Lucia – Capítulo 5: ¿Nos casamos? (3)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—¿Es esto? —preguntó Hugo mientras hojeaba el reporte de Fabian, que consistía solo en unas pocas páginas. Había pasado un mes desde que el duque le había ordenado que investigara a la princesa. Ninguna otra investigación había tomado tanto tiempo. Había recorrido todo este camino en la oscuridad de la noche; por todo el esfuerzo que había pasado, estaba decepcionado.

—Apenas había algo para investigar, así que estuve ejercitando mi precaución. Lo siento por no cumplir sus expectativas.

Era la primera vez que Fabian sentía límites en sus propias habilidades. No era la primera vez que hizo una verificación de antecedentes de alguien, pero esta vez, sin importar cuánto cavase, todo fue en vano. Estaba escondida en el interior del palacio real, por lo que no era fácil interactuar con ella en primer lugar. Nadie sabía dónde vivía la princesa Vivian, por lo que no había punto de partida para su investigación.

Hugo no reprendió a Fabian. Entendía bien sus habilidades. No era un subordinado que haría un trabajo mediocre y luego inventaba excusas para ocultar sus defectos.

La princesa había crecido como una plebeya hasta que cumplió doce años. Después, había entrado en el palacio real. En la superficie, nunca había abandonado el palacio real ni había hecho su debut entre la alta sociedad. Sin embargo, una vez a la semana pretendía ser una sirvienta y se iba a hacer un recado. Esa era la información que Fabian había recopilado en todo este tiempo.

Ya que nunca ha hecho un debut formal en la alta sociedad, ¿cómo fue capaz de actuar tan natural durante el Baile de la Victoria?

No se había hecho un nombre por sí misma en el Baile de la Victoria, pero no era un lugar que cualquier persona normal pudiera asumir fácilmente. Ella no destacó en la fiesta; al mismo tiempo, tampoco cometió errores ni causó problemas.

—¿Escribió un permiso para ella y se fue así? ¿Desde cuándo es tan fácil escapar de la seguridad del palacio real?

—Los guardias de la puerta del palacio la conocen como una criada. Hay demasiados niños reales en el palacio, por lo que la cantidad de criadas que entran y salen son demasiadas como para estar al tanto de todas. Simplemente verifican si están sacando algo del palacio y eso es todo.

Se había preguntado qué estaba haciendo cada semana, pero siempre iba al mismo lugar. iba a casa de una famosa novelista cada semana. La novelista también vivía una vida de ermitaño y solo conocía a otra persona: la empleada doméstica.

—¿Y asumo que ella ha obtenido la información del mocoso de ella?

La existencia de su hijo, Demian, no era un gran secreto, pero no era algo que una simple princesa pudiera conocer por capricho. Hugo había sospechado de cómo la princesa había llegado a saberlo, por lo que había ordenado la investigación.

—Ella es una autora famosa. A través de sus novelas se sabe que entiende muy bien la alta sociedad. Parece que ella tiene algún tipo de conexión con un informante que transmite los últimos rumores de la alta sociedad. No he podido confirmar la identidad de esta persona, pero si lo desea, continuaré las investigaciones.

—Está bien. No es importante. Al final, lo que quería confirmar era si ella es realmente una princesa o no.

La mayor parte del informe fue hecho a base de especulaciones. Era una princesa que no tenía nada a su nombre, pero al mismo tiempo, todo sobre ella estaba claro. Repasó el lamentable informe una vez más.

—¿Por qué no hay sirvientas viviendo con ella?

—Hubo muchas doncellas del palacio que trabajaron a su lado… Pero la mayoría se fueron o fueron reasignadas después de unos días por razones desconocidas.

—¿Estás seguro que no hay nadie entre bastidores?

—No hay errores. He investigado de arriba abajo, pero ella no tiene conexiones con ninguna facción dentro del palacio real.

No había manera de obtener un informe más completo que este. Hugo se perdió en sus pensamientos por un momento. No le tomó mucho tiempo tomar una decisión. Él había hecho esto como cualquiera de sus otras responsabilidades, de manera rápida y ordenada.

—Ya que sale del palacio a la misma hora todas las semanas, probablemente saldrá mañana. Tráela aquí.

—¿Ah? ¿Mañana?

Mañana era su día libre.

—¿Hay algún problema?

—… No. Su Gracia.

Su terquedad había resultado en que el karma le quitara su día libre. Fabian apretó sus dientes, absolutamente seguro de que era parte de la maldición de esa bruja.

♦ ♦ ♦

—¿Cómo fue esa cosa? —preguntó Norman en voz baja mientras observaba a Lucía.

—¿Qué cosa?

—La cosa sobre los dos caminos que preguntaste la semana pasada. ¿No era por ti? No conozco muy bien los detalles, pero ¿es algo de lo que es difícil hablar conmigo?

—… Sí. Lo siento.

—Está bien. Todos tenemos un secreto o dos. Hay momentos en que se debe guardar un secreto a tus seres queridos o tu familia. Parecía que estabas luchando contra algo… solo quería saber si estabas bien.

El trabajo de Norman era comprender las emociones y los pensamientos de otras personas. Podía ver fácilmente a los demás y con gran precisión. Aunque la señora Phil siempre tenía una expresión amarga, a Norman no le costaba entenderla; mientras que Lucía, sin importar cuántas veces se haya encontrado con la señora Phil, no podía ver más allá de su expresión agria.

—Tus palabras la última vez me ayudaron mucho. Decidí arriesgarme. Actualmente, estoy esperando los resultados.

—Ya veo. Si escuchas buenas noticias, debes decirme.

—Sí, lo prometo. Pero Norman, en estos días, a veces mi corazón no se siente como propio. La persona que está relacionada conmigo… Te contaré la situación actual. Es mi padre.

Incluyendo el momento en que conoció a su padre a los doce años, agregándole el momento del sueño, solo lo había visto dos veces. Su padre no era más que un misterio para ella.

—Mi padre me descuida. No me mata de hambre y me alimenta bien. Sin embargo, solo lo conocí cuando tenía doce años y eso fue todo. Todo este tiempo nunca lo pensé mucho. Creía que no importaba porque no era diferente a no tener ningún padre.

Un año. Solo quedaba un año. Después de un año, el emperador moriría.

—Siempre he pensado que esa persona no tenía nada que ver conmigo. Pero en estos días no puedo evitar sentir un odio interminable hacia él… O algo similar a eso.

Quería entrar en el palacio interior donde residía el emperador y decirle a la cara que moriría pronto. Seguía sintiendo el deseo atroz de verlo retorcerse.

Ella era una de sus muchos hijos. No era como si hubiera nacido por amor. Si solo le hubiera mostrado un poco de cuidado, ella no habría sido vendida en un matrimonio así.

—Siento que si esa persona muere, me sentiré muy gratificada. A pesar de que es mi padre… realmente no debería estar pensando de esta manera, ¿no?

—¿De qué estás hablando? ¿Llamas a ese tipo de persona padre? —Norman miró a Lucía con ojos tristes —Está bien odiarlo. Está bien echarlo a los perros. Mientras el dolor de tu corazón desaparezca, está bien. Siempre y cuando ese sentimiento no se corrompa en tu corazón, está bien odiar a esa persona.

Los ojos de Lucía gradualmente se pusieron rojos. Todo era culpa de Norman. Nunca había conocido el afecto en su vida. Una total desconocida como Norman había mostrado tanto afecto y atención a Lucía que no podía evitar compararla con su padre. A través del cuidado y la amistad de esa mujer, la semilla de odio hacia su padre había crecido.

Norman se sentó con cuidado junto a Lucía y la abrazó.

—Lucía, siempre actúas como si fueras más vieja de lo que eres. La vida es corta. Incluso cuando vives tu vida haciendo lo que quieres, no podrás hacerlo todo. Mientras no mates a nadie, no te contengas, haz lo que quieras. Este es mi consejo como tu mayor en la vida.

Lucía se echó a reír. Técnicamente, ella era mayor que Norman. Lucía abrió los brazos y abrazó a Norman. Aunque era muy delgada, su abrazo se sentía confortable y acogedor. Lucía se sintió más feliz en esta vida que en la de dentro del sueño. Al conocer a Norman, Lucía creía que había tenido éxito en su segunda vida.

♦ ♦ ♦

Estaba volviendo al palacio real, pero un hombre bloqueó casualmente su camino. Era un hombre joven con pelo castaño oscuro. Inclinando la cabeza hacia Lucía, le entregó un sobre blanco. Ella dudó por un momento antes de recibirla. En su interior, el sobre estaba vacío. Pero en la parte delantera, había un emblema de un león negro.

En este punto, había terminado su investigación sobre ella. No era sorprendente que se dieran cuenta de su horario habitual de salir del palacio.

—He venido para acompañarla.

Podía reconocer quién era la persona por sus ojos fríos azul medianoche de su sueño.

Fabian.

Era el ayudante personal del duque de Taran. Solo había unos pocos nobles poderosos sentados juntos en el centro del poder del ducado de Taran. El duque limitó el poder de todos lo que lo rodeaban y rechazó cualquier lugar cualquier concesión. Roy Krotin estaba entre los nobles más conocidos del ducado de Taran, y justo debajo de él estaba Fabian.

Él manejaba todas las tareas diarias del duque; era su secretario y ayudante mejor clasificado. Hubo un rumor generalizado de que Fabian tenía la responsabilidad de aceptar o rechazar las invitaciones a eventos sociales. Por lo tanto, no importaba cuán alto y poderoso pudiera ser un noble, se inclinaban y postraban ante Fabian.

—¿Ahora… mismo?

—Nuestro señor ha solicitado una discusión más profunda que la última vez. Puede rechazar esta invitación, volveré solo.

Lucía miró a las dos personas que la esperaban en el carruaje. Este no tenía una sola ventana ni el emblema del duque. Si Lucía se subía a ese carruaje y desaparecía, nadie podría descubrir que el duque de Taran la habría matado.

Qué minucioso. Estoy un poco asustada.

Lucía se subió al carruaje sin decir palabra. El carruaje se puso en marcha y tiempo después se detuvo. Cuando alguien abrió la puerta, Lucía reconoció la mansión del duque de Taran. Había estado allí solo una vez, pero podía reconocer algunos puntos de referencia familiares.

—Por favor, venga por aquí.

Un hombre diferente con exactamente los mismos ojos azules medianoche de Fabian acompañó a Lucía a la mansión.

Mientras ella esperaba en la sala de recepción, Fabian fue a llamar a la puerta de su señor.

—La hemos traído hasta aquí.

—¿Está sola?

—Sí.

—¿Vino hasta aquí pacíficamente?

—Sí.

Hugo se rió entre dientes. Era una dama cómica. Parecía una persona poco común desde el momento en que se recibió sola en la casa del duque; también hoy, nadie sabría el hecho de que la habían acompañado a la casa del duque. Parecía no tener miedo de lo que pudiera pasarle.

Hugo apoyó su barbilla en una mano mientras tamborileaba su escritorio con la otra. El matrimonio con ella había despertado su interés, pero no estaba desesperado por casarse en ese momento. Aunque había ordenado una investigación a fondo, quedaban muchos misterios sobre esa mujer. No parecía ser demasiado sospechosa, pero eso no significaba que pudiera dejar pasar ese hecho por alto. Al mismo tiempo, era un gran problema. Nunca puso su confianza en nadie en primer lugar.

No cambiaba el hecho de que tenía que casarse. Si se casaba ahora o más tarde, no cambiaba nada. No importaría quién fuera esa persona. Por lo tanto, Hugo arrojó una moneda. Si ella montaba en el carruaje y llegaba a casa, sería cara. Si ella lo rechazaba, sería cruz. Él prefería la cara. Había decidido sobre su vida cambiando la decisión de esa manera.

Actualmente, Lucía estaba disfrutando las galletas y el té que le sirvió el hombre que la había acompañado hasta aquí. El té era muy fragante y las galletas eran realmente deliciosas. Lucía pensó que sería capaz de vivir una vida feliz si tuviera esas dos cosas.

—Eres muy buen cocinero. Estas son las cosas más deliciosas que he probado en toda mi vida.

Después del cumplido de Lucía, el hombre se detuvo momentáneamente antes de responder.

—Me alegro de que se adapten a su gusto.

Ella ya había terminado la mitad de las galletas que le había servido muy felizmente; Jerome miró a Lucía pensando que era una joven dama única.

Ya había servido a muchos huéspedes antes, pero era la primera vez que conocía a alguien tan relajada como ella. En general, estarían demasiado nerviosos para tocar la comida y apenas beberían té. Si él supiera que ella era una princesa, se habría sorprendido aún más.

Mientras Lucía estaba felizmente tapándose la boca con galletas, la puerta de la sala de recepción se abrió de repente. Se levantó rápidamente cuando notó que era el duque de Taran. Saludó a Lucía con su habitual expresión gélida y tomó asiento frente a ella. Agitó la mano y Jerome asintió, viéndose a sí mismo fuera de la habitación. Ahora, solo dos personas permanecían en esta amplia sala de recepción.

—Por favor, tome asiento.

Lucía se dejó caer en shock. Su boca estaba llena hasta rebosar de galletas en ese momento. No tenía forma de escupirlas, así que comenzó a masticarlas tan rápido como pudo. Estaba tragando demasiado rápido y se sintió ahogarse, así que comenzó a tomar su té. Esperó en silencio sin decir una palabra, pero eso la hizo sentir aún más avergonzada, haciendo que su cara se sonrojase.

Cuando ella terminó de ingerir las galletas, él colocó un sobre enorme sobre la mesa y lo empujó a su lado. Asintió con la cabeza, indicándole que mirara dentro, a lo que ella obedeció, sacando unos documentos. Ocultó sus sentimientos de vergüenza y leyó con calma los documentos.

Debe tener dieciocho ahora.

Su apariencia física se ajustaba a su edad, pero a veces parecía mucho más madura para su edad. Era verdad que los de la familia real y la alta sociedad maduraban rápidamente, pero había algo diferente en ella.

Hugo comenzó realmente a inspeccionar a la joven señorita por primera vez. Antes, él simplemente había confirmado sus rasgos físicos como el color de su cabello y la estructura general de su cara. Esta vez, se tomó su tiempo para inspeccionarla como mujer.

No era fea, pero tampoco era una belleza impecable. Lo único destacable era el color de sus ojos. A primera vista, parecían dorados, pero se parecía más a una joya de color naranja calabaza.

Pero eso era todo. Su apariencia o cuerpo no lo atraían para nada. Probablemente era por esta razón que accedió a tomarla como esposa.

Dentro del sobre había dos documentos. Una renuncia de custodia parental y un acuerdo de registro familiar. Esos eran los dos documentos más preciosos para una mujer. Por lo general, las mujeres no tenían conocimiento de la ley, pero fueron educadas en esas dos cosas hasta el último punto. Incluyendo papeles de divorcio, nunca debían firmar esas cosas tan fácilmente. Esos documentos simbolizaban todo el poder que una mujer tenía.

—Según la solicitud de la princesa, estos son los dos documentos que tiene que firmar.

—¿Eso es todo? ¿Qué hay de las otras cosas que hablamos la última vez?

—Aparte de estos dos, no hay nada más que podamos documentar oficialmente.

—¿De verdad? ¿No necesita libertad en tu vida personal? ¿Estará bien aferrarme a usted y amarlo?

Ella tenía los ojos bien abiertos mientras hacía preguntas como un niño ignorante, y al instante, sintió que una gran cantidad de estrés se acumulaba en su pecho. Él aborrecía las conversaciones sin sentido o las bromas aburridas. Odiaba que la gente probaras las aguas inútilmente. No tenía pensamientos de dejar ninguna laguna en el contrato.

—Luego agregaré esos dos, así como un contrato verbal.

Inesperadamente, no se sorprendió por sus palabras en absoluto. Ella asintió mientras pensaba seriamente y sostuvo una pluma para firmar los documentos, sorprendiéndolo a la inversa.

—Espere. ¿Qué está haciendo ahora?

—Me dijo que firmara…

—Le he dicho mis condiciones del contrato, por lo que también debe exponer las suyas, ¿no es así?

—¿Está bien agregar mis propias condiciones también?

—Por supuesto. Un contrato solo beneficioso para una parte no se puede establecer en primer lugar.

Quería hacer un contrato, no estafar a alguien. Lucía cayó en un profundo pensamiento. Ella nunca había pensado en esto en absoluto. Su único objetivo era casarse con él. Desde que se ofreció, no quiso rechazarlo. Sería demasiado inútil.

—¿Necesita tiempo? Solo para su información, si el contrato no se completa hoy, todo se cancelará.

—¿Por qué?

—Si esto es un contrato lucrativo no es seguro y hay demasiadas variables.

Tuvo que reorganizar todo para volver a encontrarse con la princesa y reprogramar todo en su vida a su alrededor; era demasiado problemático. Este acuerdo matrimonial era por capricho. No sabía cómo podían cambiar sus sentimientos mañana.

—¿Está bien si le pido una cosa? ¿Por qué odia el amor de una mujer?

Él la miró sin decir una palabra y Lucía se preguntó si habría pisado un recuerdo doloroso, mientras le devolvía una mirada dócil.

—¿Pregunté… algo de lo que no quiere hablar?

—Es la primera vez que una mujer me pregunta algo así y me parece interesante. No lo odio. Por lo general, las mujeres esperan que su amor sea devuelto. No puedo hacerlo, así que les dije que no me amaran.

¿Qué recuerdo doloroso? Solo era un egoísta hasta la médula. Si las mujeres no esperaban que su amor fuera devuelto, entonces eso significaba que estaría bien amarlo de manera unilateral. Debería intentarlo y sufrir un amor que lo haría llorar sangre.

Para su pesar, ella no tenía tales habilidades. Parecía imposible hacer cambiar su forma de pensar. Era un hombre que tenía el mundo entero en sus manos.

—Pensé en algo.

—Hay un documento en blanco que puede usar para escribir las condiciones de este matrimonio.

—Está bien. No necesito documentación. Todo lo que necesito es su promesa con el honor del duque en juego.

Él fingió una risa.

—El honor del duque, ¿dice? Eso es un nivel más alto que algo así como documentación. Entonces, ¿cuáles son las condiciones?

—Solo hay dos condiciones. En primer lugar, prométame que no me abusará física ni mentalmente. No estoy diciendo esto para insultar a Su Gracia en absoluto, por favor, no me malinterprete.

Debido a los recuerdos de su sueño, Lucía quería un muro de seguridad para protegerse.

Su expresión facial mientras miraba a Lucía todo ese tiempo, se volvió mucho más fea. ¿Creía que era un hombre que lastimaría e insultaría a su propia mujer? Se sintió un poco desagradable, pero ella dijo que no estaba tratando de insultarlo, por lo que decidió creerla. Era una condición simple del contrato después de todo.

—¿Qué hay de la segunda?

—En segundo lugar… haré mi mejor esfuerzo. Sin embargo, a veces los humanos son incapaces de controlar sus corazones. Tal vez sea fácil para Su Gracia. Si cree que no puedo controlar mi corazón, por favor, deme una rosa.

Qué narices… era imposible saber lo que esta mujer estaba pensando. Hugo pensó una vez más que realmente debía abrir su cabeza para ver qué había dentro. Podía entender que ella nunca había firmado un contrato con otra persona antes.

Esto era claramente un contrato destinado a beneficiar a ambas partes. Hasta ahora, solo había aceptado contratos que eran beneficiosos para él mismo. Siempre había sido así. Él tenía la ventaja del contrato. Pero no era por sus habilidades de negociación, sino porque la persona frente a él era demasiado inmadura para darse cuenta de esto.

Sería culpa suya si firmara un contrato que sería beneficioso de manera unilateral. No tenía ninguna razón para convertirse en consejero ni en una persona moralmente justa. No era obligación de nadie ser moralmente correcto. Eso había pensado toda su vida.

Pero tenía al menos un poco de conciencia al tratar con ella. Decidió asesorarla sobre este contrato beneficioso unilateralmente.

—¿Por qué no decide unas condiciones más realistas? Princesa, no está al tanto del precio de estos documentos.

Generalmente, cuando un hombre le pide a su esposa que firme una renuncia de custodia parental y una acuerdo de registro familiar, una gran cantidad de dinero tendría que desembolsarse.

—Soy consciente. Se espera que estos documentos tengan un precio muy alto.

—Es así.

—Voy a ser la esposa del duque, por lo que todas las necesidades de mi vida serán atendidas. Aparte de las necesidades de la vida, no tengo necesidad de otras cosas.

Que las palabras “necesidades de la vida” salieran de la boca de una princesa era refrescante pero impactante.

—La primera condición… bien. ¿Pero cuál es el propósito de la segunda?

—Para mí, hay un propósito. En la vida, hay muchas veces que las que no puedes tocar se vuelven mucho más importantes que cualquier cosa material. Aunque eso no significa que no me gusten las cosas materiales. No tomo el dinero a la ligera. El dinero, por supuesto, es importante; todos lo necesitamos. Sin dinero, la vida se vuelve muy difícil. Pero mientras tenga el suficiente para sobrevivir, no hay diferencia entre las personas que tienen más o menos.

Fingió una risa.

—Habla como si ya hubiera vivido toda una vida. Princesa, esta es mi conjetura basada en su edad y experiencia, pero eso no es posible así qué, ¿dónde aprendió esa filosofía basura?

Lucía saltó al escuchar esas palabras.

—Está bien llamarlo filosofía basura. De todos modos, estas son mis condiciones. No creo que sean demasiado difíciles.

¿No eran muy difíciles? Eran ridículamente simples. No importaba de qué forma lo mirases, este contrato solo beneficiaba a una parte.

—… Bien. Entiendo las condiciones de la princesa y estoy de acuerdo con ellas.

Lucía estaba nerviosa y contuvo la respiración, dejando escapar un largo suspiro de alivio. Inmediatamente firmó los dos documentos frente a ella y los deslizó hacia él. los miró rápidamente y lo guardó.

—Con esto, nuestro compromiso se ha completado. Si deseas una autorización…

—No. No lo necesito. Mmm, lo tengo. Asumiré que ahora estamos comprometidos.

La palabra “compromiso” parecía demasiado grande. Lucía se sintió extraña.

Entonces… ahora soy… la prometida del duque Hugo Taran.

No era como si estuvieran casados todavía, pero era dudoso que él rompiera el compromiso. Ella había llegado hasta el final, aunque la tasa de éxito era muy baja. Sus emociones, profundamente conmovidas, se mostraban con claridad en su rostro. Hugo, que la había estado observando se preguntó si era del tipo de persona que se obsesionaba con el honor.

—Se ha puesto el sol, deberías volver. No obtuviste permiso de dos días, ¿cierto?

¿Se lo había imaginado? Esa forma de hablar…

—Escapándose fuera pretendiendo ser una sirvienta. No pienses en hacer algo tan lindo en el futuro.

No era su imaginación.

—¿Por qué de repente…?

¿Me tutea? Era demasiado sencillo. ¿Qué pasaba con eso de “hablar sin cortesía”?

Él parecía haber leído su mente antes de que ella hablara, y relajó su espalda en el sofá.

—Con mi mujer, no hablo formalmente ni con honoríficos.

La cara de Lucía se sonrojó.

—¿Cuándo me convertí en la mujer de… Su Gracia?

—Desde que fuiste promovida como mi prometida.

—¡Pero aún no nos hemos casado! ¡Antes del matrimonio cualquier cosa puede pasar!

—¿No entiendes la definición de compromiso? En la tradición de la familia Taran no existe el divorcio. Por supuesto, eso significa que tampoco hay ningún compromiso roto.

Si sus servidores estuvieran cerca para escuchar esta conversación, se habrían preguntado si existía tal tradición.

—A-Aun así. ¿Por qué no puede hablarle a su prometida con honoríficos? ¿Por qué no? ¿Es esa también una tradición de la familia Taran?

—No lo haré.

No había manera de que pudiera entender a ese hombre. Al principio, ella pensó que era un hombre aterrador. Luego pensó que era un playboy al que le gustaba jugar con los corazones de las mujeres. Entonces, creyó que era un hombre de modales básicos. Se preguntó si podría ser un hombre más honorable que su primera impresión. Después de encontrarse con él hoy, vio que era muy lógico y que no dejaba que sus emociones pasaran por sus decisiones. Pero ahora ella… no tenía idea.

—He dicho que no se te permite salir del palacio real con el permiso de una criada. ¿Por qué no estás escuchando?

—¿Y si todavía me voy? ¿Qué harás?

—Si tienes curiosidad, ¿por qué no lo intentas?

Sí. No había nada más preciso que una primera impresión. Amenazar a otras personas era el lema de su vida. Se preguntó por qué había creído en este hombre para casarse con él. El asombro de antes se había convertido en inquietud. Si ella había ganado el premio gordo o había pisado una mina terrestre, los resultados de la apuesta seguían siendo un misterio.

—Esto es tan repentino… ¿No puedo encontrarme con una sola persona por última vez?

En lugar de ignorar su petición, ella le pidió su permiso. Había decidido que era la mejor manera de hacerlo.

—¿Cuál es tu plan después de encontrarte con ella? Esa autora no sabe que mi querida es una princesa.

Lucía se sorprendió dos veces seguidas. Primero, porque sabía de Norman. Segundo, porque la había llamado “querida” con tanta naturalidad.

—Aun así… quiero despedirme.

—No te estoy pidiendo que la dejes para siempre. Nuestro compromiso aún no se ha anunciado. Antes de que todo sea oficial, no quiero lidiar con rumores innecesarios que floten alrededor.

—Entonces, ¿está bien ir a su encuentro después de la boda?

Lucía lo miró con ojos brillantes, provocando que se estremeciera.

—Sí. Está bien más tarde. Pero no digas ni una palabra sobre el contrato de hoy, nunca.

—Por supuesto, nunca tuve tales intenciones. Su Gracia, usted es mucho más comprensivo de lo que pensé en un principio.

—¿La última vez me viste como un hombre promiscuo y esta como uno comprensivo? ¿Qué tipo de ser humano soy dentro de tu cabeza?

—Lo siento. Esa no era mi intención.

Hugo miró a Lucía, que había estado dudando todo este tiempo, con ojos de asombro. Después de pasar tiempo con ella, entendió por qué se había sentido incompatible con los demás antes. En general, la gente le temía y se alejaba de él. si eran mujeres o no, no importaba. Las mujeres con las que salía actuaban coquetas en el exterior, pero permanecían distantes en sus corazones. Esta chica sin embargo, conversó con él con mucha facilidad.

Sin embargo, nada era definitivo todavía. Tal vez era porque ella no estaba familiarizada con él. Pensó que nunca había oído hablar de sus rumores antes. Si hubiera escuchado aunque fuera una mínima fracción de sus rumores, la forma en que lo miraba cambiaría. La gente lo consideraba un monstruo. Pero sobre todo, no tenía pensamientos de refutar dichos rumores.

♦ ♦ ♦

Cinco días después de su regreso al palacio real, Lucía descubrió un hecho sorprendente.

No dijo si la boda sería seis meses o un año después. Hasta que me case, no podré visitar ni hablar con Norman… Estará preocupada por mí.

Después de mucha contemplación, decidió escribir una carta.

Le pediré que me entregue la carta. Podría leerlo de nuevo antes de entregarlo. Probablemente estará de acuerdo con estas condiciones.

“Norman. Lamento enviarte mi mensaje de despedida a través de una carta como esta. Por favor, no te preocupes por mí. Estoy viviendo una vida muy sana y buena. Sin embargo, debido a algunos problemas importantes en mi vida, no podré comunicarme contigo. Por favor, no trates de encontrarme, y espérame. Seguro que nos volveremos a encontrar algún día. Prometo que no será por mucho tiempo. Hemos compartido amistad que durará toda una vida.

Me preocupa cuando te levantas demasiado tarde escribiendo tus novelas. No es bueno para tu salud que tus días y noches se inviertan. Por favor, cuida de tu salud.

Con amistad eterna.”

Incluso si alguien que no fuese Norman leyera esto, no podría obtener ninguna información nueva o importante. Norman podía reconocer la letra de Lucía, por lo que se sentiría aliviada después de recibir la carta.

Después de terminar de escribir, miró por la ventana hacia el cielo azul; no había una sola nube a la vista.

—Parece un buen día para lavar la ropa.

♦ ♦ ♦

Lucía estaba empapada en sudor por trabajar toda la mañana. Quitó todas las sábanas y cortinas de su palacio para limpiarlas. Llevaba grandes cubos de madera y los llenaba de agua jabonosa en el frente de su palacio por separado. Colocó todas las mantas y cortinas apiladas, pisándolas para enjuagar todas las impurezas. Se ocupó toda la mañana del trabajo manual y se sentía bastante renovada. En ese momento, Lucía estaba pisando la colada mientras tarareaba una melodía.

—¿Eres una niña trabajando aquí?

Lucía levantó la cabeza ante una extraña voz de mujer. Parecía una criada del palacio a juzgar por su uniforme. Las doncellas de trabajo y del palacio usaban uniformes de diferentes colores, aunque su diseño general era el mismo.

¿Qué hace una doncella aquí?

Lucía miró a la doncella de palacio con ojos sorprendidos sin saber qué hacer, mientras la doncella de palacio hablaba con un tono frío e interrogador.

—¿Por qué no respondes? Parece que eres una chica que trabaja aquí, pero es la primera vez que te veo. ¿Está la princesa dentro?

¿Ella me está buscando? ¿Por qué? En realidad, ¿qué se supone que debo decir en esta situación?

Casi nadie sabía el verdadero rostro de la princesa Vivian. En su estado actual, el palacio nunca creería que Lucía era la princesa.

—Está bien. Apresúrate y responde. ¿No puedes hablar? Tenemos un invitado de honor aquí que desea reunirse con la princesa.

¿Invitado de honor? ¿Un invitado para mí?

Era la primera vez que un huésped venía a visitar el palacio separado.

—Nunca supe que el lavado de ropa era uno de los requisitos para una dama refinada.

Era una voz familiar de tono bajo. No había manera de que pudiera ser esa persona, así que Lucía se quedó paralizada. Estiró el cuello con mucho esfuerzo. Se sentía como si todos sus huesos se hubieran oxidado repentinamente. Una persona que no debería estar aquí, ahí se encontraba. Pelo negro y ojos rojos escarlata. Llevaba un abrigo negro sobre una camisa azul que complementaba con su cabello. La miró sin mucha expresión.

El alma de Lucía dejó su cuerpo en ese momento.

—Qué terrible que un sirviente sea incapaz de reconocer a una princesa. Es porque tienes ese pasatiempo extraño, princesa.

Cuando se dieron cuenta de la verdad, el rostro de todas las doncellas presentes se volvió de un tono ceniciento negruzco. Lucía las vio y pensó que se parecía a ellas en ese momento.

—H-Hola… ¿Qué está haciendo aquí…?

—Primero, hablemos después de que salgas de allí.

Lucía quedó en shock. En el proceso de tratar de salir corriendo, se resbaló y cayó al suelo. No cayó de forma desagradable ni le dolió, pero estaba muy avergonzada.

Su cara se sentía caliente. Miró hacia arriba con el corazón en un puño. Él la estaba mirando con los brazos cruzados. Permaneció sin emociones como de costumbre, pero ella no pudo evitar pensar en lo patética que se veía.

A medida que se acercaba, Lucía se congeló ante su repentina presencia. Se paró junto a la palangana de madera y le ofreció una mano. Ella miró su mano con expresión confusa y lo miró a la cara. Tuvo que estirar su cuello mucho para ver su rostro. Ya era alto para empezar, pero en ese momento, se sentía como un gigante. Era muy alto con un cuerpo grande, pero no afectaba sus rápidos reflejos.

Se preguntó por qué ella no aceptaba su mano y frunció el ceño con una expresión de regaño. Lucía tomó su mano rápidamente en el impulso del momento. Su mano era enorme. La suya parecía la de un niño dentro de la palma de su mano. Él la levantó fácilmente con tirón.

Lucía escapó de la palangana de madera, pero ahora estaba descalza. Todo este tiempo, su mirada quedó pegada a sus pies. Lucía siguió su mirada hacia ellos, mientras sus orejas se enrojecían de la vergüenza.

—¡Aah!

Cuando su cuerpo se elevó en el aire, Lucía gritó sorprendida.

—¡Se manchará con agua jabonosa la ropa!

Ella gritó con miedo de que su ropa se ensuciara, pero él actuó como si no hubiera escuchado nada mientras se dirigía dentro del palacio. Lucía no luchó contra su agarre y dócilmente dejó su cuerpo a su cuidado. Hugo la miró, que parecía querer llorar, y una leve sonrisa se extendió por sus labios. Pero desapareció en el mismo momento.


Maru
Aunque sea poco, la verdad, me encanta que vea a Lucía como alguien interesante. Estoy segura que le romperá todos los esquemas a este duque (bueno, ya ha empezado). ¡Vas a caer!

| Índice |

2 thoughts on “Lucia – Capítulo 5: ¿Nos casamos? (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *