Lucía – Capítulo 34: Padre e hijo (2)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


En la habitación tranquila, solo se escuchaba el sonido de dos personas respirando. La respiración de Lucía se estaba calmando a un ritmo constante y Hugo bajó la cabeza, giró el cuerpo hacia un lado, envolvió sus brazos alrededor de su cintura y la atrajo hacia sus brazos.

Simplemente la abrazó por un momento y luego comenzó a cubrir sus labios, ojos y frente con besos.

—Ja, ja, eso da cosquillas.

—¿Debo hacer que no sean cosquillas?

Hugo susurró suavemente y le mordió el cuello. Su mano se movió sigilosamente desde su espalda hasta su cintura, pero ella torció su cuerpo y, naturalmente, apartó su mano. Cuando la sensación suave de su piel desapareció de su palma, él extendió la mano obstinadamente y agarró su trasero. Esta vez, Lucía se apartó de su pecho.

—No podemos. Tengo mucho que hacer, así que tengo que levantarme temprano mañana por la mañana.

—¿Que tienes que hacer?

—Estoy planeando una fiesta en el jardín en tres días y como he mostrado mi jardín a la gente, quiero aumentar un poco la escala. Entonces, a partir de mañana, tengo que organizar el jardín, prepararlo y, por supuesto, hay muchas otras cosas que tengo que cuidar.

Ella estaba completamente bien a pesar de que yo no estaba cerca. Hugo gruñó por dentro.

—¿Una fiesta en el jardín? Los días comienzan a ponerse más fríos, ¿todavía hay flores?

—Hay flores de otoño. Aunque no son tan brillantes como la primavera o el verano, quería tener una fiesta en el jardín antes de que terminara el año.

—Entonces, tu fiesta es más importante que tu esposo que acaba de regresar. ¿Dónde está tu prioridad?

De nuevo, sus manos se movieron sigilosamente hasta su cintura y sus labios se pegaron a su cuello. Lucía le golpeó los hombros.

—No seas irrazonable. ¿Sabes lo infantil que suenas?

—Oh, oh. ¿Ahora estás golpeando a tu marido?

Lucía abucheó burlonamente su intento de actuar con dureza. Los ojos de Hugo se iluminaron extrañamente, luego, con grandes zancadas, se abalanzó sobre ella, pero el pequeño cuerpo de Lucía se alejó rápidamente y lo evitó.

Hubo estallidos de risa mezclados con pequeños gritos y la cama rápidamente se convirtió en un desastre con los dos sacudiéndose y volteándose.

Muy pronto, Lucía se quedó sin aliento y comenzó a jadear, luego fue atrapada por él. El hecho de que ella pudiera evitarlo incluso una vez en la cama angosta significaba que él iba con calma o habría sido imposible.

La abrazó por detrás, deslizó sus piernas entre las de ella, luego colocó una mano sobre su pecho mientras la besaba en la espalda. Lucía trató de moverse, pero descubrió que la sostenían firmemente en su lugar y se dio por vencida. Aunque sus manos seguían acariciando sus senos, ella lo dejó actuar.

—¿Tu trabajo con tus vasallos fue bien?

—Mmmm… ¿Qué pasa contigo? ¿Qué has estado haciendo?

—Nada mu… ah, no, hay algo. Damian llegó.

Solo por un instante, su cuerpo se puso rígido. Cuando Lucia se envolvió en su abrazo, pudo sentirlo.

—Lo sé —contestó Hugo tras una pausa.

¿Qué significaba Damian para él? Había muchas cosas que quería preguntar, pero decidió tomarse las cosas con calma y esperar a que pudieran sentarse, y tener una larga conversación.

Como incluso Jerome atesoraba sus palabras, ella no quería abordarlo prematuramente. Después de interactuar con Damian por un tiempo, Lucía se dio cuenta de que el niño no estaba resentido con su padre.

No habría sido extraño si su sentimiento de vergüenza por su situación e ilegitimidad torció sus emociones, pero resultó ser un niño honesto e inocente. Si ella tuviera un hijo como Damian, incluso si no era un hijo al que dio a luz, lo daría todo para criarlo.

Ahora, lo que ella quería saber era la opinión de Hugo sobre Damian. Si no había animosidad, fue una pena para ellos seguir teniendo una relación tan frígida.

¿Era la relación entre ellos solo el hecho de que compartían la misma sangre?

Lucía creía que, aunque no era tan intenso como el amor entre un hombre y una mujer, el amor entre los lazos de sangre estaba atado con una cuerda que no se rompía fácilmente.

—¿Qué piensas? ¿Almuerzo? Si es posible, comamos juntos.

Aunque habló como si no fuera un gran problema, estaba internamente preocupada sobre qué hacer si él rechazaba su oferta. Si ni siquiera quería comer con Damian, era la peor situación posible.

—Hagamos eso en la cena, tengo una reunión en la mañana.

Afortunadamente, su respuesta fue positiva. Lucía dio un pequeño suspiro de alivio.

—¿Hubo alguna grosería? —preguntó Hugo.

Lucía lo pensó brevemente y se dio cuenta de que el tema de sus palabras era Damian. Pero ella no pudo evitar pensar que él realmente no conocía a su hijo. Si conociera a Damian, aunque fuera un poco, no haría esa pregunta.

—De ningún modo. Era muy educado y maduro, su actitud y modales no estaban fuera de lugar. Coexistiré bien con Damian, no tienes que preocuparte por eso…

—No estoy preocupado por eso. Solo dime si alguna vez es descortés contigo.

Con la espalda hacia él, los ojos de Lucía se entrecerraron mientras escuchaba su tono que sonaba como un oficial hablando de un recluta.

—¿Qué harías?

—Aconsejarlo.

Sin embargo, el consejo de Hugo nunca fue un bocado.

—Eso no pasará. Mientras estabas ausente, nos llevamos muy bien…

Su voz se estaba volviendo cada vez más somnolienta.

—¿Nos? —preguntó Hugo.

La pregunta persistente no fue escuchada por el oído de Lucía, que se había quedado dormido.

—Ah… mis saludos… llegan tarde… Bienvenido de nuevo…

Él besó sus labios hacia el final de sus murmullos. No mucho después, se quedó dormida, su respiración era tranquila y uniforme.

—Regresé.

Una vez más, él besó sus labios ligeramente y cerró los ojos para dormir.

♦ ♦ ♦

Cuando Lucía se despertó por la mañana, estaba sola. Sus horas de vigilia solían ser bastante tempranas, así que ella se había acostumbrado a despertarse sola.

La sensación persistente en su cuerpo le dijo que la noche anterior no fue un sueño. Había pasado mucho tiempo desde que tuvieron relaciones sexuales, así que básicamente no había fuerza en su cuerpo. Tenía que usar sus brazos para poner su cuerpo en posición vertical.

—Ah…

Cuando se puso de pie, fluidos corporales viscosos fluyeron de entre sus muslos. No importaba cuántas veces había experimentado esto, se cubrió la cara de vergüenza.

Cuando se calmó, llamó a la criada y ordenó que se preparara un baño. Las criadas esperaban a Lucía cuando ella entraba al baño llena de agua tibia.

Su deslumbrante piel fue realzada por el brillante sol de la mañana y estaba llena de marcas rojas. Las criadas seguían mirando esos rastros rojos y sus rostros se sonrojaron.

Su maestro regresó tarde anoche y nadie pudo verlo, pero ahora sabían que él había ido a la habitación de su ama. Era casi seguro que después de este baño, este rumor se extendería entre las criadas.

—¿Está en la oficina? —preguntó Lucía.

—Su Gracia está en una reunión.

—¿Ya?

—Su Gracia de repente emitió una convocatoria antes del amanecer.

Era un hombre realmente diligente. Los que trabajaban debajo de él solo podían sufrir. Para él, tener una reunión tan pronto como regresara al castillo era normal. A pesar de que hizo el mayor trabajo, era el más enérgico.

La cara de Lucía se enrojeció cuando los acontecimientos de la noche anterior se le subieron a la cabeza. Estaba feliz de verlo de nuevo y contenta de que él todavía la quisiera con tanta pasión. Su humor se volvió tan ligero como los pétalos flotando en el agua.

Era la primera cena juntos para las tres personas que se habían convertido en familia. Damian fue el primero en llegar al comedor y se sentó a esperar. Cuando llegó Lucía, él se levantó y la ayudó a sentarse como siempre.

—Damian, ¿has visto a tu padre?

—Todavía no he enviado mis saludos. Su Gracia estaba continuamente ocupado.

Lucía hizo un pequeño puchero cuando respondió.

No importa lo ocupado que esté, llamar al niño para recibir un breve saludo no sería demasiado difícil. Ahora mira, esta comida termina siendo la primera vez que se encuentran.

Realmente, era tan desconsiderado. Era realmente admirable que Damian lograra crecer tanto sin tener una mente retorcida.

Lucía también había estado ocupada hoy y el hecho de que no podía almorzar con Damian como siempre estaba constantemente en su mente.

—¿Qué hiciste para el almuerzo? No te lo saltaste, ¿verdad? Hoy tenía mucho trabajo, así que no podía prestar atención.

—Comí y sé que estás ocupada preparándote para tu fiesta.

Después de un rato, llegó Hugo. Su mirada cayó sobre Damian, deteniéndose en el niño por un momento y luego se sentó.

Sin una simple palabra de saludo, comenzó la primera comida familiar. En el sofocante y silencioso comedor, Lucía procedió a alternar las miradas entre padre e hijo.

Ambos son bastante extremistas.

No esperaba una relación amistosa y cordial y Lucía no sabía que desde que Damian fue al internado, no se habían visto, pero aun así era obvio que este par idéntico de padre e hijo no se habían visto en mucho tiempo, pero sus ojos ni siquiera se encontraron.

Damian dijo que admira a su padre y… no habría hecho de Damian su sucesor si lo odiara…

La triste atmósfera entre los dos era tan fría como el clima, pero Lucía no tenía idea de qué hacer, así que decidió no preocuparse por eso.

La atmósfera entre ellos no era asesina ni amenazante, y Lucía no tenía ningún problema con ninguno de ellos, por lo que no se le ocurrió pensar que era grave.

Probablemente será mejor si estoy en el medio.

Lucía no creía que una relación como esta pudiera cambiarse de la noche a la mañana. Si uno trataba de mejorar a la fuerza una relación, los efectos secundarios podrían ser enormes.

Cuando Damian regresara al internado, el recuerdo de su tiempo aquí seguiría siendo bueno y si Hugo se volviera más consciente de su hijo que antes, eso también sería bueno. Por ahora, lo consideraría como el primer paso.

Aunque… es realmente agradable verlos uno al lado del otro.

Se sentía como si hubiera un gran Hugo y un pequeño Hugo juntos. Solo mirarlos a los dos la hizo sentir contenta. Mientras tanto, los sirvientes sintieron que la dama de la casa era increíble para comer tranquilamente en un ambiente tan sofocante.

—¿La preparación para la fiesta en el jardín va bien?

Hugo preguntó unos momentos después de que terminaron de cenar.

—Sí, todo va bien. Y sobre eso, tengo algo que decirte. Estaba pensando en que Damian asistiera, ¿qué te parece?

Damian que estaba bebiendo agua hizo un pequeño sonido de asfixia. Hugo miró a Damian y luego dirigió su mirada a Lucía.

—¿No es una fiesta para mujeres?

—Pero Damian no es un hombre, solo tiene ocho años.

Por un momento, hubo silencio, luego Hugo dejó escapar una pequeña risa mientras las orejas de Damian se sonrojaban.

—Como dices, Damian no es un hombre. Haz lo que quieras.

—Damian, ¿qué te parece?

—¡Yo…!

Damian de repente abrió la boca, pero cuando la mirada tranquila de Hugo se movió hacia él, cerró la boca y bajó la cabeza.

—Sí. Lo haré.

Guau… Lucia podía sentir la diferencia de poder absoluta entre padre e hijo. A veces, Damian era tan maduro que era difícil creer que solo tenía ocho años.

Con su complexión enorme y robusta, su forma de hablar rígida pero educada y su vocabulario que era del nivel de un adulto, uno apenas podía ver las señales de que era un niño.

Lucía trató de recordarse a sí misma como una niña de ocho años, pero descubrió que apenas podía recordarlo. Quizás había pasado su tiempo jugando con los otros niños del vecindario.

Pero al lado de Hugo, Damian se convirtió en un cachorro de león. En comparación, Hugo era el rey león, sentado en el trono más alto y mirando hacia abajo. Parecía que incluso si la pata gigante de Hugo lo presionase, Damian ni siquiera haría un sonido.

Es bueno que un hijo admire a su padre, pero también podrían tener dificultades hasta cierto punto.

El estado de ánimo de Lucía mejoró cuando comenzó a pensar que había alguna posibilidad de mejorar su relación.

El gran rey león y su cachorro de león… ahora que lo pienso, el estandarte de la familia Taran es un león negro. Qué apropiado.

—¿Tenías algo planeado después de la comida? —preguntó Hugo.

—Nada especial, quería ir al estudio y leer un libro —respondió ella.

—¿Es un libro que tienes que leer hoy?

—Realmente no. ¿Estamos teniendo invitados?

—¿En este momento? No hay necesidad de atender a huéspedes tan groseros.

—¿Entonces…?

—Da un paseo ligero para digerir la comida y toma un baño.

—¿Qué?

—Estoy diciendo que si quieres levantarte temprano mañana, tienes que retirarte temprano a la cama.

Mientras Lucía miraba a su Hugo, su rostro gradualmente se puso rojo.

Para que la cara de alguien se ponga roja. Pensó Damian con una cara inexpresiva.

—¿Qué demonios estás diciendo delante del niño?

La cara de Lucía estaba carmesí y habló en voz baja. Al ver a Lucía de esta manera, Hugo no pudo evitar reírse.

—¿Qué dije?

—¡Tú…!

Lucía lo fulminó con la mirada y luego se levantó. Hugo la llamó mientras ella se alejaba.

—¿A dónde vas?

—¡A caminar!

Sus pasos golpearon cuando salió corriendo del pasillo con grandes zancadas.

Damian la miró inexpresivo mientras ella se iba. El niño no podía entender la situación en sí.

¿Qué parte de esa conversación causó que Lucía tuviera una reacción tan excesiva? El chico inteligente no pudo resolverlo en absoluto.

 

Maru
Bueno, en el fondo sigues siendo un niño. Es normal que no lo sepas, pequeño Damian.

Mientras el niño reflexionaba sobre eso en su cabeza, escuchó el sonido de una pequeña risa y giró la cabeza en esa dirección, solo para ver al duque riéndose con bastante placer.

El niño había visto la sonrisa fría del duque o su sonrisa ridícula, pero era la primera vez que veía al duque reír así.

Fue fascinante verlo y, al mismo tiempo, impactante. Su padre que era tan feroz como una espada de repente parecía humano.

Al cabo de un rato, Lucía volvió al comedor.

—Damian, vamos juntos.

Damian miró al duque, se levantó y siguió a Lucía. La expresión repentinamente sola de Hugo no se veía tan bien.

La palabra que había dicho la noche anterior.

Nosotros.

Comenzó a preocuparse por esa palabra. Recordó su aparición cuando ella llamó a Damian sin ninguna inhibición o vacilación y parecía que los dos se habían vuelto bastante amigables mientras él no estaba.

No era como si quisiera que tuvieran una relación terrible, pero por alguna razón, no le gustaba.

| Índice |

2 thoughts on “Lucía – Capítulo 34: Padre e hijo (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *