Lucía – Capítulo 43: Amor, comprensión y familia (7)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—El proceso de registro familiar no es tan complicado, por lo que debe hacerse dentro de uno o dos días.

—Ya veo…

El corazón de Lucía se aceleró. Damian realmente se estaba convirtiendo en su hijo. Ahora que Damian estaba en el registro, ahora eran familia. No fue una adopción, sino una entrada como un niño biológico, por lo que su relación no se podía disolver.

Incluso si se divorciaba de su esposo, su hijo en el registro familiar era para siempre su hijo. Ella no podía reclamar los derechos de custodia sobre Damian ya que ya había entregado esos derechos, pero si tenía esos derechos o no, no afectaría su relación madre-hijo.

—Él es mi hijo…

—Eso es correcto. Él es tu hijo para que puedas hacer lo que quieras. Puedes intimidarlo si quieres.

—¿Ah? Eres un mal padre.

Los ojos de Lucía se abrieron y lo criticó.

—¿Qué?

—¿Estás tratando de persuadirme de ser la malvada madrastra ahora?

Su elección de palabras lo hizo reír.

—¿Tienes la habilidad de ser dura con él? —le preguntó.

—¿Qué quieres decir?

—Quiero decir que será el chico el que te cause angustia.

—Damian no me causará angustia. Todavía no conoces a Damian, es un niño muy agradable.

Hugo se rio un poco. Incluso si el niño parecía manso y dócil, era de sangre de Taran. Su hermano parecía la persona más amable que uno podría conocer, pero tenía la malicia suficiente para asesinar a su padre biológico.

—Además, él es tu hijo.

Lucía pensó que había murmurado eso para sí misma, pero cuando él la miró fijamente, se dio cuenta de que había hablado en voz alta.

—¿En quién tienes fe? —le preguntó Hugo.

—Damian… que es muy… como tú.

Se acercó colocando su cabeza cerca de la cara de Lucía. Luego habló en un tono tenue como si fuera una amenaza.

—Si él es como yo, entonces deberías ser más cuidadoso. ¿No has oído los rumores sobre mí?

—¿Rumores de que bebes sangre?

—¿Qué?

Lucía estaba nerviosa. Ella no quiso decir eso, pero las palabras se escaparon de repente de su boca.

—Ah, esto… quiero decir… los rumores de ti…

—¿Dices que bebo sangre?

Hugo estudió su rostro cuando ella asintió con la cabeza y luego se volvió hacia ella, la tomó en sus brazos y enterró la cabeza en su hombro. Entonces se echó a reír.

Gracias a los constantes informes de Fabian, Hugo conocía todo tipo de rumores acerca de sí mismo, pero en cuanto a que alguien le dijera directamente que bebía sangre… Ella fue la primera.

—Sé que es solo un rumor.

La cara de Lucía estaba ardiendo de vergüenza y dio una excusa.

—No es completamente una mentira. Cuando se está en guerra, a veces uno no tiene más remedio que aceptarlo.

—Ah, ya veo…

—¿Tenías curiosidad por eso?

—No… tal vez un poco… pero eso fue hace mucho tiempo. Definitivamente no pienso en eso ahora.

Él solo siguió riéndose. Lucía se alegró de que no se sintiera ofendido, pero no pensó que sus palabras fueran tan graciosas. Ella simplemente no podía entender su código de risa.

—¿Qué hay de otros rumores?

—No lo sé.

—Realmente eres una mujer tan atrevida. ¿En qué estabas pensando pidiéndole a un monstruo bebedor de sangre que se casara contigo?

Al escuchar sus burlas, Lucía se sonrojó en silencio. Como ella fue la que habló mal, no podía decir nada.

—¿Está realmente bien si me entrometo con las cosas relacionadas con Damian?

—Haz como quieras.

—Me dijiste que no lo hiciera la última vez.

—¿Cuándo lo hice?

—Dijiste: “Aunque es agradable y lindo, no pases de la raya”.

—Como dije, ¿cuándo lo hice?

Lucía parpadeó, estudiando su expresión que tenía: “¿de qué demonios estás hablando?” Escrito por todas partes. Su expresión le decía que realmente nunca había dicho eso antes.

Lucía cuidadosamente recorrió su memoria. Cuando ella lo pensó, él realmente no usó la expresión “ir sobre la línea”. Pero él dijo algo así.

Tenía el presentimiento de algo y había estado queriendo preguntar, y finalmente se dio cuenta de que en lugar de adivinar sus pensamientos, sería mucho mejor preguntarle directamente.

—Por casualidad… ¿odias a Damian? —preguntó Lucía.

—No.

Lucía se armó de valor e hizo esta pregunta con mucho cuidado y, a cambio, él respondió muy fácilmente.

—Entonces… ¿por qué enviaste a Damian al internado?

—Ya te dije. No podía cuidarlo, así que lo envié allí.

—Pero aun así, no ha habido una precedencia de que uno sea enviado a un internado. Además, uno que es heredero de un duque.

—No me importa lo que otros hagan.

—Lo que quieres decir es que determinaste que ese es el mejor curso de acción a seguir.

Hugo asintió con la cabeza.

Lucía sintió como si le hubieran quitado algo del pecho. Como si hubiera estado vagando en la oscuridad y sus dedos finalmente se aferraron a algo.

—Creo… que sé un poco más sobre él ahora.

Cuando uno lo pensaba, cuando Lucía preguntó, no profundizó en una explicación generosa, pero la mayoría de sus respuestas fueron concisas.

—¿Por qué enviaste a Damian al internado y no lo contactaste una vez?

—Un informe sobre lo que hace el niño llega a mi escritorio todas las semanas, así que sé que lo está haciendo bien.

Era fascinante. Todas sus acciones incomprensibles tenían una razón detrás de ellas y cuando ella preguntó, él le contó todo.

La mente de Lucía estaba corriendo. ¿Hasta qué punto seguiría respondiendo? ¿Estaría bien hacer preguntas un poco más difíciles?

—Entonces…

Él bajó la cabeza, mordiéndole el cuello y ella soltó un pequeño grito en respuesta.

—¿Puedes dejar de hablar de otro hombre?

—¿Qué? Él es tu hijo, un niño de ocho años. ¡No es un hombre!

—Tan despiadada. ¿Sabes cuánto esas palabras han aplastado el orgullo del niño?

—Dios mío. Fui demasiado imprudente.

Aunque Damian era un niño, él era un niño. Si ella cambiara de posición con el joven y se pusiera en su lugar y alguien le dijera, “desde que eres joven, definitivamente no eres una dama”, sus sentimientos se verían heridos.

No fue intencional, pero no pudo evitar preguntarse cuánto debía haber herido los sentimientos de Damian.

Realmente este niño. Podía decir lo que pensaba y decirme que no le gustaba.

Cuando lo pensó, Damian no era el tipo de niño que hablaba de algo así. Entonces, ¿podría ser que le dijo a Hugo? ¿Desde cuándo su relación se hizo tan cercana?

—¿Damian lo dijo?

—No.

—¿Cómo lo sabes entonces?

—Si estuviera en su posición, así sería.

Lucia entrecerró los ojos hacia él. Pero no estaba equivocado. Como era hombre, comprendería mejor la mente masculina. Lucía comenzó a preguntarse si había cometido algún otro error con Damian. Mientras tanto, la mano de Hugo seguía vagando.

Sus manos disimuladas le acariciaron la cintura, mientras sus labios arrastraban besos persistentes pero ligeros desde la oreja hasta el cuello.

—Deberías volver al trabajo.

Al mismo tiempo, sus palabras salieron arruinando su exploración, y su expresión se arrugó intensamente.

—Te fuiste por un asunto urgente, ¿no? Y cada vez que regresas de tus salidas, te pones más ocupado.

La expresión de Hugo estaba llena de quejas obvias, pero Lucía simplemente le quitó las manos de la cintura y se levantó. Ella sabía lo que él quería, pero estaba exhausta todo el día debido a una serie de razones y no tenía confianza en manejarlo en este momento.

—Vivian.

—Mi cabeza se siente un poco pesada, así que quiero dar un paseo.

Hugo lo intentó un par de veces más, pero fue rechazado, por lo que finalmente se dirigió a su oficina con pasos involuntarios. No había encontrado el trabajo agradable antes, pero hoy, realmente no quería trabajar.

No le consoló con la esperanza de ser recompensado, pero aun así no era correcto pagarle a uno por los servicios de esta manera. Continuó refunfuñando hasta que llegó a su oficina.

♦ ♦ ♦

Más tarde esa noche, Lucía le dijo al hombre que entró en su habitación después de que ella se hubiera bañado.

—Ve a tu habitación y duerme.

—¿Hoy de nuevo? ¡Por qué!

Lucia miró a su marido quejándose.

—No tengo energía, así que no podré manejarlo hoy. Por lo tanto, no creo que sea muy agradable.

“No tengo energía.” “No será agradable.” Dos veces, ella lo golpeó sin piedad y consecutivamente.

—Bien. De acuerdo. Hoy de nuevo, dormiré a tu lado, no haré nada —murmuró sombríamente. Esas malditas mujeres nobles. Definitivamente no saldrán fácilmente. Apretó los dientes con ira.

—¿De verdad?

—Ayer cumplí mi promesa, ¿no?

Razón de más para no creer. Su mirada le decía que no le creía en absoluto. Hugo la abrazó abruptamente y cayó sobre la cama con ella a cuestas.

—¡Hugh!

La abrazó con más fuerza, cuanto más volaba alrededor.

—Estoy durmiendo así. Suficiente, quédate quieto. Me emocionarás si sigues moviéndote.

—¿Dónde estás tocando! —exclamó Lucía.

Después de dar vueltas por un rato sin resultado, Lucía finalmente se quedó en silencio. Ni siquiera podía inquietarse porque él la estaba abrazando muy fuerte por la espalda. Sus manos se deslizaron galantemente en su ropa de dormir y le apretaron los senos. Incluso si ella le pidiera que le quitara la mano, él actuaría como si no escuchara nada, así que ella simplemente se rindió.

—Vivian.

Se sintió especialmente agradable escucharlo gritar su nombre justo al lado de su oído. Los labios de Lucía se curvaron un poco en una sonrisa.

—Sí.

—Vivian.

—Si.

—Vivian —la llamó de nuevo.

—¿Sí? —preguntó esta vez.

Y se volvió para mirarlo, su mirada preguntaba por qué estaba haciendo eso.

—Cuando te llamé por ese nombre por primera vez, te sentiste incómoda, ¿verdad?

—Mmmmmm… Sí. Así es.

—Cuando te llamo ahora, no estás afectada.

—Bueno, sí, lo he estado escuchando por un tiempo, así que me he acostumbrado.

Ahora, Lucía no odiaba el nombre “Vivian” como antes. El nombre de la esposa del duque de Taran era Vivian, no Lucía. Había encontrado una nueva felicidad en su vida como Vivian. La vida de Vivian que estaba llena de dolor terminó dentro de su sueño.

Cuando la llamaba “Vivian”, la hacía sentir como si fuera su única “Vivian” y su corazón latiría de emoción. Él era el único que podía llamarla Vivian. Sí, eso sería ahora y en el futuro.

—¿Es eso así? —preguntó el duque.

¿Por qué no me dijiste el nombre de tu infancia? Hugo quiso preguntar. Sin embargo, tenía miedo de escuchar la respuesta a esa pregunta. Si ella dijera algo como “no quería” o “no me llames por ese nombre”, su corazón se hundiría.

No me odias, ¿verdad? ¿O es que estamos casados, así que simplemente toleras estar conmigo en la cama? ¿No hay absolutamente ningún margen de maniobra en tu decisión de nunca amarme?

Todas las cosas que quería preguntar de repente se le subieron a la garganta, flotando en la punta de la lengua. Era una experiencia muy extraña y desconocida contener las palabras que quería decir en su corazón. Tenía miedo de escuchar las respuestas que podrían salir de su boca.

—Nunca me enamoraré de ti.

Sentía que si escuchaba esas palabras una vez más, se volvería loco. Temía la idea de no saber qué haría con ella si se volvía loco. Si la lastimara de alguna manera, realmente se volvería loco.

—Vivian.

La abrazó aún más fuerte y enterró la nariz en su espalda. Le encantaba su aroma que siempre lo intoxicaba y se acercaba más a su piel.

—Sí…

Era extraño. A pesar de que la estaba abrazando, parecía que la había perdido para siempre. Su pecho estaba abrumado por el dolor que le hizo fruncir el ceño. Se sentía como si algo desconocido hubiera cavado en su corazón y lo hubiera pisoteado.

¿Alguna vez se había sentido así de enfermo? No podía recordarlo. Cuando era joven y fue arrastrado como un esclavo mercenario, hubo muchas veces que estuvo cerca de la muerte, pero en lugar de sentirse enfermo, sintió alivio al estar vivo.

La sostuvo mientras ella se dormía, respirando tranquilamente, pero no pudo conciliar el sueño por un largo tiempo.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, Hugo reunió a sus vasallos y les informó que Damian había ingresado formalmente como su hijo legal.

—Ya he anunciado que Damian será mi sucesor. Incluso si todos demuestran que no aceptan mi decisión, sería mejor descartar esa actitud, ya que no cambiarán mi decisión de todos modos.

Era la primera vez que el duque mencionaba oficialmente al joven señor desde que anunció que haría de Damian su sucesor, por lo que sus vasallos se veían muy tensos.

—El joven señor formalmente registrado ahora es mi hijo legal. Si hay alguna queja, que me busquen. Siempre estoy listo para hablar.

La palabra “hablar” de la boca del duque era más aterradora que ser amenazado de muerte. Hugo arrojó un documento frente a sus vasallos.

Lucía le había pedido repetidamente que no interfiriera, pero no quería simplemente sentarse y mirar, así que le ordenó a Jerome que le trajera una lista de los asistentes a la fiesta en el jardín.

Jerome había traído a la señora con una expresión muy incómoda, pero una vez que Hugo chasqueó la lengua, Jerome rápidamente trajo la lista. Hugo solo había escogido los nombres de personas entre sus vasallos.

—Será beneficioso para aquellos cuyos nombres están en esta lista hacer un mayor esfuerzo en la supervisión de su hogar.

Desde el punto de vista de Hugo, esto ni siquiera podría considerarse una ligera reprimenda. Se sintió satisfecho consigo mismo por cumplir con la solicitud de su esposa de no interferir.

Cuando el duque dejó la escena, los vasallos pálidos y espantados, corrieron hacia la lista. Para los vasallos, “cualquiera cuyo nombre esté en esta lista puede considerarse muerto” fue lo que escucharon.

Definitivamente irían a casa e interrogarían a sus esposas para llegar al fondo de esto. De boca en boca, pronto se difundiría entre los nobles que las esposas nobles que asistieron a la fiesta en el jardín en ese momento recibieron una severa lección de sus esposos.

Era solo cuestión de tiempo antes de que se extendieran los rumores de que si uno tocaba a la duquesa, el dragón que escupe fuego detrás de ella, el duque Taran, se presentaría.

Maru
Lucía gritando internamente al ver que todo esto. Aunque bueno, ahora eres más poderosa. Me parece tan lindo Hugo intentando hacer cosas por ella jajajaja.

♦ ♦ ♦

Había pasado una semana desde la fiesta en el jardín y Roam estaba tranquilo como siempre. Lucía no salió a montar a caballo y estuvo en el castillo toda la semana, pero esta no era la primera vez que se había quedado en el castillo durante mucho tiempo.

Desde el día después de la fiesta en el jardín, Lucía actuó como si nada hubiera pasado y, muy pronto, las personas a su alrededor se olvidaron del incidente.

Damian estaba sentado leyendo un libro en su habitación y luego volvió la cabeza al sentir algo en sus pies. Damian sonrió mientras observaba a Asha, quien probablemente se había topado con su pierna mientras jugaba con su cola. En estos días, la cría de zorro seguía a Damian a su alrededor y estaba con él casi todo el día.

A medida que pasó la semana, Damian pensó en muchas cosas. En lugar de lastimarlo, el incidente en la fiesta en el jardín había conmocionado al niño.

Nunca se había sentido tan débil antes. En ese momento, su primer pensamiento fue que si su padre estuviera ahí, nada hubiera pasado. En conclusión, en comparación con su padre, su existencia era comparable al polvo.

De todas las veces, ese día, su padre había salido. Damian aún no sabía que incluso si el duque estaba en Roam en ese momento, le habría sido difícil interferir en un evento social solo para mujeres. Sin embargo, el niño se dio cuenta de que la ausencia de su padre podía ocurrir en cualquier momento, y que dependería de él proteger a su madre.

Damian sabía muy bien que era joven. En la academia, Damian era el más joven de sus compañeros. Donde quiera que mirara, estaba lleno de personas mayores que él.

Independientemente de la voluntad del niño, no se podía hacer nada con respecto al flujo del tiempo, pero era posible aumentar su fuerza teniendo la voluntad de hacerlo.

Utilizando la razón de que Damian era joven y su identidad no estaba clara, había muchas personas mezquinas e insignificantes que lo trataban como una broma y trataban de provocarlo. Esa gente descuidada y tonta ni siquiera valía su tiempo, por lo que Damian los ignoró, pero ignorarlos los hizo sentir más inquietos.

Fue la actuación sobresaliente de Damian lo que les hizo no querer meterse con él de todos modos.

La habilidad era poder.

Esta fue la realización más útil a la que Damian llegó en la academia.

Damian tomó a Asha en sus brazos y se levantó. Le entregó el zorro al criado y pidió que lo llevaran de vuelta a su casa, luego le pidió a Jerome que le informara que quería ver a su padre.

| Índice |

3 thoughts on “Lucía – Capítulo 43: Amor, comprensión y familia (7)

  1. Avi says:

    Damian es un bebé precioso, él junto con Lucia son mis personajes favoritos por su relación super bonita de familia.
    Gracias por los capis, amo esta novela aunque tiene esos rellenos con el delicioso (?) a veces jajajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *