Lucía – Capítulo 75: Conociendo gente (4)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Es el Perro Loco.

—El Perro Loco Krotin.

Cuando un hombre llamativo hizo su entrada, la atmósfera del agradable salón de banquetes se agitó con inquietud. Roy entró con una expresión muy torcida, mirando a su alrededor lentamente como un perro salvaje en busca de presas. Las personas se pusieron pálidas y se volvieron, temiendo mirarlo a los ojos.

Roy gradualmente acumuló notoriedad mientras era la escolta del príncipe heredero y lo acompañaba a fiestas o reuniones. Ahora se había hecho famoso en los círculos sociales. Como estaba al lado del príncipe heredero como escolta, quedó atrapado en el sangriento juego de poder, lo quisiera o no. No estaba acostumbrado a la forma florida y noble de hablar así, al principio ni siquiera sabía que estaba peleando. Incluso si hablaba cínicamente, la mayoría de ellos eran personas que se retiraban sin decir nada. Entonces, en la primera fase de escolta, fue bastante tranquilo. Y luego gradualmente comenzaron a ignorar a Roy y ridiculizarlo. Su famoso nombre en el campo de batalla era inútil en el círculo social. Aunque el duque de Taran le había dado el título de barón, originalmente era un plebeyo.

Los caballeros de bajo rango, ignorantes y de mente simple eran muy ridículos para los aristócratas que no trataban a las personas como seres humanos si no eran nobles. Y sucedió que los nobles en oposición al príncipe heredero entraron en fricción con Roy y arrojaron su guante. Y Roy respondió felizmente golpeándolos hasta hacerlos picadillo. El estrés de Roy estaba en su apogeo debido al trabajo de escolta que no se adaptaba a su aptitud. Sin embargo, una vez que empuñaba su espada, su estrés era completamente revivido. Debido a que había adquirido un gusto por él, ahora era él quien los perseguía primero.

Como la mayoría de ellos provenían de fuerzas que se oponían al príncipe heredero, este simplemente se quedó parado y observó mientras la facción del príncipe heredero lo alentaba en silencio. Roy se volvió loco de buen humor y a veces tuvo un par de duelos en un día.

Al principio, aquellos que no sabían nada aceptaron su desafío y no fue hasta que sus caballeros fueron golpeados medio muertos que se dieron cuenta de que Roy era un lunático. Después de derrotar a los caballeros del marqués, dijo que los caballeros eran el perro de su amo y este enunciado revirtió el círculo social. Después de eso, Roy fue llamado el Perro Loco. Incluso si los heridos rechinaban los dientes con ira, no tenían justificación porque era una confrontación legal. Además, detrás de Roy estaba el Príncipe Heredero y aún más atrás estaba el duque de Taran. La gente jugaba extremadamente segura para no pisar la cola del Perro Loco.

Después de que el rey anterior falleció, Roy abandonó arrogantemente su misión de escolta y se escondió por un tiempo porque tenía miedo de las secuelas. Después de deambular y jugar con el contenido de su corazón, se aburrió. Con el paso del tiempo, el simple Roy prácticamente había olvidado su miedo a la hora de ser regañado por su señor.

Hoy, había mucha gente yendo a la fiesta de coronación, por lo que se preguntó si habría algo divertido y después de deambular, vino. Debido a que era una ocasión formal, no había caballeros que acudieran a la fiesta con armadura como Roy. Deberían haberlo detenido en la entrada, pero la Guardia Real no detuvo al ya famoso Roy.

Cuando Roy pasaba, chocó con alguien. Volvió la cabeza para disculparse, pero de repente, el noble de mediana edad perdió los estribos.

—¿Estás ciego o qué? ¿Dónde crees que es esto que llevas armadura? Agh.

Oh.

Los ojos de Roy se entrecerraron. Había pasado un tiempo desde que alguien peleó con él, así que fue refrescante. El noble de mediana edad había estado fuera de la capital por un tiempo y no había pasado mucho tiempo desde que regresó, por lo que no había oído hablar del famoso Perro Loco Krotin.

—Entonces, ¿qué hay de ti? ¿No tienes ojos? ¿Por qué debería tener que evitarlo? Si eres ciego, me disculparé.

—¿Q-Qué…? ¡Este bastardo grosero…!

El hombre de mediana edad no vio a las personas a su alrededor encogerse. Los gustos de un caballero que lo insultaba hicieron que el calor le subiera a la cabeza.

—¿Bastardo? ¿Me acabas de llamar bastardo? Veo que te gusta dejar correr la boca. ¿Cuántos cuellos tienes?

—¿Q-Qué? Una basura como tú… ¡bastardo! ¡Cómo te atreves! ¿Sabes quién soy?! ¡¿Crees que estarás a salvo después de esto?!

—¿Quién eres tú? ¿Y qué?

Vamos, date prisa y desafíame. Roy esperaba que alguien peleara con él. El hombre de mediana edad fue atrapado desafortunadamente. Cuando sonrió como un delincuente y dio un repentino paso adelante, el noble de mediana edad retrocedió.

—Oh, querido —dijo alguien por ahí.

—Tsk. De todas las personas —dijo otro.

La atención de la gente se dirigió hacia la conmoción. Era terrible encontrarse con el Perro Loco Krotin, pero mientras la desgracia fuera suya, era un gran espectáculo. Mientras la gente le hacía chasquear la lengua al Perro Loco, en secreto querían que causara problemas. En la alta sociedad que se trataba de mantener la dignidad, no había nadie que ofreciera un espectáculo sin reservas como el Perro Loco. La gente sentía simpatía por el chivo expiatorio de hoy pero al mismo tiempo estaban emocionados de ver el espectáculo.

Kwiz sintió las miradas de la gente caer sobre él y se aclaró la garganta. Era la fiesta de celebración por su ascenso al trono. Si dejaba que el incidente se desarrollara así, dañaría la dignidad del rey. No podía dejarlo así, pero la pregunta era si Roy lo escucharía si lo detenía. En el pasado, fingió no escuchar cuando aquellos que le pidieron que mediara para que su interferencia ahora pareciera ridícula.

—Ejem. Duque de Taran.

¿Por qué no lo detienes? Es tu subordinado. Kwiz le entregó el problema a Hugo y silenciosamente se lavó las manos del asunto. A decir verdad, a Hugo realmente no le importaba si Roy hacía un desastre en este lugar. Su interés solo estaba en su esposa, que actualmente estaba ausente. Sintió que ella se había ido por mucho tiempo, así que envió una criada detrás de ella. Acababa de enviar a la criada, pero ya se estaba quejando de lo lenta que era. Hugo chasqueó brevemente la lengua y comenzó a moverse. Las miradas de todos se volvieron hacia el duque de Taran.

—¿Realmente puede detener al Perro Loco?

—Es su subordinado, ¿no es tan obvio?

—Pero es el Perro Loco.

El Perro Loco era imposible de predecir. Las opiniones de la gente estaban divididas. La gente esperaba que el duque fuera inmediatamente a detener a Roy, pero él se volvió y fue a una mesa cercana. Cogió un cuchillo de la mesa. Era un cuchillo sin filo para cortar ensalada.

¿Por qué eso? La multitud cuestionó en sus corazones y, por alguna razón, observaron al duque con anticipación. Hugo lanzó ligeramente y atrapó el cuchillo varias veces con una mano. Luego lo arrojó a la espalda de Roy.

Sucedió en un instante.

—¡Ah! 

—¡Aaaaaah! 

Cortos gritos estallaron de aquí y de allá.

Roy jugaba con el noble de mediana edad como un gato jugando con un ratón. El hombre de mediana edad no pudo vencer la amenaza de la estatura de Roy y se retiró vacilante hasta que su espalda estuvo contra el pilar. No podía creer que nadie lo ayudaría. Roy presionó su brazo contra el pilar y amenazó al hombre como un sinvergüenza. El hecho de que el hombre estuviera demasiado asustado para siquiera pensar en lanzar un desafío fue el error de cálculo de Roy.

El cuchillo que arrojó Hugo rozó la mejilla de Roy y se incrustó en el pilar. Casualmente, el lugar donde aterrizó el cuchillo estaba al lado del ojo del hombre de mediana edad que temblaba contra el pilar. El hombre hizo espuma por la boca y se desmayó.

Justo antes de que el hombre se desmayara, Roy sintió que le picaba la mejilla y la tocó solo para encontrar su mano manchada de sangre roja.

—¡Aish! ¿Quién hizo eso? 

Roy gritó furiosamente y volvió la cabeza. Y así, se congeló. El entorno estaba en silencio. Todos estaban congelados.

Sus miradas se encontraron y Hugo levantó un dedo hacia Roy, haciéndole señas.

Estoy muerto.

Roy tragó saliva. Sus ojos estaban nublados por la desesperación. Con una expresión congelada como la de una muñeca inexpresiva, Roy se volvió y comenzó a caminar hacia su Señor. El cuerpo flexible de Roy se movía robóticamente como si el sonido saliera de sus articulaciones. Caminó hasta que estuvo a dos pasos de su señor y se arrodilló en el acto.

Un silencio cayó sobre la multitud ante la increíble vista. La mayoría de los nobles en este lugar habían oído hablar de la fuerza del duque Taran, pero en realidad no lo habían presenciado. Pero habían sido testigos de la locura de Roy bastante. También había muchos que habían visto los duelos de Roy. La personalidad del hombre era una locura, pero todos reconocieron que su habilidad era superior. Uno no podía evitar confiar en lo que vieron con sus propios ojos.

Sin darse cuenta, la gente comenzó a pensar que quizás las habilidades de Roy Krotin eran mejores que las del duque de Taran. Pensaban que incluso si el duque era su maestro, le costaría mucho tomar las riendas de Roy, que corría salvajemente, como un caballo loco. Sin embargo, se dieron cuenta de que lo entendieron completamente mal.

Por un momento allí, la gente lo había olvidado. El duque de Taran era el caballero llamado el León Negro de la guerra. La grandeza de su habilidad en combate era reconocida aún más en los países enemigos. Frente a él, el atrevido “Perro Loco” era como un cachorro asustado. Las mujeres de corazón débil se volvieron comprensivas, olvidando que solo estaban acusando a Roy de ser bárbaro.

—En el tiempo que no te he visto, has aprendido chistes terribles —dijo Hugo.

Era una voz monótona.

—Levántate.

Roy se puso de pie de un salto. Parecía un nuevo recluta lleno de espíritu.

Voy a ser golpeado.

Roy tuvo una premonición. Las premoniciones de Roy nunca se equivocaban, más aún cuando era una mala. Daba demasiado miedo cuando su amo estaba enfadado. Los efectos secundarios de un golpe en el estómago durarían al menos una semana. Si fuera una persona normal, sus órganos internos explotarían y moriría instantáneamente. Incluso si fuera él mismo, no podría comer adecuadamente durante una semana y tendría heces con sangre. Roy bajó la mirada, esperando su castigo, pero cuando no llegó el castigo, levantó la cabeza en silencio.

Oh…

Había una cara familiar al lado de su Señor. Era la duquesa. Mientras tanto, Roy pensó:

Hay algo extraño en un chal azul en un vestido rosa.

Lucía se abrió paso entre la multitud reunida y se acercó a Hugo. Ella no vio a Roy en la cima de su travesura y no notó la extraña atmósfera de la multitud. Él era su destino y el único en sus ojos para que no tuviera tiempo de mirar a su alrededor.

Cuando lo miró a los ojos, el sentimiento punzante que le quedaba al conocer a esas personas desagradables se desvaneció en la nada. Como estaba feliz, una risa escapó de su boca. Inmediatamente extendió su brazo y lo envolvió con seguridad alrededor de su cintura.

Fue entonces que Lucia notó que Roy estaba parado allí.

—Señor Krotin. Ha pasado un tiempo.

Lucía sintió que Roy la estaba mirando con una mirada un tanto sin espíritu, así que habló con cuidado.

—Mmmmmm… la fiesta es divertida, ¿no?

Fue un saludo superficial.

Ugh. Alguien estalló en carcajadas. El culpable era el rey. Kwiz rio y estalló en carcajadas. La gente miraba al rey rugiendo de risa y uno por uno, comenzaron a reír también. Pronto, el lugar de la fiesta se llenó con el sonido de una risa fuerte. Lucía estaba confundida; ella no sabía por qué se reían.

¿Por qué se están riendo cuando solo lo estaba saludando? ¿He cometido un error?

Hugo envolvió su brazo alrededor de su hombro y tiró de su figura nerviosa en su seno. Frunció el ceño ante Roy, que estaba de pie divertido y lo miró señalando: Vuelve inmediatamente y compórtate.

Roy entendió el comando tácito y rápidamente se sintió aliviado. Conociendo la naturaleza de su maestro, no lo llamaría más tarde para castigarlo por una situación anterior.

No olvidaré esta deuda, mi señora.

Roy elogió a Lucía a los cielos. Ella era su salvavidas. Roy salió rápidamente del lugar de la fiesta con júbilo y de repente se detuvo. Se giró para mirar a la mujer por la que acababa de pasar. La mujer estaba sola en la entrada del salón de fiestas donde había muy pocas personas. Su cara era familiar, pero él no podía recordar realmente dónde la había visto antes.

Ella emite un mal olor.

Las mujeres tenían un aura triste a su alrededor, contrastando el ambiente alegre de la fiesta y su mirada estaba fija en algún lado. Había muchas personas reunidas donde ella estaba mirando, por lo que era imposible saber a quién miraba exactamente. De todas las cosas, la pareja ducal estaba entre estas personas. Por alguna razón, Roy tuvo un mal presentimiento. Miró de cerca a la mujer y luego se volvió.

Los sirvientes se llevaron a un hombre de mediana edad que se desmayó. Nadie le prestó atención al pobre hombre. La gente se reunió alrededor del pilar donde el cuchillo que lanzó el duque de Taran estaba incrustado y susurrado entre ellos. Al ver el cuchillo incrustado profundamente en el pilar de piedra con solo el mango, la gente miró con asombro y miedo. Alguien “generosamente” trató de sacar el cuchillo pero no se movió.

Más tarde, el experto en construcción que fue llamado informó que los pilares podrían colapsar si el cuchillo se tocaba descuidadamente. Finalmente, el cuchillo se quedó solo, sin quitar. En el futuro, incluso se convirtió en una especialidad que los enviados extranjeros visitaron para ver al menos una vez.

♦ ♦ ♦

A medida que pasaba la tarde y se acercaba la noche, la gente en el salón de banquetes aumentó. Una vez que el día se oscureciera por completo, la multitud se mudaría al Palacio Exterior que se estaba preparando y el baile comenzaría.

Después de saludar, hablar y sonreír a la gente durante medio día, Lucía sintió que sus músculos faciales eran una masa de espasmos. Ni siquiera podía recordar a quién había saludado. Debido a que había estado parada continuamente, le dolían las piernas y quería colapsar en un sofá suave y frotarse las piernas.

El debut social de Lucía hoy fue exitoso. La gente estaba prácticamente haciendo cola para saludarla. El rey y la reina que deberían haber sido los protagonistas de hoy, solo podían tolerar la atención que se centró en la pareja ducal Taran.

—¿Cansada?

Lucía estaba a punto de dar su respuesta habitual de “Estoy bien”, pero cambió su respuesta a “Estoy un poco cansada”. Ella quería quejarse con él de que era difícil.

—¿Volvemos?

Por las palabras que dijo que se alejaban de su respuesta habitual, ella realmente debía estar teniendo dificultades. Hugo la agarró por los hombros y la atrajo hacia su pecho. Apoyarse en él la ayudaría a reducir un poco el peso de sus piernas. Definitivamente estaba muy cansada. Por lo general, se sentía incómoda con el contacto físico en público, pero ahora obedientemente se apoyaba en sus brazos.

—Pero el baile aún no ha comenzado…

—Está bien, ya te has quedado en el salón de banquetes por mucho tiempo. Es difícil para todos asistir a ambos eventos. En cualquier caso, planeaba mostrar mi cara en el baile y luego irme. Tenemos mañana también.

—¿Realmente podemos ir a casa?

 Hugo sonrió. La palabra “casa” le calentó el corazón.

 —Sí.

Mientras que la pareja ducal estaba en su propio mundo, la gente rondaba en su vecindad pero no podía acercarse.

—Esto no es una vista muy rara, ¿verdad?

No importa cuántas veces lo veía Kwiz, todavía era fascinante. ¡Era el duque de Taran de todas las personas! ¡Expresando su afecto en público sin dudarlo! ¿Era esto un presagio?

Beth se echó a reír mientras escuchaba los murmullos de su esposo.

—Mi reina, ya lo sabías, ¿por qué no me diste una pista?

—Porque pensé que sería interesante. Esta pequeña cosa puede servir como diversión para Su Majestad, ¿no es así?

Kwiz miró a Beth que estaba llena de sonrisas y dio un pequeño suspiro. Su esposa se estaba volviendo cada vez más dura e indiferente a medida que criaba a sus tres hijos. En estos días, cuando visitó el palacio de atrás, la reina lo vigilaba en secreto. También tuvo tres hijos que se voltearían y saltarían sobre él si perjudicaba a su madre. Si no quería ser intimidado en su vejez, tenía que aumentar su puntaje a partir de ahora.

—¿Qué piensa mi reina? ¿El duque de Taran es auténtico o representa una obra de teatro?

—¿Es eso importante?

La reina tenía razón. No era importante. El hecho de que el duque de Taran expresó su afecto por su esposa en un evento oficial era una advertencia silenciosa para todos: “estoy detrás de esta mujer, así que no intentes ninguna tontería”. Por supuesto, como la Dama de la Casa Ducal de Taran, ella estaba en una posición que nadie podía ignorar. Sin embargo, estaba en un nivel diferente cuando el duque se proclamó a sí mismo como su fuerte escudo.

—La duquesa estará bastante ocupada.

—En efecto.

Todos los que vinieron aquí sabían que el atajo para atacar al duque de Taran era la duquesa. Muchas personas ya miraban a la duquesa con ojos ardientes.

—Pero, ¿qué está haciendo Katherine para que ni siquiera muestre su rostro?

—Ella odia este tipo de eventos. Ya sabes. Estoy seguro de que saldrá para el baile de la noche.

Kwiz chasqueó la lengua cuando recordó a su hermana, que siempre lo hacía preocuparse por cuándo maduraría. Ambas eran sus hermanas, pero ¿por qué eran tan diferentes? ¿Porque tenían madres diferentes? Era un pensamiento que había tenido antes, pero aquí estaba, volviéndolo a tener. Tenía que encontrar un novio adecuado para su hermana, pero el problema era que no había nadie adecuado.


Maru
Júntala con Roy. Puede ser interesante jajaja

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *