El gran deseo – Capítulo 7: La Excursión (1)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


—Kuhn, voy a entrar.

Walter llamó a la puerta y esperó un momento antes de entrar. El escritorio estaba vacío. Dejó el plato de bocadillos que había traído sobre el escritorio y miró a su alrededor. Pronto, encontró al dueño del escritorio. Kuhn estaba apoyado en la ventana, medio sentado en el alféizar de la ventana con una pierna apoyada.

—¿Qué estás haciendo?

—Estoy descansando.

—Entonces, toma una siesta cómodamente en tu cama.

Kuhn agitó la mano, como si fuera demasiado problemático y no dijo una palabra en respuesta. Walter refunfuñó.

—¿Por qué estás tan apático? Es como dijo Russ. Dejaste de salir por completo y ya llevas varios días encerrado en casa. Incluso estás empezando a oler un poco a moho. ¿Por qué no sales y das un pequeño paseo?

Dentro de las quejas de Walter había una pizca de preocupación.

Habían pasado casi cinco días desde que había estado tan ocupado que ni siquiera tres o cuatro hombres podrían llenar sus zapatos, aparentemente, había perdido su voluntad de hacer algo.

Durante los primeros días, todo el mundo aceptó su descanso con alegría. Todos sintieron que Kuhn necesitaba un par de días libres. Justo antes del tercer día, todos pensaron que tenía algo en mente, pero creían que volvería a la normalidad después de encontrar la respuesta, así que no pensaron mucho en ello. Sin embargo, al cuarto día, un par de personas se acercaron y comenzaron a expresar sus preocupaciones. ¿Está enfermo? ¿Necesitaban llamar a un médico?

Aunque Walter creía que debían esperar en silencio un poco más, la gente que lo rodeaba seguía molestándolo, por lo que, no tuvo más remedio que ir a visitar la tienda Raad. El director general de la tienda, Mason, era un anciano del clan Raad y tenía el respeto de todos. También era el hombre que había criado a Kuhn y lo consideraba como su abuelo.

—Debe estar preocupado por algo. Es obvio que este tipo sabe que problemas deben compartirse y qué tipo deben resolverse por su cuenta. ¿No es así? 

—Simplemente, no sabemos qué tipo de problema lo hace reflexionar sobre ello durante cuatro días.

—¿Y por qué quieres saber qué es? 

—Es porque todos están preocupados por él… 

—Ni siquiera conocen el problema. ¿Por qué quieren saber tanto? Dígales a todos que se ocupen de sus propios asuntos. Lo mismo vale para usted.

Había ido allí a quejarse, pero lo único que recibió fue un regaño silencioso, entre miradas.

—Kuhn, Martin está en camino.

Kuhn había cerrado los ojos exasperado, cuando Walter había comenzado a fastidiarlo, pero esta noticia hizo que sus ojos se abrieran y su cabeza se volviera.

—¿Cuándo?

Walter se acercó a Kuhn y levantó un papel doblado. Kuhn lo tomó y lo abrió. El contenido le hizo fruncir el ceño.

—Hoy.

—Sí, probablemente.

—¿El aviso llegó hoy?

—No. Lo recibimos hace dos días.

—Entonces, ¿por qué me lo estás dando ahora?

—No parecía que estuvieras de buen humor para hablar. No es como si fuera algo importante. Martin ya no es un niño. Podrá encontrar su camino aquí sin problemas. Ese bribón. Hace dos años que no viene a este lugar, así que estoy seguro de que está cubierto de polvo. Pero, si le dijéramos que no saldrías a saludarlo, no es el tipo de chico que se molesta por eso.

Kuhn dejó escapar un suspiro mientras veía a Walter hablar y hablar al respecto. Walter había estado cerca de Kuhn durante los últimos días y trató de convencerlo de que saliera, pero Kuhn lo ignoró. Parecía que Walter estaba ofendido y ahora estaba de mal humor.

¿Enfurruñado? ¿Era así cómo debía actuar un hombre de mediana edad y arrugado? Sin embargo, el rostro enfadado de Walter lo describe perfectamente. Este hombre tímido y molesto parecía empeorar con la edad.

—¿Qué hay de Russ?

—Probablemente, esté atrás.

Kuhn se inclinó sobre el alféizar de la ventana y se levantó.

—¿Llegarás tarde?

Walter asumió que Kuhn iba a salir y preguntó.

—Ya veremos.

Cuando Kuhn se fue, Walter gritó alegremente —¡Vuelve pronto! —Detrás de él.

Kuhn salió al patio trasero. Rápidamente, encontró a Russ durmiendo en la rama de un viejo árbol torcido. Al ver a este hombre corpulento durmiendo una siesta en medio del día con las extremidades extendidas, Kuhn pudo entender la frustración de Walter.

Kuhn se cruzó de brazos y miró a Russ por un momento, antes de caminar hacia él. Levantó una pierna y pisoteó la base de la rama. La robusta rama se sacudió peligrosamente. Con su equilibrio hábilmente logrado perturbado, Russ comenzó a tambalearse.

En un momento rápido, Russ se cubrió la cabeza, gritando y cayó al suelo. Frotando su trasero palpitante, Russ ladró.

—¡¿Por qué hiciste eso?!

—Salgamos.

Russ se levantó mientras gruñía.

—¿A dónde?

Kuhn lo miró por un momento y Russ entendió de inmediato a qué se refería.

—¿Eso es todo? ¿Ese tipo es un niño? ¿Te preocupa que se pierda?

—Si te digo que vayas a buscarlo tú solo, no lo harás —respondió Kuhn.

—Por supuesto que no lo haré. No he visto a ese tipo aburrido por un tiempo, y me estaba poniendo cómodo. ¿Por qué saldría a encontrarlo?

—Es tu hermano mayor.

—¡Soy el hermano mayor!

—Cállate. Sígueme.

Kuhn se dio la vuelta. Russ parecía tener muchas quejas acumuladas mientras murmuraba en voz baja, pero, lentamente, siguió a Kuhn. Aunque lo siguió con una expresión amarga en su rostro, se relajó gracias a su naturaleza simple, cuando entraron al bullicioso mercado.

Una vez al año, la mayoría de los comerciantes del continente viajaban al Imperio. Durante unos días, el mercado tenía una variedad de artículos extraños e interesantes. Hoy es ese día. Ya estaba abarrotado en un día normal en la parte este del mercado, pero hoy, apenas podían dar un paso.

En el mercado del Este, se tenía que hacer un informe oficial para poder montar una tienda o un puesto. Los administradores patrullaban regularmente el mercado, por lo que, esta regulación se hacía cumplir al pie de la letra.

Por lo tanto, rara vez se encontraban comerciantes sin licencia. Si aparecían, se les informaba rápidamente y los administradores venían y se los llevaban.

Sin embargo, esa regulación se relajó durante estos pocos días del año. Estos comerciantes que vagaban por el continente no tenían residencia y dependían de la venta ambulante para sus negocios.

Además, cientos de carros y carruajes entraban al imperio durante estos pocos días al año. Controlar a cada uno de ellos era un proceso engorroso y la administración carecía de la mano de obra para hacer cumplir esa regla.

Debido a los nuevos y exóticos productos que llegaron, mucha gente se apiló en el mercado para echar un vistazo. El aumento del tráfico peatonal permitió que los comerciantes preexistentes también aumentaran sus ventas. Incluso si aparecían puestos ilegales aquí y allá cuando se instalaban frente a las tiendas establecidas, todos los dueños de las tiendas fueron generosos y lo permitieron.

—Ooh. Mira eso. Mira. Es una fruta zaka. No puedo creer que la esté viendo aquí. Espera un minuto. Necesito comprar eso.

Russ corrió hacia el puesto que tenía a la venta un montón de frutas del tamaño de un puño. Después de comprar las frutas, su atención se centró en otro puesto que vendía productos más exóticos.

Kuhn se hizo a un lado para no chocar con nadie. Sin embargo, cuando Russ pasó a un tercer puesto, Kuhn chasqueó la lengua y salió. Empezó a lamentar haber traído consigo a ese tipo con déficit de atención.

Mientras Kuhn caminaba por los huecos entre la multitud, sintió que algo se le acercaba a las caderas y lo agarró. Miró a su alrededor, pero nada llamó su atención. Las personas que pasaban junto a él no parecían sospechosas en absoluto.

Kuhn volvió la cabeza sin comprender y miró hacia abajo. Sostenía la muñeca de una niña cuyo rostro había palidecido por su captura.

—Me dijeron que te diera esto…

Había un papelito en su mano. Kuhn tomó la nota y la leyó, antes de soltar a la chica. Finalmente libre, la niña desapareció rápidamente entre la multitud.

Kuhn siguió caminando como si nada. No miró a su alrededor, caminó naturalmente, como si estuviera pasando antes de darse la vuelta y caminar en la dirección opuesta. Luego, entró en una pequeña tienda.

El hombre del mostrador vio a Kuhn e inmediatamente bajó la cabeza.

—Bienvenido. He puesto los artículos que solicitaste aquí.

Kuhn abrió la puerta que el hombre había señalado y entró. La habitación estaba llena de artículos diversos.

—Viniste muy rápido.

Evita estaba sentada sobre un barril de licor, mientras miraba a través de un paquete de papeles amarillentos. Levantó la cabeza cuando entró Kuhn.

—¿Qué está pasando?

—No te he visto en un tiempo. Estaba tratando de encontrar una manera de contactar contigo, pero luego escuché que viniste al mercado, así que…

—No uses este método la próxima vez.

—¿Hice algo mal? —Preguntó ella.

—Tu subordinado podría resultar herido.

Aunque parecía bastante torpe, Russ era, en realidad, un perro guardián muy feroz. Afortunadamente, no había estado al lado de Kuhn cuando se acercó la niña. Si hubiera estado allí la situación sería diferente

—¿Ella se lastimó?

Evita saltó del cañón y gritó.

—No esta vez, pero puede que no tenga tanta suerte la próxima.

Evita dejó escapar un suspiro de alivio.

—Está bien. Entonces, ¿cómo puedo contactarlo?

—Envía a alguien a la residencia.

—¿De verdad puedo hacer eso?

—¿Alguna vez te he prohibido hacerlo?

—No… No. No lo hiciste.

Evita cerró la boca humillada. Había estado esperando que Kuhn abandonara su residencia para poder enviarle a su subordinado, pero todo fue en vano.

—Conocí al Rey de Plata.

—Te dije que no tenías que actuar como espía.

—Lo sé. No hablamos de nada de valor. Pero había algo extraño. Ella me pidió que investigara a alguien.

La ceja de Kuhn se movió.

—¿A mí?

—Ella quiere saber sobre el líder de Kaligo. ¿Qué debo hacer?

Evita observó la expresión de Kuhn mientras preguntaba con cautela. Para ser sincero, Evita quería pagarle al Rey de Plata a cambio de cierta información. ¿Cuál era su relación con este hombre?

La Princesa del Imperio y el líder de un grupo de mercenarios que se mantenía fuera del alcance del Imperio. No importa cuánto reflexionara, no podía entender cómo se conocieron estos dos en primer lugar.

Kuhn se rió entre dientes. Le había dicho a la princesa que averiguaría lo que fuera que ella le pidiera al comerciante de información. Realmente, no iba a hacerlo, pero la princesa, probablemente, le creyó. Aun así, a ella no le importó y, aun así, le encargó a Evita una investigación.

Parecía algo que ella haría.

—Haz lo que siempre haces.

—Así que quieres decir…

—Estoy seguro de que hay filas de personas que solicitan mi información, ¿verdad?

—Bueno, sí…

—Solo dale al Rey de plata la información que le darías a cualquier otra persona. ¿O es que tienes algún otro tipo de información sobre mí?

Evita negó vigorosamente con la cabeza.

—No, por supuesto que no. No tengo nada de eso.

No importa cuánto amaba el dinero, no quería perturbar el temperamento de este hombre.

—No me llames para algo inútil.

El rostro de Evita se torció en un ceño fruncido cuando vio a Kuhn girarse para irse. Ella le sacó la lengua por la espalda. Era bastante arrogante.

No se olvidó de saludar cortésmente a su cliente cuando se fue. Evita se inclinó para recoger el fajo de papeles que se le había caído accidentalmente.

—Ah, una cosa más. Parece que el Rey de Plata ha venido al mercado hoy.

Evita no se dio cuenta de que el Kuhn, que había estado girando el pomo de la puerta, se había congelado en su lugar. Ella continuó charlando. No esperaba que él escuchara lo que estaba diciendo, por lo que era más como si estuviera hablando consigo misma.

—Vi a un caballero familiar cuando estaba en el mercado. Definitivamente, era uno de los escoltas que sirven al Rey de Plata. Estaba sirviendo a una mujer noble que había salido de excursión. Parecía bastante tenso, así que me aparté. Creo que estaba con un miembro de la familia o un amante. Pero si este caballero está escoltando a alguien por el mercado, ¿quién más puede ser? El rostro de la noble estaba escondido detrás de su capucha, así que no pude verla bien, pero tenía la sensación de que era ella. Debió haber salido a mirar alrededor del mercado. ¡Agh, qué diablos!

Sintió que una sombra se cernía sobre ella, así que miró hacia arriba y soltó un grito de sorpresa. Ella pensó que él ya se había ido, pero este hombre estaba parado frente a ella.

—¿Dónde la viste?

Después de que se alejó un poco, Evita murmuró con una cara aturdida.

—La vi por allí hace un tiempo. No sé si todavía estará allí…

Su curiosidad se despertó. La reacción del hombre fue inusual.

—¿Qué sucede? ¿Debería ponerle una escolta? —Evita negó con la cabeza —basta. Será mejor si no me meto en los asuntos de ese hombre.

Evita confió en su intuición.

♦ ♦ ♦

En el mercado del Este, había una calle donde todas las boutiques y artículos de lujo se vendían a los nobles y ricos. Esa zona siempre estuvo relativamente tranquila. A veces, uno se preguntaba si las tiendas allí ganaban algo de dinero.

Sin embargo, si uno se quedaba y vigilaba, se daría cuenta de que había un flujo constante de carruajes que pasaban.

La gente que bajaba de sus carruajes y la gente que salía de las tiendas para subirse a sus carruajes… todos vestían ropa que los distinguía de los demás. Si bien sus ojos siempre se volvían para mirar el bullicioso mercado a una distancia, nadie iba allí para verlo por sí mismo.

Era como si hubiera un límite invisible entre la tierra de la nobleza y la tierra de los plebeyos. Y apostado en este límite imaginario, había una tienda de ropa increíblemente grande.

Aunque la tienda tenía otro nombre, todo el mundo la llamaba tienda de ropa blanca. Por eso, un día desapareció el cartel con el nombre de la tienda. Y así, la tienda se hizo conocida como una tienda de ropa en general.

En esta tienda, se puede encontrar todo tipo de tejido conocido por el hombre. Los clientes que compraron en esta tienda eran de todos los rangos y posiciones.

La mitad de la exhibición de la tienda mostraba telas de lujo, mientras que la otra mitad mostraba telas de uso diario. Habían instalado puestos fuera de la tienda para exhibir sus telas que venían en una variedad de colores para que los clientes pudieran echar un vistazo.

A pesar de que el hombre no vestía uniforme, cualquiera podría decir que era un caballero. Y la mujer con una capa a su lado estaba mirando las telas en uno de los puestos.

La capucha le cubrió la cara de una manera que tapaba su frente. No se podía ver su rostro, pero su estatura no era muy diferente a la del caballero. Sin embargo, aquellos que habían llegado al mercado no se preocupaban por esta extraña pareja y continuaron ocupándose de sus propios asuntos.

Además, el mercado estaba mucho más concurrido de lo habitual. Mucha gente extraña e inusual caminaba por ahí, por lo que, el hombre y la mujer, no parecían fuera de lugar en absoluto.

Que adorable.

Sienna estaba completamente inmersa en su primera salida. Nunca supo que existiera una tela tan colorida con un diseño tan bonito. Esta fue la primera vez que se dio cuenta de que toda su ropa comenzó siendo telas sin forma colgadas de trozos de madera.

Ella había estado observando por un tiempo, pero todavía no estaba cansada de eso. Ella no entró en la tienda. En cambio, simplemente, miró alrededor de los puestos afuera. Los empleados que vigilaban los puestos no dijeron nada mientras Sienna iba tocando las telas que estaban colocadas.

Podían decir, con una sola mirada, que era una mujer noble que había venido al mercado para una excursión. No se atrevieron a molestar a un cliente potencial.

Los empleados vieron que un carro se acercaba a la tienda y saltaron de sus asientos.

—¡Llega mercancía! ¡Por favor, háganse a un lado!

—Un carruaje está pasando. ¡Por favor, muévanse a un lado para que no se lastimen!

Los empleados comenzaron a gritar e hicieron un gesto a la gente que paseaba por los puestos. Sienna se mezcló con la multitud que se movía y fue empujada contra la pared. Ella había sido separada del guardia a su lado cuando él fue empujado más lejos.

Sienna casi nunca antes había chocado las mangas con un completo extraño. La sensación de no poder moverse libremente mientras la empujaban y tiraban era una experiencia desconcertante para ella.

Debido a que era bastante alta, Gilbert logró encontrarla relativamente rápido. El rostro de Gilbert estaba oscuro por la preocupación. Ni siquiera podía gritar y llamarla.

—Déjame pasar. ¡Muévete, por favor!

Empujó a la gente a un lado mientras se dirigía hacia la princesa.

—¡¿Quién empuja?!

—¿Qué sucede contigo?

Los gritos vinieron de aquí y de allá. De repente, el carro se detuvo frente a la tienda. Era casi el doble de grande que un vagón normal y la gente lo evitaba, lo que provocó que la multitud se dividiera.

Sienna retrocedió para mantener la distancia entre ella y estos extraños. Después de ser empujada y jalada en múltiples direcciones, finalmente, logró escapar de la multitud.

Ella dejó escapar un suspiro de alivio. De repente, una fuerte fuerza la envolvió por detrás. Para cuando se dio cuenta de que alguien la rodeaba con el brazo, ya la estaban arrastrando.

La pequeña boutique junto a la tienda de ropa blanca había cerrado hace unos días. El toldo de la tienda estaba doblado hacia atrás para indicar que la tienda estaba cerrada. Había una sombra diagonal proyectada por el toldo. Era lo suficientemente grande como para que alguien se interpusiera, pero no lo suficiente como para que alguien se escondiera.

Sienna mantuvo la calma. Ella no se defendió.

—Si espero un poco, estoy seguro de que los caballeros vendrán por mí.

Podía ver los pies de la gente que pasaba. Se sintió mejor sabiendo que no la estaban arrastrando a un lugar apartado.

—¿Estás sorprendida?

La voz baja en su oído sonaba familiar.

¿Kuhn?

Conmocionada, Sienna se movió. Los poderosos brazos que habían estado restringiendo sus movimientos se aflojaron. En lugar de huir, se dio la vuelta. La capucha que le había estado cubriendo la cabeza se bajó ligeramente, dejando al descubierto su frente. Se encontró con los ojos negros del hombre.

Ah…

La tensión en su cuerpo desapareció inmediatamente. Sus ojos, que habían estado fríos por la ansiedad, se suavizaron en un instante. Ella no estaba al tanto de esta transformación que se había apoderado de ella. Pero Kuhn fue testigo de todo.

¿Alegría? ¿Deleite? No podía explicar las emociones que brotaban de su corazón.

La verdad era que Kuhn estaba nervioso. Le preocupaba que lo mirara con sus ojos fríos cuando se volvieran a encontrar. ¿Qué haría él si ella lo rechazara con sospecha en sus ojos? Sin embargo, tan pronto como se dio cuenta de que era él, su expresión cambió, Kuhn se sintió ligero como una pluma. Sintió que iba a estallar en carcajadas. Quería abrazarla y derramar besos sobre ella.

Kuhn gruñó al sentir un golpe en el estómago. Había sido descuidado y no se dio cuenta del puño que venía hacia él. No, no había sido descuidado. No lo esperaba en absoluto.

—¿Qué crees que estás haciendo? Necesitas volver y aprender tus modales.

Sienna agitó el puño frente a sus ojos como una amenaza. De hecho, dolió mucho. Kuhn frunció el ceño, pero no pudo contener la risa que brotó. Sienna lo fulminó con la mirada.

—Veo que un golpe no fue suficiente.

Kuhn se rió disimuladamente, mientras le ponía ambas manos sobre los hombros y la giraba. La línea de visión de Sienna fue desde los ojos de Kuhn hasta el frente.

Tan pronto como Kuhn le quitó las manos de encima, el extremo afilado de una espada se acercó a su cuello.

—¿Está bien?

Gilbert había entrado en las sombras del toldo con un brillo asesino en sus ojos. Aparecieron tres caballeros más y apuntaron con sus espadas a Kuhn.

Kuhn quedó rodeado en un instante. Levantó ambas manos en señal de rendición.

Gilbert no era el único escolta que Sienna había traído con ella. Había más caballeros que la habían estado observando desde una distancia mayor. Aunque Gilbert la había perdido de vista, los otros caballeros mantuvieron sus ojos en ella desde lejos.

Si Kuhn hubiera querido secuestrar a Sienna realmente y huir con ella, habría fallado. Por supuesto, Kuhn ya estaba al tanto de estos otros caballeros en primer lugar.

—Estoy bien.

Sienna se cubrió la cara con la capucha. Por un momento, se había olvidado de sus acompañantes. Su rostro se sonrojó debajo de la capucha.

—Me disculpo. Recibiré mi castigo por no poder cumplir con mis deberes cuando regresemos. Por favor, camine lentamente y permanezca detrás de mí.

¿Qué debería hacer? Sienna luchó por encontrar una manera de salvar a Kuhn en esta situación. A este paso, los caballeros se lo iban a llevar. Solo pensar en los eventos que seguirían hizo que su cabeza palpitara.

Kuhn trabaja para el Rey de Hierro, por lo que el Rey de Hierro daría un paso al frente y trataría de protegerlo. Esto le daría al Rey Rojo una excusa para interferir. Sienna no quería que este problema se agrandara.

—Creo que esta es la primera vez que nos reunimos públicamente.

Kuhn le habló a Gilbert con una voz tranquila. Todos los caballeros lo miraron confundidos.

—Parece que ha habido un malentendido. Soy el guardia secreto de Su Alteza.

Gilbert y los caballeros se sorprendieron. Sienna se sorprendió. Esto sonaba absolutamente ridículo.

Nadie aquí fue lo suficientemente crédulo como para responderle a Kuhn con un ah, ya veo. De hecho, Gilbert acercó su espada al cuello de Kuhn. Si lo empujaba un poco hacia adelante, le atravesaría la piel.

—Su Alteza.

Instó Gilbert. Sienna se acercó y se situó detrás de Gilbert. Una vez que estuvo a salvo, Gilbert comenzó a interrogar a Kuhn.

—¿Guardia secreto?

Su Alteza ha venido hasta aquí. ¿De verdad pensaste que no había otros guardias en un lugar tan peligroso?

Kuhn miró a Sienna y sonrió.

—¿No es Su Alteza una persona muy minuciosa?

Debajo del capó, Sienna miró a Kuhn. Ella sintió que él la estaba tomando como una broma. ¡Y lo estaba haciendo mientras mentía con indiferencia!

Debería haberlo golpeado mucho más fuerte, pensó Sienna mientras apretaba los puños con ira.

—Nunca te había visto antes —dijo Gilbert.

—Porque soy un guardia secreto. No planeaba revelarme, pero como bien sabes, Su Alteza fue empujada entre la multitud. Me preocupaba que tropezara y cayera, así que me atreví a revelarme. Pido disculpas si crucé una línea.

—Fui yo quien no pudo cumplir adecuadamente con mis deberes, así que no tengo nada que decir.

Los ojos feroces de Gilbert se posaron ante el comportamiento cortés de Kuhn.

—Su Alteza, ¿este hombre está diciendo la verdad?

Si Sienna niega la afirmación de Kuhn, se le imputarían más cargos. Por lo tanto, Sienna solo pudo asentir con la cabeza.

Los espíritus caóticos de los caballeros se calmaron un poco. Si Kuhn no era alguien enviado para asesinar a la familia imperial y, en realidad, era un guardia secreto, los caballeros estaban dispuestos a aceptarlo con los brazos abiertos. Si hubiera sido un asesino y los caballeros no hubieran podido proteger al Rey de Plata, ellos serían los que asumirían la responsabilidad.

—¿Estás solo?

—Por supuesto que no. No puede ver a los demás. Al igual que yo, hay cinco caballeros más, además de usted, señor.

Cuando Kuhn declaró el número exacto de caballeros en su compañía, Gilbert se relajó por completo.

—Por favor, no crea que Su Alteza no confía en los caballeros. No es extraño que ella esté aumentando su protección.

—Tienes razón. No soy suficiente. Ella había tenido suficiente perspicacia para saber eso y se preparó en consecuencia.

—Creo que nos ocuparemos de las cosas desde aquí. Siento que estás más cómodo en la configuración oficial, mientras que nosotros estamos más preparados para lo inesperado.

Kuhn habló como si también estuviera hablando por los otros guardias secretos. Gilbert pensó en esto seriamente mientras tarareaba.

—¿Por qué no volvemos al palacio, alteza?

Gilbert le sugirió esto seriamente a Sienna. Pensó muy poco en los peligros de viajar en secreto fuera del Palacio. Solo recordar cómo se había mezclado con la multitud antes, hizo que su corazón se detuviera. Luego, se dio cuenta de que esto es lo que se sentía al tener la visión en blanco.

Sienna sabía cómo debía responder. Pensó en la mentira de Kuhn. Si regresara ahora, no levantaría sospechas y no debería participar en la mentira desde un punto de vista moral. Especialmente, cuando los caballeros solo pensaban en su seguridad.

Sin embargo, ella no respondió con un regresaré al Palacio.

—¿Su Alteza?

—Continuaré con mi salida. El resto de ustedes pueden esperarme en la entrada este.

—Sí, su Alteza.

Nadie intentó hacerle cambiar de opinión. Sin otra palabra, los caballeros dieron un paso atrás, pero Sienna sintió que se llenaba de culpa.

¿Por qué…?

Ella había ignorado su razón y había seguido sus instintos. Ella no podía entender por qué hizo esto.

Kuhn tiró de su brazo. Sienna perdió el equilibrio y se apoyó en él. La sostuvo cerca de él mientras abría la cerradura de la tienda y entraba. Una vez que la puerta se cerró, los fuertes ruidos del mercado se amortiguaron. Se sentía como si hubieran entrado en un mundo completamente diferente.

Sienna lo apartó con frialdad. Lo sintió contener la respiración mientras esperaba ansiosamente. Ella sintió que su reacción también era una mentira.

—Mentiroso.

—Su Alteza.

—Estafador.

Siempre que abría la boca, mentía. ¿En algún momento decía la verdad? Ella, enojada, se quitó la capucha, levantó bruscamente sus ojos feroces y lo miró. Sin embargo, cuando sus ojos se encontraron con los de él y vieron su expresión frustrada, sintió como si una espina sin filo se clavara en su corazón.

Sus ojos se profundizaron. Podía ver el deseo reprimido asomar su fea cabeza dentro de él. Esos ojos ya no le eran desconocidos. Sienna estaba tensa. Su corazón comenzó a latir más rápido. Sin embargo, en lugar de correr hacia ella, en realidad, dio un paso atrás. Sonrió alegremente.

—Has elegido a una persona bastante pura como tu guardia.

No le gustó cómo había puesto más distancia entre ellos, pero no lo demostró.

—No insultes a Gilbert.

—No lo estoy insultando. Parece muy tímido, pero es muy leal. Pero creo que todavía necesitas a alguien a tu lado que te diga no, de vez en cuando. Si estuviera en su posición, te habría llevado de regreso al palacio incluso si tuviera que llevarte yo mismo.

—No soy un maestro moralista. Sin embargo, tomaré mi propia decisión. No necesito la opinión de nadie más sobre algo tan trivial como esto.

Kuhn no se sorprendió por su respuesta, ya que sabía de su naturaleza extraordinariamente obstinada.

Sin embargo, eres bastante moralista.

Kuhn se guardó este pensamiento para sí mismo.

—¿Mis guardias secretos me ayudarán a terminar esta salida con éxito?

—Por supuesto. Son bastante excelentes. Una sola persona puede hacer el trabajo de diez.

Sienna recordó cómo había dicho “nosotros” antes y se rió entre dientes.

—¿Estás en medio de una excursión? ¿No viniste aquí para echar un vistazo al mercado?

Kuhn negó con la cabeza mientras chasqueaba la lengua.

—¿Por qué estás actuando así? Es grosero.

—Ocultaste tu identidad y saliste a observar e inspeccionar la vida diaria de tus súbditos. ¿Es correcta mi suposición?

—Estás en lo correcto.

—Entonces, has abordado todo esto mal. El solo hecho de llevar un vestido sencillo no puede considerarse un disfraz. Cualquiera que te haya visto pensará que eres una mujer noble con todos esos guardias a tu alrededor.

Sienna no lo negó. A pesar de que el puesto estaba abarrotado, pudo observar todo fácilmente. Esto se debía a que nadie se le había acercado.

Cada vez que pasaba de un puesto, alguien se apresuraba a ir a su lugar y echaba un vistazo a la mercancía o hablaba con un empleado como si estuvieran esperando a que se fuera. Ella había visto que esto sucedía varias veces y descubrió la razón de este comportamiento.

—Escondí mi rostro a propósito. Mis escoltas vestían ropas de civil y escondían sus armas. Tenía miedo de revelar algo que no debería y no le dije ni una palabra a Gilbert. ¿Qué hice mal?

—Todo. ¿Por qué escondiste tu rostro? Las mujeres normales no usan capuchas así. Incluso si Gilbert usa ropa de civil, su comportamiento rígido hace que sea obvio que es un caballero. Los plebeyos son más observadores de lo que piensas. Es porque son débiles. Por lo tanto, no pueden permitirse el lujo de ser descuidados ni por un momento. Son como los animales que duermen con un ojo abierto. Si menosprecian a un miembro de la nobleza, les traerá problemas. Nadie permitirá que se los perjudique por ignorantes. Y también es extraño estar tan callado con los de tu compañía. Y esa capa que estás usando. Es increíblemente cara. Incluso si un plebeyo ahorrará el salario de un año, todavía no sería capaz de comprarlo.

Mientras escuchaba cada palabra que decía, la cabeza de Sienna bajó gradualmente. Ella jugueteó con su capa. La piel de zorro adornada, se sentía muy suave. Finalmente, se dio cuenta de que su capa era obviamente cara.

Ahorrar el salario de un año… Nunca pensó en el valor de un artículo como ese.

Gilbert le había conseguido la capa. ¿Por qué? ¿Fue porque no pudo conseguirle una capa más sencilla?

Como si le hubiera leído la mente, Kuhn habló.

—La persona que te dio la capa, probablemente, no se dio cuenta. Es muy difícil ser consciente de las vidas que son completamente diferentes a la propia. Los plebeyos tampoco conocen la vida de los pobres.

Necesitaba a alguien así a su lado.

Había mucha gente talentosa alrededor de Sienna. Pero habría estado bien si sus seguidores fueran lo suficientemente tontos en su lugar. En lugar de una persona astuta que siempre estaba pensando en su próximo movimiento, Sienna preferiría tener a una persona sencilla a su lado, incluso si venía con sus propias frustraciones. Estaba segura de poder llenar cualquier vacío que tuvieran sus seguidores.

Las cosas que ella no sabía. Las cosas triviales o incluso las más importantes. Necesitaba que alguien le dijera estas cosas de una manera sencilla.

Es por eso que el Rey de Hierro eligió a Kuhn… 

Este hecho del que Sienna acababa de darse cuenta, era conocido por el Rey de Hierro, por lo que estaba preparado para ello. ¿Es por eso que se convirtió primero en emperador? Sienna sintió una peculiar sensación de conmoción.

Kuhn se rió con una expresión preocupada en su rostro.

—Su Alteza, si me mira así, lo entenderé mal.

—¿Entender mal qué?

—Tus ojos me miran con una mirada tan ardiente. Casi como si me quisieras.

—Tienes razón. Te quiero.

—¿Qué…?

—Envidio al Rey de Hierro. Tiene mejor ojo para la gente talentosa que yo.

Los ojos de Kuhn temblaron de vergüenza, antes de soltar una risa desanimada.

—Ahh… Eso es lo que quisiste decir.

—No te preocupes. No he olvidado que eres uno de los hombres del Rey de Hierro.

—¿No vas a intentar hacerme cambiar de opinión?

—Eso es horrible. Veo que estás tratando de sondearme. A un hombre que ha traicionado a alguien una vez le resultará más fácil traicionar de nuevo. No importa lo talentoso que seas, no necesito un hombre infiel.

—Llamarlo traición, es demasiado… Ya te lo dije. El Rey de Hierro no es mi maestro.

—Entonces, es algo aún peor.

No queriendo iniciar una discusión, Kuhn mantuvo la boca cerrada. ¿Por qué era tan extrema? No siempre hubo una jerarquía en la relación entre dos personas.

Ah, ya veo.

Kuhn, de repente, se dio cuenta. Era como si un velo frente a sus ojos finalmente se hubiera levantado. Esta mujer era alguien que había nacido en una posición privilegiada y creció como tal.

Mientras viajaba por el continente, conoció a muchos reyes y nobles. Todos eran rígidos en sus formas de pensar, pero la Princesa solo se diferenciaba de una manera. No tenía que mostrar su estatus superior de una manera tan vulgar. Porque ella estaba en la cima de la cima.

Durante los últimos días, estaba agonizando por un problema. Al ayudar a Dian, inevitablemente clavaría una daga en la espalda de la princesa. Solo había un trono imperial. Una vez coronado el vencedor, el otro perdería en esta lucha.

No eligió a Dian por un sentido de lealtad. Si hubiera conocido a la princesa antes que a Dian, podría haber tomado una decisión diferente.

¿Cómo habría sido si la hubiera conocido primero? Cuanto más imaginaba esta realidad alternativa, más lo lamentaba.

Como no podía ver a Dian con un corazón tan tembloroso, Kuhn se había encerrado en su residencia. El problema que lo había estado carcomiendo dentro de su cabeza se había resuelto de un solo golpe.

A pesar de que no llegaría a esto, incluso si tuviera que darle la espalda a Dian, nunca podría tomar la mano de ella.

Para ella, un vasallo era solo un vasallo. Una vez que se consideraba a alguien por debajo de ella, nunca podrían moverse hacia arriba en sus ojos. No quería la riqueza y el poder que provenían de ayudarla a subir al trono. Quería algo más básico y mucho más simple que eso.

Kuhn miró a Sienna y se rió entre dientes. Fue una risa de alivio.

—Tiene una decisión que tomar, Su Alteza. Una salida más perfecta o una salida menos perfecta. ¿Cuál prefiere?

Sienna entrecerró los ojos. Sintió que él estaba bromeando con ella.

—¿No es obvio?

—Sí, estoy seguro de que quieres una salida más perfecta. ¿Harás lo que te diga? Claro que si no quieres, entonces, la menos perfecta.

—Lo haré. Haré lo que me digas.

—Entonces, cámbiate de ropa. Estoy seguro de que hay algo por aquí que puedes ponerte…

Kuhn miró a su alrededor. Había muebles esparcidos aquí y allá. Parecía que no había pasado tanto tiempo desde que el negocio había cerrado. Todavía quedaba algo de mercadería.

Abrió una puerta. Era una pequeña habitación que se usaba para almacenamiento. Después de encontrar los productos colocados debajo de una tela, dejó escapar un murmullo, bingo.

Retiró la tela. La ropa colgaba de las perchas en un perchero. Por ser ropa abandonada, tenían diseños terribles y estaban hechos de materiales pobres. Rápidamente, eligió una camisa y un pantalón.

Sienna simplemente miró la ropa que le mostró.

—Incluso si no son de tu agrado, no tenemos otra opción. La forma más fácil de mantener tu identidad oculta es disfrazándote de hombre.

Sienna no estaba descontenta con ese aspecto.

—No debemos tocar cosas que no nos pertenecen.

Kuhn estalló en carcajadas. Esta era la primera vez que conocía a alguien con una moral tan alta.

—No se preocupe por eso. Me aseguraré de pagarle al dueño.

—Envíame la factura.

Sienna tomó la ropa y miró a su alrededor.

—Puedes cambiarte aquí.

Kuhn salió de la sala de almacenamiento e hizo un gesto a Sienna para que entrara, ella miró dentro de la habitación. Era pequeño y desordenado.

Kuhn cerró la puerta desde fuera y la habitación quedó a oscuras. Sin embargo, entraba algo de luz a través de la pequeña ventana, por lo que todavía podía ver algo.

Sienna inspeccionó la ropa que le habían dado. A pesar de que nunca antes había usado este tipo de ropa, estaba hecha de forma simple, por lo que sabía dónde poner sus brazos y piernas. Desabrochó el broche y se quitó la capa. Luego el vestido.

¿Qué debería hacer? Con una expresión en blanco en su rostro, palmeó su cuerpo. No importa dónde tocará, no sabía cómo quitarse el vestido.

Incluso si el vestido de Sienna no era caro, seguía siendo un vestido para una mujer noble. Los plebeyos rara vez usaban vestidos de una pieza. Si alguien le indicaba cómo quitárselo, podía hacerlo ella misma. Sin embargo, Sienna nunca se había puesto la ropa sola.

—Su Alteza.

Cuando ella no respondió, Kuhn llamó a la puerta una vez más.

—Su Alteza. ¿Ya ha terminado?

Ella no pudo responderle. Llamó de nuevo.

—¿Está todo bien? Voy a entrar.

Sienna lo miró a los ojos cuando entró. Kuhn vio que todavía estaba allí con su vestido y dio un paso atrás.

—Por favor, avísame cuando hayas terminado.

—Te… necesito.

Kuhn volvió la cabeza.

Dijo las palabras con tanta dificultad. Sienna se sentía increíblemente avergonzada. Pensar que ni siquiera podía hacer algo tan simple como quitarse la ropa. Se sentía completamente inútil.

—¿En qué te puedo ayudar?

—No sé cómo quitármelo.

Kuhn la miró en silencio, antes de soltar un ah.

—Parece que he sido desconsiderado. Traeré a alguien para que te ayude.

—¿Quién? No traje ninguna dama de honor conmigo.

—Entonces… Entonces…

—No hay mucho tiempo. Necesito regresar al Palacio antes de que se ponga el sol. Hágalo usted mismo.

—¿Qué…?

—No puedo verlo con mis propios ojos, pero creo que está amarrado en mi espalda. Debe haber un nudo, así que todo lo que necesitas hacer es soltarlo.

Estuvo a punto de decir que esto era demasiado para él. Como todos los guardias habían sido despedidos, eran los únicos dentro de esta tienda vacía. Debido a que el toldo se había bajado afuera, las ventanas estaban lo suficientemente cubiertas para mantener la habitación relativamente oscura. Era el lugar perfecto y apartado para cometer algunos actos secretos.

Estaba agradecido de que ella confiara en él, pero también se sentía un poco amargado. Significaba que ella no lo veía como un hombre.

Incluso si se acercaba un poco más a ella, podía oler su aroma mezclado con su perfume. Casi perdía la cabeza por la necesidad de tocarla. Esta mujer nunca sabría cómo se estaba reprimiendo desesperadamente.

Kuhn caminó silenciosamente hacia la puerta principal de la tienda. Sienna pensó que iba a buscar a alguien más para ayudarla.

Kuhn se agachó antes de llegar a la puerta. Estaba recogiendo algo del suelo. Luego, se dio la vuelta y caminó hacia Sienna. Cada vez que daba un paso, las tablas del suelo crujían. Entonces, él estaba justo en frente de ella.

—Por favor, da la vuelta.

Sienna lo miró sin comprender, antes de bajar los ojos. Sostenía una pequeña tijera de tela en sus manos.

Sienna se dio la vuelta. Cuando escuchó el suelo crujir una vez más, contuvo la respiración. Estaba justo detrás de ella.

¿El sonido de los hilos al ser cortados siempre era tan fuerte? Cada vez que escuchaba un chasquido, sentía que la presión en la parte superior de su cuerpo se aflojaba. Sin embargo, se sintió sofocada, como si los lazos alrededor de sus caderas se estuvieran apretando más.

No puso una mano sobre su ropa, pero todavía se sentía como si se la estuviera quitando con sus manos. Ella apretó su agarre en sus faldas.

Los sonidos cesaron. El sonido metálico de las tijeras también desapareció.

¿Se acabó? La pregunta nunca salió de sus labios. No se podía escuchar ni un suspiro en este silencio.

La mano de Kuhn permaneció en el aire mientras flotaban sobre su hombro. Mordió y apretó el puño.

No debía tocarla. Conocía bien su condición. Estaba a punto de explotar. Si se agrega una gota más, la presa estallaría.

Se llevó las manos a la espalda. Se restringió para no hacer ninguna tontería. Luego, inclinó ligeramente las caderas y le habló al oído.

—Terminé.

Aunque Sienna escuchó sus pasos y la puerta cerrarse, permaneció quieta. Afortunadamente, estaba oscuro y, por suerte, no había visto su rostro.

Ella se sintió febril. Se sentía como si estuviera ardiendo. Sienna levantó ambas manos y se cubrió el rostro cálido.

♦ ♦ ♦

Kuhn se cruzó de brazos y se apoyó contra la pared. Su dedo estaba tocando su brazo, revelando sus emociones internas. Cuando escuchó la puerta abrirse, volvió la cabeza.

Maldita sea.

Kuhn suspiró. Incluso si estuviera usando un saco, su figura aún brillaría. No servía de nada disfrazarla de hombre así.

Kuhn la miró en silencio. Sienna vaciló torpemente.

—¿Hay algún problema? ¿Me puse algo mal?

—Lo usaste correctamente, pero…

Kuhn pasó junto a ella y entró en la sala de almacenamiento. Rebuscó en la pila de ropa y, finalmente, encontró lo que estaba buscando.

—Por favor, usa esto por encima.

Sienna vio que sostenía una túnica larga que le llegaba hasta el muslo.

—¿Cuál es la diferencia entre esto y lo que estaba usando antes?

—Hay una diferencia entre una mujer noble que lleva una capa y un hombre que lleva una. Afortunadamente, el mercado está abierto a todo tipo de comerciantes en este momento. Debido a que hay mucha gente caminando con la cara cubierta, no estarás fuera de lugar.

—¿Por qué esconden sus rostros?

—Porque son comerciantes. Hay algunos que tienen cicatrices en la cara y no quieren llamar la atención de nadie.

Sienna asintió. Siempre que estaba con él, aprendía todo tipo de cosas nuevas. Se dio cuenta de que había muchas cosas que no sabía.

—Por favor, tampoco hables. Tu voz lo revelará.

—No.

—Estaré hablando contigo. Solo necesitas asentir o sacudir la cabeza.

—Todo bien.

—Si quieres perfeccionar tu disfraz, hay una cosa más.

—¿Qué es?

—Si te hablo cortésmente, los demás pensarán que eres un hombre de alto estatus. ¿Estaría bien que hablara contigo cómodamente? Si no quieres, podemos continuar con una menos perfecta…

—¡Está bien!

Sienna lo fulminó con la mirada mientras le respondía.

—Pero es mejor que me gusten los resultados que obtengo con este disfraz.

Él le sonrió.

—Por supuesto. Y será bueno darte un nombre falso. Un nombre de hombre…

—Edward.

Edward Roxan. Sienna decidió usar su nombre falso.

¿Cómo se siente? ¿Conseguí un golpe? Kuhn se rió disimuladamente cuando vio su rostro triunfante. Levantó ambas manos y le tapó la cabeza con la capucha de la bata.

—Solo necesitas recordar una cosa. Nunca te apartes de mi lado.

Los ojos de Sienna se agrandaron. Rápidamente, la agarró del brazo y la arrastró hasta la puerta antes de abrirla.

La razón por la que Sienna nunca se había aventurado lejos de la tienda de ropa blanca era que era más fácil mirar alrededor en un lugar con menos gente. Ni siquiera pensó en ir más lejos en el mercado. No quería que a sus guardias les resultará más difícil vigilarla en un espacio tan abarrotado.

Sin embargo, ahora se encontraba en el centro del bullicioso mercado. Kuhn la agarró silenciosamente por el hombro, por lo que Sienna fue a donde la llevara. Con él liderando el camino, lograron evitar toparse con personas.

Sus ojos estaban mirando a su alrededor constantemente. Estaba desordenado, ruidoso y lleno de todo tipo de olores. Todo le resultaba fascinante. ¿Por qué era tan fuerte? ¿Por qué gritaban todos cuando todo lo que hacían era vender y comprar bienes? Era tan diferente de las fiestas sociales a las que asistía.

Qué caótico.

Sin embargo, había una energía aquí. Aunque no veía ninguna de las bonitas sonrisas a las que estaba acostumbrada a ver en las fiestas sociales, todas las personas con sus ropas raídas tenían una mirada animada en sus rostros.

Los comerciantes ladraban y gritaban por las calles mientras trataban de atraer más clientes. Entre ellos, el grito de una persona llamó la atención de Sienna.

—¡Colas de mantis del desierto! ¡El mejor afrodisíaco que existe! ¡Tenemos colas de mantis del desierto a la venta!

¿Mantis del desierto? ¿Cómo podría ponerse a la venta un monstruo así?

Sienna halo la ropa de Kuhn. Extendió la mano y señaló al hombre que vendía la cola de mantis del desierto.

Debo ir a ver eso. Kuhn pareció preocupado y dejó escapar un suspiro.

—Eso es una estafa. No te preocupes. Es un vendedor ambulante de medicinas. Ah, probablemente no sabes qué es eso. ¿Cómo debería explicar esto?

Sienna negó con la cabeza. Si era una estafa, quería verlo aún más. ¿Cómo se atrevía ese hombre a estafar a sus buenos súbditos? Ella nunca lo perdonaría.

Un grupo de espectadores se había reunido alrededor del puesto del comerciante. Sienna y Kuhn estaban entre ellos. Sienna miró al comerciante y miró a su alrededor.

Se amontonaban manojos de algo seco y negro. Tenía aproximadamente la longitud de una mano. Un hombre solicitó a la multitud. Otro molía estos objetos desconocidos hasta convertirlos en un polvo fino. Otro hombre estaba respondiendo a las preguntas de los espectadores. En total, había seis hombres que dividieron el trabajo en este puesto. A juzgar por su ropa, no eran del Imperio.

—No es algo que puedas ver todos los días. Verás, una mantis del desierto no morirá incluso si se ha cortado en dos pedazos. Una sola gota de veneno de su cola puede matar a un búfalo de agua. Así de terrible son. Cuando sale el sol, se acurrucan debajo de las rocas. Pero cuando se pone el sol, cazan bestias que son docenas de montones de veces más grandes que ellas…

Parecía que se trataba simplemente de escorpiones con el título mantis del desierto dio una palmada a las colas.

—Pero eso no es lo más loco de ellos. Una vez que la temporada comienza a enfriar, encuentran a sus parejas… ¡están juntos durante cinco días! No descansan y se aparean durante cinco días. ¿No estás satisfecha con tu esposo por la noche? Dale de comer esto.

El comerciante comenzó a compartir algunas historias sucias con los clientes de mediana edad. Hubo una risa ruidosa. El vendedor y algunos de los espectadores comenzaron a intercambiar bromas.

Uh…

Kuhn se echó hacia atrás el cabello inquieto. Por lo general, este tipo de historias entraban por un oído y salían por el otro, pero de repente sonaban muy embarazosas.

—No hay necesidad de escuchar esto. Todavía hay mucho que necesitamos ver…

Sienna hizo un gesto hacia el comerciante y luego hacia la pila de bultos junto a él.

Kuhn casi no podía creerlo, así que tuvo que preguntar.

—¿Quieres comprarlo?

Sienna asintió. No sabía cómo describir este ridículo sentimiento. El primer regalo que compraría para la mujer que tenía en el corazón era un escorpión seco que le serviría como afrodisíaco.

Sienna volvió a estirar el brazo y señaló los escorpiones secos. Ella le hizo un gesto rotundo para mostrarle que era lo que quería. Kuhn no pudo rechazar su demanda.

—¿Dónde vas a usar esto?

Kuhn murmuró en voz baja, mientras se acercaba al hombre que estaba a cargo de llamar a los clientes.

—¿Cuánto cuesta?

—Un paquete por una moneda de plata grande…

El hombre miró lentamente hacia arriba mientras respondía antes de poner una expresión extraña. El cliente se veía absolutamente bien. Para que un niño tan joven ya tenga este tipo de problema… Sus ojos miraron a Kuhn con una mezcla de lástima y simpatía.

Kuhn se puso furioso y respondió.

—No es para mí.

—¿Acaso dije algo? Una moneda de plata grande.

El comerciante resopló mientras extendía la mano y la estrechaba. Kuhn reprimió el impulso de arrojar la moneda de plata a la cara grasienta del comerciante y procedió a cambiar la moneda por el paquete.

—¿Feliz ahora? Vamos.

No esperó a escuchar la respuesta de Sienna y la arrastró por el brazo. Sienna lo miró desde debajo de la capucha. Sonaba muy cómodo hablando con ella de manera informal. Casi como si estuviera esperando esta oportunidad.

—Así que así es como compras las cosas.

Esta fue la primera vez que vio a alguien usar una moneda de plata a cambio de bienes. No era nada sorprendente, pero nunca antes había visto o hecho algo como esto.

Mientras la llevaban a rastras, algo llamó la atención de Sienna. Era algo que no esperaba ver en un lugar tan caótico como este. Clavó los pies en el suelo y se detuvo. Vio piedras de varios colores brillando en un puesto detrás del hombro de un comerciante.

Parecen joyas, pero era muy probable que no lo fueran.

Aunque no sabía mucho sobre el mundo, sabía que las joyas eran caras. No era algo que fuera vendido por un hombre que vestía ropa humilde sin ningún presente de seguridad.

—Está hecho de resina de árbol solidificada. Básicamente, la resina no se ha convertido en ámbar todavía. Si bien puede parecer resistente, en realidad es bastante quebradizo. Su color y transparencia son como los de una joya, por lo que se usa en muchos accesorios. Sin embargo, no durará mucho. En unos tres o cuatro meses, su color se desvanecerá y se romperá.

Sienna escuchó la explicación de Kuhn. No podía apartar los ojos de las piedras redondas que brillaban en una variedad de colores. No podía distinguirlos de las joyas en absoluto.

—¿Cuánto cuesta?

—Una moneda de plata pequeña.

Kuhn se rió entre dientes. El precio estaba muy por encima. Tocó ligeramente el hombro de Sienna y habló.

—Vayamos a otro lugar. Parece que el comerciante no sabe cómo fijar el precio de sus productos.

—Estás tan impaciente para ser un hombre tan joven.

El comerciante lo atrapó rápidamente.

—Debes aprender a escuchar hasta que una persona termine de hablar. Una moneda de plata pequeña a cambio de diez de estas.

—¿Estás vendiendo estos en un paquete de diez? ¿Hay alguien aquí que compre esto? He visto a otros vender uno por cinco monedas de plata pequeñas.

—La calidad de mis productos es diferente del resto. ¿A dónde fuiste y viste tanta basura? Para algo de este tamaño y calidad.

Kuhn y el comerciante comenzaron a discutir sobre el precio. Al final, Kuhn le hizo una oferta final.

—Una moneda de plata pequeña por quince y las compraremos.

El comerciante resopló y refunfuñó. Estaba frunciendo el ceño, pero no se negó. Por su expresión, se podía decir que no iba a obtener grandes beneficios de esta transacción.

¿Esto es lo que se conoce como regatear?

Los ojos de Sienna estaban llenos de curiosidad. El precio de un objeto había cambiado después de unas pocas palabras. Le sorprendió que los precios variables en el mercado no causaran un colapso económico.

Kuhn eligió una variedad de colores diferentes y le entregó al comerciante una moneda de plata.

—Vaya, seguiste adelante y elegiste todos los buenos. Tienes buen ojo.

El comerciante tomó la moneda de plata y medio lo felicitó y medio refunfuñó.

Después de eso, este proceso se repitió varias veces. Siempre que Sienna encontraba algo que llamaba su atención, se detenía y echaba un vistazo. Si quería algo, le haría un gesto a Kuhn para que lo comprara. Después de un tiempo, ni siquiera tuvo que hacerle un gesto. Si Sienna hacía un leve indicio de estar interesada en algo, Kuhn lo compraría por su cuenta.

Mientras caminaba y compraba un montón de productos, se dio cuenta de algo.

La gente realmente no usa los nombres oficiales de las monedas de plata.

Había un total de 4 clases de monedas de plata. Se necesitarían 10 de las monedas más pequeñas para igualar el valor de la moneda del siguiente rango. Cada clase de moneda de plata tenía su propio nombre respectivo. Sin embargo, hasta ahora, no había escuchado a nadie usar sus nombres propios en el mercado.

Todos llamaban “pieza” a la clase más baja de monedas de plata. La siguiente clase fue “10 piezas”, y la siguiente clase fue “moneda de plata pequeña”. La clase más alta se llamaría “moneda de plata grande”.

—¿Te duelen las piernas? ¿Por qué no vamos a descansar a algún lugar y tomamos algo de beber?

Totalmente inmersa en el mercado, Sienna no tuvo tiempo de sentir nada más, sólo después de escuchar la pregunta de Kuhn sintió un repentino dolor en las piernas y se dio cuenta de que tenía la garganta reseca.

| Índice |

One thought on “El gran deseo – Capítulo 7: La Excursión (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *