Marietta – Capítulo 26: ¿Podría ser un rival en el amor?

Traducido por Yousei

Editado por Sharon


Varios días después de que Belvant hubiera sido expuesto a la los ataques iliterados de Marietta, los dos profundizaron su relación favorablemente en medio de sus ocupados horarios.

Las preparaciones para el matrimonio habían procedido fluidamente bajo el comando de Sierra, la hábil sirvienta. Hablando de Belvant, gracias a otra persona capaz, el Teniente General Adlan, el trabajo que había sido programado fue manejado correctamente sin interrupciones.

—Adlan, después de todo, ¿está prohibido tener a Marietta en mi regazo?

—¡¿Cómo puedes estar tan locamente enamorado?! ¿No es obvio que es imposible, acaso eres realmente el general Fargus? ¿El feroz Dios de Oltaire? ¡Si de verdad quieres ver a la Princesa tienes que trabajar más duro!

Belvant rugió en su pena.

Sin embargo, no había nada que hacer.

Verán, con el fin de darle tiempo a la pareja para su cita, los encuentros entre Adlan y Sierra también se redujeron.

Comprendiendo eso, incluso aunque el rostro de Belvant estaba contraído hasta el punto en que parecía un gran Rey Demonio, él seguía las instrucciones de Adlan y trabajaba diligentemente.

—Bien, con esto los deberes de hoy están completos. Puesto que enviamos un escolta al Palacio de la Princesa, ellos deberían estar aquí pronto. Puedes ir y coquetear hasta que tu corazón esté satisfecho, pero no lo hagas hasta el final, ¡Eso es todo!

Tocando la puerta en el momento perfecto, Adlan abrió y se encontró con la amada del General.

—¿Como se encuentra, Sir Belvant?

—¡Marietta!

Marietta levantó suavemente su vestido. Belvant se acercó a ella casi corriendo y la sostuvo en sus brazos.

—Muy bien, ahora me iré de su vista, por lo que… ¿Hmm?

Otra persona apareció en la misma puerta.

—Mucho tiempo sin verlo, General Fargus.

Una voz sexy un poco ronca.

Una maravillosa belleza con su cabello rubio largo y ondeante estaba de pie ahí.

Su figura era alta y delgada, su altura era casi la misma de Adlan.

—Estoy tan feliz de encontrarte, Belvant.

Fue el principio de la tormenta.

—Bien, pues yo no —respondió Belvant con una expresión agria mientras contenía su fuerza, ya que todavía no había soltado a Marietta.

—¿?

Como la Princesa seguía colgada al cuello de Belvantt, miraba el cambio en la expresión del General y al intruso de aspecto sospechoso.

—River, no importa las circunstancias que hayan, aparecer sin una cita es inapropiado, además, estás en la presencia de la princesa —dijo Adlan. Sus palabras estaban mezcladas en un suspiro.

—Oh, pero que cosa más fría para decir. ¿No somos amigos cercanos?

La belleza mostró su sonrisa hechizante.

Sin embargo, los dos hombres respondieron con una expresión de desagrado.

—¡¿Como puede ser, que en medio de mi viaje de negocios, Belvant se comprometa?! Durante el tiempo en el que yo diligentemente reparaba las barreras en medio del frío intenso, ¡¿cómo puedes estar tan acaramelado con una princesa?!

—No tiene nada que ver contigo, ¿cierto?

—¡¿No tiene nada que ver conmigo? ! ¡Qué cosa más cruel para decirme!

La belleza alzó las cejas.

—¡Eh, por supuesto que tiene que ver conmigo! Yo, Yo…

—Um, ¿Usted quién es?

Pese a que no entendía al completo la situación, Marietta de algún modo comprendió lo turbulento de la situación, y le preguntó a Adlan en voz baja.

—Oh, que descortés de mi parte. Princesa Marietta de Stellaus, mi nombre es River Link, líder de los Magos de Oltaire —dijo la belleza, con una actitud inmadura levantando tontamente su barbilla.

—Oh, usted es una maga ¿cierto? Encantada de conocerla, yo soy Marietta. ¿Cómo se encuentra, señorita Link?

Tirando de la ropa de Belvant para que la bajara, Marietta se inclinó elegantemente, mientras se presentaba con cortesía.

El Líder de los Magos era una existencia que estaba muy relacionada con la protección de un país.

—Gracias por su cortesía. Tengo el privilegio de ser cercana a Belvant.

—Es solo una relación profesional, ¿correcto? No digas nada innecesario.

—Oh, vaya que cosa más fina para decir.

Al mirar de reojo a Belvant con sus distintivas pupilas alargadas, la persona que recibió estos afectos respondió con una expresión repulsiva.

—Parece que usted es la colega de mi esposo. Por favor, continúe cuidando de él.

—¡Bien, parece que tienes una compostura bastante buena! Oh, Princesa, ¿no te preocupo para nada?

—¿…? Me disculpo, pero no entiendo a lo que se refiere.

—Tu sabes de qué hablo, lo he dicho un par de veces ya. Belvant y yo tenemos una relación cercana, ¿entiendes?

—Sí. Es una cosa maravillosa, ¿no le parece?

—¡Alto ahí! ¡¿No es eso extraño?!

—¿Qué cosa?

—¡Se supone que tienes que estar celosa! ¡Se supone que tienes que enojarte! ¡Decir “Que clase de relación tienen” algo por el estilo!

—Um… Es una relación entre hombres, ¿no es así? No me pondré celosa por eso.

Marietta sonrió dulcemente.

—Porque la señorita Link es un hombre después de todo.

—¡…! Has visto a través de mi bastante bien, ¿eh?

La persona que profesaba su amor por Belvant, River Link, era un hombre afeminado.

—Ah, y yo aquí pensé que me mostrarías aunque fuera algo de celos al sacudirte un poco, ¡que aburrido!

Yousei
Me agrada este personaje

—Lo siento. Sin embargo, no puedo evitar sentirme ansiosa estando solamente en el regazo de Sir Belvant, le pido perdón por ello.

—Marietta, no es necesario que te tomes en serio las burlas de River Link.

—Oh vaya. Hmm, No digamos cosas como esa ¿bien?

Es lo suficientemente aterrador como para herir mi corazón de doncella, ¿sabes?

—Oye, querida y tierna princesa, es problemático que estos días muchas mujeres glamorosas comenzaran a perseguir a esta persona, ¿no es así?

—¡Si! Parece que tengo muchas rivales en el amor.

—Entonces, la ternura de la princesa debería ser pulida aún más, para que Belvant esté completamente loco de amor por tí. ¡Ta voy a A-Y-U-D-A-R!

Con sus largas pestañas bordeando sus pupilas doradas, River Link guiñó el ojo.

—River Link, ¡No interfieras de forma innecesaria!

—Oh vaya, considéralo como mis felicitaciones por tu compromiso. Acéptalo humildemente.

River Link chasqueó sus dedos mientras recitaba un encantamiento.

Y con el sonido de desvanecimiento, la figura de Marietta desapareció.

—¡¿Marietta?!

—¡Estúpido, River Link, ¿qué hiciste?!

En el punto donde Marietta estaba parada, solo quedó su ropa tendida en el piso.

En medio de ellas, algo se movió.

—… ¿Mi?

Lo que apareció en el cuello del vestido era pequeño, tan pequeño que cabía completamente en la palma de Belvant.

Un gatito blanco.

—¿Mi? ¿Mi?

—¿No es linda? Esta bien, el encantamiento se romperá al anochecer, por lo que hasta entonces, disfruta, juega y mima a este pequeño gato. Creo que la intimidad es muy importante entre los amantes.

Incorrecto, la intimidad que yo deseaba, no era para nada algo como esto.

Queriendo decir eso, Belvant apretó sus dientes.

—Mi.

Justo en la palma de su mano, un gatito blanco con sus ojos azules redondos se sentó.

Puesto que era tan pequeño, no podía decir Miau, haciéndolo aún más adorable.

El gatito parecía responder a las palabras de River Link.

—¡Mi!

Ella se retorció y gateó fuera de la palma de Belvant, escalando su brazo de un salto, y subiéndose en su hombro.

Justo así, frotó su cabeza con el rostro de Belvant. El gatito entrecerró sus ojos pareciendo feliz.

—Oh vaya, no puede ser, ¡es tan linda! No quería decirlo, pero esta chica, es terriblemente adorable. Realmente amas a Belvant, ¿eh?

—River Link, estos dos, la pareja a la que estabas molestando era originalmente una pareja acaramelada.

—Eso parece… Y yo que pensé que debía molestarlos más, pero considerando que ya son una causa perdida, creo que esto es suficiente. ¡Juguemos otra vez en algún momento! Tengo que ir a entregar mi reporte al Rey ahora.

—¿¡Priorizaste molestarlos antes que al Rey?!

—Bien, considerando que esa magia no tiene ningún efecto secundario, ¡pueden d-i-v-e-r-t-i-r-s-e~!

Diciendo eso significativamente, el ruidoso mago dejó la habitación.

—Él es verdaderamente alguien problemático, ¿eh? Bien, su habilidad es confiable, por lo que no debería haber ningún daño, ¿cierto?

—¡Para mi él ya ha hecho demasiado daño!

—No te rindas, Belvant. Bien, aún tengo trabajo que hacer, por lo que te pido que te calmes y juegues con el gatito.

¡No puedo aceptarlo!

Esta vez, su espalda estaba siendo escalada, Belvant soltó un pesado suspiro.

—Bien. ¡Mary, ven y tómalo!

—¡Mii!

Belvant estaba sobre su cama lanzando bolas de papel, mientras el pequeño gatito corría lleno de energía, lanzando muchos golpes felinos sobre el piso y agarrando las pelotas de papel con su boca. Entonces las regresaba a donde estaba Belvant de un salto.

—¡Mi! ¡Mi!

Cuando él acarició gentilmente su cabeza, ella entrecerró los ojos como si estuviera disfrutándolo.

—¡Mi! —le suplicaba ella, como si intentara pedirle que lo hiciera de nuevo mientras empujaba el papel.

Incluso cuando él había estado en contra.

Belvant se estaba divirtiendo.

—Ah, que linda. Mary es el gato más adorable de este mundo.

Feroz Dios de Oltaire, ¿a dónde te fuiste?

Sharon
Creo que todos nos hacemos esa pregunta :v

—¡Mi! ¡Mi!

Como si dijera que se apurara y lo lanzara, el gatito juguetonamente mordía los gordos dedos de Belvant.

Esta vez, sosteniendo los dedos del General,, ella furiosamente dio una patada felina con sus patas traseras.

Belvant recogió al gato y frotó sus mejillas.

—¡Eres tan suave! Incluso cuando Mary se transformó en un gato ¡Aún es tan adorable!

Había una razón de porque Belvan estaba tan enamorado de este gatito.

Como pueden ver, es un hombre llamado como el Gran Rey Demonio puede hacer que hasta un niño llore y salga corriendo por el miedo.

Los animales pequeños eran perceptivos e inmediatamente escapaban, o lo enfrentaban con sus colmillos.

No importaba lo lindo que fueran, él nunca podía tocarlos.

Por lo que, obviamente, se encariño emocionalmente con el gatito que era tan afectuoso con el.

Sin embargo una parte de su razón seguía intacta. No podía permitirse hablar de forma estúpida e infantil, diciendo cosas como “¡Que buena, que buena niña eres!”

—¡Mi! ¡Mi! ¡Mi!

Repentinamente, el gatito comenzó a llorar de forma intensa.

—¿Qué ocurre? ¿La magia está desapareciendo? —preguntó Belvant algo decepcionado.

Yousei
Cabe recordar que Marietta esta sin ropa XD

—¡M-Miau!

Sobre la cama, el gatito creció.

Entonces, antes de que se diera cuenta, su cuerpo comenzó a crecer más…

—¿Q-Qué?

—Miaau~

—¡¿Qué…?! ¡¿Qué es esto?!

—Umiau

Justo ahí.

Desnuda y con orejas blancas de gato e incluso la cola, Marietta se sentó e inclinó su cabeza ligeramente para mirar a Belvant.


Nota del Autor:

Esta era la terrible trampa que ese hombre afeminado, River Link, había puesto sobre ellos.

¿Podrá el feroz Dios de Oltaire pelear contra la tentación de unas orejas de gato y un maullido?

Lo veremos en el próximo capítulo.

| Índice |

18 thoughts on “Marietta – Capítulo 26: ¿Podría ser un rival en el amor?

  1. Evita says:

    Nooooo, cada vez que llego al ultimo capítulo publicado mi corazón se quiebra xD
    La novela está genial, muchas gracias por traducirla 😀

  2. Doris peraza says:

    Ya veo que en la edición 12 de kovel pondrán el capítulo siguiente,pero mi pregunta es que si también pondrán el siguiente capítulo aquí. Gracias por sus traducciones

    • Nemoné says:

      Fufufu, ¿en serio? Cuán adorable. ♥
      Ahora, pasate por Kovel Times edición 12. Allí hallarás oro (puedes encontrar el siguiente capítulo de esta novela).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *