Cenicienta – Capítulo 49: Tarjeta de invitación y baño

Traducida por Den

Editada por Sakuya


— ¿Ah? ¿Estás seguro que es para mí? —dije con asombro.

Debe ser algún tipo de error, pensé mientras miraba el sobre blanco en mis manos.

—Es para ti. Lo traje directamente de Stephan —dijo Volker en el probador.

Debe ser para mí.

Abrí el sobre apresuradamente; dentro había una tarjeta de invitación y una nota.

“Por favor ven a la fiesta de cumpleaños de Priscilla”. Estaba escrito en una letra poderosa. Le quedaba bien al Príncipe Stephan.

— ¡Volker! ¡Me han invitado a una fiesta de cumpleaños!

Es la primera fiesta de cumpleaños a la que me han invitado que no fuera la de un familiar. ¡He sido invitada a un cumpleaños que no fuera de un familiar!

Volker vino por detrás y me abrazó. Llevaba una camisa casual.

—Stephan también estará ahí, así que no puedo acompañarte al lugar.

Besó mi cabeza.

— ¿Has tomado un baño?

Por favor no me juzgues por el olor de mi cabello.

—Sí. Dijiste que llegarías tarde, así que entré antes.

Normalmente espero a Volker, pero cada vez que nos bañamos juntos, hay una cierta tendencia y se ha vuelto bastante serio. ¡Muy muy serio! Así que empecé a romper el flujo.

—…No hace falta, entraré más tarde.

Oye, ¿no quieres deshacerte del sudor después de trabajar? ¡A mí me gustaría tomar un baño relajante para deshacerme del estrés del día! Y eso es otra cosa…

Sí… Cambiemos de tema. ¡Mo!

—Me pregunto si puedo estar entre tales honorables invitados.

A pesar de que ahora soy la esposa de Volker, todavía soy la hija del nuevo rico vizconde que fue plantada por el heredero de un duque. Mi reputación aún no es buena a los ojos de la nobleza, no he trabajado lo suficientemente duro. Espero no hundir la reputación de Priscilla-sama y que mi presencia no sea como una salpicadura de agua fría en un día propicio.

Volker me levantó suavemente y me colocó en sus piernas, mientras se sentaba en el sofá. Me dio un beso en la mejilla.

—Te preocupas demasiado por lo que piensen los demás. Priscilla y Stephan te han invitado; sería una falta de respeto para ellos no ir. ¿Qué hay de vergonzoso celebrar con las personas que te quieren ahí? Eres mi esposa, Fredericka, y estoy orgulloso de ti. Así que está bien. No estoy avergonzado de ti, no importa dónde estemos.

Me dio muchos besos en la cara. Estoy tan feliz. Siempre sabe las palabras correctas que decir; un marido maravilloso.

—Volker, te amo. —dije y le di un beso en la mejilla.

—Si es así, bésame aquí —dijo llevando mis manos a sus labios —no en mi mejilla. ¿Te importaría tomar un baño una vez más?

Lamió mi dedo… ¡tan erótico!

Si me miras con esos ojos tan ardientes, seré débil.

Ya te amo, pero ¡qué será de mí! ¡No quiero hacerlo porque termino mareándome y sintiéndome mal siempre! ¡Es por eso que estoy haciendo lo posible para reducir nuestros baños juntos!

Aparté mi mano de los labios de Volker y me incorporé. Los ojos de Volker se abrieron de la sorpresa.

— ¿Fredericka?

Sentí un poco de pena por romper la dulce atmósfera y bajé la mirada.

— ¡Un baño! ¡Tienes que tomar un baño, Volker!

—Incluso si voy ahora… —dijo con un pequeño gimoteo, dando a entender que quería seguir un poco más sucio, mi cara se puso roja.

Corrí hacia el baño de Volker y tomé una toalla y anuncié:

— ¡Lavaré tu espalda!

♦ ♦ ♦

¿Realmente iba a lavar la espalda de Volker? Bueno, me recogí el cabello y me até el camisón para no mojarme.

Y esperé a Volker en el baño.

No sé si es una coincidencia deliberada o no, pero mientras Volker se bañaba, mi camisón se mojó en una abrir y cerrar de ojos.

Entonces Volker dijo:

—Te resfriaras si no te quitas la ropa mojada… —y me quitó la ropa.

Era extraño llevar solo las bragas en el baño y las quitó también.

—Ahora vamos a lavar tu espalda. —dijo y fui atacada por sus manos enjabonadas.

—Volker, no hagas eso tan de repente.

Cubrí mi cuerpo, pero no pude evitar que las manos enjabonadas de Volker frotaran mi cuerpo.

—N ~ ya~a, ya me he bañado… Oh

Las manos grandes de Volker me acariciaron una y otra vez. Podía sentir el deseo de Volker mientras su lavado se convirtió en suaves caricias, así que me retorcí.

—No te muevas —dijo —será peligroso si te resbalas.

Sus manos se deslizaron hacia delante y me acariciaron los costados. Comencé a sentirme frustrada ante la estimulación que sus toques estaban provocando. Normalmente levantaba mis pechos desde abajo hacia arriba pero no lo hizo. Mi cuerpo, que estaba acostumbrado a Volker, estaba anticipando el próximo estímulo y estoy reaccionando sin control.

—Ah, fu~u~n’

No puedo hacer nada, aunque el cuerpo de la mano que quiero tocar está detrás de mí, quería que me tocara más.

—N~ ah! Volker… —grité.

Cuando su mano grande rozó mi ombligo y bajó por mi pelvis, pensé: ¡Oh por fin! Me sentí aliviada y mi cuerpo tembló con anticipación. Pero Volker solo me acarició entre las piernas una vez. Entonces me enjuagó, me entregó una toalla con más jabón y dijo:

—Haz el resto.

— ¿Eh?

— ¿No quieres sumergirte en la bañera?

¿Qué estaba esperando? Cogí la toalla de Volker y me froté más fuerte de lo normal

— ¿No es eso un poco fuerte, Fredericka?

— ¿…Lo es?

El baño poco familiar terminó y nos sumergimos en la gran bañera. Es una bañera bastante grande para adaptarse al tamaño de Volker. Me senté entre las piernas de Volker como de costumbre, pero sigo dudando sobre sentarme cara a cara, así que me siento de espaldas a su pecho.

Esto le da a Volker la libertad para acariciar mi nuca con sus besos y caricias, normalmente. Pero hoy, solo me abrazó y acarició mis piernas, brazos y cintura.

¿Eh?

¿Volker… estás siendo engreído?

¡Pero es inútil! ¡Eso no sucederá! ¡No lo haremos en el baño!

La mano de Volker acarició mi muslo interno con claras intenciones y me tocó. Lo detuve.

— ¿Fredericka…?

—Me marearé —dije mientras intentaba ponerme de pie, pero fui detenida por un brazo fuerte. No es bueno, realmente no quería marearme, pero me giré para enfrentarlo.

—Me aseguraré de que no te desmayes —dijo mientras pasaba su lengua por mi ingle. Se me puso la piel de gallina.

—E…~an —me sorprendió descubrir que mi piel era tan sensible. Y como de costumbre, la parte interior era sensible y estaba ansiosa por la atención.

—Espera… ah~ Volker… no~nn —gemí cuando Volker enterró su cara entre mis piernas y extendió su lengua hacia mi lugar secreto. Fui golpeada por una fiera sensación. Gemí fuerte. Mis piernas comenzaron a temblar y no pude soportar mi peso.

—Siéntate en el borde—dijo Volker. Me ayudó a sentarme y separó mis piernas; colocando su gran cuerpo entre ellas. Aunque estaba feliz de que mi sensación de estabilidad mejoró, no tenía tiempo para pensar en eso, porque Volker inmediatamente me volvió a lamer más profundamente.

— ¡A~! ¡Yā ~! ¡A~a, …~!!

El sonido del agua caliente desbordándose se mezcló con el sonido de Volker lamiéndome. La lengua de Volker se deslizó por mi núcleo secreto y entonces lo chupó.

¡Nooo esto es embarazoso!

¡No, no! Mi cabeza se estaba nublando, pero Volker era firme; descubrió y chupó el sensible núcleo secreto; estimulando y presionando con su lengua. No pude soportarlo y grité.

—Ya~a ā a~

Un intenso placer recorrió mi alma y apuñaló mi cerebro, al mismo tiempo, algo se derramó entre mis piernas. Oh, estaba completamente… avergonzada. Tan descuidado en el baño, pero era inútil debido a Volker. Quería quejarme más pero mi cabeza estaba densa y todo se volvió negro.

Cuando volví en mí, estaba acostada en la cama. Volker estaba colocando una toalla fría en mi frente; aunque parecía preocupado, también parecía algo feliz.

¿No fui capaz de evitar que sucediera después de todo?

Es por esto que me resistí.

Xavier vino a llamar a Volker por un asunto urgente, pero pretendí estar dormida como venganza. Cuando Volker regresó a la cama ni siquiera me giré cuando me llamó.

¡Estoy muy enfadada con él!

| Índice |

2 thoughts on “Cenicienta – Capítulo 49: Tarjeta de invitación y baño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *