Marietta – Capítulo 31: El día de la Boda

Traducido por Yousei

Editado por Sharon


Comentario del Autor previo al capítulo:

¡Lamento haberlos hecho esperar!

Finalmente ha llegado el día de la boda.

♦ ♦ ♦

El día de la boda finalmente había llegado. Para Marietta y Belvant era un asunto apremiante.

Los preparativos de Belvant no eran más que ordenar su cabello y vestir su traje ceremonial, pero Marietta había comenzado a prepararse arduamente desde que terminó su desayuno.

—¿Hasta que comience la ceremonia, no puedo ver a Sir Belvant?

—Desafortunadamente no tenemos tiempo para eso. Sin embargo, pasará el resto de su vida con él, así que por favor soporte la soledad hasta ese momento.

—Oh vaya, no soy una niña que se siente sola tan rápidamente… Es solo que quiero verlo pronto.

—Si, si, realmente está deslumbrada con el general Fargus, ¿eh? Es espléndido.

—Oh, Sierra, basta.

La imagen de Marietta en el espejo estaba haciendo pucheros.

Sin embargo, ella no podía ocultar la sonrisa de su cara.

La que estaba a cargo de todo era, por supuesto, Sierra. Ella también cubría la posición de un asistente, y dado a que se había arreglado hace un rato, estaba dando órdenes rápidamente.

Sin tener ninguna debilidad a la vista, es una asistente muy capaz.

Las otras sirvientas se movían acorde a sus instrucciones, peinando el cabello de Marietta quien estaba sentada usando solamente su ropa interior hasta que estuviera brillante y con una apariencia hermosa, ondulando los mechones y arreglándolos.

Después de que su cabello estuviera listo, era momento de vestirla.

La parte inferior de su vestido estaba bordeada elegantemente con seda, y además de eso, la tela blanco estaba lujosamente adornada con cristales y perlas, volviéndolo considerablemente pesado. Bien, al parecer alguien no podrá bailar con este tipo de vestido.

Para el pequeño cuerpo de Marietta, ciertamente sería trabajoso solo caminar mientras lo usaba.

Por lo tanto, como preparación para su boda, pasó por ejercicios similares al entrenamiento muscular bajo la guía de Sierra todos los días. Convertirse en una novia ciertamente es difícil.

Aun así, gracias a su esfuerzo, la figura de Marietta en el vestido es radiantemente hermosa, y cuando se puso de pie mientras se mantenía derecha, sin duda, rebosaba de la elegancia propia de un miembro de la familia real.

Sus damas de compañía, que normalmente veían a la princesa de forma cariñosa, estaban muy felices, la miraron con orgullo, respeto y afecto.

—Hay un desfile para celebrar después de la ceremonia, y después de eso, un banquete para el anuncio oficial.

—… Casarse con un general es bastante complicado, ¿eh? ¿Quién habría pensado que habría un desfile? Es como la procesión que siempre se hace en los casamientos de la familia real.

—Es porque el novio es el héroe de Oltaire. Pese a la monarquía, el poder de la autoridad militar es bastante fuerte y famoso aquí. Oltaire casi es un estado militar, y por eso se vuelve casi un festival para el país. La historia incluso se hizo camino hasta el teatro en la ciudad del castillo; había un gran alboroto por ello.

—Bien. Soy feliz de recibir las bendiciones de tanta gente.

—De hecho, usted también es bastante famosa en la ciudad, princesa.

Sierra quien había adquirido información de los espías que habían traído consigo desde Stellaus, sonrió cuando habló.

Marrietta era bastante conocida por su fama como “La Princesa de las Hadas de Stellaus”. La adorable y encantadora Marietta quien había venido para casarse con el general.

Al parecer el secuestro del otro día se había filtrado, y se volvió una historia de amor entre ambos en el teatro, con algo de drama incluido en ello.

La princesa de las hadas de Stellaus se enamoró de la deidad guardiana de Oltaire quien protegió a la hermosa princesa del ataque de los malos. La trama involucraba  un despertar amoroso dulce y apasionado, y Sierra quería mostrárselo alguna vez a Marietta quien realmente amaba los músculos, cuando tuvieran algo de tiempo. Pero por ahora, ella pensaba mantener su plan en secreto.

El actor que interpretaba a Belvante difería bastante de la persona real pues era un hombre de delicadas facciones, pero al parecer tenía unos buenos músculos.

—Si han terminado con las preparaciones, por favor vayamos a la capilla.

Cuando el mensajero llegó a avisarles, Marietta ya estaba en su último paso. Su cabeza estaba adornada con una tiara velo con el diamante de Oltaire montado en ella.

—… Princesa estás realmente hermosa. Estoy verdaderamente encantada de que podamos dar la bienvenida a este día.

—Oh, Sierra, ¿estás llorando? Con seguridad ahora me puedo volver una novela… Estoy agradecida con todos en Oltaire, aquellos que me han servido, y también contigo Sierra. Gracias. A partir de ahora, por favor mantente a mi lado, ¿si?

—Naturalmente. Estaré trabajando para usted toda mi vida, princesa.

La mente de la dama de compañía estaba llena su señorita. Comenzó a recordar todo lo que había pasado desde que llegó a Oltaire, y se conmovió hasta las lágrimas.

♦ ♦ ♦

Había una capilla que estaba a cierta distancia del palacio real.

Andando en un carruaje que podría ser un transporte al reino de las hadas, adornado con flores para conmemorar la boda, ellos pasaron unos árboles verdes, y finalmente llegaron al edificio que estaba de pie. Un lugar tranquilo e ideal para orar a los dioses.

El edificio estaba hecho de ladrillo con techos altos, y su interior estaba decorado con hermosas ornamentaciones y pinturas. Una alfombra roja se extendía sobre los pisos decorados llegando hasta hasta el altar, esperando por la llegada de la novia.

Ahí se encontraba el actor principal, Belvant, quien esperaba con impaciencia la entrada de Marietta.

Vestido en su traje ceremonial que era un uniforme militar blanco, su espléndida estatura corporal parecía mayor de lo usual. Con el fin de ocultar su nerviosismo, puso una cara inexpresiva que era más impactante que su rostro normal, al punto que si no estuviera usando su traje ceremonial, se parecería a un dios feroz que hacía a la gente preguntarse si se dirigía al frente de batalla después de esto.

En poco tiempo, se escuchó el sonido del carruaje acercándose.

Fue el primero en darse cuenta, y en cuanto volvió su mirada severa en esa dirección, la gente que esperaba fuera dejó salir un grito.

—G-General Fargus, su novia ha llegado —informó el anfitrión mientras tiritaba. —Una vez que la novia baje del carruaje, por favor acérquese a ella y tómela del brazo, luego escóltela. Nosotros abriremos la puerta, por eso por favor proceda lentamente hacia el altar. El vestido de la novia hará que sea difícil caminar, por lo que por favor sea considerado.

—Comprendo.

El carruaje se detuvo, y cuando la puerta se abrió, la asistente, Sierra fue la primera en aparecer, seguida por Marietta quien bajo recibiendo su ayuda.

—Marietta… Que hermosa…

Pese a que no podía ver su cara por el velo, la delgada y encantadora figura de la novia, al tiempo que su vestido brillaba por la luz que recibía, era realmente hermosa como si fuera un sueño.

—Sir Belvant…

Marietta levantó su cabeza y llamó a Belvant. Entonces se quedó sin palabras.

¡Kyaaaaaaa! ¡Está usando un traje ceremonial blanco! ¡Realmente favorece la figura robusta y varonil de Sir Belvant! ¡Como me esperaba! ¡Ah realmente, es tan encantador, de ensueño! ¡¿Qué debería hacer, si es tan encantador?! ¡Podría perder la conciencia! Me pregunto si está bien que lo toque… Ah, bien, sir Belvant, ¡eres demasiado atractivo! ¡¿Quiere matarme de enamoramiento?!

Sharon
Oye, tranquilo viejo... Ya es tuyo tigresa.

Ella estaba fervientemente enamorada de él.

Ambos se miraron sobrecogidos por sus emociones, pero se las arreglaron para regresar a sus sentidos cuando la valiente Sierra calmadamente les dijo:

—General Fargus, por favor escóltela.

Belvant inconscientemente aflojó su expresión, y le dio una gentil sonrisa exclusiva para Marietta mientras se acercaba.

Soportando la agonía que sentía en su cuerpo debido a la excesiva gallardía de la figura que estaba viendo, Marietta se acercó al novio y fijó sus ojos en él.

¡Tengo que recordar esta figura toda mi vida! Tengo que grabarla completamente en mi mente para que nunca desaparezca y así pueda recordarla a veces. Marietta, por favor mantente firme, nunca, jamás debes colapsar debido a la genialidad de tu esposo, ya que después de esto tendrás una ceremonia de bodas de ensueño.

El hombre apuesto en su forma de ensueño, quien sentía que su alma podría escapar de su cuerpo debido lo adorable que se veía su novia, tomó del brazo a la princesas de las hadas quien podría morir por su enamoramiento sobre la genialidad del novio.

—Marietta, eres muy hermosa.

—Sir Belvant…

¡Muy bien, los enamorados de allí, apresúrense y sigan adelante!, pensó la asistenta mientras los dos se miraban con amor. Tosió para devolver a las dos personas que se habían perdido en su propio mundo a la realidad, y finalmente empezaron a moverse.

La puerta de la capilla se abrió, y tanto la novia como el novio adornados con sus ropas blancas, finalmente hicieron su entrada.

Quienes asistieron a su boda dentro de la capilla eran el rey y la reina, el resto de la familia real, y los nobles de Oltaire. Además, representando a Stellaus, el hermano de Marietta, el príncipe heredero también asistió.

Él había viajado al extranjero, saliendo de su propio país. Era un hombre apuesto, de rostro equilibrado cabello rubio y ojos azules, con un cierto parecido a Marietta. No había duda que cuando se terminara su viaje diplomático, habría muchas propuestas de matrimonio al amanecer.

Además, también estaban presentes cada miembro de la Orden de Caballeros de Oltaire. Podía decirse que su presencia era una medida de seguridad, pero cada uno de ellos estaba usando su traje militar ceremonial, parados firmemente con su expresión formal.

Todos quisieron asistir a la ocasión formal de su estimado General Fargus, sin importar qué, por lo que Adlan tuvo que hacer arreglos y apelar para que cada uno de ellos pudiera asistir sin excepción.

Cuando comenzó la música del instrumento similar a un órgano de tubos que hacía eco solemnemente, la novia y el novio empezaron a avanzar con lentitud.

Eventualmente, mientras llegaban al altar, las doncellas del templo comenzaron a cantar alabanzas al dios ante la señal del sacerdote.

—Nuestro amado y afectuoso dios, por favor dale tu bendición a estas dos personas que están haciendo sus votos de matrimonio. Belvant Fargus.

—Si.

—Marietta Stellaus.

—Si.

—¿Juran caminar en su vida juntos frente a dios?

—Si.

Ambos cuyas respuestas se superpusieron, y se miraban gentilmente el uno al otro.

Al mismo tiempo que las voces de las doncellas del templo se alzaban, una luz dorada comenzó a surgir del alto techo de la capilla.

—Oooh…

El interior de la capilla se volvió ruidoso.

¡El advenimiento de dios!

No ocurría siempre, pero cuando se celebraba este tipo de ceremonia, dios descendería, dando sus bendiciones a todos.

Habían ocurrido varias instancias donde sucedió, como matrimonios donde se bendecía al amor y a las familias, o durante una buena cosecha.

Todos los presentes estrecharon sus ojos ante la luz cegadora, esperando por la aparición de dios.

Y en poco tiempo, la luz tomó la forma de una enorme persona.

… Montando un caballo, en efecto era Dios.

Yousei
Debo ser sincera esperaba a una mujer

Sharon
No me esperaba que Dios apareciera, para empezar...

Dios quien apareció montado a horcajadas de un robusto caballo de guerra, levantando una gran espada sobre su cabeza. Era un hombre guapo, poderoso y galante con la parte superior de su cuerpo desnudo.

—… ¿Dios de los músculos? —murmuró alguien.

Yousei
Marietta este es tu momento XD

Sharon

—¡JAJAJAJAJAJA!, ¡Yo soy el dios de la guerra, Madigard! ¡Bendigamos a estos dos que serán atados juntos en este día!

—¿Dios de la guerra?

—¿Por qué el dios de la guerra?

Mientras la gente estaba perpleja, el enorme caballo corría alrededor del vasto techo.

—¡Uooooooooo, Señor Madigard!

—¡¿Qué tan amado es el General Fargus por el dios de la guerra?!

Los miembros de la orden de caballeros gritaban con sus terriblemente masculinos gritos de guerra.

Entonces…

—¡Wow, Señor Madrigard, qué magníficos músculos tiene!

Quien murmuró extasiadamente esas palabras no fue otra que Marietta.

Belvant, quien escuchó sus palabras, frunció el ceño, y movió sus ojos en dirección a los músculos.

—JAJAJAJAJAJAJAJA.

De la espada que el dios Madigard tenía en alto, una luz dorada surgió violentamente.

—¡Mejor toma esta bendición para reforzar tu fuerza física!

Yousei
Dios sabe de lo que habla

Esa luz no solo brillaba dentro de la capilla, sino que se lanzó muy por encima del techo y, finalmente, llovió incesantemente sobre Oltaire.

La bendición que superó abruptamente la práctica común sorprendió a la gente de Oltaire, y fueron invadidos por una gran alegría.

—¿Qué fue esa luz?

—¡La bendición de dios! ¡Dios ha descendido!

—Hoy es… ¿No es hoy la boda del General Fargus? Como era de esperase, quien invocó a dios fue la deidad guardiana de Oltaire, ¡Es por eso que la bendición fue a gran escala!

Todas las personas que no habían pecado contra el dios recibieron la bendición por igual, y se dijo que el porcentaje de personas enfermas en Oltaire ese año disminuyó significativamente.

Así, la pequeña luz giraba y giraba alrededor de Marietta.

—Pequeña princesa, ¡felizmente recibo tu amor por los músculos! ¡Da a luz y cría muchos niños hasta que tu corazón este satisfecho! ¡JAJAJAJAJA!

Aparentemente, le dio la bendición de un parto fácil al pequeño cuerpo de Marietta para que pudiera dar a luz a los hijos de Belvant con facilidad.

—¡Ahora ve y muere!

Yousei
JAJAJAJA que chucha pobre Marietta

El corazón lascivo de Belvant fue completamente visto por el dios.

—Gracias por la bendición —le agradeció Belvand con el rostro rojo.

—¡JAJAJAJA, ahora puedes sentirte aliviado y esforzarte! —respondió mientras le daba una mirada sugestiva. Luego corrió por el techo a alta velocidad hasta finalmente desaparecer.

♦ ♦ ♦

Comentarios del Autor:

Y así, incluso Dios les urge a tener hijos. Ahora bien, ¿podrán hacerlo los esposos?


Sharon
... ¿Era necesaria la escena con Dios?

| Índice |

9 thoughts on “Marietta – Capítulo 31: El día de la Boda

  1. Shiho says:

    XD La escena con Dios no era necesaria pero fue MUY divertida~ Quiero decir, el Dios de la Guerra dando bendiciones (de fuerza) para que puedan tener tantos hijos como quieran no lo hacen muchos Dioses, ahora, me pregunto quienes escucharon y vieron el rostro de Belvant

  2. Erzha says:

    Ya son las 3 am no pude dejar de leer esto, jajajajaja ,tengo que levantarme temprano sin duda valió la pena , espero con ansias el sg cap , las amo 😘😂

  3. Vicasus says:

    … Ahora que lo mencionas… Pos si! Aun no se han casado!!!? Solo hicieron el desfile, creo?

    Y acaso nuestro general no se puso celoso xD?

    Gracias por el capitulo.

  4. Lirio Alicia says:

    Jajajajajaja definitivamente pobres ciudadanos de Oltaire no saben q el dios de la guerra dió sus bendiciones x q le agradó el amor de Marrieta x los músculos 🤣🤣🤣🤣🤣
    Bien Belvant tienes luz verde para poder hacer muchas cosas a Marrieta hasta q tu corazón este contento 😚😚😚
    Gracias por la droga 😆😆😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *