Bajo el roble – Capítulo 26: Fiesta de bienvenida

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Poco después, llegó otra doncella.

—El señor está en camino, señora —anuncio.

Mientras miraba por la ventana, escuchó una voz familiar desde el otro lado de la habitación. Giró la cabeza, casi esperando ver a Riftan, pero fue Rodrigo quien entró en la habitación, vestido con su atuendo formal.

—Todos los caballeros han llegado señora. Sígame, el señor está esperando.

Max bajó las escaleras junto a Rodrigo. Al llegar a la entrada del comedor, el alboroto en el interior se hizo evidente de inmediato. Se quedó quieta en la puerta, algo vacilante mientras echaba un vistazo, esperando no ser descubierta. Bajo las luces centelleantes, unos cincuenta hombres se sentaron a lo largo de las mesas que se extendían hacia los extremos de la habitación. Comiendo, hablando en voz alta y bebiendo con clamor.

Un ambiente cálido prevalecía con el fuego que ardía en la chimenea, la mesa estaba repleta con un delicioso festín. Humeantes platos de carne, vasos llenos de vino tinto, cuencos de papas, variedades de frutas y pan, todos colocados de manera uniforme.

Max se sentía como un paria, una intrusa que estaba ocupando un lugar que no correspondía. Solo los hombres y las criadas que los servían estaban llenos de basura dentro del pasillo. ¿Era realmente adecuado que ella irrumpiera en la habitación destinada a los caballeros?

—¿Mi lady? ¿No quieres entrar?

Con la pregunta de Rodrigo, Max reunió el coraje suficiente y entró en la habitación, ante el sonido de sus pisadas, el interior una vez ruidoso se calmó y docenas de ojos se fijaron en ella de inmediato. Encontró sus miradas escrutantes inquietantes. Se sintió aún más insegura de dónde debía ubicarse en esta multitud de extraños.

—Maxi, ven aquí.

Riftan le hizo un gesto, un gesto que le pareció cálido, como un faro que la guiaba en medio de una tormenta. Max enderezó su postura, con valor cruzó rápidamente la habitación para sentarse a su lado. Tan pronto como su trasero golpeó la silla, las criadas se apresuraron a servirle vino y pan.

—Todos, me gustaría presentarles a mi esposa, Maximiliana Calypse.

Ella mira las caras de los caballeros, seguro notaron su creciente nerviosismo a través de la expresión en su rostro. No parecían hostiles, ni había alegría en sus rostros, parecía que el desinterés era la única bienvenida frecuente a la declaración de Riftan.

Pensando que su presentación había terminado, Riftan inesperadamente se dirigió al grupo frente a ellos con una voz sombría.

—Espero que la traten bien y con respeto.

Como si se hubiera roto un hechizo, todos levantaron sus copas y manos hacia Max, aplaudiendo y vitoreando fuertemente. Ella trató de murmurar gracias a todos, pero su pequeña voz se ahogó rápidamente en el mar de barítonos. Con las bromas terminadas, los caballeros pronto volvieron a sus comidas y conversaciones sobre las mujeres y el campo de batalla.

Max bajó la mirada hacia la comida en su propia bandeja de plata que había estado precariamente llena de diferentes carnes y papas de diferentes tamaños, lo que la hizo perder el apetito rápidamente. Supuso que no podría terminar más de una fracción de la comida.

Riftan vertió un poco de vino en su copa.

—¿Por qué solo estás mirando tu plato? ¿No vas a comer? ¿O hay algo mal?

—Oh, no… estoy segura de que es delicioso.

—Entonces come.

La instó, mientras apuñalaba una pata de un pollo con su tenedor y la colocaba en su plato ya lleno.

Y entonces Riftan volvió su atención a su propio plato. Él arrancó un gran trozo de carne y se lo comió en un bocado, al mismo tiempo que agarraba otro trozo de pollo con la otra mano. Bebió su vino como si fuera agua, mirando fijamente a Max como si le estuviera enseñando a comer bien.

Ella cortó tímidamente la tarta de carne al vapor con un poco de salsa dulce con un cuchillo y se metió un pequeño trozo en la boca. Con su paladar exigente, Max trató de equilibrar la carne aceitosa con algunas verduras en escabeche y también encontró la carne bien sazonada pero difícil de masticar.

Aun así, la comida era muy superior a la que se servía en el castillo Croix: era simplemente de calidad inimitable.

—Prueba esto también, es delicioso.

Riftan, que había estado observándola en silencio, quería que ella probara algunos de sus platos favoritos.

Vacilante, le dio un mordisco a la carne desconocida glaseada en una salsa rojiza, encontrándola demasiado sospechosa para su gusto. Pero al ver que Riftan la miraba fijamente, trató de terminarlo. Pero el hombre aún no había terminado de mimarla, ya que tomó frijoles y papas una tras otra, asumiendo el trabajo que haría una criada.

—Ahora, prueba esto también.

—No puedo comer tanto…

—¿Pero aún no has comido nada? —Él levantó una ceja y empujó la comida en su plato con su tenedor—. Prueba más de esto también.

¿Por qué demonios estaba tratando de rellenarla como un pollo? Parecía que Max estaba al borde de las lágrimas, Riftan solo estaba desconcertada. No pudo evitar sentir náuseas al pensar en comer más carne grasosa.

—Un gorrión comería más que tú.

—Eso, eso no es cierto. Comí, comí un montón…

Riftan rió a carcajadas. Y Max sintió lo ingenua que era su declaración al ver los huesos apilados en su plato. En comparación con su esposo, ella realmente no había comido nada. Así que su apetito era inferior a todos los demás en el lugar.

—Entonces, ¿cuánta comida es suficiente? —preguntó ella.

Riftan masticó y la miró. Él respondió en voz alta, tragando la comida en su boca.

—¿No se supone que debes comer un pollo entero?

—Es imposible para, para una mujer…

—Las mujeres que conocí comieron aún más.

Había descartado darle importancia a su pasado, pero su palabras no la hicieron sentir bien por alguna razón. ¿A quién pertenecía esta descripción particular? ¿Tiene predilección por las mujeres con buen apetito?

Su vista inconscientemente bajó a su delgado cuerpo. Los hombres siempre necesitan esposas sanas para producir herederos aptos. Max cerró los ojos con fuerza e intentó forzar un poco más de comida en su boca.

—Deberías intentar comer un poco más. Te ves tan débil.

Ella asintió, su atención se centró en el pan casero en lugar de la carne. Al final, no pudo resignarse. Por su parte, Riftan estaba ahora hablando con un viejo caballero y bebiendo una gran copa de vino con él. Tomó un sorbo del líquido rojo que llenaba su taza, admirando la fusión de dulzura y acidez mientras observaba su interacción.

Además de los caballeros que los habían acompañado en su viaje, habían personas nuevas y extrañas. En el medio de la larga mesa, los jóvenes caballeros hablaban y bebían exuberantemente mientras dos caballeros mayores de cuarenta años conversaban con Riftan, llegando incluso a desafiarlo a un concurso de bebidas.

Max continuó sorbiendo su vino, la falta de un compañero de conversación, le permitió escuchar la mayoría de las historias en la mesa. El progreso del entrenamiento de los aprendices de caballeros, el rendimiento de los cultivos, la cantidad de minerales extraídos, las armas más recientes y más efectivas… y, por supuesto, los espeluznantes relatos de sus últimas hazañas.

Temas que nunca había escuchado antes y ella ni siquiera entendía del todo el vocabulario que usaban. De repente, el caballero más joven del grupo se levantó y preguntó:

—Sir Calypse, ¿es realmente cierto que en la batalla final de las montañas de Lexos, detuvo el aliento del dragón con su espada?

Todos los caballeros que habían estado charlando y bebiendo ahora centraron su atención en el niño. Era un aprendiz de caballero con el pelo rubio blanco brillante, que hasta entonces se había convertido en uno de los muchos futuros caballeros enérgicos.

—¡Escuché que el aliento de un dragón es la magia más poderosa del mundo entero! ¿Cómo detuviste las enormes llamas que pueden hacer estallar una montaña entera?

Las preguntas del niño sobreexcitado molestaron visiblemente a Riftan.

—Mi espada tiene cualidades únicas.

—La espada del capitán tiene un atributo único que absorbe la magia externa y la convierte en propia. Cuanto más fuerte es el poder del oponente, más fuerte es el poder del capitán —explicó Hebaron, a quien Max distinguió como uno de los caballeros que los habían acompañado en su viaje.

—Bueno, incluso si ignoramos el hecho de que nació ridículamente fuerte, ¡nuestro capitán es el mejor espadachín! ¡No le dieron la posición más alta entre los caballeros divinos de Oshira por nada!

—No es capitán, sino líder.

El caballero rubio Uslin Rykaido, que había estado bebiendo en silencio, señaló.

—Ya sea capitán o líder… no importa. ¿Cuánto tiempo falta para que dejes esos hábitos de mercenario? —Hebaron se rió a carcajadas.

El aprendiz de caballero de pelo rubio y blanco continuó con sus preguntas.

—¿Es cierto que sir Calypse compitió con León Quahel de los Caballeros Divinos? ¿No es algo de lo que deben jactarse los aprendices de caballeros? Me sentiría orgulloso de saber que dos de los mejores caballeros habían tenido un duelo.

El caballero rubio Rikaido dijo conmovedoramente:

—Mantuvieron la confrontación en secreto. Muchas peleas ocurren entre caballeros. Pero estábamos allí para matar a un dragón, no para apuntar nuestras espadas el uno al otro.

—¡Todavía! ¡Es un desperdicio que nadie sepa sobre el duelo entre los dos caballeros más famosos del continente! ¡Debe haber sido un espectáculo digno de ver!

—Fue suficiente que el dragón fuera derrotado. —Riftan, que todavía escuchaba la conversación, finalmente dijo en tono seco.

—Y la confrontación en ese momento ni siquiera fue un duelo. Debido a que estábamos en medio de la subyugación del dragón, ninguno de nosotros podía mostrar nuestras habilidades… haber sometido al dragón, se debió principalmente a la absorción de maná, no a mi habilidad con la espada.

—¿Por qué estás siendo tan humilde? —Un joven caballero, que estaba sentado cerca de la chimenea, dijo con cierta irritación.

—Ganar es ganar. Los términos son los mismos, y fue un duelo hecho en un escenario restringido desde el principio. Fue justo, no importa cómo lo mires.

—¡Lord Raxion! ¡Quiero saber más sobre el duelo! —Todos los aprendices lo miraron con ojos brillantes, llenos de emoción.

Gabel se encogió de hombros.

—¿Estás más entusiasmado con esta pelea que la batalla con el dragón?

—¡Por ​​supuesto, también debemos escuchar la historia de la expedición! ¡La historia del asesino de dragones!

La actitud entusiasta de los muchachos hizo que el caballero sonriera con una expresión de satisfacción. Max también se dejó llevar por toda la euforia. Había escuchado juglares cantando las grandes historias de caballeros, pero nunca había oído hablar de sus aventuras de primera mano.

El joven caballero se humedeció los labios con la cerveza dorada de su taza y comenzó a explicar con gran detalle lo que había sucedido. Gabel era un excelente narrador. Desde el día en que Riftan había sometido a un grupo de ogros y trolls, hasta la historia de él entrando en las montañas Lexos, la lucha con los tres basiliscos, los ojos de Max brillaban tanto como los de un niños.

Pero cuando Max vio realmente a los monstruos, había estado aterrorizada.

Entonces, ¿por qué era todo tan emocionante? Quizás fue la elocuencia de Gabel al contar la historia. Mientras admiraba silenciosamente sus vívidas descripciones y disfrutaba las palabras que parecían cobrar vida, repentinamente sintió un toque suave en la nuca.

Muy sorprendida, volvió la cabeza hacia la fuente, el hombre que se había quedado callado a su lado.

| Índice |

9 thoughts on “Bajo el roble – Capítulo 26: Fiesta de bienvenida

  1. Marda says:

    Me encanta que Riftan se esfuerce por mimarla, pero pobrecita, no podía comer más.
    ¡Gracias por actualizar!
    Esperaré emocionada por la continuación.

  2. Ashy says:

    Que emoción debe sentir Max al escuchar las historias :’3
    Ya quiero saber que pasará después
    Espero con ansias el próximo capítulo, muchas gracias por el capítulo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *