No quiero ser amada – Capítulo 139: Fruto de la amistad

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Gracias por la fruta, Basil. Es maravilloso —dijo Rihannan, sonriendo.

Basil sonrió y le entregó la comida, revelando un interior amarillo maduro.

—Aquí, mi reina, tome un poco. Su majestad no es del tipo que se alimenta de una sola fruta, así que no nos preocupemos por él y disfrutemos todo lo que quiera.

Rihannan se rio. Ella mordió la fruta y disfrutó el sabor con expresión extasiada.

—Guau. ¡Está bueno!

—Coma todo lo que desee. Hay mucho más.

Basil miró a Rihannan masticar feliz. Era como si estuviera viendo a su propia hija comer y descubriendo nuevos sabores.

Rihannan mordió la fruta una tras otra. De repente, recordó que la reina madre también amaba la fruta nori. A menudo lo comía sola, vertiendo miel durante la noche para endulzar aún más el sabor.

—Basil, elige los mejores y envíalo también a la reina madre.

—S-Sí.

Basil giró rápidamente la cabeza y estudió la reacción del rey. Igor asintió con levedad, y el sirviente sonrió, con los ojos llenos de lágrimas.

—¡Estoy seguro de que la reina madre estará encantada!

Si hubo algo que cambió durante el mes, era que Igor intentaba pasar por alto el hecho de que Rihannan mantenía un cierto nivel de amistad con su madre. Él sabía que ella, como la reina, tenía la responsabilidad y el deber de mantener su relación como madrina y ahijada. Por lo tanto, permitió que Rihannan hiciera intercambios triviales de regalos y cartas.

Cuando se estableció la relación desconectada entre Rihannan y la reina madre, Basil se convirtió en el hombre más feliz de la tierra. Las esperanzas de que el rey y su madre se reconciliaran podían hacerse realidad algún día.

Las cosas que una vez encontró ominosamente difíciles en su vida anterior se habían resuelto con demasiada facilidad esta vez. La relación con su esposo, tratar con la nobleza y convertirse en un mediador pacífico entre Igor y su madre fueron algunos asuntos en los que falló antes.

A veces tenía miedo, pensando que todo lo que había logrado se derrumbaría de repente.

Mientras estos pensamientos la acosaban con la fruta de nori cerca de sus labios, notó que Igor la observaba con atención. Extrañamente, tenía una expresión lobuna y hambrienta, sus ojos parpadeaban con una llama de deseo.

Ella se preguntó por qué.

—¿Quiere un poco, su majestad? —preguntó Basil, inclinándose.

Rihannan levantó la vista con curiosidad.

El rey de Arundell detestaba los dulces con fuerza. Incluso durante la hora del té, nunca ponía sus manos en dulces y bocadillos que generalmente se servían. Era por eso que no le ofreció una fruta, pero tal vez su mente había cambiado.

Al ver dos pares de ojos curiosos clavados en él, Igor sacudió la cabeza apresuradamente.

—No, estoy bien. Anímate y ten todo lo que quieras.

Igor volvió la cara y miró en otra dirección. Rihannan vio sus mejillas sonrojarse ligeramente.

Basil se cubrió la boca y contuvo la risa al darse cuenta de lo que había sucedido.

Una bestia es una bestia, después de todo.

♦ ♦ ♦

Cuando Rihannan se fue y cerró la puerta, Basil se escapó lo más lejos que pudo de Igor al instante. Sabía que la bestia lo mataría a patadas.

—Por favor, cálmese primero, su majestad. ¡Solo dije esas palabras para ayudarte! ¡Cruza mi corazón y digo la verdad! —gritó al otro lado de la habitación, el lugar más alejado de su señor.

—¡¿Crees que no te veo tratando de burlarte de mí de esa manera?!

Basil tragó saliva y se aclaró la garganta con nerviosismo.

—Su majestad, si un hombre hace algo por una mujer, debe hacerlo notar para que vea su buena voluntad. Si no lo hace, nunca sabrán la bondad generosa que permanece latente en su corazón. ¡Solo dije esas palabras para que su majestad pueda ver su inmenso amor por ella y disfrute de los frutos!

Sí, lo que dijo era correcto.

Rihannan, que generalmente no comía mucho, devoró las frutas nori de inmediato. Al final, parecía que quería comer más, pero no tuvo más remedio que dejar la fruta, decepcionada. Su estómago estaba lleno e hinchado.

Igor lo entendió.

—Está bien. Lo entiendo. Solo ven aquí y dame el informe. ¿Cómo es la situación en Crichton en estos días? —dijo con un suspiro, sentándose frente a la mesa.

| Índice |

7 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 139: Fruto de la amistad

  1. Carolin Ice says:

    Jajajajjajajajajajajajaj las escenas de Igor y Basil me matan de risa más cuando se que Basil es mucho mayor que Igor y Basil se comporta casi como un niño cuando se trata de fastidiar a Igor. La escena de el corriendo lejos de su Majestad el Rey lo imagino como una persecución de Tom y Jerry jajajajajajanajajaj creo que soy la única que hace esa comparativa jajsjsjajajajajaj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *