Lucía – Capítulo 23: Desacuerdo (1)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Jerome preparó una taza de té en la tarde como lo hacía todos los días y fue a la oficina del duque.

Para evitar molestar a su maestro, que actualmente estaba absorto en su trabajo, Jerome intentó dejar el té e irse, pero el escritorio estaba cubierto de documentos y la persona que se suponía que estaba allí no se veía por ningún lado.

Como esto era más o menos algo habitual en estos días, Jerome desvió la mirada en la dirección en la que esperaba que estuviera su amo y, como era de esperar, la ventana del balcón estaba ligeramente abierta. Se acercó para mirar y pudo ver la espalda de un hombre alto, apoyado contra la barandilla.

En estos días, el duque comenzaría a trabajar por la tarde y luego holgazanearía; algo que nunca había hecho antes. Pasaría mucho tiempo parado en el balcón y mirando hacia abajo.

Y debajo estaba la hermosa imagen de Su Gracia, quien recientemente había empezado a cultivar flores coloridas en el jardín. Su Gracia frecuentemente salía a examinar personalmente las flores en el jardín y su maestro la observaba.

Jerome inicialmente pensó que la fase de luna de miel de su amo sería brevemente interesante, pero ahora sabía que no iba a ser así. Si hubo un caso en el que el hijo pródigo comenzara a cambiar después de casarse y convertirse en una persona confiable, entonces ese era prácticamente su maestro.

Por eso había que vivir mucho en el mundo. Jerome se preguntó si su maestro sabía que cuando estaba con Su Gracia, era como si nada más en el mundo fuera visible, su mirada estaba completamente fija en ella.

Sorprendentemente, Su Gracia no parecía consciente de la mirada intensa y directa de su amo. Parecía que Su Gracia era inesperadamente, insensible.

Había algo delicado entre los dos. Obviamente, su relación era buena. Su Gracia le daría a su maestro una sonrisa pura, y su maestro frígido se calentaría cuando ella estuviera cerca.

Sin embargo, sin lugar a dudas, había una pared delgada invisible entre ellos. Era demasiado ambiguo criticar y no podía hablar apresuradamente sobre algo tan vago.

Era una nueva rutina poner un breve informe sobre lo que hizo la duquesa o a quién vio en el escritorio de su amo, para que Jerome ya no pudiera posponer su informe. Más aún porque estaba relacionado con la salud de Su Gracia.

Jerome dudó un poco y luego se acercó al balcón.

—Su Excelencia.

—Mmmmmm…

—Tengo algo que decirle sobre Su Gracia.

Ante esas palabras, Hugo volvió la cabeza. Miró a Jerome, pasó junto a él y entró en la oficina. Pero incluso después de esperar un rato, no oyó hablar a Jerome. Hugo se dio cuenta de que Jerome estaba dudando.

—¿Qué es tan difícil? Habla.

—Su Gracia nunca ha tenido su periodo mensual.

Lucia le prometió a Jerome que le diría al duque sobre su condición corporal junto con Jerome.

Pero a medida que pasaba el tiempo, Lucía seguía igual, manteniendo la boca cerrada. Jerome consideró que se había olvidado, así que le recordó, pero Su Gracia solo había dicho que ella entendía y volvió a quedarse en silencio.

Jerome sabía que interferir en esto podría estar excediendo su autoridad, pero también era tarea del mayordomo cuidar la salud de su amo. Jerome se preocupó varias veces si debía instar o incluso obligar a Su Gracia a contarle personalmente a su maestro, pero finalmente decidió decírselo personalmente.

—¿Periodo mensual?

—Lo que las mujeres pasan cada mes…

—Ah. Sigue.

Hugo estaba familiarizado con el conocimiento común de las partes fisiológicas de las mujeres, pero el resto dormía en el fondo de su mente. Nunca había estado con una mujer el tiempo suficiente para que ella tuviera su período. Además, nunca le había preocupado que una mujer quedara embarazada, así que realmente no había pensado en eso.

—Al principio, a una criada le preocupaba si Su Gracia estaba embarazada o no, pero luego el médico de atención primaria la examinó y le dijo que no estaba embarazada. Según la señora, ella nunca ha tenido el periodo mensual. También se negó a que el médico la examinara para recibir tratamiento. La señora dijo que era algo que Su Excelencia ya sabía, por lo que no había necesidad de tratamiento.

—Ella no está embarazada, ¿es algo serio si no está menstruando?

—No es normal, después de todo, sería imposible que Su Gracia quedara embarazada. Su Gracia tiene que someterse a un examen médico para que podamos saberlo con certeza.

—¿Qué quiere decir ella con que ya sabía…

No puedo tener un hijo.

Hugo frunció el ceño.

—Ah.

Dio una risa forzada. Ella definitivamente había dicho eso. Originalmente, no era algo que uno pudiera decir fácilmente, pero simplemente había dicho que no podía tener un hijo como si fuera algo trivial. Ella también se había reído un poco.

Para ella, su incapacidad para estar embarazada no era gran cosa porque de todos modos no podía tener un hijo. Ella había hablado como si estuviera contando un gran secreto, pero él simplemente pensó que era interesante.

—Cierto. Lo sabía.

Le dolía la cabeza como si hubiera sido golpeado con un arma contundente. Había una torcedura incómoda en su estómago y sintió una ira dentro de él que no sabía por qué, no podía explicarlo o incluso dar una razón para ello.

—¿Qué está haciendo el doctor? —preguntó Hugo.

—No es una enfermedad externa, por lo que si Su Gracia no habla de eso, el médico no puede diagnosticarla.

—Llámala ahora.

—Sí, Su Gracia.

Jerome pudo ver que el humor de su amo se había deteriorado, por lo que inmediatamente se fue sin decir una palabra.

Mientras permanecía quieto, Hugo reprimió su ira y apretó los puños con fuerza. Luego trató de pensar con calma de dónde venía su disgusto.

Ella era en gran medida la esposa ideal que él quería. Controlaba a los sirvientes moderadamente bien y no le dio ningún problema. No tenía nada de qué quejarse ni estaba incómodo. Recientemente, había recibido muchas solicitudes, pero era diferente de las solicitudes molestas que esperaba.

—Ja… maldita sea.

Dio un profundo suspiro, ahuecó la cabeza entre las manos y se sentó en el sofá. Esto no era normal. Se dio cuenta de que todavía no tenía idea de lo que ella estaba pensando. Todo lo que sabía sobre su esposa era lo que estaba escrito en los pocos informes que Fabian le dio.

Su relación era buena. Al menos eso creía. Sus conversaciones eran divertidas y en el dormitorio, apasionadas. Pero nunca habían hablado realmente.

¿Se había expuesto alguna vez a él? Parecía haber entendido mal que ella había expuesto todo su corazón a él desde que sonrió con tanta pureza.

De repente se le ocurrió algo, así que llamó a Jerome y le ordenó que le trajera los detalles de sus gastos. Jerome pronto regresó con los documentos.

—¿Qué pasa con el médico? —preguntó Hugo.

—Envié a alguien a llamarla.

—Vendré para el examen.

—Sí, Su Gracia.

Cuando Hugo hojeó los documentos y comprobó los detalles, sus ojos se enfriaron. Aparte del costo de decorar el jardín y el costo de organizar una fiesta de té varias veces, no había otro historial de uso personal.

—¿Alguna vez ha pedido un sastre o un joyero?

—No, no lo ha hecho —confirmó el mayordomo.

—¿A pesar de que ella ha organizado fiestas de té y ha salido varias veces?

—Hay vestidos usados ​​por antiguas duquesas de la familia y adornos transmitidos en la familia Taran. Los vestidos fueron elegidos, reparados y usados, mientras que los adornos fueron devueltos al almacén después de su uso.

Hugo frunció el ceño con fuerza. Era un sentimiento inexplicable. Estaba molesto pero no sabía exactamente por qué estaba molesto.

¿No era esto lo que querías?

Estas palabras hicieron eco en su cabeza.

Lo era.

Se casó con lo que esperaba. Una esposa con forma de muñeca que solo mantenía su posición de duquesa.

Necesitaba el estatus y para eso necesitaba casarse, pero los deberes de un esposo eran problemáticos, así que hizo un trato. Hizo un contrato. Un contrato beneficioso para los dos. Desde el principio, ella dijo que lo que necesitaba era el título de duquesa. Por supuesto, él había pensado que ella quería la riqueza y el poder que conlleva ser una duquesa.

No había pasado mucho tiempo desde que se casaron, pero él lo sabía ahora. Desde el principio, ella no estaba interesada en su riqueza y poder.

Entonces, ¿qué exactamente lo estaba haciendo tan infeliz? ¿Por qué debería importar si ella no quería su poder o riqueza? No había nada que perder.

Más bien, debería brindar por este contrato abrumadoramente favorable. Pero él continuaba agonizando por eso. Quería saber exactamente por qué estaba de tan mal humor.

Su sensación actual era como si el suelo a sus pies se hubiera derrumbado. Se sentía desesperado, ansioso. Pero no sabía por qué estaba desesperado o ansioso.

Cuando estaba a punto de descender nuevamente a sus pensamientos, se escuchó la voz de Jerome.

—La doctora está esperando.

♦ ♦ ♦

El jardín estaba lleno del aroma fragante de las flores. Lucía entró en el jardín y se quedó quieta con los ojos cerrados, aparentemente intoxicada por el olor.

En estos días, su trabajo más importante era la jardinería, pero ella personalmente no hacía ningún trabajo. Los jardineros se encargaron de todo. Lucía simplemente eligió qué flores se plantarían, comprobó si les iba bien y deambuló por el jardín. Pero a pesar de que los trabajadores hicieron todo el trabajo, la halagaron con alabanzas. Era un poco divertido a veces.

Levantó la vista hacia el cielo, notando que el sol ya se había puesto y que se formaban sombras en el suelo. Entonces ella volvió su mirada hacia su oficina.

Ah… él no está allí.

Definitivamente estaba de pie allí hace un tiempo. Su intensa mirada en su espalda era vergonzosa, pero cuando desapareció, se sintió decepcionada.

Era un sentimiento complicado.

A menudo se tomaba un descanso del trabajo para descansar en el balcón y Lucia salía al jardín con frecuencia porque quería verlo.

“Examinar las flores” era una muy buena excusa. La mayoría de las veces que podía verlo se limitaba a las tardes. Fue solo por esta vez que pudo verlo por un momento extra. Aunque vivían en la misma casa, él generalmente estaba lejos de su alcance porque era una persona muy ocupada. Jerome le había dicho que estaba enterrado en montones de papeles.

Era un señor muy diligente que mantenía reuniones de medio día con sus vasallos cada tres o cuatro días y no olvidaba inspeccionar su territorio.

El conde Matin solo sabía cómo mostrar su rostro en varias fiestas en la capital y no le preocupaba la situación de su territorio. Lucía solo se enteró de esto más tarde, pero el territorio del conde Matin era uno de los peores territorios. Debido a sus impuestos excesivos, las personas escaparon o fueron atrapadas tratando de escapar y fueron asesinadas. Quizás el final miserable del conde Matin fue también su karma.

Casi todas las noches, Hugo y Lucía cenaban juntos, hablaban, y luego Hugo la encontraba en su habitación. Sabía que no debía ser codiciosa por más, pero a veces, no podía soportar la soledad.

A veces, Lucía sentía que estaba parada peligrosamente sobre el hielo delgado de un lago profundo y prefería romper el hielo para poder hundirse hasta el fondo.

—Señora, me pidieron que la escoltara dentro.

—¿Quién?

La única persona que podía pedirle a alguien que la trajera dentro era su esposo, el duque de Taran, pero ella todavía le preguntó a la criada.

—Su Gracia me pidió que la escoltara dentro.

¿Por qué en este momento…?

Lucía siguió a la criada al interior con un corazón inquieto. No había solo una persona esperándola en la sala de recepción en el segundo piso.

Además de Jerome, estaba la doctora de familia, Anna. En el momento en que vio a Anna, Lucía tuvo una idea de lo que estaba sucediendo.

Después de todo, no hace mucho tiempo, había estado actuando como si no supiera de qué estaba hablando Jerome. Sabía que Jerome le diría a Hugo sobre su condición algún día. Pero ella no pensó que Hugo llegaría al punto de convocar al médico y acompañarla.

Aunque, sinceramente, habría sido un poco decepcionante si no hubiera mostrado ningún interés.

Mirando a Lucía que estaba parada en la puerta como un huésped no invitado, la expresión de Hugo se endureció y él dio largos pasos, acercándose a ella. Cuando su cuerpo alto y grande apareció de repente frente a ella, Lucía se sorprendió momentáneamente.

—¿Por qué…?

Él comenzó a hablar con expresión contenida, pero se detuvo y agarró su mano. La arrastró hasta el sofá y luego se sentó a su lado.

Anna giró levemente la cabeza para mirar a la pareja ducal. Era la primera vez que veía a la pareja de cerca, uno al lado del otro. Había tenido dudas sobre si el rumoreado duque aterrador, nacido entre caballeros, y la duquesa tranquila y de naturaleza frágil se verían bien juntos, pero después de verlos de esta manera, se veían bien.

Para ser atacada por alguien tan grande, la señora debe tener dificultades.

Desde su punto de vista como la doctora de Lucía, Anna criticó internamente al duque que ignoraba su propia fuerza.

—Señora, escuché que no ha tenido tu periodo mensual en todo el tiempo que ha estado aquí.

—Eso es correcto.

Lucía estaba incómoda con esta situación.

Ella personalmente tomó la decisión de ser infértil y nunca se molestó en buscar tratamiento porque sabía que podía tratarlo en cualquier momento, sin embargo, esta situación parecía que era una paciente con una enfermedad mortal.

—¿Nunca tuvo su primera menstruación? —preguntó Anna.

—Tuve mi primera menstruación —contestó Lucía.

—Entonces, ¿cuándo dejó de menstruar? ¿Estaba herida o enfermo antes de que se detuviera? ¿Siente algo malo dentro de su cuerpo?

—Esposa, explícaselo al médico correctamente.

Lucía se sorprendió al escuchar su voz. Sonaba más firme de lo habitual. Se giró para mirarlo y vio sus ojos fríos y rojos mirándola. Por alguna razón, no emitía un buen presentimiento.

—Tomé el medicamento equivocado cuando tuve mi primer período.

—¿Qué medicina tomó? ¿Se sintió envenenada? —preguntó la doctora.

—Realmente no sé qué medicamento tomé y no sé si me envenenaron. No me dolió y hasta ahora no he visto nada extraño con mi cuerpo.

Cuando Lucía buscaba médicos en su sueño, esos médicos ni siquiera podían descubrir sus síntomas correctamente. Incluso si tuviera que explicarle todo a Anna, no era probable que Anna lo descubriera, pero aun así, Lucía ocultó sus síntomas lo más posible.

Esta enfermedad suya era delicada. Si el paciente no lo explicaba adecuadamente, el médico no podía encontrar una respuesta. Más aún si era una enfermedad de la que el médico nunca antes había oído hablar.

Anna buscó fervientemente en sus recuerdos, pero nunca había oído hablar de síntomas en los que la menstruación de alguien se detenía después de tomar medicamentos.

—Señora, ¿puede volver sobre sus recuerdos un poco más? ¿A qué sabía la medicina? ¿Por qué lo tomó? ¿Cuánto tomó? ¿Y cuál era el color y la forma de este medicamento?

—No lo sé. Sucedió cuando era joven y no tenía conocimiento de medicina, así que no recuerdo nada.

Hugo, que había estado escuchando en silencio la conversación, de repente se volvió para mirar a Lucia.

—Habla conmigo un poco.

Luego hizo un gesto a las personas que estaban de pie.

—Todos, salid.

| Índice |

4 thoughts on “Lucía – Capítulo 23: Desacuerdo (1)

  1. Cerezoo-chan says:

    Wow, ahora más que nunca Hug, por qué esta interesado (? Él mismo dijo que no quería un hijo y porqué ahora se está metiendo 😤😤😤

    Muchísimas gracias por los capítulos 💜🌸💜🌸

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *