El gran deseo – Capítulo 7: La excursión (2)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Tenían la misma cara y constitución. La única diferencia notable era el color de su cabello. Ambos jóvenes se miraron como si estuvieran a punto de empezar a pelear, por lo que no pudieron evitar captar la atención de los transeúntes.

Todos podían decir que eran hermanos que venían del mismo vientre, pero sus ojos se miraban con desdén. No se habían visto en dos años. Sin embargo, no parecían muy emocionados por su reunión.

—Parece que todavía estás vivo —espeto Russ. Como si fuera una lástima que su hermano estuviera con vida.

Martin miró a su hermano y todas las cosas diversas que colgaban de sus brazos. Chasqueó la lengua. Aunque era él quien había regresado de un largo viaje, tenía menos equipaje que su hermano.

—¿No lo viste?

—¿Me preguntas si aún no lo he visto?

Martin ladeó la cabeza mientras repetía la pregunta de Russ.

—¿Me estás diciendo que el guardia no sabe dónde está su amo?

—El día de hoy el mercado está abierto al público. Nos separamos en alguna parte.

Russ parecía estar a la defensiva mientras respondía. Martin resopló. Podía decir, con una mirada, que Russ era el que había perdido la cabeza en el mercado.

Pensando en que regañar a su hermano era una pérdida de aliento, Martin se dio la vuelta. Russ corrió a su lado y lo siguió haciendo un escándalo.

—Ahora que lo mencionas, solo soy un guardia de nombre. Ambos sabemos que Kuhn, de todas las personas, no necesita uno.

—No hagas tanto ruido cuando estemos en la calle.

—Horrible hijo de puta. Sé que no me vas a dejar ir.

Russ continuó mezclando maldiciones con sus quejas, pero Martin no respondió. Cuando se trata de ellos dos, lo único que tenían en común era su apariencia casi idéntica, pero, en realidad, eran como el día y la noche. El brillo de sus ojos, su forma de hablar, su forma de andar… Todo era diferente.

—¿Eh?

De repente, Russ se quedó callado. Agarró a Martin del brazo y lo detuvo. Martin volvió la cabeza con una expresión molesta en su rostro, pero la mirada penetrante de Russ estaba dirigida a otra parte.

—Mira eso.

Martin volvió la cabeza. Sus ojos se agrandaron. Sus alrededores estaban llenos de gente bulliciosa. Sin embargo, una persona llamó la atención de Martin de inmediato.

—Ha pasado un tiempo, ese es Kuhn.

Los dos siempre parecían estar descoordinados en todo sentido. Si Kuhn hubiese estado visitando algún lugar, Martin llegaba allí unos días después de su partida. Así, los dos no habían podido reunirse durante 2 años. Finalmente, poder ver a Kuhn después de mucho tiempo calentó el corazón de Martin.

Mientras Martin esbozaba una sonrisa de satisfacción, Russ lo abofeteó.

—A ti también te parece extraño, ¿verdad?

—¿Qué es lo que hace? —Preguntó Martin.

—Esa es una mujer, ¿verdad?

—¿De qué estás hablando?

—De no serlo, ¿por qué sonreirías así?

—¿Contrajiste algún tipo de enfermedad durante tus viajes? 

—¿Estás pidiendo pelea? 

Martin comenzó a perder la paciencia y frunció el ceño. Aunque estos dos hermanos no se habían visto en mucho tiempo, nada había cambiado. Todavía eran temperamentales e impulsivos.

—Es lo mismo de siempre, pero no sé si eso es exactamente algo bueno… ¿Debería dejarlo pasar esta vez?

Martin chasqueó la lengua. ¿Cómo es posible que sean tan diferentes aunque vienen del mismo útero? La gente a su alrededor siempre se hacía esta pregunta.

—¡¿Por qué no puedes entender algo después de que te lo explico una vez?! La persona que está con Kuhn en este momento. Creo que es una mujer.

Martin se dio cuenta de que alguien está pegado al lado de Kuhn, pero él solo podía ver la espalda de esa persona desde donde están parados. La persona también lleva una capucha, por lo que Martin no tenía idea de quién era.

—¿Conoces a esa persona?

—No. Pero sé que definitivamente es una mujer —Russ sonaba confiado mientras murmuraba. 

—¿Y qué pasa si es una mujer? Kuhn conoce a mucha gente —respondió Martin.

—Eso no es lo que quiero decir. Es una cita.

—¡¿Qué?!

Kuhn y esta persona están parados frente al carro de un comerciante. Martin los observó cuidadosamente mientras hablaban con el comerciante. Martin ladeó la cabeza.

—¿Cómo puedes saberlo?

—Es porque nunca antes lo he visto sonreír de esa manera mientras habla con una persona.

—¿Entonces?

—¿No tienes curiosidad? Es una mujer. Kuhn tiene una cita.

—¿Y qué? —Martin respondió con amargura.

A Martin no le importaba conocer todos los detalles íntimos de la vida amorosa de Kuhn. Algo así era su asunto personal, y no encontró ningún placer en profundizar en ello.

—Ella podría ser la persona con la que Kuhn se case. La gente ha estado hablando mucho sobre su matrimonio últimamente. Podría convertirse en la dueña del clan.

Después de terminar su negocio, Kuhn y su compañera dejaron al comerciante.

—¡Ah! —Russ jadeó. Rápidamente, corrió para asegurarse de no perderlos entre la multitud.

Martin dejó escapar un suspiro. Vio la espalda de su hermano entre la multitud y comenzó a caminar. Russ podría comenzar algo si lo dejaba solo, así que Martin no se sentía cómodo al irse sin él.

Es como si lo estuviéramos siguiendo.

Finalmente se reunieron, pero ¿ahora lo estaba siguiendo en secreto? Con el corazón apesadumbrado, Martin murmuró en voz baja: es cierto. Después de unos momentos, finalmente se dio cuenta del significado de lo que Russ le había dicho. Kuhn estaba sonriendo.

La expresión de Kuhn definitivamente se veía diferente mientras hablaba con su compañera. Su sonrisa no era falsa, ni tampoco la sonrisa que les da a sus seres queridos.

Es interesante. Martin había visto a Kuhn cambiar su expresión de acuerdo con la situación muchas veces antes. Sin embargo, esta era la primera vez que veía esa expresión en su rostro.

La sonrisa que Kuhn le dio a su compañero expresó un motivo oculto. “Estoy interesado en ti, y quiero que estés interesada en mí”. Martin pudo ver esto claramente en la expresión de Kuhn. El Kuhn que Martin conoció nunca revelaba sus sentimientos de manera tan abierta.

Y eso no fue lo único. Cada vez que pasaban por un puesto o un quiosco, Kuhn entraba y compraba algo. El que hablaba con el comerciante, el que pagaba la mercancía, e incluso el que guardaba todas sus compras… Siempre era Kuhn.

Estaba siendo servil. Incluso si él se encontraba en una posición en la que tenía que complacer a alguien, nunca se rebajaba de ese modo. Las diversas identidades de Kuhn se elaboraron de manera muy meticulosa. Incluso tenía todos los documentos oficiales. No había grietas en su armadura. Su verdadera identidad se mantuvo oculta sin importar qué.

Para mantenerse fuera del ojo público, sus identidades siempre tuvieron un cierto nivel de estatus social. Esto también está relacionado con el orgullo del clan.

Sin embargo, ahora había una excepción.

Si la persona con la bata fuera realmente una mujer y los dos están en una cita como dijo Russ, entonces, todo tenía sentido. Martin miró el rostro de Russ con una mirada inusual en sus ojos.

¿Cómo se dio cuenta de eso un tipo tan bruto?

Los dos hermanos siguieron cuidadosamente a Kuhn. Sus ojos se encontraron por un momento.

No hay duda, ¿verdad?

Sí.

No tenían que hablar en voz alta para poder comunicar sus pensamientos. Sus ojos decían mucho. Los ojos de Martin se entrecerraron y apartaron la mirada. Un hombre sospechoso le llamó la atención. Este hombre fingía ser un plebeyo mientras seguía al compañero de Kuhn.

No es un tipo normal.

No importa cuán relajado pareciera el hombre, Martin lo atrapó después de darse cuenta de que el hombre había estado siguiendo a la pareja por un tiempo. Eran expertos. Y no había solo uno. Había muchos de ellos. Martin podría contar un total de tres. Los tres ni siquiera se miraron y actuaron como si estuvieran solos.

Si Martin y Russ no estuvieran siguiendo a la pareja desde una distancia mayor, no los habrían notado en absoluto.

Kuhn y su compañero continuaron caminando por el mercado comprando productos. Una vez que las manos de Kuhn estuvieron ocupadas, finalmente, abandonaron el concurrido mercado.

Cuando la multitud comenzó a encogerse, los hermanos gemelos comenzaron a distanciarse de la pareja. Si no lo hacían, sin duda los atraparían. Desde muy lejos, vieron a Kuhn entrar en un edificio con su compañero.

—Tenía razón, ¿no?

El rostro de Russ coincidía con su voz mientras hablaba con aire triunfante. Martin vio que el letrero del edificio tenía la imagen de una taza de té y murmuró —así parece. Era una casa de té. No un lugar donde dos hombres entrarían solos.

—Vámonos.

Ambos chocaron los cinco y se fueron en direcciones separadas. A pesar de sus riñas, en momentos como estos, trabajaron en armonía. Los hermanos se trasladaron para ocuparse de los pícaros que seguían a Kuhn.

♦ ♦ ♦

El interior de la casa de té era bastante único. Tres lados de la mesa estaban rodeados por paredes y el último lado se mantenía oculto por una pantalla de tela.

Así, la casa de té hizo cuartos privados para cada una de sus mesas. Si bien no era una habitación completamente aislada, los clientes aún podían evitar las miradas indiscretas.

Kuhn recibió el menú del camarero, pidió jugo y dos rebanadas de pastel. Cuando el camarero levantó la pantalla de tela y abandonó la mesa, Sienna miró a su alrededor.

La mesa tenía el tamaño perfecto para dos personas. La habitación era más pequeña que el interior de un carruaje.

—Pensé que este lugar sería mejor que un lugar más abierto. Podemos ir a otro lugar si se siente incómoda, pero si realmente desea experimentar la vida de un plebeyo, es bueno para usted experimentar algo como esto.

Sienna asintió.

—¿Los plebeyos vienen aquí y beben té?

—No cualquiera puede venir aquí. Aquellos que vienen a una casa de té a tomar una taza de té generalmente tienen los medios para hacerlo. Sobre todo porque esta casa de té es muy popular.

—No entiendo. ¿Por qué beben té en un espacio tan estrecho?

—Para no llamar la atención de nadie.

—Si vienen aquí por razones secretas, este lugar no es muy adecuado.

Sienna golpeó una de las paredes. Un grifo hueco sonó dentro de la habitación. Las paredes eran increíblemente delgadas.

—Si levantas la voz aunque sea un poco, la gente del otro lado puede oírte. Y la puerta ni siquiera es una puerta adecuada. Es una pantalla de tela.

—Solo vienes aquí para evitar los ojos de la gente. No vienes para tener conversaciones secretas —explicó Kuhn.

—¿Quién vendría aquí por eso?

Kuhn le dedicó una sonrisa torcida.

—Amantes.

Sienna no pudo pensar en nada que decir. El silencio se hizo más largo. Justo cuando estaba a punto de volverse incómodo, escucharon una voz afuera.

—Sus bebidas están listas.

El camarero entró sin esperar respuesta, colocó dos vasos y los platos con las rebanadas de pastel sobre la mesa. Los platos sonaron mientras traqueteaban. Luego, colocó los tenedores de madera encima del plato en lugar de colocarlo frente a ellos. Los movimientos del camarero fueron bruscos. Sienna nunca antes había experimentado algo así.

—Por favor, disfrute de su estancia.

Una vez que terminó su trabajo, el camarero abandonó rápidamente la habitación. Sienna miró la pantalla de tela que se agitaba. Kuhn adivinó la razón detrás de sus ojos entrecerrados y se rió.

—Siempre son así, no te lo tomes como algo personal.

Kuhn colocó el vaso y el plato de pastel frente a Sienna. También colocó el tenedor donde ella pudiera alcanzarlo cómodamente.

—No volverán hasta que los llames, así que puedes bajarte la capucha.

Sienna se quitó la capucha como si tuviera ganas de hacerlo. Era bastante difícil caminar con la capucha cubriendo la mayor parte de su rostro. Era sofocante y agotador tener que preocuparse por eso en todo momento.

Se echó el cabello hacia atrás, el cual había caído ligeramente sobre sus hombros. La mirada penetrante de Kuhn se quedó en Sienna. Cuando ella levantó los ojos, rápidamente desvió la mirada.

—Es mejor beber jugo de frutas cuando tienes sed, así que seguí adelante y lo pedí. Si quieres té, puedo pedir uno para ti, Ed.

—Deberías haberme preguntado eso antes de ordenar en primer lugar.

Sienna lo fulminó con la mirada y levantó el vaso.

—Está bien. De todos modos, no hay nadie a nuestro alrededor, ¿vas a seguir hablándome así?

—Como dijiste antes, las paredes son delgadas aquí. Alguien podría escuchar nuestra conversación.

¿Es descarado o simplemente intrépido?

Este hombre no parecía intimidado en lo más mínimo mientras le hablaba a la princesa con un tono relajado.

—¿Así que quieres seguir con nuestro juego de roles? Bien.

Ella lo dejó pasar. Debido a que había visto muchas cosas bonitas, se sentía bastante bien hoy.

Sienna miró con sospecha las diminutas semillas flotantes en su jugo. Luego, rápidamente, tomó un sorbo. Sus ojos se agrandaron. Bebió en silencio un poco más.

—Parece que esto te gusta.

Como los ojos de Kuhn todavía estaban pegados a su rostro, por lo que notó los cambios más mínimos en su expresión. La aristocracia considera vulgar mostrar las opiniones sobre la comida en la cara. Sienna trató de mantener su expresión en blanco, como le habían enseñado toda su vida.

Kuhn sintió que su expresión satisfecha era linda. Su propia expresión se relajó mientras la miraba. Sienna cortó un trozo de bizcocho y se lo llevó a la boca.

Es dulce.

Era un bizcocho crudo con alto contenido de azúcar. Su expresión era extraña. Era el peor pastel que había comido, pero aún era comestible.

Hoy, caminó hasta quedar exhausta por primera vez. También fue la primera vez que sintió sed y hambre al mismo tiempo. Todo sabía mucho más dulce. A la luz de su mayor apetito, perdió todo el autocontrol. Rápidamente, comenzó a comerse el pastel.

Ah.

Se dio cuenta de su error demasiado tarde y miró furtivamente hacia arriba. Kuhn tenía la cabeza apoyada en una mano y sus ojos se encontraron. Sienna se sintió humillada.

—¿Cómo te atreves a mirar a alguien que está comiendo? No tienes modales.

Kuhn se había sentido profundamente conmovido al verla comer. Ella era la honorable princesa cuya comida y bebida son examinadas minuciosamente antes de que se las sirvan. Y, sin embargo, esta persona no dudó en comer la comida que le dio alguien que no conoce.

Kuhn sintió que era una señal de cuánto confía la princesa en él. Al menos, así lo interpretó.

—¿Es sabroso?

—Lo sabrás si pruebas un bocado.

—No soy aficionado a los pasteles. Es demasiado dulce.

—Entonces, ¿por qué ordenaste uno para usted?

—Necesitaba hacer un pedido para dos personas.

Sienna intentó terminar el trozo de pastel, pero los ojos de Kuhn la atravesaron. Ella frunció.

—Deja de mirarme.

Kuhn vio que las puntas de sus orejas se ponían rojas.

Aunque no lo mostró en su expresión facial, sus emociones se revelaron en otra parte. Quizás se mostraría en la forma en que se muerde el labio o en la forma en que sus orejas se pusieron rojas como ahora. Fueron cambios leves que solo serían percibidos por aquellos que prestan mucha atención.

Estoy seguro de que otros no saben de esto. Por eso era conocida por ser la Princesa de Hielo. Kuhn deseaba que otros no se enteraran de sus peculiaridades.

—Solo yo… 

El calor comenzó a subir dentro de su pecho. No pudo reprimirlo. Salió de su asiento. Su mano derecha agarró la mesa mientras inclinaba la parte superior de su cuerpo hacia ella. Le levantó la barbilla con la mano izquierda y le cubrió los labios con los suyos. Lamió los restos de crema de sus labios. Fue un beso ligero que duró solo un momento.

Después de recibir el beso sin poder hacer nada, todo lo que Sienna pudo hacer fue parpadear con los ojos muy abiertos.

—Es dulce, tal como esperaba.

Sienna se burló. Hasta ahora, nunca se había encontrado con un hombre como él. Incluso aquellos que habían querido ganarse su afecto nunca fueron tan audaces. Sin embargo, estaba segura de una cosa.

Este hombre no se siente intimidado por mi título.

—Parece que seguí adelante e hice algo que me hará ganar una bofetada.

Debido a que Sienna no se enojó como esperaba, desconfió aún más de su reacción.

—¿Sólo una?

—Eres la única que no sabe lo feroz que puede ser tu mano.

Su acto de sensibilidad exagerada fue bastante divertido.

—¿Significa que hemos terminado el juego de roles?

Sienna puso una expresión severa para ocultar su sonrisa.

—Supongo que sí. La persona a la que quería besar no era Ed.

Realmente no le dio la última palabra hasta el final. Su mano todavía sostenía ligeramente su barbilla. Cuando Sienna volvió la cabeza, Kuhn retrocedió tranquilamente y se sentó. Si hubiera ido a por otro beso, a ella no le habría gustado. Tenía un talento increíble a la hora de asestar un golpe y retirarse en el momento adecuado.

—Ah, si hay algo que te gustaría tener, ¿por qué no lo escoges?

—Elígelos de las diversas cosas que compraste durante tu excursión.

—Me los voy a llevar todos.

—¿Los llevarás todos al Palacio? —Preguntó él.

—Los compré porque los necesito.

—¿Dónde vas a usar todo esto…?

—Voy a examinar algunos de ellos. El resto es solo para mi interés personal. Envíame la factura por el dinero que has gastado. Parece que hoy solo me he centrado en el mercado. Había otros lugares que quería ver también.

Sienna murmuró decepcionada. Después de que salieran de la casa de té, Sienna tendría que volver con sus guardias. Casi era hora de volver al Palacio. El sol se iba a poner pronto.

—¿Por qué no vuelves a salir una próxima vez?

—Debido a que hay muchos lugares abiertos en este momento, es el mejor momento para salir disfrazado. Habrá muchas personas extrañas por ahí, así que no sobresaldrás. Si sales con la cara escondida bajo la capucha de una túnica todo el tiempo, las autoridades te pedirán tu identidad. Después de tres o cuatro días, todos estos comerciantes y buhoneros dejarán el imperio.

Sienna terminó silenciosamente su pastel.

—Si hay algún lugar al que le gustaría ir, puedo ser su guía. Será difícil encontrar otro guía talentoso como yo en cualquier otro lugar.

No será difícil. Sería imposible. Incluso si buscara en todo el mundo, no encontraría a otra persona como él. Ningún otro hombre tomaría la mano de la princesa y la llevaría a pasear por el mercado.

Fue la primera vez que sintió tanta alegría. Incluso había olvidado su propósito oficial para la excursión y se sumergió en las miras del mercado. Había olvidado quién era y lo disfrutó.

Eso no es… para lo que sirve una investigación secreta.

Había descubierto que el sentimiento de “alegría” era demasiado dulce. Un gobernante adecuado no debe anhelar la satisfacción de sus deseos. Eso lo convertiría en un tirano.

Sintió una mezcla de temor y culpa. No habría una segunda vez. No iba a continuar con una investigación secreta nunca más.

—También puedo mostrarte lugares que no están abiertos al público. Como… un barrio pobre en los callejones de la capital.

Kuhn bajó la voz y susurró la última parte. Sienna, que estaba a punto de rechazar su invitación, se quedó paralizada. Kuhn sugirió esto como si le hubiera leído la mente. Fue una tentación que no pudo rechazar.

El brillo en sus ojos le recordó la forma en que miraba la mascarada cuando él la invitó a bailar. Era casi como si le estuvieran diciendo que no podría rechazar su propuesta.

Soy demasiado curiosa.

¿Un barrio pobre en los callejones? ¿Existe un lugar así? Su corazón latía dentro de su pecho. Si él era su guía, sabía que no sería aburrido.

—Tendré algo de tiempo libre en tres días.

—¡Bien!

Kuhn apretó el puño debajo de la mesa. Necesitó toda su fuerza para evitar que la alegría abandonara sus labios.

—Nunca esperé tener otra oportunidad de escoltarte. Es un honor.

Kuhn nunca había tenido tantas dificultades para controlar su expresión como ahora.

—Estaré justo afuera del Palacio para recogerte ese día. Solo asegúrate de avisar a tus guardias con anticipación.

Sienna todavía dudaba. Kuhn puso el último clavo en el ataúd.

—Hay un bar donde se reúnen todos los enviados del continente y sus séquitos. Es un lugar donde puedes escuchar las cosas que nunca se revelan en un tribunal oficial.

Si hubiera sugerido un lugar interesante para hacer turismo, ella lo habría rechazado, pero… 

Sienna dejó escapar un pequeño suspiro y asintió.

Los dos salieron de la casa de té. Los ojos que los habían estado observando de repente se pusieron alerta. Siempre que la distancia entre los gemelos y Kuhn alcanzaba un cierto punto, rápidamente retrocedían más y se escondían en un punto ciego.

Cuanto más se acercaban a las tiendas de lujo, menos gente había. Había un carruaje esperando en una calle tranquila. Los hombres que custodiaban el carruaje se acercaron a Kuhn cuando lo vieron.

Los hermanos se pegaron a la pared y asomaron lentamente la cabeza.

—¿Esa persona es ciudadana del Imperio?

—Puede que no.

—Están demasiado lejos.

Russ refunfuñó. Estaban demasiado lejos, por lo que sus rostros eran borrosos. Necesitaban ver cómo era la mujer para adivinar su origen, pero no podían ver nada desde esta distancia.

El compañero de Kuhn, que había estado usando una capucha todo este tiempo, entró en el carruaje. Kuhn intercambió algunas palabras con los guardias antes de entregarles el equipaje que había estado cargando.

Kuhn vio partir el carruaje. Cuando el carruaje desapareció, finalmente se dio la vuelta. Tan pronto como se volvió, sus ojos se posaron en el lugar exacto donde se escondían los gemelos.

Después de que pasaron unos momentos, los gemelos se revelaron a regañadientes. Kuhn chasqueó la lengua suavemente y caminó hacia ellos.

—Has trabajado duro.

Kuhn saludó primero a Martin. Martin bajó la cabeza en silencio. Este había sido su primer reencuentro después de 2 años.

—Deberías haber vuelto a la residencia para descansar. ¿Por qué marchaste al ritmo del tambor de Russ y viniste aquí?

—¿Sabías que te estábamos siguiendo?

Russ preguntó tímidamente.

—Dos hombres del tamaño de montañas me seguían. ¿Cómo no pude darme cuenta? Pero había otros hombres siguiéndonos también.

—Sí, eran tres. Los hemos capturado.

Martin respondió. A los hermanos no les sorprendió que Kuhn ya lo supiera.

—¿Qué tipo de chicos son?

—No estamos seguros. Les di unos golpecitos suaves, pero no abrían la boca.

Los golpes suaves de Martin en realidad no significaban eso. Su forma de tortura era muy efectiva porque tenía un don para las tácticas crueles.

Golpearlas ligeramente solía resultar en un hombre derramando lágrimas, mocos e incluso orina mientras le contaron a Martin todo lo que sabían a cambio de sus vidas. Si estos hombres fueron capaces de soportar la etapa uno de la tortura de Martin, significa que no son ordinarios.

—Los atacaré a toda máquina y sacaré todo antes de informarte los resultados. 

—No, quiero verlos ahora. No sé de dónde vinieron estos hombres, y esto no es algo que debe tomarse a la ligera.

—Sí, señor.

Russ un poco desconcertado se acercó del lado de Kuhn y le susurró una pregunta.

—Si te lo dijera, ¿lo sabrías?

—Cuando salimos de la residencia, no tenías ninguna cita.

—Algo surgió de repente.

—Esa era una mujer, ¿verdad?

Kuhn miró a Russ por un momento antes de volver la vista hacia adelante.

—Es una persona muy importante. Incluso Dian no puede ignorarla.

—¿Qué demonios… así que tenía que ver con algo así?

Russ murmuró decepcionado. Martin se rió entre dientes mientras escuchaba su conversación.

—Qué tonto.

Russ no se había dado cuenta de cómo Kuhn había cambiado de tema a escondidas.

¿Fue realmente una cita?

Martin estaba aún más seguro de esto después de escuchar su conversación. No era común que una mujer noble tuviera seis guardias escoltándola.

¿Es una dama con una posición superior…?

Solo Kuhn y Martin regresaban caminando a su residencia. Russ los dejó en el camino porque tenía que ir a recoger los productos que había comprado en el mercado.

La expresión de Kuhn parecía grave. Aproximadamente había adivinado las identidades de los hombres capturados. No tuvieron más remedio que sacar sangre durante este proceso. Dos de los tres hombres no pudieron soportarlo más y murieron.

¿Quién iba a saber que la casa ducal de Rimone tenía hombres como ellos? Este es un error serio

Los hombres eran de la Casa de Rimone. Habían recibido instrucciones del Rey Rojo y afirmaban formar parte de la guardia de la Princesa.

Si lo que decían era cierto, eran los verdaderos guardias secretos. Cuando vieron que la princesa inesperadamente había dejado atrás a sus guardias y comenzó a caminar con un extraño, probablemente se sorprendieron mucho.

—Guardias secretos que ella ni siquiera conoce… 

La princesa probablemente no los conocía. ¿Hombres que no eran caballeros escoltan a la familia imperial? Incluso las familias reales de los pequeños reinos nunca mantuvieron a los hombres que empuñan espadas en las sombras.

Además, actualmente están dentro del Imperio. El Imperio respeta a sus caballeros. No había forma de que ella hubiera aprobado esto.

Y no era normal que la persona vigilada no supiera la identidad de sus guardias. ¿Por qué el Rey Rojo puso gente en secreto sobre su hija? Era comprensible si la Princesa fuera el tipo de persona que hace salidas con frecuencia, lo que hacía que el Rey Rojo se preocupara por su seguridad. Sin embargo, ese no fue el caso. Kuhn decidió posponer sus sospechas por el momento.

Entonces, probablemente, también pusieron a esos hombres alrededor de Dian. ¿Por qué no me di cuenta de esto antes?

Afortunadamente, parecía que no siempre estaban cerca de Dian. No habían tenido ningún problema con ellos todavía. Kuhn seguía perdido en sus pensamientos cuando Martin lo miró.

—¿Vamos a escuchar buenas noticias pronto? Si tú… 

—Finge que no lo sabes. O tendré que elegir una fecha para la boda mañana.

Kuhn respiró hondo mientras Martin se reía.

—Parece que hablas muy en serio.

Kuhn se rió entre dientes y en silencio.

Soy el único que se lo toma en serio. Se encuentra rodeada por un alto muro de hielo. No tenía idea de por dónde empezar a escalar para acercarse a ella. Sería fácil simplemente darse por vencido, ya que la probabilidad era baja y no podía ver su objetivo a la vista. El destino de todo el clan está en juego y el plan ya estaba en marcha. Acercarse a ella sería una locura.

En el peor de los casos, no ganaría nada. Sin embargo, ahora no podía retroceder. Si la perdía, se arrepentiría por el resto de su vida. Era un sentimiento ominoso que no podía dejar de lado.

—Ah, Kuhn. Pasaré por la tienda antes de regresar a casa.

—Incluso si vas allí, Levan no estará allí.

Levan es el sucesor de Mason, el gerente general de la tienda Raad. Levan es el mejor amigo de Martin.

—Pensé que estaba en la capital.

—Él está aquí, pero está ocupado. Por eso Mason está molesto. Cada vez que los dos se enfrentan, las cosas se ponen tensas.

—¿Qué?

Levan era muy conocido dentro del clan. Fue visto como un líder prometedor de la próxima generación dentro de éste, así como un genio. Es el único discípulo del quisquilloso de Mason. Martin no podía entender qué había hecho Levan para enfurecer a Mason.

—Hizo un examen administrativo de la nada y tomó una oficina administrativa. Debería salir de su oficina por la noche, así que lo verá más tarde.

—¿Qué?

♦ ♦ ♦

Después de la cena, se sirvió pastel de postre. Por alguna extraña razón, este pastel de color y forma perfecta le parecía desconocido. Cogió un trozo con el tenedor y se lo llevó a la boca. Los frutos secos y la nata eran suficientemente dulces. Se derritió en su boca. La textura y el sabor eran impecables.

Es dulce, tal como esperaba.

El rostro sonriente del hombre que acababa de besarla apareció en su mente. Sienna se estremeció y dejó caer el tenedor. El tenedor chocó contra el plato.

—Su Alteza, ¿debería enviar por otro postre?

Una dama de honor se acercó rápidamente a Sienna y miró su expresión.

—No. No tengo ganas de comer esto, así que quítalo.

Sienna emitió su orden con calma. Nadie notó que las orejas de la princesa se habían puesto ligeramente rojas. Una vez que envió a todos afuera y se quedó sola, dejó escapar un profundo suspiro. Su corazón estaba acelerado.

—Kuhn…

Ella llamó suavemente su nombre. Era un hombre de carácter dudoso, pertenecía a la facción del Rey de Hierro. Nada bueno saldría de estar cerca de él y sería muy fácil cortar todos sus lazos. Si ella le decía que no volvería a verlo, sería el final.

Sin embargo, Sienna ya deseaba volver a verlo en cuatro días.

Él es diferente.

No la miró con asombro sino como a un igual. Cuando estaba con él, no tenía que incluir “Princesa” delante de su nombre.

Aunque Sienna nunca se había sentido agobiada por su noble estatus, se sentía extraño y edificante ser ella misma, no solo una princesa.

Ella presionó su palma contra su pecho. Siempre que estaba con él o pensaba en él, a menudo se sentía extraña. ¿Qué es esto? Era un sentimiento que nunca antes había experimentado. Le habría gustado que alguien le enseñara, pero no sabía a quién preguntar.

—Alteza, la condesa Pope solicita audiencia.

Una dama de honor llamó a la puerta mientras le informaba.

—Déjala entrar.

—Su Alteza, me disculpo por venir tan tarde.

—Está bien. ¿Qué ocurre?

—Como discutimos la última vez, he seleccionado a algunas personas para que las vea.

Beth le entregó un sobre abultado.

—Hay tres personas que le recomiendo. Sin embargo, hay una persona con un trasfondo bastante único, así que también lo agregué allí. Aunque no creo que sea alguien a quien deba vigilar… 

—No suena como alguien que cumpla con tus estándares, entonces, ¿por qué incluiste su currículum?

—No estaba segura de los criterios que usaría Su Alteza para elegir a alguien para esta labor, así que solo incluí personas con una variedad de especialidades. Solo me preocupa que mis recomendaciones la hagan sentir incómoda, Su Alteza.

—Entiendo. Gracias por su arduo trabajo.

Después de que Beth se fue, Sienna abrió el sobre y sacó el cuarto paquete de documentos. El comportamiento de Beth realmente atrajo su interés para este solicitante. El nombre en la parte superior del documento le llamó la atención.

—¿Levan Kali…?

Sienna repitió este nombre varias veces. Le sonaba familiar. ¿De qué familia era? Mientras reflexionaba sobre esto, se dio cuenta de repente.

Sir Kali.

Así era como lo habían llamado los hermanos gemelos en su sueño.

Sienna recorrió rápidamente los documentos con la mirada. Cuanto más leía, más extraña se volvía su expresión. Finalmente entendió lo que la condesa había querido decir con antecedentes únicos.

—¿Puntaje perfecto en el examen nacional?

Había dos formas de obtener un puesto en el gobierno administrativo del imperio. Con una cita especial o mediante el examen nacional. Incluso si uno no era de noble cuna, aún podría obtener un puesto a través de un examen nacional. Levan fue la primera persona en la historia en aprobar el examen con una puntuación perfecta.

—¿Y ni siquiera es un ciudadano del Imperio…?

También fue el primer extranjero en aprobar el examen nacional. Si bien no ser un ciudadano del Imperio solo lo habría descalificado, Levan presentó una demanda alegando que no había ninguna ley relevante que estipulara la elegibilidad de un solicitante de examen. Debido a este vacío legal, no tuvieron más remedio que aceptar a Levan como solicitante.

—Tiene mucho talento.

Pensar que presentó una demanda contra el Imperio. Esto significa que su estado no estaba claro. No era alguien en quien pudiera confiar.

Si Sienna le hubiera dicho a la condesa que estaba buscando un asistente, la condesa nunca habría incluido a este hombre como posible candidato. Ni siquiera habría sido considerado.

—Kali… puntuación perfecta en el examen nacional.

Sin embargo, su nombre seguía apareciendo en su cabeza y sus antecedentes eran interesantes. El examen nacional es increíblemente difícil. Incluso Sienna no podría obtener una puntuación perfecta.

Será mejor que lo llame y vea qué tipo de persona es. No parecía ser el mismo hombre que vio en su sueño. Sin embargo, existía la posibilidad de que perteneciera a la misma familia.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.