por otros conductores y se sintió psicológicamente agobiado. Agradecía la consideración, pero finalmente rechazó la bondad del Tercer Joven Maestro.

Reservar una habitación para 2 personas, cuando salga, solo puede parecer demasiado extraño. Por la noche, en la posada, Chi Yan solicitó una cama tamaño king. Ye Ying Zhi lo siguió a la habitación para echar un vistazo. Se sentó junto a la cama, recogiendo ambas almohadas hacia el centro de la misma, aparentemente bastante satisfecho con el arreglo.

Después de una noche de descanso, se despertaron la segunda mañana y compraron comida antes de seguir el GPS y dirigirse a la dirección que el viejo maestro Tang le dio. Condujeron en la carretera de Pan Shan durante medio día. El coche llegó a un pueblo al final de la carretera. Solo podían caminar el resto del camino. Los aldeanos a quienes pidieron direcciones sabían que el lugar era hacia las montañas. Le dijeron a Chi Yan que llegaría a un enorme monasterio taoísta después de una caminata de 30 minutos e incluso, le señalaron las instrucciones.

El viejo maestro Tang le dio previamente una simple descripción de su escuela. Eran una evolución del taoísmo, pero estaban más concentrados en cultivarse en las artes del Yin-Yang. Por lo tanto, no podían realmente ser considerados ‘Practicantes del Dao’, sino que eran ‘Practicantes de las Artes’.

No fue hasta las 3 pm que Chi Yan finalmente vio su destino. La escuela del viejo maestro Tang se desprendió originalmente del taoísmo, por lo que la arquitectura, el sentimiento y el monasterio en sí, tenían muchas similitudes con el taoísmo. Todos los aldeanos llamaron a este lugar el “Templo del Dao”. El lugar tenía una arquitectura de estilo Hui, con tejas azuladas y paredes blancas, con un sentido de belleza simple.

Las enormes puertas delanteras no estaban completamente cerradas, pero Chi Yan aún toco suavemente, esperando que alguien viniera.

Haciendo uso de este tiempo, Chi Yan le dijo a Ye Ying Zhi en voz baja: —Ying Zhi, espera aquí por mí. Si me sigues, ¿qué pasa si alguien se entera?

Después de pensarlo de nuevo, todavía se sentía incómodo. Apuntando a un pequeño bosque cerca: —¿Por qué no te escondes más lejos? Los bosques son más yin. ¿Por qué no me esperas ahí?

Ye Yingzhi lo miró y se echó a reír. Empezó a moverse y llegó al bosque. Sonrió y dijo: —Muy bien, te prometo que no serás atrapado por esas personas.

Después de 3 minutos, se escucharon pasos acercándose. Un hombre de mediana edad, que llevaba un profundo cheongsam azul, abrió las puertas. Después de ver a Chi Yan, su rostro reveló su evidente asombro.

Chi Yan explicó rápidamente: —Fui recomendado por el Sr. Tang Guangyuan. Dijo que estoy contaminado por el aura malvada y que aquí hay una manera de eliminarla.

El hombre de mediana edad mostró un destello de emoción, asintiendo repetidamente: —El tío mayor ha mencionado esto antes. Por favor ingrese. —Invitó a Chi Yan mientras hablaba. Las puertas se cerraron silenciosamente tras ellos, sellando la entrada.

Al escuchar al hombre de mediana edad, Chi Yan descubrió que Tang Guangyuan también estaba regresando. El hombre de mediana edad caminó con él durante 10 minutos antes de llegar a una sala. Le llevó té y le dijo que descansara un rato, diciendo que llamará a sus superiores. Se dio vuelta tan pronto como terminó de hablar, cerrando suavemente la puerta cuando se fue.

Chi Yan se sentó en el pasillo y jugó con su teléfono cuando comenzó a aburrirse. Este lugar estaba lejos del área de la ciudad, por lo que la señal era extremadamente mala, bien en un momento y se cortaba al siguiente. Incluso la señal ocasional era muy débil: no podía hacer llamadas ni conectarse a Internet. Solo podía jugar juegos de teléfono básicos. Pasó 3 niveles y después de 15 minutos, todavía no regresó nadie.

La batería del teléfono ahora solo estaba al 50%, y Chi Yan se puso inquieto. Justo cuando estaba a punto de guardar su teléfono y echar un vistazo afuera, recibió una nueva notificación–

Ye 3er Qian*: —Date prisa, sal. [1]

No se atrevió a dejar que Ye Ying Zhi descubriera el apodo que tenía para él.

Algunos compañeros de trabajo vieron accidentalmente al destinatario de sus textos antes.

—Xiao Chi, ¿el nombre de tu pareja es este? ¡Es bastante único! —Chi Yan ignoró su conciencia y respondió afirmativamente.

Chi Yan vio estas palabras e inmediatamente palideció. Su corazón se hundió. Tenía un mal presentimiento. ¿Podría ser que Ye Ying Zhi fue descubierto? ¿Querían hacerle daño? ¿O era algo más?

Se levantó y trató de irse. Cuando su mano llegó a la puerta, la puerta ligeramente abierta de repente se cerró. No se movería por mucho que empujara o tirara.

Chi Yan tomó determinación y pateó urgentemente la puerta. La puerta de madera aparentemente frágil era como una placa de acero. Ni siquiera se balanceo.

Estaba atrapado en el interior. El mal presentimiento se había vuelto más y más fuerte. Sintió un repentino escalofrío. Con la espalda contra la puerta, tembló cuando le envió a Ye Ying Zhi un mensaje de texto: —Ying Zhi, no puedo salir.

No sabía si Ye Ying Zhi podía ver su mensaje.

♦ ♦ ♦

Todo este tiempo, Ye Ying Zhi estaba muy aburrido esperando en el pequeño bosque. De repente sintió que su conexión con Chi Yan desaparecía.

Chi Yan llevaba sus cenizas, por lo que algo debe haber cortado con fuerza su conexión.

Ya suponía que esto podría ser una estratagema, pero si no seguía esta estratagema, esa persona seguiría acosándolos.

No quería que siguieran incomodando a Chi Yan.

Qué molesto.

Es por eso que incluso insinuó secretamente en su vida diaria a favor de Chi Yan que se apresurara aquí y se encargara de las cosas. Así todas estas personas podían callarse.

Como se esperaba.

Los humanos realmente son criaturas impacientes. Muy parecidos a su naturaleza insignificante y de corta duración.

Silenciosamente los ridiculizó, aparentemente olvidando que él también fue humano una vez.

Ye Ying Zhi sacó en silencio el teléfono que Chi Yan le compró. Solo ahora un poco de ternura aparecía en su rostro. Envió un mensaje de texto, diciéndole que saliera antes de esperar tranquilamente una respuesta.

—Ying Zhi, no puedo salir.

Le hicieron algo a Chi Yan.

Ye Ying Zhi ladeó la cabeza, observando el campo de batalla frente a él, el edificio considerablemente grande y de aspecto impresionante.

Casualmente usó su teléfono para marcar un número público. Llamó a la policía.

♦ ♦ ♦

Nota del autor: Todos deben tener fe en el camarada Ying Zhi.


[1] Ye 3rd Qian: es un apodo que Chi Yan usa para Ye Ying Zhi. “Ye” de su nombre, “3rd” porque era el Tercer Joven Maestro, “Qian” porque es el Xiao Qian de Chi Yan

Sakuya
Ying Zhi rescata a la princesa >_<

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 28: Saliendo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *